Opinión Política

¿Ir más allá de apariencias y manipulaciones?

Advertisement

Cuando se examina el calendario de acciones y reuniones, de acuerdos, desde 1990 -disolución de la ex URSS- hasta hace muy poco, resultan claras las maniobras, manipulaciones y falsedades de la OTAN y sus jefes. En esto hay que ser políticamente incorrecto para entender mejor. Tanta “corrección”  y “equilibrismo”   lo que hará será llevarnos a la continuación de un sistema y una lógica que realiza y anuncia la destrucción del ser humano y la naturaleza en pro de intereses egoístas y elitarios.

Fíjese que mientras se lucha contra el Covid-19 (y nuevos virus) , el hambre, la nueva  miseria, el desempleo y las guerras en curso (Siria, Yemen, Líbano, Palestina, entre otros conflictos), la élite del 1% está actuando en función de aumentar su poder económico, tecnológico  y político a nivel mundial sobre todos nosotros.  Sabemos, además, que desde 2015 ese 1% acumula más riqueza  que el 99% de la población restante.  Una pequeña elite (entre gobiernos y  multinacionales)  controla el sistema socioeconómico y tecnológico a nivel mundial. Y, como afirman algunos investigadores, su conciencia se rige por el narcicismo individualista, la codicia sin límites,   y una tendencia enfermiza por expandir su poder e influencia  a costa de lo que sea (guerras de reparto; golpes blandos; intervenciones, bloqueos, carrera armamentista). Por cierto, todo ello cubierto bajo el desgastado mantra de la libertad, los derechos humanos,  y la democracia. Cuando no, la justificación se desliza rápidamente hacia lo religioso: cumplirían un  mandato de la misma divinidad (¡)  que los habría designado para vigilar y controlar lo que hace y piensa el resto del mundo (imposición del llamado “pensamiento único”) . Relato que repiten hasta la saciedad y sin preguntas, los medios de comunicación dominantes,  sus periodistas de turno y también, como no, nuestras elites de poder.

 

Advertisement

 

Advertisement

La verdad es que  desde hace muchos años  estaba en los planes de la OTAN y la Casa Blanca,  reforzar esa organización y cumplir con el mayor asedio posible a Rusia, extendiéndose  hacia el Este para rodearla.  Desde el siglo XVIII que los anglosajones tienen en mente dividir, debilitar, caotizar y ojalá dominar el territorio ruso ( es un territorio muy vasto y rico en recursos naturales y situado geográficamente en un espacio estratégico pues).  Lineamientos que están presentes desde los trabajos de Halford Mackinder (1861-1947) hasta Z. Brzezinsky (1928-2017). Según ellos, había que  utilizar a Europa y la OTAN para cercar a Rusia primero, y después a China. El modelo para aplicar en la fragmentación del Asia: la balcanización de la ex Yugoeslavia.

Advertisement

Y pues : ¿qué tenemos en la última Cumbre OTAN realizada en Madrid?  El conflicto provocado entre el gobierno de Ucrania y Rusia vino como anillo al dedo para legitimar la forja –nuevamente- de “enemigos y amenazas” , y junto a eso, avalar el dominio hegemónico unilateral y mundial de USA y sus aliados. Junto con ello  avalar  estados de excepción, restricciones a la libertad de expresión  y, muy importante en momentos de  crisis del sistema,  aumentar el trabajo de la maquinaria de guerra y sus presupuestos.

Advertisement

No podemos olvidarlo cuando revisamos la actual situación en el Este europeo:  antes de 2014 hubo muchas buenas palabras, acuerdos y buenas intenciones entre las partes , todo lo cual hacía presagiar, no  una  paz perpetua, pero,  al menos, una baja  importante de la temperatura belicosa  entre Este y Oeste  (porque guerras ha habido todo el tiempo, aunque claro, lejitos de Europa y los USA, por tanto lejos del interés de la  mediática corporativa transnacional ).

