Política Portada

Breve mirada a las divisiones históricas en la Izquierda (II) Los independientes de izquierda

Advertisement

Existen en Chile muchos independientes de izquierda como hemos dicho. Entre ellos un importante sector de aquellos que no han sido nunca militantes. Pero que participan en actividades de movilización general en las luchas reivindicativas y sindicales.

Existen igualmente muchos (as) independientes de izquierda que fueron militantes, como remanentes de los Partidos.  Allí se encuentran ex socialistas, miristas, trostkistas, mapucistas, cristianos de izquierda, comunistas; algunos simplemente que se declaran de izquierda y otras corrientes. Estos son los efectos de las divisiones permanentes en la Izquierda en general y su accionar, que va dejando por el camino un reguero de expulsados(as) y auto-marginados(as) por razones ideológicas u otras a lo largo del tiempo.  La incidencia de estos independientes de izquierda es hoy sin embargo irrelevante como tales independientes en la política nacional. En Chile solo los partidos políticos presentes en el Parlamento  tienen incidencia en la política nacional hasta aquí. Guste o no. Esa otra Izquierda desperdigada (¿cuántos son?) y sin lazos orgánicos mayores a pesar de esfuerzos de algunos pequeños grupos (socialistas allendistas, socialistas revolucionarios, trostkistas, etc.)  potencialemente muy valiosa, está desperdiciada al no tener una estructura con peso específico de representación nacional capaz de incidir políticamente en el devenir nacional.

 

Advertisement

Las lecciones del pasado

Advertisement
Advertisement

Tal es la característica esencial de la Izquierda. En Chile y en el mundo. Todas sus orgánicas se declaran partidarias de cambios profundos. Sin embargo, a la hora de organizar la lucha contra la clase dominante muchísimas veces no hay acuerdo alguno. En la Guerra Civil española, con un enemigo claramente definido, donde la política se expresaba en una guerra civil, los anarquistas, que fueron muy activos en la defensa de la joven República Socialista luchando en las trincheras, terminaron disparándose en no pocos lugares contra socialistas y comunistas. Cada cual pretendía destacarse en la guerra contra Franco, pensando todos que podrían derrotar a los fascistas y entonces los vencedores impondrían sus puntos de vista en un futuro gobierno republicano. Esa lucha fraticida terminó contribuyendo no poco a la derrota. De esto da cuenta el clásico libro «Adiós a Cataluña» de George Orwell, famoso periodista y escritor socialista inglés, que participó con los anarquistas en las llamadas Brigadas Internacionales en dicha guerra.

Advertisement

Esto es, la disputa ideológica en la Izquierda valora a tal punto la lucha de ideas, que ocupado con esta a veces pareciera que la propia realidad le pasa al lado. Sobretodo en lo que es fundamental: la Unidad para vencer. Claro que tampoco se trata de la Unidad por la unidad, cuando posiciones políticas diametralmente opuestas e irreconciliables de las distintas fracciones hacen imposible mantener la situación. Pero siendo tantas estas divisiones a través de la Historia, se justificaban todas ellas comparadas con lo que se podría haber ganado si fracciones opuestas se hubiesen mantenido unidas para lo cual era necesario perder un purismo ideológico que a veces conduce directamente al sectarismo y la división? Cuantas de estas divisiones fueron por cuestiones de forma y no por cuestiones de fondo?

Advertisement

Una causa fundamental para el éxito del triunfo del Gobierno de Allende fue justamente la creación de una unidad potente de muchas fuerzas distintas. Sin duda Allende fue el artífice principal para conseguir esa unidad.

Andando ese proceso, algunas fracciones del Partido Socialista y el MAPU además del MIR, lucharon y denunciaron permanentemente al gobierno de la Unidad Popular (UP) por reformista. Era necesario «avanzar sin transar» como decía la consigna del momento. Sus adversarios eran el propio Gobierno y el Partido Comunista. No pocas veces en las manifestaciones callejeras, o el trabajo de brigadas de agitación y propaganda de las juventudes donde participaban unos y otros terminaron con alguna violencia entre ellos. ¿Cuánto contribuyeron esos esfuerzos por debilitar aún más las fuerzas del Gobierno frente a la reacción de la Derecha y el Imperialismo?

Advertisement

 

Advertisement

La Derecha defiende una sola idea: luchar con cualquier método por defender el capital y los capitalistas.

