documentos ocultos Portada

¡Cómo nos cambia la vida! La DC propuso sustituir las AFP en los años 80

Quizá, para sorpresa de muchos actualmente, el PDC, a través de su “Proyecto Alternativo” elaborado en los 80 en oposición a la dictadura, propuso la total sustitución del sistema previsional de AFP y su reemplazo por un sistema de reparto, como existen en la generalidad de los países democráticos. Sorpresa, puesto que –en conjunto con los demás partidos de la Concertación- no sólo lo legitimó a través de una ley aprobada bajo el primer gobierno de Bachelet, sino que además muchos de sus altos dirigentes se incorporaron como directores o candidatos a directores de las AFP. Entre ellos Laura Albornoz, José Pablo Arellano, René Cortázar, José de Gregorio y Ximena Rincón. En seguida se transcriben extractos del texto respectivo del “Proyecto Alternativo”, el cual ha sido completamente ocultado desde comienzos de los 90 (“Bases de Discusión sobre la Situación Laboral en Chile. Algunas Proposiciones para una Alternativa”; en Seminario de profesionales y técnicos humanistas cristianos.- Proyecto Alternativo, Tomo II; Edit. Aconcagua, Santiago, 1984; pp. 267-284).

 

 

                           TEXTO

 

Advertisement

“Este documento representa un intento por diagnosticar la situación laboral en Chile, reconocer la magnitud de la crisis actual, y proponer criterios y políticas alternativas. Este esfuerzo forma parte de una tarea más amplia, denominada Proyecto Alternativo, en la que participaron más de 500 profesionales y que se tradujo en 24 documentos que abarcan, entre otras, las áreas económica, política, internacional, sectoriales, etc.

 

Las páginas que siguen, buscan reflejar lo que fue un esfuerzo de reflexión colectiva, realizado por dirigentes sindicales y técnicos democratacristianos (…) Por otra parte, en noviembre de 1983, el Comando Nacional de Trabajadores (CNT), la máxima instancia de concertación sindical del país, aprobó una propuesta que denominó ‘Los trabajadores frente a la crisis y a una salida política actual’. Compartimos los planteamientos de los dirigentes sindicales reunidos en el Comando (…) De allí que en este documento hemos realizado un intento por integrar explícitamente los principales acuerdos del CNT a nuestra propuesta. Este documento es, por tanto, una concreción y extensión de lo planteado por los dirigentes más representativos de los trabajadores organizados (…)

 

Advertisement

El poder de compra promedio de las pensiones también ha caído durante esta última década, de un modo análogo a lo que ha ocurrido con los sueldos y salarios. Por su parte, el poder adquisitivo de las asignaciones familiares de los obreros es hoy un 40% más bajo que en 1970, mientras que la de los empleados ha disminuido en más de un 60% en el mismo período (…) En 1981 se llevó a la práctica una profunda reforma del sistema previsional. Se pasó de un sistema de reparto, administrado por el sector público a un sistema de capitalización, administrado por el sector privado.

 

Los fondos previsionales de los trabajadores pasaron a ser administrados por los grandes grupos económicos privados. Es así como los dos grupos más grandes concentraron cerca del 70% de los inscritos del nuevo sistema. Dichos grupos depositaron los fondos previsionales en el sistema financiero, de modo que las pensiones futuras de los trabajadores quedaron sujetas a las fluctuaciones e inestabilidades propias de un mercado de capitales fuertemente especulativo. Hoy, como resultado de una aguda crisis financiera, los principales socios de las mayores Administradoras de Fondos Previsionales privadas (AFP) se encuentran en proceso de liquidación o están intervenidas por el Estado (…)

 

Advertisement

Proposiciones Alternativas

 

En esta sección nos referiremos a algunos criterios alternativos con respecto a políticas para erradicar el desempleo, políticas de remuneraciones y políticas en relación al sistema previsional. Todas ellas están pensadas como proposiciones para ser aplicadas en un marco democrático y no son sugerencias de caminos alternativos dentro del actual esquema autoritario. Muchas de ellas simplemente no pueden ser aplicadas fuera de un marco ampliamente participativo (…) Las políticas alternativas que se proponen a continuación se enmarcan y son el resultado de contrastar una determinada opción valórica, la del Humanismo Cristiano, con los grandes problemas laborales que afectan al país, y que hemos descrito parcialmente en las páginas precedentes.

 

Advertisement

Si bien el contenido específico de nuestra visión del hombre y de la sociedad es discutido en otros documentos del Proyecto Alternativo, resulta pertinente reafirmar que dicha opción humanista cristiana reconoce el valor fundamental de la persona y de los derechos del hombre; a la vez que plantea la necesidad del desarrollo comunitario y la participación social. Sólo el respeto irrestricto a los derechos del hombre unido a la búsqueda de una sociedad en que todos puedan participar con su capacidad y potencial creativo permitirán construir una sociedad libre, justa y solidaria.