Quizá tras  lo que ha venido sucediendo en la arena internacional,  podamos rastrear, también allí, las cuasi proféticas palabras del último   Nietzsche,  en el 1900,  cuando anuncia  lo que viene para los siglos venideros. El malestar  que se estaba incubando ya, con el devenir de la modernidad burguesa , creyente y capitalista a nivel general, en su cultura, en sus modos de creencia, era la llegada del nihilismo. Esto es, que los valores supremos pierden validez, que nos falta la respuesta al por qué, que faltan los fines . Según Alba Rico nuestro marco sociocultural está habitado por un “nihilismo normalizado”, estético y moral. Le llama también “nihilismo espontáneo de la percepción”.

Advertisement

El  sociólogo M. Weber -lector asiduo de Nietzsche- tiene algunas expresiones en sus trabajos en esa  misma dirección. El proceso de modernización racionalizante conlleva la desaparición de la esfera pública de los valores últimos y más sublimes (verdad, bien,  justicia, fraternidad…) que podían orientar la acción.  Se genera una suerte de desertificación axiológica de la vida pública.  ¿Qué es lo que queda según ellos en pie? El aliento -nos dice Nietzsche-, de la mediocridad, de la mezquindad, de la falta de sinceridad, etc.   Y, claro, queda al descubierto lo que estaría tras ese desierto valórico-normativo  de la mediocridad, la manipulación, las mentiras o el cinismo:  la voluntad de dominio, su preponderancia y prepotente extensión. Todo ello bajo el manto y conducción de una racionalidad de cálculo costo-beneficio, es decir, mediante la conversión de los medios en fines en sí mismos..

Advertisement

La consideración nietzscheana abre paso a otro tipo de nihilismo que se extiende en el presente. Lo podamos llamar el nihilismo informacional. Este se basaría en la crisis de la verdad, la cual, a su vez, tiene como impulso, la pérdida de la voluntad de verdad. Bien dice Byung-Chul Han “Si el estado de guerra debe cesar en cualquier parte, entonces debe comenzar por la fijación de la verdad, es decir, con una designación válida y vinculante de las cosas”.   Esto es justamente lo que no sucede bajo el nuevo nihilismo generado por los medios, los  que están en manos de la voluntad de poder de la minoría elitaria y sus expresiones institucionales que pretenden dominar el mundo sin reparar en sus consecuencias y costos.  En acuerdo con el pensador coreano-alemán, cuando hay crisis de la verdad, se pierde el mundo en común, incluso, el lenguaje en común. Y esto no es nada banal. Conduce al fenómeno que llama infocracia, el dominio del dato, las cifras, los recuentos e imágenes fragmentadas, retocadas, muchas veces trucadas,  esparcidas  y repetidas una y otra vez.  El mismísimo Foucault en su última conferencia antes de su muerte, nos habló del “coraje de decir la verdad”, la parresía en griego, como uno de los rasgos de una real democracia; porque la parresía crea comunidad. Por eso se ha dicho que  decir la verdad  es un acto verdaderamente político, incluso, revolucionario.

Advertisement

Dejamos hasta aquí por el momento esta reflexión en torno al cierre del universo informativo que el supuesto Occidente “libre” ha levantado en torno al conflicto en el este europeo y lo que puede estar tras bambalinas .

Para no alargar más esta columna, quiero compartir algunas fechas que anteceden  de manera significativa al estallido del conflicto en el este europeo entre Rusia y Ucrania (que, sabemos, no se trata  solo de Ucrania, como nos enteramos día a día) y que ayudan a explicarlo. Los lectores y lectoras podrán ahondar más sobre las implicancias de cada una de estas fechas y sus detalles. Aquí no hay espacio. Frente al nihilismo normalizador nos cabe contribuir con la tarea de mostrar que algunas  cosas ocurren realmente.