Advertisement

La Derecha mientras tanto, no tiene discusiones profundas de ideas en su seno. Tampoco filosóficas, más allá que algunos de sus teóricos argumenten sobre el idealismo filosófico y el darwinismo social de una sociedad de individuos aisladamente luchando por su supervivencia donde siempre pueden y deben existir ricos y pobres. Ellos defienden en lo esencial el dinero y sus dueños. Para lo que no se necesitan muchas discusiones para ponerse de acuerdo. Claro, existen como en la Izquierda todo tipo de caudillos políticos, narcisistas y elegidos de los dioses para comandar las acciones, pero se ponen de acuerdo rápidamente. O son eliminados del campo por los más fuertes. Allí se aplica la llamada Regla de Oro. El que tiene el oro pone las reglas como dice un diseño animado.  Si los eventos que vienen amenazan el capital, sus dueños y la estructura económica y social que los mantiene en el Poder, todos ellos sin matices ni fracciones se unen rápidamente. Su grado de férrea unidad y las medidas que toman está en proporción directa al tamaño de la amenaza.  Nadie se confunde en la Derecha, militantes o no, cuando se trata de subir o bajar impuestos. Cuando se trata de más o menos Estado. Cuando se trata de crear o no empresas del Estado que puedan competir con la empresa privada. Cuando se trata de terminar con las AFP, las Isapres o los derechos de agua. Cuando se trata de defender escuelas y universidades privadas. Cuando se trata de comprar más armas y equipo para policías y FFAA. Cuando se trata de penalizar y reprimir violentamente a quienes reclamen en las calles. Estudiantes o adultos. Da igual. Cuando se trata de defender «el Estado de Derecho» la «independencia» de la Justicia, el Banco Central y el Tribunal Constitucional, todos guardianes del sistema. En suma, no hay dos visiones distintas en la Derecha (económica y su representación política en el Parlamento)  a la hora de defender lo que constituye su mundo, sus privilegios y sus prebendas. Para ellos, cuanto menos cambien las cosas en la sociedad, mejor. Sus divisiones a veces sobre los llamados «temas valóricos» son perfectamente secundarias para los dueños del dinero: aborto, feminismo, diversidades sexuales, etc.

Con sus seguidores pasa lo mismo.  No necesitan de muchos análisis de las sociedades ni análisis de coyuntura para juntar los votos mayoritarios de la mayoría de las personas que viven en barrios ricos y también de muchísimos otros de las clases sociales subalternas de los barrios pobres. Y si los hay, muy pocos probablemente los habrán leído. Unas cuantas consignas sobre la Libertad, La Patria, la Propriedad Privada, y unas cuantas amenazas anunciando que perderán sus ahorros de pensiones, su casa y hasta sus hijos para que rápidamente se sumen miles de voluntades para defender lo que se piensa ser esos sus valores y en su interés. Consiguen imponer en general su ideología al conjunto de la población. El control sobre los medios de comunicación y décadas de propaganda y noticias falsas hacen el trabajo.

Advertisement
Advertisement

 

A modo de Conclusión

¿Existen algunos elementos positivos presentes para lograr esto en la actualidad?

Advertisement
Advertisement

Sí los hay. Algunos elementos gruesos del análisis de la realidad parecen ser aceptados por todos en la Izquierda. Entre ellos, el diagnóstico del modelo de sociedad actual y sus resultados. El Capitalismo en su fase de Imperialismo neoliberal -por darle un nombre – es el solo el responsable de los problemas mundiales. Desde la acumulación de dinero cada vez en menos personas, al punto que un puñado de ellas deciden toda nuestra forma de vida y de relacionamiento en el Estado, generando con ello la pobreza y miseria de miles de millones. O el estado permanente de guerras y crisis económicas permanentes en la lucha por apropiarse de los recursos naturales del mundo entero que aceleran nuestra extinción como especie.

Advertisement

En el caso de Chile están más que claros los efectos del modelo de capitalismo neoliberal que nos legó la Dictadura y que reforzaron los gobiernos de la Concertación durante 30 años. Sus efectos los sufren chilenas y chilenos cada día.

La constatación de todas esas realidades representan de hecho un diagnóstico común de nuestra sociedad, donde la principal característica estructural del Estado es sin duda su carácter subsidiario. Toda la Izquierda sin excepciones concuerda con su eliminación. Desmantelar este modelo y su modo de acumulación principal hecho con el dinero de los trabajadores parece ser un objetivo claro de lucha en esta etapa, ya planteada por el movimiento social desde el 19-O.

Advertisement

Igualmente muy importante es también ese 38% de personas que votaron por el Apruebo. Ellas constituyen un capital humano valiosísimo posible de ser convertido en fuerza política organizada. Una parte de ella ya lo está presente en Partidos y movimientos sociales. Por otra parte, muchas de las propuestas constitucionales del Apruebo pueden servir de esqueleto para un programa político de acción inmediata de dicha fuerza. Pensiones, salarios, educación, salud, seguridad, recursos naturales son temas de los que millones de personas reclaman darles solución.

