Debate Portada

Convención: Solución para una grave contradicción en el plebiscito del 4 de septiembre

Ahora que nos acercamos al plebiscito del 4 de septiembre, nos estamos dando cuenta que la reforma constitucional (Ley 21.200) que dio origen al actual proceso constituyente tiene una grave contradicción. Esta es que la gran mayoría que aprobó en el plebiscito de “entrada” la elaboración de una nueva Constitución, podría ver completamente frustrada su voluntad, en el caso que el plebiscito de “salida” le diese un triunfo a la opción “rechazo” al texto de nueva Constitución; ya que aquel, de acuerdo al Artículo 142 (“Del plebiscito constitucional”) de dicha Reforma, estipula claramente que “si la cuestión planteada a la ciudadanía en el plebiscito ratificatorio fuere rechazada, continuará vigente la presente Constitución”.

 

Es decir, frente a preguntas muy distintas (si quiere o no una nueva Constitución; y si acepta o no el nuevo texto elaborado por la Convención) ¡la ciudadanía estaría respondiendo lo mismo con los dos “rechazos”!: la mantención de la actual Constitución, impuesta por Pinochet en 1980; y refrendada en 2005 por Lagos y todos sus ministros. Seguramente, los diputados y senadores que con tanta premura aprobaron dicha reforma no se dieron cuenta de la grave contradicción legal y constitucional que estaban generando. Esta es, que el plebiscito de “salida” virtualmente obligará a la población a ratificar cualquier nuevo texto propuesto –aunque esté en desacuerdo con él-, ya que de otro modo ¡estaría apoyando la mantención de la actual Constitución, que tan mayoritariamente rechazó en el plebiscito de “entrada”!

 

Advertisement

En efecto, la alternativa futura de “rechazo” en el plebiscito del 4 de septiembre no sólo significaría una desaprobación del nuevo texto constitucional aprobado por la Convención, sino que además implicaría, por añadidura, la mantención de la actual Constitución vigente. Y, por cierto, aquello dejaría una gran frustración en el conjunto de la sociedad chilena, agravando aún más el malestar que se expresó con el “estallido social”, el cual dio pie a la manifestación pacífica de protesta más multitudinaria de la historia de Chile.

 

Al parecer, la única forma de resolver esta contradicción la podría hacer el Congreso con una nueva reforma constitucional que modificase la anterior. Esta sería que en lugar de un plebiscito de “salida” que estableciese alternativas de “apruebo” o “rechazo” al nuevo texto constitucional completo; estableciese otras alternativas.

Estas serían que la ciudadanía se pronunciase alternativamente entre los textos que aprobase la mayoría absoluta de los miembros de la Convención (y que no alcanzasen los dos tercios) y los que plantease una minoría de por lo menos un 25%, en la medida que no compartiese los términos aprobados por la mayoría. De este modo, en congruencia con lo aprobado por casi el 80% de la ciudadanía en el plebiscito del 25 de octubre de 2020, se estaría aprobando –sí o sí- una nueva Constitución en sustitución de la actual. Y una nueva que respondería plenamente a la voluntad popular libremente expresada.

Advertisement

 

Por Felipe Portales

 

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Historiador y sociólogo

Related Posts

  1. Nestor R Marin, Ph.D Agricultural Science, Phytopathologist, says:

    Yo, personalmente pienso que se le esta dando muchas vueltas a este asunto del apruebo o rechazo, un gran porcentaje de la poblacion, no tiene mucha paciencia para elegir alternativas. No nos pongamos el parche antes de la herida. Para la mayoria de la poblacion, va a ser mas facil elegir entre dos alternativas; y no hay que tenerle miedo nal reachazo, porque con todos los defectos que tiene la CC, va a triunfar el “Apruebo”. El pueblo ya aprendio la leccion y sabra elegir correctamente. Presentar otras alternativas, seria confundir a la ciudadania !!!!

