Opinión política Política

Qué difícil ser de izquierdas y actuar por principios éticos

Los interrogantes para juzgar la conducta de gobiernos y dirigentes que se proclaman de izquierdas y progresistas son variopintos. Inquirir si debemos aplicar categorías ético-morales se ha convertido en un campo de batalla. Hay quienes rechazan dicha opción bajo el argumento de tirar piedras sobre tu tejado y apoyar procesos desestabilizadores. Ernesto Che Guevara, en La guerra de guerrillas, subrayó la necesidad de ejercer una crítica radical, rechazando comportamientos corruptos. La verdad revolucionaria, matizó, no puede dejar pasar actitudes displicentes, hay que denunciarlas y combatirlas. Buscó dar ejemplo y guardó siempre un saber estar ético y moral. Así definía el rol del guerrillero: “Debe tener una conducta moral que lo acredite como verdadero sacerdote de la reforma que pretende. A la austeridad obligada por las difíciles condiciones de la guerra debe sumar la austeridad nacida de un rígido autocontrol que impida todo exceso…”

Es cierto, su lenguaje es propio de los años 60 y se refiere a la guerra revolucionaria. Pero en su ensayo El hombre y el socialismo en Cuba habló de virtudes, estímulos, moral revolucionaria y, lo más importante, la educación socialista para forjar el hombre nuevo. Si ese era el objetivo de la revolución, era obligado abrir la puerta a la crítica, abandonando todo dogmatismo ideológico. De persistir en ellos, concluye: “Se corre el riesgo de llegar a un callejón sin salida, trasformar el socialismo en una quimera donde es difícil percibir el momento en el cual se equivocó la ruta […] de allí la importancia –de la moral, dirá– para el desarrollo de una conciencia en que los valores adquieran categorías nuevas”.

Los principios éticos han formado parte de la historia de política de la izquierda. Pero en la actualidad, un sector de la misma se ha propuesto abandonar dicho acervo en favor de una propuesta pragmática. Se trata de mirar a otro lado cuando hay que condenar actos de corrupción perpetrados por gobiernos adjetivados progresistas y de izquierdas. Así, se elimina del tablero la crítica al nepotismo, el enriquecimiento ilícito, la discriminación racial y las formas autocráticas de ejercer el poder. El resultado es nefasto, se deja a la derecha todo el campo de la crítica, con lo cual se apropia de valores éticos y morales que no le pertenecen, pero que acaban abanderando por la irresponsabilidad de la izquierda. Ello, si desacredita, genera desazón y rupturas.

Para evitar equívocos, no se juzga la vida privada de los militantes, líderes y dirigentes de la izquierda. No es un juicio a sus gustos, su físico o condición sexual, resulta irrelevante para el proyecto democrático y la lucha anticapitalista. Hablamos de ejemplaridad y compromiso en el accionar de la vida pública. En otros términos, el rechazo a la explotación capitalista y la defensa de los valores éticos no son contradictorios con ejercer la crítica descarnada y honesta. La defensa y lucha por la dignidad, la justicia redistributiva y reparadora, la democracia, la salud, la educación, la vivienda, el trabajo, la igualdad de género o el derecho a una jubilación digna exigen integridad moral. Mandar obedeciendo es incompatible con la mentira, el abuso, la persecución y el dogmatismo. No todo vale.

Sin embargo, para una parte de la izquierda, los principios éticos han sido borrados de la ecuación. A cambio, emerge un pensamiento pragmático. Los nuestros no deben estar sometidos a la crítica. No importa el tamaño de los delitos, las incongruencias o la falta de ética. Es mejor callar. No hay derecho a pedir responsabilidades. Recuerden las consecuencias. El movimiento comunista internacional guardó silencio cómplice con los crímenes del estalinismo, la invasión a Hungría o Checoslovaquia. La deuda contraída ha hipotecado la izquierda en su conjunto hasta hoy. La derecha no pierde la oportunidad para recordarlo. Arremete sin compasión. Los adjetivos de asesinos, criminales, terroristas, se homologan con la militancia socialista, comunista, anarquista y el pensamiento marxista. Si abandonamos los valores éticos, ¿Qué nos queda? ¿Cuál es la diferencia entre ser de izquierdas y de derechas? Sin principios no hay posibilidad de ganar. Guardar silencio, encubrir o justificar gobiernos corruptos, autócratas, si es uno de los nuestros, nos debilita ética y moralmente. Es el triunfo espurio de la derecha sobre la izquierda.

