Destacados Género Nacional Opinión

Y cuando despertó, el macho todavía seguía allí

Advertisement

En yanquilandia y en la mayoría de los países de Europa occidental, las mujeres usan el apellido del marido. ¿Y cuando  se divorcian o cambian de marido? No sé, pero supongo que tienen que seguir usando el anterior, porque si no,  nadie las va a reconocer. Hasta la señora Thatcher, ese esperpento de mujer que era amiga de Pinochet, usaba ese apellido que era el del marido. El de ella era Roberts.

No les voy a dar más ejemplos porque ya se conocen. En América Latina estamos mucho más adelantados  en esa materia.  Casi todas las mujeres usan su propio apellido y en Chile, en el gabinete de Gabriel Boric hay más mujeres que hombres. En México, en el gobierno de López Obrador hay casi el mismo número de mujeres que de hombres, de 19 ministros, 9 son mujeres. A veces se descompensa esta proporción porque una ministra se presenta de candidata a gobernadora o a senadora.  La esposa de López Obrador usa sus dos apellidos:   Beatriz  Gutiérrez Muller. De madre chilena, por cierto.

Las argentinas han tenido siempre  como guía y orientadora  a Evita, que era simplemente Evita. Pero se sabe que era Eva Duarte de Perón.   Y actualmente doña Cristina Fernández se ha propuesto  usar su verdadero nombre para que el gobierno sea Fernández y Fernández, pero la verdad es que comenzó siendo  Cristina F. de Kirchner  y gracias a eso hizo su carrera.

Advertisement

En Chile el machismo todavía existe, cómo no, si es un país súper conservador   en sus costumbres, a pesar de que en los años 70/73 alcanzó   la admiración del mundo, cuando gobernó Salvador Allende.  Pero tampoco él tuvo muchas ministras; que yo me acuerde, sólo fue  Ministra del Trabajo Mireya Baltra, una suplementera que tenía un kiosko de diarios,  militante del Partido Comunista.

Advertisement

Pero esto  hay que destacar: en el gobierno de Allende hubo varios ministros obreros que se desempeñaron  de maravillas, porque conocían perfectamente su materia, que era la de su vida y la de la vida de  sus compañeros.

Advertisement

Autoras musicales también ha habido, comenzando por Violeta Parra  y su canción  “Gracias a la vida”, que se canta en el mundo entero, al igual que “Volver a los  17”. Son cánticos que se han vuelto universales,  lo mismo que la canción de las TESIS, “La culpa no era mía…” que la repiten las mujeres de  todas partes, además con los ojos tapados, porque en Chile le sacan los ojos a cualquiera que esté tranquilamente  en la calle, como fue el caso de la actual senadora Fabiola Campillai,  que la dejaron ciega.

Advertisement

En Cuba también ha costado mucho erradicar el machismo. Es que las  costumbres  culturales, que se aprenden en la familia y en toda la sociedad,  pueden   estar muy arraigadas y por lo tanto son difíciles de cambiar.

También el  aislamiento de Cuba respecto del mundo, provocado por el bloqueo, hacía que muchos de los  principios que se han desarrollado  en   todo el planeta  en los últimos años, como la aceptación de las diferencias sexuales, en los años 70 en Cuba  no los conocían.  Eso se acabó cuando Alicia Alonso le fue  a reclamar a Fidel que la mayoría de los bailarines varones de su  ballet estaban presos, no por ser homosexuales, sino por haber cometido un delito tipificado en esa época: tratar de seducir a un jovencito  o acariciarse en público.  Pero finalmente se ha logrado avanzar en todo eso. Ahora hay más mujeres médicos que hombres, más mujeres que trabajan en el excelente sistema de salud   que hay en Cuba, y la diversidad sexual se acepta con toda naturalidad, al igual que en el resto del mundo.

Advertisement

Colombia también fue un país  muy conservador y  racista.  Ahora llega a la vicepresidencia una activista negra,  Francia  Márquez, que fue un gran aporte para  que ganara  Petro.

Advertisement

Pero de todos modos, no nos creamos tan avanzados. Los crímenes de mujeres son más comunes en América Latina que en el  mundo desarrollado. Puede ser por la influencia española o árabe que se arrastra desde la colonia,  me dicen algunos especialistas. Por ejemplo en México, con 130 o más millones de habitantes, matan a 2,5 o 3  mujeres  cada  día. ¿Quién las mata, un policía, como en USA, o un asaltante? No, a la mayoría las mata el marido o la pareja. Porque las mujeres han ido aceptando  el maltrato de a  poco. Primero un insulto, luego una cachetada, después una pateadura y finalmente una cuchillada asesina.