  2. Serafín Rodríguez says:

    No es que no se hayan dado cuenta! Sabían perfectamente lo que hacían. En todo caso la Constitución de 1980, reformada 52 veces —una vez en 1989,​ dos en 1991,​ una en 1994,​ una en 1996, tres en 1997, cuatro en 1999, dos en 2000, una en 2001, una en 2003, una en 2005, dos en 2007, una en 2008, cinco en 2009, una en 2010, tres en 2011, dos en 2012, una en 2013, dos en 2014, tres en 2015, dos en 2017, una en 2018, una en 2019, doce en 2020, cinco en 2021 y una en 2022— hace agua por todas partes y se cae sola. Incluso connotados figurines de ambas derechas —Fuad Chahin, Genero Arriagada, Javier Macaya, Jaime Quintana, además de mismísito Gabriel Boric, ente otros etcéteras— han reconocido que la Constitución actual no puede persistir si el 4 de septiembre se aprueba el RECHAZO. Además, independientemente de lo que diga la puta Ley 21.200, si la ciudadanía que aprobó masivamente el proceso constituyente rechaza el proyecto de la CC, será porque no lo encuentra satisfactorio, no porque haya cambiado de opinión y prefiera mantener la Constituciób vigente. Afiirmar lo contrrio a esto es desconocer la historia de todo el proceso politico-social a partir de octubre del 2019 y la voluntad popular que en ella se ha manifestado tanto en la calle como en las urnas. Si el 4 de septiembre se rechaza el proyecto constitucional de la CC, será la gran oportunidad para que el actual gobierno propicie el establecimiento de una auténtica AC. Por supuesto, la gran pregunta es si será culo para ello. Si no lo es, para eso está el poder de la calle tal como se manifestó en octubre del 2019!

  3. Renato+Alvarado+Vidal says:

    Si no se hubiesen dado cuenta de la contradicción, eso les daría un toque de inocencia, y yo no creo que sea así; la clase y sectores dominantes en nuestra sociedad están apostando al “rechazo” como una manera de conservar su posición de privilegio. Pero es una apuesta de un sonambulismo suicida, tendría que darse el caso de que el pueblo aceptase sumisamente seguir con la constitución ya abrumadoramente rechazada, y esto me parece difícilmente posible. Tampoco veo probable que el actual gobierno propicie una Asamblea Constituyente soberana, ya que está presidido nada menos que por uno de los que perpetró la conjura del Acuerdo por la Paz. Lo que veo más probable ante un triunfo del rechazo es descontento y represión. En todo caso, espero que gane el Apruebo y que la nueva Constitución tenga un mecanismo expedito para que pueda ser a su vez cambiada.

  4. Patricio Serendero says:

    Creo una pésima idea sugerir otras alternativas “(cuales?) para resolver una contradicción que en mi opinión no existe.
    Aprobar la nueva Constitución o Rechazarla manteniendo la actual Pinochet/Lagos.
    Generar otras alternativas supone mucho blá blá para diferenciarlas. Y esto genera opciones ligeramente diferentes y no enormemente diferentes, lo que dificulta la elección. Hay una ley fundamental de las comunicaciones que indica que un mensaje, enviado desde A a B, mientras más corto, más claro.
    Un ejemplo infantil para que se entienda. Explíquele a un niño que entre todos los animales de la selva hay solo uno que tiene trompa. El elefante. El niño(a) no dejará nunca de reconocerlo cuando se lo muestren. Claro y simple. Ahora, explíquele que existen elefantes africanos y elefantes asiáticos. Que aparte de ambos tener trompa y ser elefantes, los primeros son más grandes y tienen la piel más obscura, mientras que los segundos…etc. Frente a ambos elefantes los niños tendrán ahora mayor dificultad en reconocer cual es africano y cual es asiático.
    Políticamente tendrá más fuerza desarrollar la propaganda de algo nuevo y muy pero muy distinto (hasta lo que conocemos del borrador actual) versus la letra del Dictador, lo que tiene al país en la situación actual. Dos opciones diametralmente opuestas. Elección clara entre una y otra.
    Feliz estaría la Derecha de crear nosotros artificialmente una confusión para su mayor alegría. Ya para no decir que la reforma constitucional que sería necesario hacer nadie sabe que engendro podría producir, visto la ética republicana y democrática que reina en el Senado. No!, ni hablar de problemas legales ni otras alternativas.

  5. Serafín Rodríguez says:

    El país está entrampado en el círculo vicioso que le tendió la clase política el 15/N. Mientras la ciuadanía sea incapaz de generar sus propios representantes de base y no se de organicidad en un fuerte movimiento social que tenga por objetivo la recuperación de su independencia económoca en la línea del año 1971, el país seguirá siendo administrado cupularmente con o sin nueva Constitución.

