Columnistas Opinión Política

Boric y “su” concepto de dignidad republicana

Advertisement

El viernes recién pasado, me di el trabajo de escuchar, en toda su extensión (20 minutos) el discurso que pronunció el presidente Gabriel Boric, durante la inauguración de la estatua del expresidente Patricio Aylwin.

Confieso que desde que se anuncia su presentación, cuando Boric se acerca a dicha estatua, se para frente a ella y realiza el mismo gesto que hiciera frente al monumento del expresidente Allende antes de entrar como presidente a La Moneda, sentí el más profundo desprecio por el comediante que cometía esta ignominia, en una actuación digna del personaje Tartufo de la obra de Moliere.

De todas maneras, me dispuse a escuchar las palabras del señor presidente de la República de Chile. Desde la primera oración, no pude evitar la indignación que me produjeron sus palabras: “Es difícil para mí poder pararme acá, mirar la estatua de don Patricio y pensar en el tremendo desafío que significa estar a la altura de su sobriedad y dignidad republicanas (el subrayado es nuestro), de lo cual trato todos los días de aprender”.

Advertisement

Entonces, estamos advertidos, ésa será la sobriedad y dignidad republicanas que inspirarán el gobierno del señor presidente durante los siguientes años de su mandato.

Advertisement
Advertisement

Hice de tripas corazón y continué escuchando el panegírico, las loas, las alabanzas destinadas a exaltar la figura del expresidente Aylwin. Cada palabra, cada frase que pronunciaba, con intención o sin ella, significaba una denostación a la figura del expresidente Salvador Allende a quien ha dicho admirar, pose que denuncié en una de mis columnas anteriores.

Advertisement

Estimado lector, después de haber escuchado gran parte del discurso de Gabriel Boric, la indignación se convirtió en vergüenza ajena. Una vez que terminé de oir el discurso, apagué el computador y medité sobre lo que había escuchado: la indignación y la vergüenza ajena se convirtieron en dos estados de ánimo: por un lado, una lástima por la persona que había pronunciado esas palabras, pensando en cómo es posible que se pueda caer tan bajo y, por otro lado, una profunda tristeza por el estado en que se encuentra Chile y lo que nos espera en los años venideros.

Advertisement

Estimado lector, me permito reproducir una columna (de mi autoría), publicada en Clarín, con fecha 1/6/2006, cuyo título y contenido, retrata de cuerpo entero al personaje que Boric alaba con tanto entusiasmo: “Patricio Aylwin: nos equivocamos medio a medio con los militares”. Que conste, que esta columna fue escrita cuando don Patricio estaba vivo.

 

Advertisement

 

Advertisement

PATRICIO AYLWIN: ¡NOS EQUIVOCAMOS MEDIO A MEDIO CON LOS MILITARES!

Advertisement

 

Fecha de publicación: 01-06-2012

Advertisement
Advertisement

 

Don Patricio, esta frase, corresponde al título de una entrevista que usted concedió al corresponsal en Chile del diario Excelsior, de México   en el año 1996, y fue tomada del contenido de dicha entrevista. La misma habría pasado desapercibida para el público chileno, si no es porque el vespertino La segunda la reprodujo, en parte, pero conservando el mismo titular.

 

Advertisement
Advertisement

Tal revuelo causaron esas palabras, que usted llamó personalmente al corresponsal para decirle que jamás había dicho eso. Respuesta del corresponsal: “don Patricio esa entrevista está grabada”. Lo recuerdo perfectamente, pues en ese momento me encontraba junto al periodista, ya que, además de colegas, ejercíamos la docencia en la USACH.

Advertisement

 

Como se puede apreciar, don Patricio, usted está acostumbrado a tirar la piedra y esconder la mano. Pero vamos a lo concreto: ¿en qué y quiénes se “equivocaron medio a medio con los militares”?

