Política Portada

El quórum de 2/3 y el plan B del partido del orden

La aprobación el jueves pasado por la comisión de de normas transitorias de la Convención Constitucional (CC)  de un quórum de 2/3 para eventuales reformas a la futura carta magna hasta el año 2026, ha desatado virulentas críticas no solo desde la derecha sino de los partidos que conformaron la exconcertación.

“Las normas de Reforma a la Constitución establecidas en esta Constitución entrarán en vigencia el 11 de marzo de 2026. Durante la presente legislatura, los proyectos de reforma constitucional serán aprobados con el voto favorable de las dos terceras partes de los diputados y diputadas y senadores en ejercicio“, indica la propuesta aprobada.

El convencional Fernando Atria, que votó a favor de esta propuesta, posteriormente defendió su decisión en Twitter diciendo “no es una trampa, es un modo de proteger la Constitución de instituciones que no tienen razones para tener lealtad con ella, a la espera de instituciones que, por ser creadas por la NC, si es razonable esperar que tengan”.

De igual forma, el abogado en una entrevista con Radio Universidad de Chile explicó que la norma no dependía del reglamento y que, en sus palabras “da lo mismo lo que el reglamento diga de los 2/3, es una norma que está en la Constitución. Me parece que es más adecuado por razones de transparencia y de contar las cosas como son, que el reglamento disponga lo mismo que dispone la Constitución.

Ante esta la propuesta,  el abogado constitucionalista y académico de la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales (UDP), Javier Couso, indicó en una entrevista a El Mostrador  que “es distinto que se haya dejado un amarre por la única dictadura objetivamente criminal de nuestra historia, que haya dejado 2/3, a que lo instale una Convención elegida democráticamente”.

Advertisement

“Yo entiendo que a alguien partidario de la dictadura le resulte irrelevante la distinción, pero para un demócrata debería ser relevante”, manifestó el abogado.

Lo que no se entiende es que miembros de partidos de la exConcertación  tampoco hagan la diferencia. La única explicación que salta de manera palmaria es que este Senado y Cámara profundamente escorado hacia la derecha y los partidos de la exconcertación tendría el apoyo para desmantelar artículos de la nueva constitución.

El presidente del Senado y miembro del Partido Socialista, Álvaro Elizalde, criticó esta propuesta comentando que “Respecto a la indicación para rigidizar la reforma constitucional a mí me parece que no es una buena señal. No contribuye a lo que todos queremos, una Constitución nacida en democracia que cuente con alto respaldo. Genera un incentivo al Rechazo”.

A estas críticas se agrega también el representante del DC en la convención, Fuad Chahin, quien criticaba la decisión, postulando que podría provocar dudas en las personas sobre la Constitución y principalmente la idea del aprobar para reformar. “Ese camino queda bloqueado, porque el actual congreso no podrá reformar el texto” comento posteriormente.

Ante estas declaraciones, Javier Couso replica: “Lamentablemente hemos visto muchos demócratas decir ‘esto es lo mismo que hizo Jaime Guzmán’. No, Jaime Guzmán hizo algo muy distinto. Gracias al apoyo de la dictadura criminal pudo imponer fraudulentamente una Constitución”.

Advertisement

“No estoy justificando los 2/3, estoy nada más diciendo que parece relevante, cuando uno lo discute, tener las cosas analíticamente claras”, complementó. “Para Chile, un quórum de 4/7 a 3/5, en ese vecindario, parece razonable para las normas más importantes de la Constitución. Y para las menos, un quórum como el que teníamos en las Constitución del 25, esto es, mayoría absoluta de diputados y senadores en ejercicio, parece algo atendible”, dice Couso.

 

Más críticas del PS

La exconcertación no se cansa de hacer estas críticas. En una larga entrevista a Radio Bío Bío,  Andrés Santander, presidente temporal  del Partido Socialista, complementa este sábado las declaraciones de Elizalde: “Creo que eso es un error porque estar durante tantos años que la Constitución de la dictadura tenía un amarre de 2/3 que impedía que se expresara la democracia en Chile, y hoy día intentar poner ese mismo quórum para el periodo que viene, teniendo un parlamento democráticamente electo, a mi me parece que es un error. Nosotros no estamos de acuerdo con esa postura y esperamos que no se apruebe en el pleno.