  6. manuel acuña asenjo says:

    Es como señalas, Felipe. Ese es el contenido de la propuesta. Pero como señalan algunos de los comentaristas, atribuirle a un simple descuido del legislador la causa de ello es un error. En política, raras veces se producen errores. Hay un conflicto de intereses que subyace en cada acción de los parlamentarios. Hay, incluso, perversión. Porque disputar por intereses mezquinos es perversión. Y es lo que me parece existe en la propuesta que hizo el Congreso a la comunidad nacional luego del estallido de 18 de octubre de 2019. Por eso, como lo señala Patricio Serendero, no vale la pena dar un remedio que puede resultar peor que la enfermedad.
    Con afecto,

  7. Felipe+Portales says:

    Creo, que hay engañadores y engañados en el mismo Congreso respecto de la grave contradicción resaltada. Los engañadores (los estrategos de las dos derechas) pensaron que -¡de acuerdo a TODAS las elecciones desde 1990!- la derecha tradicional obtendría con seguridad el tercio de la Convención, con lo que la vergonzante derecha concertacionista podría “descansar” en la primera, para no “pagar los costos” de aprobar en dicha Convención una “nueva” Constitución que, con importantes cambios cosméticos, consolidara el “modelo chileno”. Y en ese contexto, el “rechazo” en el plebiscito de salida disminuía su fuerza de atracción en la medida que significaba dejar todo exactamente igual. Los resultados fueron una gran derrota para las dos derechas, ya que ahora -por la gigantesca presión de la centroizquierda- solo han podido usar su escaso tercio conjunto, para derrotar varios de los cambios reales aprobados por la centroizquierda auténtica. Pero muchas de las materias aprobadas han causado una auténtica desazón en los defensores del statu-quo. Por ello, están usando todos sus gigantescos medios económicos, políticos y comunicacionales para impulsar efectivamente un triunfo del “rechazo”. Y es posible que en la total desbalanceada “cancha” de la post-dictadura logren un triunfo. Y mientras tanto, incrementaran las presiones -particularmente la derecha económica, Lagos y la dirección del PS- para lograr que los cambios constitucionales aprobados en la Convención sean los menores posibles…

  8. Gino Vallega says:

    Las estadísticas las hacen la derecha, CADEM , el hijo de lavín , etc y están demostrando que la campaña “rechazo” va en aumento (nadie dice lo contrario por ahora). Como se hace la encuesta , es un problema de metodología para especialistas y no podría analizarla, pero tal vez sea posible “alimentar” datos para obtener resultados buscados. Los ocmentarios de las posibilidades de otras variables en el plebiscito de salida son interesantes y personales; entonces me pregunto , alguien ha preguntado a bases sociales, municipales, provinciales, barriales…..sobre el asunto? La CC no tiene tiempo, el gobierno está atorado y de los partidos no se espera nada que comulgue con la población….quien si no los periodistas y politólogos pueden intentar una escaramuza para averiguar la intención de la pobla respecto al asunto?

  9. Serafín Rodríguez says:

    Sin la renacionalización del cobre y sin la nacionalización del litio, la vida de “las y los chilenos” —para usar el disparate acuñado en el seno de la CC— va a seguir prácticamente igual, sea cual sea el resultado del plebiscito el 4 de septiembre próximo.

  10. Nestor R Marin, Ph.D Agricultural Science, Phytopathologist, says:

    El Pueblo de Chile, ya conoce bastante bien CADEM, y desafortunadamente no hay otra agencia que ya haya hecho el trabajo de una encuesta confiable. A pesar de todo, yo creo que la derecha desesperadamente ha empezado muy temprano a trabajar por el rechazo, y asi como va la cosa, tambien esta habiendo bastante tiempo disponible para que el pueblo apreanda a decidir por el “Apruebo”, porque ya saben que la CC, esta tratando de lograr algo bastante positivo para el Pueblo. Los ciudadanos Chilenos ya despertaron y estan mas dedicados a leer las noticias, y saber como diferenciar, cual es la buena y la mala. Recuerdo hacen muchas decadas atras, los momios en el campo hacian tremendos asados, vacunos, corderos, pavos, gallinas, y corria el vino en garrafas, damajuanas, chuicas, como para mojar lleguas, con el fin de conseguir los votos….ahora ya sa acabo eso…..los campesinos y el pueblo, en general, aprendio la leccion!!!!

  11. Esencial: aún los comentarios más lúcidos cometen errores profundos:

    a) Las masas durante oct-dic 2019 no demandaron nueva constitución ni AC, sino que: i) Fin a las AFP; ii) fin a los 30 anhos (nadie pedía volver a la dictadura, por lo que lo que se pedía era volver a los tiempos de la UP, donde se jugaron alternativas para superar destruir la sociedad burguesa). Como ejemplo pongo este comentario de radioprimerodemayo, que no es de mi tienda ni me representa, pero que en ese momento sí expresó con lucidez la reivindicaciones clasistas de las masas:

