Latinoamérica

Renuncia enviado de EE.UU. a Haití en protesta por deportaciones masivas

Profundizando la creciente crisis interna en el gobierno de Joe Biden por su manejo de la migración en la frontera, su enviado especial a Haití renunció este jueves en protesta por la inhumana deportación masiva de haitianos desde Texas a su peligroso país.

El enviado especial, Daniel Foote, quien apenas inició sus tareas en julio, envío una carta al secretario de Estado, Antony Blinken, informándole de su renuncia inmediata. No seré relacionado con la inhumana y contraproducente decisión estadunidense de deportar a los refugiados e inmigrantes ilegales haitianos a Haití, país donde oficiales estadunidenses están confinados en cuarteles seguros debido al peligro que implican las pandillas armadas en la vida cotidiana.

Más aún, criticó la falta de cambio real y urgente de la política estadunidense hacia la nación caribeña, afirmando que el enfoque de nuestra política para Haití sigue siendo profundamente defectuoso, y mis recomendaciones han sido ignoradas y descartadas, cuando no modificadas, para proyectar una narrativa distinta a la mía. Indicó que el país no está en condiciones para recibir de regreso a sus migrantes.

Intervención

Advertisement

Foote también criticó el síndrome de hubris estadunidense de seguir creyendo que puede seleccionar a quien debe ganar en los procesos políticos en la isla caribeña. Este ciclo de intervenciones internacionales en la política de Haití consistentemente ha producido resultados catastróficos, y eso tiene consecuencias no sólo dentro del país, sino para Estados Unidos y el hemisferio.

El vocero del Departamento de Estado, Ned Price, no tardó en responder de manera tajante al veterano diplomático. “Es desafortunado que, en lugar de participar en un proceso de política en busca de soluciones… Ha renunciado y ha mal caracterizado las circunstancias de su renuncia”, rechazó que sus propuestas fueran no consideradas (ninguna idea es ignorada, pero no todas las ideas son buenas) y afirmó que lo contrario es sencillamente falso.

Otros altos funcionarios del Departamento de Estado acusaron que entre las ideas erróneas de Foote estaba enviar tropas estadunidenses de regreso a Haití.

Violencia racista

Advertisement

La imagen de agentes de la Patrulla Fronteriza a caballo con látigos y/o riendas persiguiendo a inmigrantes haitianos en Del Río, Texas, provocó una serie de críticas y condenas del manejo del asunto migratorio en la frontera por el gobierno de Biden. Algunos defensores de derechos civiles y legisladores afroestadunidenses señalaron que recuerdan otras imágenes emblemáticas de la historia de violencia racista en Estados Unidos.

La diputada federal Maxine Waters denunció esta semana que lo que presenciamos fue peor que lo que pasó durante la época de la esclavitud: otra vez vaqueros, con sus riendas, azotando a personas negras, haitianas, que todo lo que están tratando de hacer es escapar de la violencia que viven en su país.

A pesar de que Biden, la vicepresidenta Kamala Harris y el secretario de Seguridad Interna, Alejandro Mayorkas, expresaron su horror ante los hechos, afirmaron que eso no nos representa y ordenaron una investigación, no cesan las críticas, no sólo de opositores políticos, sino también de figuras influyentes del partido del presidente y agrupaciones de defensa de inmigrantes.

Bridgette Gomez, directora de campañas de We Are Home (proyecto de sindicatos nacionales, dreamers y otras organizaciones de defensa de migrantes) comentó que la gente que busca seguridad y asilo y vive debajo de un puente constituye un reto humanitario, pero en lugar de responder con alimento, doctores y albergues, el gobierno de Biden ha respondido con oficiales, caballos, látigos y vuelos de deportación.

Advertisement

La renuncia de Foote fue otro golpe más contra un gobierno que llegó con la promesa de desmantelar las políticas antimigrantes de su antecesor y se comprometió a respetar los derechos de migrantes, refugiados y solicitantes de asilo.

En la Casa Blanca, la vocera Jen Psaki reiteró que esas imágenes son horribles y horríficas, que hay una investigación en curso y el secretario Maryokas ha ordenado cesar el uso de agentes montados en ese sector y no se está dando un trato diferente a los haitianos. Ante los que acusan que este gobierno continúa con políticas migratorias parecidas a las de Trump, subrayó que no podía ser más diferente, ya que la anterior fue “inhumana, inmoral, ineficaz… y por su disfunción nos encontramos en el sistema descompuesto que estamos manejando hoy día”, señalando a su vez que esta crisis fue heredada del gobierno anterior.

Mientras tanto, el gobierno de Biden ha deportado a más de mil 400 haitianos, procesa a otros 3 mil en Del Río y ha logrado reducir la concentración de unos 14 mil a un tercio. Las expulsiones sin audiencia se han hecho con el controvertido título 42, una ley de salud primero empleada por Trump, lo cual fue reprobado esta semana por el Alto Comisionado de la ONU para Refugiados, Filippo Grandi.

A la vez, se reveló que el gobierno de Biden prepara la reapertura de un centro de detención de migrantes en Guantánamo y ha solicitado a contratistas privados el servicio de guardias que hablen creole y español. Psaki insistió hoy en que eso no está relacionado con la situación en la frontera.

Advertisement

 

Por David Brooks

Fuente: La Jornada

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

La Jornada

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software