Advertisement
Advertisement

Veamos algunas fechas:

 

1: 1990 : Carta de París : propuesta de autodisolución de la OTAN;

Advertisement
Advertisement

2: 1994: Memorándum de Budapest: acuerdos sobre seguridad nuclear mutua. Ucrania no puede acceder a armamento nuclear;

Advertisement

3:  1997: Acta fundacional sobre relaciones mutuas de cooperación OTAN-Rusia. Se plantea posibilidad que Rusia ingrese a la UE. OTAN declara su intención de no expandirse hacia el Este;

4: 1999 a: Cumbre de Washington: declara el “derecho a la guerra preventiva”;

Advertisement

1999b:  OTAN se expande hacia el Este: se incorporan Chequia, Hungría, Polonia. Hay reclamos porque se estaría pasando a llevar la Carta de París; y el Tratado de reunificación de Alemania;

1999c: OTAN+ USA destruyen Yugoeslavia para “ayudar” a Kosovo. 70 días de bombardeo intensivo. Toneladas de uranio empobrecido caen sobre las ciudades. Mueren miles de civiles y niños. ¿Cuál ha sido el castigo por esta acción? ;

Advertisement
Advertisement

5: 2002: Conferencia de Praga: 26 miembros más se incorporan a la OTAN. USA abandona el Tratado de No proliferación de Armas Nucleares y pone Bases militares en Alaska;

Advertisement

6: 2007: Conferencia de Seguridad de Munich: Putin propone la creación de una Europa unida, en que Rusia pueda formar parte. Además se habla de un esquema de seguridad e integridad recíprocas. No puede haber seguridad para unos y no para otros;

7: 2014a : Declaración de Astaná: Cumbre de la OSCE. La seguridad de cada uno depende y está ligada a la seguridad de los otros. Derecho a la seguridad y la neutralidad;

2014b:   Fecha muy importante. Golpe de Estado contra el gobierno de V. Yanukovich, el cual se había negado hasta ese momento a romper su estatus de país neutral entre Este y Oeste. Golpe apoyado por fuerzas nacionalistas de ultraderecha. Importante injerencia de la UE y los USA a través de su representante allí, Victoria Nuland, en lo que pasó a llamarse el Maidan.   El Donbas (Lugansk y Donestk, con población rusoparlante mayoritaria), no aprueba el golpe de Estado. Ambas repúblicas se declaran  autónomas  al interior de Ucrania y eligen sus autoridades. A poco andar el gobierno de Kiev comienza  guerra contra el Donbas que dura bueno, hasta ahora. Se calcula que entre 2014 y 2019 ha provocado unos 14 mil muertos en el Donbas;

Advertisement
Advertisement

8: 2019a :  USA se retira del Tratado de fuerzas nucleares de nivel intermedio (INF) de 1998;

Advertisement

2019b : Ucrania decide desligarse del Memorandum de Budapest y del Tratado de no proliferación de armas nucleares;

 

Advertisement

¿Y qué pasa a todo esto con nuestra América como región? Las palabras enunciadas por Francisco 1ero en su última entrevista a la Agencia Telam se revelan esclarecedoras. Dice: “Latinoamérica está en ese camino lento, del sueño de san Martín y Bolívar por la unidad de la región.  Siempre fue víctima, y será víctima hasta que no se termine de liberar, de imperialismos explotadores. (…) El sueño de San Martín y Bolívar es una profecía, ese encuentro de todo el pueblo latinoamericano, más allá de la ideología, con la soberanía. Esto es lo que hay que trabajar para lograr la unidad latinoamericana. Donde cada pueblo se sienta a sí mismo con su identidad y, a la vez, necesitado de la identidad del otro. No es fácil”. Da que pensar,  no?.  ¿Habremos escuchado algo parecido por acá..?

Advertisement

 

Por Pablo Salvat

Advertisement
Advertisement

 

___________________________________________________________

Advertisement
Advertisement

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Doctor (PhD) en Filosofía Política de la Universidad de Lovaina, Bélgica. Licenciado en Filosofía de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Related Posts

  1. Felipe+Portales says:

    Muy buen artículo que aclara la culpabilidad profunda de la tragedia de Ucrania: El imperialismo desatado de Estados Unidos luego de la caída del imperio soviético. Y la estúpida actitud europea de desechar las propuestas que desde Gorbachov hasta el mismo Putin se hicieron desde Rusia para buscar un esquema de seguridad y cooperación del conjunto de Europa; y preferir el esquema de subordinación a Estados Unidos a través del reforzamiento indefinido de la OTAN, cuya hipótesis de guerra constituyente fue Rusia (URSS).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software