Opinión política Política

Cuando el enemigo te aplaude

Advertisement

Las imágenes son elocuentes y ofenden. Lo que en condiciones normales puede ser un acto de genuina conducta democrática y republicana, cuando hay heridas tan abiertas como los detenidos desaparecidos, cuando la reparación y justicia para las víctimas de la violación de sus derechos humanos aún esperan una respuesta y cuando hay quienes jamás han  mostrado el más mínimo arrepentimiento de esos crímenes, y más aún, reivindican la obra genocida, es simplemente un acto de entreguismo y rendición que raya en lo inmoral.

No hay tal republicanismo, al decir del subsecretario Cataldo, cuando por razones que obrarán en su conciencia aceptan una lisonja que debiera ser una humillación y una ofensa a la memoria de los compañeros asesinados, desparecidos, torturados.

En ellos pensé el momento de ver esas agraviosas imágenes que, al parecer, han pasado sin pena ni gloria entre los humillados.

Advertisement

Recordé a tantos compañeros que pasaron por la Academia de Guerra de la FACH cuando Fernando Matthei era su director. Y cuántos de ellos no volvieron y cuántos fueron salvajemente torturados.

Advertisement
Advertisement

La alcaldesa Hassler y el subsecretario Cataldo, ambos de asumida militancia comunista han ofendido mucho con ese acto de reconciliación y entrega. Personalmente no he podido evitar un desasosiego que me afecta muy en lo hondo.

Advertisement

No se trata del caso en el que una reconocida, recalcitrante, asumida y militante anticomunista se arrepiente y reconoce los crímenes, pide perdón y retrocede en su incondicionalidad a la obra de su padre y de los militares que mataron a gente inocente.

Advertisement

Se trata de que los militantes comunistas Hassler y Cataldo hacen vista gorda de los crímenes atroces de sus camaradas que han sido puntualmente defendidos y justificados por esa colega republicana y amiga.

No hay tal republicanismo. No hay tal amistad. Hay capitulación vergonzosa y desenfadada. Lo que hay es una ofensa a todos quienes estuvimos bajo la tortura, a quienes simularon fusilarnos, a quienes sufrimos largos días de oscuridad en la incomunicación, el miedo, el terror, la prisión.

Advertisement

Y, por sobre todo, es una ofensa a los detenidos desaparecidos, a los asesinados, a los que cayeron combatiendo.

Advertisement

Un cargo, un puesto, un sueldo ni siquiera la participación en un gobierno justifica la capitulación que hemos visto atónitos.

Advertisement

Voté por la alcaldesa Hassler en su momento. Jamás lo haría de nuevo. Y lo que me genera es la más incómoda repulsión a su actuar. Del subsecretario serán otros los llamados a revisar el alcance de sus decisiones que generan este tipo de contradicciones que deberían hacer reaccionar a muchos.

Echo de menos, por ejemplo, saber lo que pensarán la heroica Agrupación de Detenidos Desaparecidos ante tal acto. ¿Entregarán sus opiniones en la cosa interna? ¿Callarán?

Advertisement
Advertisement

Luego nos preguntamos por qué estamos como estamos.

Si te aplaude el enemigo, huye incluso de ti mismo.

 

Advertisement
Advertisement

Por Ricardo Candia Cares

Advertisement

 

 

Advertisement

Advertisement

Advertisement
Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Escritor y periodista

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software