    “No permitamos que los y las oportunistas se adjudiquen nada.
    No les compremos sus cuentos de asambleas constituyentes para dialogar.
    Cuidado que andan lob@s disfrazados de ovejas ofreciendo reuniones, luego serán candidat@s al mismo sistema que nos oprime desde las poblaciones al mismo gobierno…
    No es solo el METRO
    Es la Salud
    Es la Educación
    Es el sueldo mínimo
    Son las Pensiones
    Son los sueldos de los Parlamentarios
    Es el Aumento de la cuenta de la Luz y el Agua
    Es el Aumento de la Bencina
    Es el Tag
    Son los Robos en las FFAA
    Son los miles de despidos de las empresas transnacionales
    Son las Condenas “Ejemplares” a empresarios coludidos
    Hoy es el momento de cambiar!”
    (radioprimerodemayo, 26 oct 2019)

    b) El acuerdo del 15 de noviembre supone ambas alternativas (apruebo o rechazo), y rechazarlo supone rechazar ambas. Si no, se legitima y acepta el noviembrismo (que se opone por el vértice al octibrismo). Notar, también, que esta alternativa fue la escogida por las masas mayoritaria y democráticamente. El acuerdo y ambas alternativas nunca tuvieron ni tienen mayoría democrática. Quienes afirman lo contrario o no saben de lo que están hablando o enganhan intencionadamente. Aquí dos informaciones decisvas:

    b.1) Participación electoral:

    Plebiscito Convención Constituyente oct 2020 (49%)
    Elecciones a la Convención Constituyente mayo 2021 (39%)

    b.2) Alto grado de sectores de derecha política que votaron apruebo en oct 2020 en barrios de clase dominante:

    Comunas de clase alta en RM y votación 2017-2020 comparadas:
    [Compararción con la 1era vuelta presidencial]

    I. Las Condes

    Plebiscito 2020

    Rechazo = 55,75% (92.423)
    Participación = 62,15% (166.475)

    Elecciones 2017

    65,4% (Pinhera) 100.375
    8,5% (Kast) 13.032
    7,8% (Carolina Goic) 11.902
    Participación = 62% (155.696)

    Pinhera y Kast = 73,2% (100.407)
    Pinhera, Kast y Goic = 81,7% (125.309)

    Siendo que la participación es la misma en 2017 y 2020:

    a) La derecha de clase alta no se abstuvo
    b) Existe un 17,5% que votó Pinhera o Kast que votó Apruebo
    c) Existe un 26,95% que votó Pinhera, Kast o Goic que votó Apruebo
    [No son votos populares de derecha, sino votos de clase alta y media alta]

    II. Lo Barnechea

    Plebiscito 2020

    Rechazo = 61,63% (33.902)
    Participación = 67,92% (55.257)

    Elecciones 2017

    72,4% (Pinhera) 33.343
    7,9% (Kast) 3.649
    7,8% (Carolina Goic) 2.031
    Participación = 62,9% (46.621)

    Pinhera y Kast = 80,3% (36.992)
    Pinhera, Kast y Goic = 88,1% (39.023)

    Siendo que la participación en 2017 es menor que en 2020:

    a) La derecha de clase alta no se abstuvo
    b) Existe un 18,4% que votó Pinhera o Kast que votó Apruebo
    c) Existe un 26,5% que votó Pinhera, Kast o Goic que votó Apruebo
    [No son votos populares de derecha, sino votos de clase alta]

    III. Vitacura

    Plebiscito 2020

    Rechazo = 66,95% (40.219)
    Participación = 67,98% (60.325)

    Elecciones 2017

    74,1% (Pinhera) 42.997
    7% (Kast) 4.067
    7,6% (Carolina Goic) 4.407
    Participación = 69,1% (58.750)

    Pinhera y Kast = 79,1% (47.064)
    Pinhera, Kast y Goic = 86,5% (51.471)

    Siendo que la participación en 2017 es más o menos la misma que en 2020:

    a) La derecha de clase alta no se abstuvo
    b) Existe un 12,15% que votó Pinhera o Kast que votó Apruebo
    c) Existe un 19,45% que votó Pinhera, Kast o Goic que votó Apruebo
    [No son votos populares de derecha, sino votos de clase alta]

    • Serafín Rodríguez says:

      No es solo el METRO
      Es la Salud
      Es la Educación
      Es el sueldo mínimo
      Son las Pensiones
      Son los sueldos de los Parlamentarios
      Es el Aumento de la cuenta de la Luz y el Agua
      Es el Aumento de la Bencina
      Es el Tag
      Son los Robos en las FFAA
      Son los miles de despidos de las empresas transnacionales
      Son las Condenas “Ejemplares” a empresarios coludidos

      etc.,etc., etc.

      Y la clase política se paso todo esto por el gran arco de triunfo a raja pelá a cambio de una nueva Constitución y el pueblo soberano se tragó el cuento!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software