 

Reafirmamos también la necesidad de reconocer el ‘derecho al trabajo’ como ‘la clave de la cuestión social’, así como la importancia fundamental del derecho a un salario digno y estable y del derecho a la participación laboral.

 

Advertisement

Por último, y como se señala en el marco programático global planteamos la primacía del trabajo productivo, por sobre el mercantilismo y la especulación financiera, como factor fundamental en la creación económica, social y cultural del país. El trabajo constituye el núcleo de nuestro proyecto de desarrollo. Trabajo y solidaridad son los valores fundamentales que quisiéramos regularan la vida económica del país en su difícil futuro. Estos principios generales nos conducen, naturalmente, a postular políticas específicas para superar, entre otros aspectos, la situación actual de alta desocupación, bajos salarios y pensiones y falta de participación laboral (…)

 

Seguridad Social

 

Advertisement

El documento del Comando Nacional de Trabajadores (CNT) plantea ‘en materia de previsión social, establecer un sistema de reparto y terminar con el de capitalización individual. No pueden concentrarse cuantiosos recursos que son de los trabajadores en unas pocas manos del sector privado. Este debe ser un proceso que comience de inmediato, con la participación de los trabajadores –dueños de esos recursos- en la determinación del uso de los fondos previsionales y de los beneficios y prestaciones que se otorguen’.

 

‘Especial consideración debe merecer la situación de los actuales pensionados y pensionadas que conforman el importante sector pasivo de la población. Concibiendo un sistema basado en la real solidaridad, deben terminar las pensiones y jubilaciones de hambre que hoy reciben esos innumerables trabajadores que laboraron durante toda su vida activa con esfuerzo y sacrificio, como también, deben acabarse o reducirse aquellas jubilaciones ´privilegiadas’ que le sirven de ‘complemento’ del sueldo a una minoría que permanece activa’.

 

Advertisement

Corresponde al Estado formular la política nacional de seguridad social, controlar el funcionamiento del sistema y, en general, adoptar todas las medidas que tiendan a la satisfacción de los derechos sociales, económicos y culturales necesarios para el libre desenvolvimiento de la personalidad y de la seguridad humana, para la protección integral de la colectividad y para propender a una equitativa redistribución de la renta nacional.

 

El Estado procurará el desarrollo amplio y armonioso del sistema de Seguro Social, Asistencia social y servicios públicos, asegurando, en todo caso, la participación de los trabajadores en la gestión de tales sistemas. En particular, nos parece necesario, en primer lugar, terminar con el actual sistema previsional que permite que los fondos previsionales sean administrados por administradoras privadas (AFP), y pasar a un sistema de reparto, como el que existía en la práctica en el pasado.

 

Advertisement

Las nuevas instituciones previsionales, que se crearán en reemplazo de las actuales, deberían ser administradas de un modo tal que aseguren una participación activa de los trabajadores en la administración de sus instituciones previsionales. El nuevo sistema previsional deberá tener un fuerte énfasis en la solidaridad. Para ello, proponemos que una proporción significativa de las cotizaciones previsionales de los trabajadores se destinen a financiar los aumentos de las pensiones mínimas y los servicios básicos de salud. Este carácter solidario asegurará un componente redistributivo al interior del nuevo sistema previsional.

 

Por último, y a diferencia del sistema previsional antiguo, proponemos que las pensiones que son superiores a la mínima se calculen tomando en consideración el total de los aportes previsionales que haya realizado el trabajador a lo largo de su vida activa. De este modo se evitarán algunas situaciones de injusticia que se producían con el sistema antiguo, el que consideraba solo las imposiciones de los últimos meses antes de jubilar”.

 

Advertisement
Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. De que se trata ? propaganda para la ex DC como partido exponer todo el “chorro” que no tiene ya ninguna razón ni para leerlo? Fueron , son y serán
    traidores y pituteros a morir ,NADA CON LA DC.

  2. Felipe Portales says:

    ¡Cómo nos han engañado en estos 30 años! Y no sólo la DC puesto que TODA la Concertación, en conjunto con la derecha propiamente tal, legitimó el sistema de AFP con la ley que aprobó bajo el primer gobierno de Bachelet, ¡teniendo en ese momento MAYORÍA PARLAMENTARIA PROPIA para haber terminado con dicho sistema! Por supuesto que después nos han mentido diciéndonos que no podían haber hecho otra cosa porque no tenían dicha mayoría. Realmente para el liderazgo del PDC y de la Concertación el engaño al pueblo chileno se ha convertido en una conducta sistemática. Ahora nos quieren seguir engañando con un “proceso constituyente” completamente fraudulento dado que, con el quórum antidemocrático de los dos tercios, la “Convención Constitucional” estará impedida de aprobar democráticamente (por mayoría) una nueva Constitución. Será la derecha tradicional la que tendrá la última palabra; porque la derecha concertacionista así lo quiso, para después poder culpar maquiavélicamente a “la derecha” de la “imposibilidad” de haber obtenido una Constitución efectivamente democrática…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software