Medio Ambiente

Expertos internacionales recomiendan medidas de control del comercio para plaguicidas peligrosos

Como parte de los esfuerzos continuos de la comunidad mundial para hacer frente a la triple amenaza del cambio climático, la pérdida de biodiversidad y los impactos negativos de los productos químicos y los desechos peligrosos, expertos internacionales recomendaron un control vinculante y un intercambio de información sobre el comercio internacional de productos químicos peligrosos utilizados en agricultura en todo el mundo.

 

Se sabe que los dos plaguicidas recomendados para su inclusión en el anexo III del Convenio de Rotterdam, ambos utilizados en la agricultura, tienen efectos nocivos para la salud humana y el medio ambiente. Terbufos, por ejemplo, es un insecticida del suelo que se usa comúnmente en sorgo, maíz, remolacha y papas y se sabe que presenta un riesgo de alto a extremadamente alto para los organismos acuáticos, aves y pequeños mamíferos debido a su toxicidad. La iprodiona es un fungicida utilizado en vides, árboles frutales y hortalizas, y ha sido clasificada como cancerígena y tóxica para la reproducción.

Las recomendaciones se hicieron en la 17a reunión del Comité de Examen de Productos Químicos (CRC) del Convenio de Rotterdam, que se reunió en línea del 20 al 24 de septiembre de 2021 y reunió a más de cien expertos de un amplio espectro de partes interesadas de más de 50 países.

Advertisement

El Comité de Examen de Productos Químicos (CRC) del Convenio de Rotterdam garantiza un fundamento científico riguroso para la toma de decisiones sobre el comercio internacional y la gestión de productos químicos peligrosos. La reunión en línea incluyó a expertos del gobierno, la sociedad civil y la industria.

El Comité tenía una agenda inusualmente pesada, con limitaciones logísticas y de tiempo impuestas por el requisito de cumplir en línea, influenciado por la pandemia. De hecho, todavía se necesitan más debates sobre cinco plaguicidas adicionales, a saber, carbaril, clorfenvinfos, metidathon, metil paratión y tiodicarb, que se trasladarán a la próxima reunión del CRC en 2022.

Al dar la bienvenida a las recomendaciones, el Secretario Ejecutivo del Convenio de Rotterdam (PNUMA), Rolph Payet, dijo: “Todos conocemos y sentimos la devastación de la pandemia de COVID-19. Los más afectados han sido los vulnerables: países vulnerables, poblaciones vulnerables y los más vulnerables dentro de las comunidades vulnerables. Estas mismas comunidades también son las que corren mayor riesgo de exposición y los impactos de la mala gestión de los productos químicos. Las recomendaciones del CRC de esta semana buscan reducir esta vulnerabilidad, lo que representa una forma de beneficiar la salud humana y el medio ambiente donde más se necesita”.

Rémi Nono Womdim, Secretario Ejecutivo del Convenio de Rotterdam (FAO), agregó: “Recomendar que estos dos plaguicidas estén sujetos a un intercambio de información estructurado en el marco del Convenio es un paso importante hacia una reducción global del riesgo que suponen para la salud humana y el medio ambiente. Esto es necesario con urgencia para garantizar la producción de alimentos inocuos y nutritivos para todos y al mismo tiempo proteger el medio ambiente”.

Advertisement

Las recomendaciones del Comité para incluir estos productos químicos en el Anexo III del Convenio de Rotterdam se enviarán a la undécima reunión de la Conferencia de las Partes en 2023 (COP-11), junto con un Documento de orientación para la adopción de decisiones (DGD) para cada producto químico. El DGD será desarrollado por CRC y finalizado en su próxima reunión en 2022.

Mientras tanto, la COP-10, cuyo segmento presencial está programado para realizarse en Ginebra en junio de 2022, considerará, entre otros, dos productos químicos industriales previamente recomendados por el CRC para su inclusión en el Anexo III, a saber, el éter de decabromodifenilo (DecaBDE), un aditivo retardante de llama y ácido perfluorooctanoico (PFOA), sus sales y compuestos relacionados con el PFOA, perteneciente a un grupo de sustancias químicas conocidas como PFAS (sustancias per y polifluoroalquilo).

El éter de decabromodifenil (DecaBDE) es un aditivo retardante de llama que se aplica a plásticos, textiles y revestimientos y se puede encontrar en computadoras, televisores, alambres y cables, tuberías, alfombras, piezas de automóviles y aviones. Se sabe que es muy persistente, tiene un alto potencial de bioacumulación y transporte a larga distancia, y afecta a humanos y animales.

El ácido perfluorooctanoico (PFOA), sus sales y los compuestos relacionados con el PFOA pertenecen a un grupo de sustancias químicas conocidas como PFAS (sustancias per y polifluoroalquilo) que comprende más de 4.000 sustancias químicas. El PFOA se utiliza en una amplia variedad de aplicaciones industriales y domésticas, incluidos utensilios de cocina antiadherentes y equipos de procesamiento de alimentos, así como un surfactante en textiles, alfombras, papel, pinturas y espumas contra incendios. El PFOA también es un contaminante orgánico persistente, vinculado a problemas de salud importantes como cáncer de riñón, cáncer de testículo, enfermedad de la tiroides, hipertensión inducida por el embarazo y colesterol alto y está incluido en el anexo A del Convenio de Estocolmo como contaminante orgánico persistente.

Advertisement

Si la COP decide incluir estos productos químicos en la lista, las Partes del Convenio de Rotterdam estarán obligadas a comunicar y compartir información sobre la importación y exportación de estos productos químicos. Esto debe lograrse mediante un procedimiento de intercambio de información estructurado y jurídicamente vinculante basado en el consentimiento fundamentado previo para el comercio internacional (Procedimiento CFP), que permite a los países importadores tomar decisiones informadas, lograr una gestión sólida y, en última instancia, reducir el riesgo de impactos nocivos en la salud y el medio ambiente.

 

El Convenio de Rotterdam sobre el Procedimiento de Consentimiento Fundamentado Previo (CFP), ¿qué es?

El Convenio de Rotterdam sobre el Procedimiento de Consentimiento Fundamentado Previo (CFP) para Ciertos Plaguicidas y Productos Químicos Peligrosos Objeto de Comercio Internacional es administrado conjuntamente por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Las 164 Partes de este Convenio jurídicamente vinculante comparten la responsabilidad y cooperan para gestionar de forma segura los productos químicos en el comercio internacional. Hasta la fecha, 52 productos químicos y plaguicidas peligrosos se enumeran en su Anexo III, por lo que su comercio internacional está sujeto a un procedimiento de consentimiento fundamentado previo (CFP).

Advertisement

El Convenio de Rotterdam no introduce prohibiciones sobre el comercio internacional, pero facilita la información ex intercambio entre las Partes sobre productos químicos y plaguicidas peligrosos y sobre sus características, facilitando un proceso nacional de toma de decisiones sobre su importación y exportación y difundiendo estas decisiones a las Partes y otras partes interesadas. Además, a través de su Procedimiento de CFP, el Convenio proporciona un mecanismo jurídicamente vinculante para respaldar las decisiones nacionales sobre la importación de ciertos productos químicos y plaguicidas con el fin de minimizar el riesgo que representan para la salud humana y el medio ambiente.

 

Elena Rusca, Ginebra, 26.09.2021

 

Advertisement
Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software