Advertisement

 

¿Se equivocaron porque creyeron que su llamado a intervenir era para un té canasta en La Moneda, o porque ustedes (no queda claro quiénes), pensaron sacar las castañas con la mano del gato (trabajo sucio) y recibir el gobierno en bandeja de plata, al poco tiempo, de parte de los militares?

Advertisement
Advertisement

 

Advertisement

Y aquí va otra, don Patricio. Domingo 24 de agosto de 2003, portada del cuerpo D “Reportajes” de El Mercurio, gran titular: “¡Yo jamás fui golpista”!”

Bajada: Aunque cuenta que él escribió el párrafo de la declaración del Parlamento del 22 de agosto de 1973 que es interpretado como el llamado a las F.F.A.A. a intervenir, dice que esa no fue su intención. “Creo haber tenido una trayectoria de hombre de Derecho, pero por mi cercanía con Frei algunos me tildan de golpista”, asegura, (las negritas son mías). Sin embargo, hace duras críticas al gobierno de Salvador Allende y concluye que “a lo mejor el 73 ya era demasiado tarde y no había más remedio que lo que sucedió”. (Entrevista realizada por Raquel Correa)

 

Advertisement
Advertisement

Primero: Nuevamente, ¿si esa no fue su intención, entonces, ¿cuál fue realmente?

Advertisement

 

 

Advertisement

Segundo: no basta con “creer” haber tenido una trayectoria de hombre de derecho, eso hay que demostrarlo. Lo que pasa, es que eso lo “cree” sólo usted, porque por su actuación en la vida política no ha quedado demostrado. Sobre el caso “Carmengate”, ya se extendió el jefe del comunal México del PS, Ernesto Navarro, en el artículo “Aylwin, ¿demócrata impoluto?”, publicado en este mismo medio, por lo que sólo hago mención.

Advertisement

 

Tercero: es decir, entonces, que la Democracia Cristiana sí intervino en el golpe ¿o don Eduardo Frei Montalva actuó solo?

Advertisement
Advertisement

 

Don Patricio, usted no escatima esfuerzos para tratar de salvar su honra, sin importar para eso que tenga incluso que traicionar a su camarada y amigo que, al decir de Carmen Frei, sobre las declaraciones del hijo de Arellano Stark que inculpan a su padre, “un hombre que está muerto y no puede defenderse”.

Advertisement

 

Advertisement

Fíjese don Patricio, que 15 días antes de esta entrevista, en el mismo cuerpo D de El Mercurio”, se publica una a don Sergio Onofre Jarpa. Gran titular: “El único error no haber intervenido antes”.  En la bajada afirma que nunca fue “golpista”, sí partidario de la intervención de las Fuerzas Armadas. Y reafirma: “¡Obvio!, si en la Cámara de Diputados los parlamentarios nacionales, democratacristianos y parte de los radicales votaron por la intervención”.

 

Advertisement

Ya son dos los que no son golpistas, pero sí partidarios de la intervención de las fuerzas armadas. Volvemos a preguntarnos: ¿para qué?

Advertisement
Advertisement

 

Pero hay un cuarto. ¿Recuerda don Patricio cuando unos partidarios del general Pinochet, mientras era comandante en jefe del ejército, lo invitaban a compartir un almuerzo en el Club de la Unión y él se explayaba contando anécdotas, sus admiradores reían y lo aplaudían a raudales? Bueno, en una de esas reuniones, creo que fue la primera después de terminada la dictadura, pronunció una frase para el bronce: “¡Yo no soy golpista, señores!, pero si me tocan a un solo hombre, se acaba el Estado de derecho”.

 

Advertisement

Después de leer y escuchar estas afirmaciones, tenemos que concluir, entonces, que en Chile no hubo golpe de Estado, y si lo hubo, fue obra del Espíritu Santo. Ahora bien, los no creyentes, estamos jodidos.