 

Y en cuanto a las posibles modificaciones a esta nueva Constitución a través de decretos con fuerza de ley adecuatorios, responde:  “El presidente del Senado dijo una frase bien clara, los gobiernos autoritarios gobiernan por decreto. Nosotros como socialistas creemos profundamente en la democracia. Distinto es que algún organismo haga alguna precisión exacta a que se refiere con esto, porque si alguien dice que hay alguna materia específica, concreta, que pudiese tratarse de esta forma para dar continuidad a una institución, a los funcionarios de un determinado ministerio, que cambia o a una institución que se transforma, por ejemplo, el Senado. ¿Qué va a pasar con los funcionarios y con todo el aparataje que está en torno a eso? ¿Cómo se hace la transición? Si hay cosas muy específicas uno lo podría discutir pero como política gobernar por decreto para nosotros es un retroceso democrático.

Advertisement

 

 

 

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Serafín Rodríguez says:

    Y cuál es el Plan B del partido del orden? Es que me lo salté al leer, no lo entendí cuando lo leí o al artículo le faltaon los párrafos que lo explican? A lo mejor es como el Plan Z!

  2. Felipe+Portales says:

    Es increíble la falta total de seriedad del conjunto de nuestro liderazgo político. Es una chacota que con toda desfachatez se “intercambien” las opiniones respecto del antidemocrático quórum de los dos tercios. Pero sin duda lo más vergonzoso es que el FA y el Colectivo Socialista hace pocos meses atrás RATIFICARON (¡y gratuitamente porque no tenían facultades para hacerlo!) el antidemocrático quórum para la aprobación de una nueva Constitución. Y ahora -¡en un virtual suicidio de su propia obra!- están por aprobar algo absurdo y sin precedentes en la historia constitucional del mundo. Que Congresos elegidos con anterioridad en virtud de la anterior Constitución, vayan a regir un proceso clave para la vigencia efectiva de la nueva: su aplicación concreta en la legislación futura…

  3. Germán F. Westphal says:

    En todo este debate, hay algunos puntos que no se están tomando en cuenta:

    — La Constitución actual establece el quorum de 2/3 para que se puedan reformar algunos de sus capítulos y 3/5 para los demás. Es decir, los mencionados quorums son para reformar la Constitución vigente y ninguna otra, pasada, futura o imaginada.

    En cuanto a la eventual nueva Constitución, cabe destacar los siguiente:

    — “El Congreso de Diputadas y Diputados y la Cámara de las Regiones tomarán sus decisiones por la mayoría de sus miembros presentes, salvo que esta Constitución disponga un quorum diferente.” Nº 21, Art. 17 del borrado de proyecto de nueva Constitución.

    — “Los proyectos de reforma a la Constitución podrán ser iniciados por mensaje presidencial, moción de diputadas y diputados o representantes regionales, o por iniciativa popular.” Nº 447, Art. 76 del borrador de proyecto de nueva Constitución.

    — “Si el proyecto de reforma constitucional es aprobado por dos tercios de las y los integrantes del Congreso de Diputadas y Diputados y de la Cámara de las Regiones, no será sometido a referéndum ratificatorio.” Nº 448, Art. 78 del borrado de proyecto de nueva Constitución.

    Estas tres últimas disposiciones se aplicarían una vez que el “Congreso de Diputadas y Diputados y la Cámara de Regiones” entren en funciones a partir del año 2026.

    Lo que resulta claro de todo lo anterior es que tanto la Constitución actualmente vigente como la eventual nueva Constitución incluyen reglas propias en cuanto a cómo pueden ser reformadas por los órganos legislativos que en ellas se estipulan.

    En estas circunstancias, la cuestión que surge es si el Congreso actual tiene la potestad para reformar la eventual nueva Constitución y, de ser así, qué quorums requeriría. Nada de esto está claro.