 

Advertisement
Advertisement

Por Patricio Serendero

Advertisement

 

 

PRIMERA PARTE

Advertisement
Advertisement

 

Advertisement

Breve mirada a las divisiones históricas en la Izquierda (I)

Advertisement

 

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Serafín Rodríguez says:

    Comentario agregado a «Breve mirada a las divisiones históricas en la Izquierda (I)”:

    «Lo que está claro es que la derecha se une en torno a intereses mientras que la izquierda se divide por cuestiones ideológicas. La base del problema es uno de representación. Por su parte, la derecha se representa políticamente a sí misma puesto que tiene claros intereses de clase que son mayoritariamente coincidentes en lo social, politico y económico. En cambio, las representaciones de izquierda no son necesariamente de la misma extracción social del conglomerado que buscan representar. Son representaciones socialmente exógenas a ese conglomerado y se asumen por razones intelectuales, ideológicas, no necesariamente del todo coincidentes, con diferencias políticas en cuanto a tiempos, énfasis, estrategias y muy principalmente con un fuerte interés por ganar legitimidad lo que deriva en competencias electorales de toda índole. En estas circunstancias, las diferencias señaladas conducen a divisiones a menos que surjan liderazgos que convoquen a algún grado de relativa unidad —como la experiencia chilena 1970-1973— o los representantes sean auténticamente de la misma extracción social de los representados tal como demuestra la historia de los movimientos obreros en el país y otros. Una cosa es la historia de las divisiones que se han dado en la izquierda y otra muy distinta tratar de entender las bases de su recurrencia, de lo cual esta párrafo es sólo un esbozo.»

    • Patricio Serendero says:

      No soy sociólogo y opino con esa restricción. Creo la explicación de las debilidades ideológicas por el origen social son verdaderas pero parciales. La ideología es más compleja que explicarse apenas la ideología de unos y otros por su origen social. Casi todos los grandes dirigentes de la Izquierda mundial no tuvieron origen en la clase obrera. Como no todos los obreros estuvieron y están siempre del lado de su propia clase social. La famosa falta de conciencia de clase, la tarea siempre presente de educación y toma de conciencia de los partidos que la representan.
      De ahí que no quise hablar de lo que no sé. Y a extender la invitación traer luces a quienes si han estudiado el problema con rigor científico, la mejor herramienta para acercarnos a la verdad. (Marx creo dijo una vez que si las cosas fueran lo que parecen ser, toda la ciencia estaría de más.)

      • Serafín Rodríguez says:

        La cuestion de «debilidades ideológicas por el origen social» no es parte de lo que he planteado. Por tanto no viene al caso como repuesta a ello.

  2. Durante la Unidad Popular, parte del fracaso fue la desmedida acción de los «caciques» de la IZ Como todos lo suponen, la derecha no tiene ese problema porque hay completa unidad ideológica respecto al capitalismo, que a pesar de sus distintos apellidos, todos lo aceptan globalmente. Digo, durante la UP, fui elegido por una IZ dividida, a varios cargos dentro de nuestro campo universitario( los partidos por separado no sacaban ningún candidato propio) y no tuve ninguna intención de militar en partidos, porque sus jerarcas, normalmente estaban tratando de caminar en el techo y exigían absoluto seguimiento a sus , a veces, disparates, tal cual sucede ahora y siempre : los conductores del PS de Allende han llevado al partido a una clave neoliberal irresponsable y que de IZ ya no tiene sino el «sobrenombre». Se llaman de centro izquierda para producir menos escozor (igualito que muchos DC y amarillos…), tratando de hacernos comulgar con rueda de carreta; no es posible seguir a estos fantoches tremebundos e hipócritas. Seguiré votando por ideas de izquierda clásicas, anti capitalistas y por reparto de la riqueza en forma ecuánime para todo el pueblo.Hay ideas generales de izquierda clásica que pueden seguirse en pos de un socialismo generoso con la población.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software

Roxana Pey: "La reposición de Clarín es fundamental para la democracia chilena"

Jorge Arrate: "Estamos pidiendo la restitución del Clarín sobre la base de un tribunal inobjetable, que es el CIADI"

En representación de más de 1200 firmas, el excandidato presidencial y exministro Jorge Arrate entregó el 23 de noviembre una carta al presidente Boric por el pago de la indemnización para la restitución del Clarín.