Advertisement
Advertisement

 

El presidente de la Democracia Cristiana, Ignacio Walker, declara que “la DC comparte completamente los dichos de Aylwin, y que no vamos a reescribir la historia de Chile”. Qué más quisiera don Ignacio. La historia se puede reescribir una y mil veces, lo que no se puede hacer, es tergiversar los hechos con esa hipocresía, cinismo y felonía. ¿Si fuera así, con cuál de las miles de historias sobre el Imperio Romano, o sobre las guerras mundiales o, incluso, con los cientos de textos que se han escrito sobre “la historia” de Chile, debemos quedarnos? ¿Qué opinarán los historiadores sobre las estulticias de don Ignacio?

Advertisement

 

En una parte de su entrevista al diario El País, usted, don Patricio, dice que Pinochet no fue un obstáculo para su gobierno. Obvio, si nadie mejor que usted podía cumplir a cabalidad los acuerdos a los que habían llegado con los personeros de la dictadura y del Departamento de Estado. De todas maneras y por si acaso, sólo por si acaso, le pusieron como guardián y bien juntito a usted, al periodista Federico Willoughby, hombre de la dictadura y de la embajada yankee. Claro que la amenaza de Pinochet proferida en el Club de la Unión, los ejercicios de enlace y los boinazos, le fueron de gran ayuda y como justificación, para gobernar “en la medida de lo posible”.

Advertisement

 

Advertisement
Advertisement

Fíjese don Patricio, que cuando leí la mentada entrevista, recordé, inmediatamente, la fábula de la rana y el alacrán, que seguramente usted debe conocer. Si no la recuerda, se la dedico con el más profundo de los desprecios de la gran mayoría de los chilenos y del mío propio (aunque este último no tiene mucha importancia): Una ranita se aprestaba a cruzar un río cuando, de repente, se le acerca un alacrán que le pide que le ayude a cruzar, pues él no sabe nadar. La ranita, desconfiada ella, se niega rotundamente, pues estaba segura que el alacrán le clavaría su aguijón ponzoñoso. Sin embargo, como todos los alacranes, éste “sacó la culebra” y le prometió que jamás podría hacer algo igual, pues también él moriría en el intento. La ranita accede, el alacrán sube a sus espaldas, y cuando cruzaban la parte más caudalosa del río, el alacrán entierra su aguijón. A punto de expirar, la ranita alcanza a preguntar: “¿por qué lo hiciste?” Respuesta: “no pude evitarlo, es mi naturaleza”.

 

Esta es la historia original. Sin embargo, en la versión neoliberal globalizada, los alacranes se han vuelto más astutos, y el alacrán actual, logró asirse de una rama y la misma corriente lo llevó a la otra orilla, donde pudo proseguir con sus felonías hasta el día de su muerte, ¡amén!

Advertisement
Advertisement

 

Hasta aquí la columna de marras. Sin embargo, y para mayor abundamiento, les dejo el enlace de la entrevista que don Patricio Aylwin concediera a la televisión española, inmediatamente después del golpe.

Advertisement

 

Advertisement

 

Advertisement

Por Hugo Murialdo

 

Advertisement

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

periodista, escritor, magíster en Ciencias de la Comunicación y magíster en Filosofía Política    

Related Posts

  1. Serafín Rodríguez says:

    A estas alturas, el desafío que se plantea Boric para emular a «don Patricio» ya lo ha logrado en gran medida con su deshonesto, descarado y cínico oportunismo algo que a Aylwin le tomó buena parte de su vida mientras que a Boric menos de un año bailando en la cuerda floja.

    • Serafín Rodríguez says:

      Volteretas en la cuerda floja! En un circo sacaría aplausos, pero en la triste realidad de nuestro pobre país, no pasa más allá de ser un patético payaso

  2. El «PODER» , «CORROMPE»……..Dice la antigua canción popular ; EL CAMALEÓN ,MAMÁ, EL CAMALEÓN, CAMBIA DE COLORES SEGÚN LA OCASIÓN»….dedicada, con todo respeto a los DC de siempre y al sorete de Punta Arenas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software