Advertisement

¿Y por qué pasa esto, me pregunto yo? Porque las mujeres en América  Latina tienen más  hijos que en el resto del mundo y menos oportunidades laborales.  En México, un 44% de las mujeres trabaja. En Chile, poco más de un 50%. Pero son trabajos precarios, mal pagados y a menudo irregulares. En Europa, entre un 80 y un 90%  de las mujeres trabaja,  como los hombres.

En México, menos de la mitad de las niñas siguen estudiando después de los 9 años de enseñanza básica, y muy pocas trabajan. Ya antes de los 18 años han formado pareja y han parido. La fecundidad en Latinoamérica  ha descendido notablemente, pero eso contrasta con la alta  tasa de fecundidad adolescente.

Advertisement
Advertisement

A las adolescentes les interesa  ser madres, no se embarazan por descuido, sino porque la maternidad les da un status superior, y en México la madre es respetada y reverenciada. Todos las  consideran,  menos el marido,  generalmente un joven al que le cuesta mucho conseguir un trabajo bien remunerado, y que es el que finalmente las mata en medio de una discusión o de una borrachera. La principal causa de estos asesinatos son los celos, porque los ex  maridos no soportan que “sus” mujeres estén con otro.

El  machismo tiene múltiples  facetas. No sólo la derecha es machista. En Chile, gran parte de la llamada izquierda también lo es. Muchos compañeros, entre más maleducados se portan, más revolucionarios se creen.

Chile ha sido uno de los últimos países de América en establecer el divorcio. Se  recurría a la nulidad de matrimonio, pero era mucho más complicado. Y qué decir del aborto, sólo permitido ahora por tres causales  muy limitadas, y todavía queda gente que lo quisiera eliminar. Esto, a pesar de que anualmente mueren miles de mujeres por infecciones debidas a un aborto inseguro.  Mientras que en México, en la capital y en varios Estados del país, el aborto es libre  y se hace por personal de salud capacitado y de manera segura.

Advertisement
Advertisement

Pero todos dicen «ellas y ellos», «compañeras y compañeros», «Buenos días a todas y  todos».

Advertisement

Pues a mí esta manera ridícula de hablar, me parece absurda. Es verdad que los idiomas van cambiando, pero no forzados por la moda. Esta forma de hablar no contribuye a empoderar  a las mujeres ni a resolver ninguno de sus problemas. Las diferencias salariales siguen existiendo en todo el mundo. A las mujeres embarazadas o con niños pequeños les cuesta mucho más encontrar trabajo que a una soltera sin hijos.

Los hombres, nuestros amigos, nuestros compañeros, difícilmente se ponen a barrer, a  lavar  platos o a cambiar pañales. También las mujeres suelen ser machistas: varias me han dicho que no les gustaría ver a su marido barriendo, porque  esa es una  tarea muy femenina.

Advertisement

Entonces. ¿Qué hacer? Hay que empezar en la escuela, porque en la casa los ejemplos que suelen tener los niños, a menudo no son buenos. Si el padre y la madre trabajan, las tareas domésticas deben repartirse por igual.

En suma, se podría decir que Chile, un país que fue tan adelantado, ejemplo para el mundo en 1970, ha retrocedido terriblemente  desde la dictadura y no se ha recuperado todavía la inteligencia, la combatividad y la conciencia de clase de su pueblo.

Advertisement
Advertisement

 Por Margarita Labarca Goddard 

Advertisement

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Abogada chilena. Reside en México

Related Posts

  1. Serafín Rodríguez says:

    Muy bien! Excdelente! Felicitaciones! Lo que a mí me gustaría saber es qué pasó con Las Tesis que causaron tanto furor durante la revuelta. Echo de monos su postura antisistémica.

      • Serafín Rodríguez says:

        Creo que la foto que se incluyó con el artículo responde la pregunta a la pregunta de la señora Margarita. En cuanto a «hipster» hay alguna información de wikipedia y otras fuentes en la web. También en cuanto a «cuico»! Cuestión de buscar nomás!

        • Margarita Labarca Goddard says:

          Bueno, es que yo no me di el trabajo de buscar ¿Para qué? Es que el asunto no me interesa tanto como para invertir tiempo en eso.