Advertisement

La justificación ideológica es pobre y fue denunciada como parte de la alienación cultural del capitalismo. Marx y Engels en La ideología alemana advirtieron la diferencia entre ideología y realidad. El ser consciente no parte de lo que los hombres dicen, se representan o se imaginan, ni tampoco del hombre predicado, pensado, representado o imaginado, para llegar, arrancando de aquí, al hombre de carne y hueso; se parte del hombre que realmente actúa y, arrancando de su proceso de vida real, se expone también el desarrollo de los reflejos ideológicos y de los ecos de este proceso de vida. Cuando se abandonan los principios éticos, la justificación ideológica desarma a la izquierda. En definitiva, no todo lo que lucha contra una dictadura y el imperialismo puede adjetivarse de izquierdas, socialista, democrático y anticapitalista. Los ejemplos sobran.

Por Marcos Roitman Rosenmann

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Doctor en Ciencias Políticas y sociología por la Universidad Complutense de Madrid, es profesor titular de sociología en la misma Universidad, profesor e investigador invitado en la Universidad Nacional Autónoma de México y en diferentes universidades de América Latina. Columnista del periódico La Jornada de México y Clarín digital de Chile. Entre sus obras destacan Las razones de la democracia en América latina (2005), El pensamiento sistémico. Los orígenes del socialconformismo (2003), Pensar América Latina: el desarrollo de la sociología latinoamericana (2008), Democracia sin demócratas y otras invenciones (2008), Indignados: el rescate de la política (Akal, 2011) y coautor con Pablo González Casanova, La democracia en América latina: actualidad y perspectivas (1995), Democracia y Estado Multiétnico en América latina (1996).

Related Posts

  1. El mejor estadista en los últimos veinte años, es Pepe Mojica, llego con sus bolsillos planchados y se fue con sus bolsillos muy planchados.
    Merece el respeto de todos.
    Fidel Castro se dijo que “tenia planeado radicarse en España donde tenia una gran propiedad agrícola”, una mentira de pé a pá, creada por los de siempre.
    Salvador Allende, cuando fue elegido Senador, fue acusado de “tener mil bares”, en verdad abrió en Santiago un MILK BAR, para que el pueblo pudiese paladear los diferentes tipos de bebidas hechas con leche. Esto de los “mil bares” lo persiguió por años.
    Pienso que Marcos Roitman ha tomado un desvio en su forma de pensar y lo esta haciendo en forma divisidora.

    • Total mente de acuerdo,el Dr con cartones academicos no da soluciones al contrario crea confucion y divide a la izquierda con su pedadogia primaria. Su dialectica no le serviria ni en su pais.Franco el dictador1939 to 1975 su legado aun persiste .Alguien lo puede comparar con PEPE MUJICA?Hay algo mas detras de Marcos Roitman ?Su dialectica a quien esta dirigida? A academicos o el vulgo que es mayoria y no la entendera.

  2. Gino Vallega says:

    Los humanos somos difíciles de interpretar y cometemos errores a menudo : Mujica nombró a Almagro en la OEA.Pudo sacarlo en algún momento?
    Hay corruptos y demonios en la IZ y la DERE.Quien te está informando del actuar de estos personajes?Ej.El Clarín ó El Mercurio?A quien quieres creerle?
    Es importante reconocer los errores y enmendarlos si ha lugar, con honestidad.Mujica descartó a Almagro como amigo.Los enemigos de Fidel siguen hablando de sus mujeres y fortunas , pero ya nadie les cree.La fortuna de Maduro , las persecuciones en Nicaragua , las muertes en Brasil……si hasta los multimillonarios deshonestos llegan a estar solos como Piñera….ver para creer y si no puedes comprobarlo , guarda silencio y protege tu honestidad , si la tienes.El discurso filosófico semi acusador del Sr. Roitmann nos toca a los que creemos ser de IZ y deja campantes a los otros, que podrían ser igual de inmorales pero que……. tienen derecho a serlo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software