  2. Sta Labarca, perdone que meta mi cuchara en su análisis del por qué las mujeres en países como Canada y los EEUU la mayoría de las mujeres adoptan el apellido del marido en vez de seguir con sus apellidos maternos y paternos. Usted verá, doña Margarita, en estos países todo el consumismo esta hechó de varias formas: pagado con dinero constante y sonante, usando dinero en la forma de cheques , las famosas tarjetitas de todos colores y ahora usando las computadoras. Usted verá, Margarita, como las mujeres en estos países están envueltas totalmente en el sistema, luego, cuando solteras usan nombres que no van a ser difíciles en transacciones y además para los proveedores estos nombres tienen que estar reconocidos legalmente por el sistema para estas transacciones. Cuando la pareja se casa, esta pareja tiene que hacer su forma consumista más fácil y lo más fácil es usar un solo apellido y deciden usar el apellido del esposo, pero hay ejemplos en que la mujer, a pesar de estar casada, sigue usando su apellido en transacciones consumistas, ya que estas mujeres tienen sus propios ahorros e incluso sus propias inversiones en stocks, etc…Es decir, Margarita, en un capitalismo como en los EEUU y Canada, el sistema se facilita y no se hace más dificil, y es más fácil para todos los proveedores poder constatar si la persona haciendo la transacción es la persona reconocida legalmente. No se si me hecho entender, pero no es por machismo que suceden estas cosas, el consumismo, sino para protegerse, unos a otros en la fouma más fácil para el sistema.

    • Serafín Rodríguez says:

      Y qué me dicen de los usos en el mundo de habla hispana como «Zoila Concha de Fierro» en que la mujer se identifica como pertenencia del marido?

      • Margarita Labarca Goddard says:

        Eso todavía es peor, porque la partícula «de» significa pertenencia. Aunque no es así en Francia, donde el «de» implica nobleza. Todos los apellidos con «de» son nobles. Y si una mujer latinoamericana se pone «de», se las está dando de noble. Condesa, marquesa, duquesa o lo que sea.

    • Margarita Labarca Goddard says:

      No te entiendo bien, pero eso de «la persona reconocida legalmente» ¿Se refiere a la mujer que lleva el apellido del marido, porque el suyo no está reconocido legalmente? Pero si una mujer siempre ha usado su propio apellido, esta persona estará reconocida legalmente.

  3. Felipe Portales says:

    Creo que hay otras formas insidiosas de machismo que han sobrevenido ¡y disfrazadas de feminismo! Me refiero a la búsqueda de «igualdad» con los hombres respecto de nuestros peores aspectos culturales: el corriente uso del garabato; la decadencia en el vestir (cuya máxima expresión es ¡el uso de jeans rotos y harapientos!); las tendencias al alcoholismo y la drogadicción; y la promiscuidad sexual. Además, esta insidiosa «igualdad» se ha ido expresando también en la introducción de la mujer en actividades «deportivas» tradicionalmente masculinas como el boxeo, el «kickboxing» y la lucha libre. Y creo que uno de los subproductos de todas estas tendencias es la profusión de una mucho mayor violencia en el pololeo, lo que en definitiva se expresa en un gran aumento de mujeres jóvenes agredidas física y sicológicamente.

  4. Margarita Labarca Goddard says:

    Felipe, es verdad, yo no había pensado en esos aspectos: lenguaje grosero, deportes que eran masculinos. Lo que más me choca son las groserías que se emplean en el lenguaje, tanto hablado como escrito. Pro eso también me choca en los hombres, porque es algo muy inusitado.
    Pero te pongo algo que es muy raro y digno de estudio: en Estados Unidos esas matanzas locas que se producen sin motivo aparente, generalmente en un colegio, porque llega un tipo con una metralleta y mata a medio mundo. Lo extraordinario es esto, que nadie lo ha destacado, que yo sepa: esas matanzas SIEMPRE LAS HACEN HOMBRES. O jóvenes, es decir gente del sexo masculino. Porque si fueran una muestra de locura, de personas completamente desequilibradas, también habría mujeres entre los asesinos. Pero no, ni una sola en un fenómeno que se produce a cada rato en EE.UU.

  5. Oh, Clarin, diario del pueblo, diario de la voz del pueblo,( bueno asi dicen las malas lenguas) y de la libre expresión de los que quieren opinar sin ataduras, pero… Oh Clarin, dos de mis opiniones las pusieron en el purgatorio de ustedes y quizás me las dejaron ahí, en el olvido, y ahora veo que ellas, mis opiniones, fueron lanzadas a la inmensidad de la no existencia, ¿por qué, por qué, oh Clarin? ¿cuál fué el pecado que cometí en contra de los editores? ¿Está prohibido comentar en contra de gente importante que se dice de izquierda?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software