    Sin embargo, hasta ahora, tanto quienes en la CC propician el quorum de 2/3 para que Congreso actual pueda reformar la eventual nueva Constitución como quienes se oponen a dicho quorum dan tácitamente por entendido que el Congreso actual puede reformarla, presuntamente porque es depositario de la soberanía popular como algunos afirman. Con todo, si éste es realmente el caso, la cuestión que persiste es bajo qué reglas. Si es en virtud de las reglas que decida darse, bien podría escribir la nueva Constitución que le venga en gana! Y sanseacabó!

    P.S. La CC haría bien en corregir disparates como “las y los integrantes” pues incluye una inherente contradicción conceptual tal como demuestran ejemplos como “*todas las y los integrantes”, “*las y los sabios integrantes”, “*la y el integrante(s)”, etc. Si no fuera por la mencionada contradicción conceptual, estos ejemplos deberían ser posibles pero no lo son y demuestran que la frase en cuestión y otras similares que se incluyen en la propuesta de nueva Constitución no son más que una soberana tontería.

    • Germán F. Westphal says:

      Para cerrar lo argumentado, aquí va algo que se me quedó en el tintero como decían los antiguos:

      Si el pleno de la CC aprueba que el Congreso actual pueda reformar la propuesta de nueva Constitución con un quorum de 2/3 de sus miembros, le estaría dando la potestad para que lo haga!

  4. Felipe+Portales says:

    Estimado Germán: Estás equivocado respecto a que las normas de reforma constitucional estipuladas en el Borrador sólo comenzarían a regir desde 2026. Por algo surgió la preocupación para que eventualmente las normas transitorias cambien la modalidad establecida de reformas para el período 2022-2026. Lo que pasa es que el propio borrador hace una excepción respecto a que los quórums estipulados en principio para las reformas constitucionales (mayoritarios, igual que una ley) hacen una expresa excepción en el Artículo 78 (inciso 448 del Borrador) cuando señala explícitamente que una reforma sobre materias fundamentales (como la constitución y atribuciones de las dos cámaras) puede ser aprobada por el quórum de dos tercios sin necesidad de plebiscito. Entonces, la propuesta oportunista de Atria y cía de “introducir” los dos tercios entre 2022 y 2026 ¡está incluso completamente demás!, al menos respecto de los apartados más trascendentes de la nueva Constitución.

    • Germán F. Westphal says:

      En niguna parte del borrador leo que la actual Cámara de Diputadas y Diputados y el actual Senado ejercerán las competencias del Congreso de Diputadas y Diputados y de la Cámara de las Regiones en cuanto se promulge la nueva Constitución. Hasta donde entiendo, según los principis generales de Derecho Público esto debería estar explicitado. En todo caso, ya veremos lo que pasa!

      • Serafín Rodríguez says:

        Tal vez esto es algo que van a meter en los artículos transitorios porque como Ud. muy bien dice, don Germán, ninguna autoridad o institución del Estado puede asumir funciones que no le hayan sido expresamente facultadas. Si no lo meten y después el Congreso actual quiere cambiar la nueva Constitución se les armaría la pata de pollo. Todo está bien en el aire y no me gusta para nada. Los patipelaos no estamos para andar interpretando propuestas de una nueva Constitución si tenemos que aprobarla o rechazarla. Todo tiene que estar bien clarito de modo que lo podamos leer y decidir.

  5. El quorum de 2/3 para una reforma constitucional, no es un invento chileno, existe en numerosos países, por ejemplo aquí en Alemania, mi país de residencia. Cualquier reforma a la Constitución, requieren 2/3 de los votos de los parlamentarios nominales (es decir de no sólo los que están presentes) de ambas cámaras. Y de acuerdo a mi modesta opinión, tiene razón de ser. La Constitución, debe ser algo relativamente “fijo” y para todos los habitantes del país y no debe ni puede estar cambiándose a cada rato de acuerdo a mayorías circunstanciales. La Constitucon aquí en Alemania, consta tan sólo de 149 Artículos y desde su publición en 1949 ha sufrido muy pocos cambios y hasta ahora ha funcionado bastante bien.

    • Germán F. Westphal says:

      Son culturas políticas distintas. En el caso de Alemania predomina el interés común a pesar de las diferencias políticas partidistas que por cierto las hay. Lo mismo ocurre en los países escandinavos que con la excepción de Finlandia, incluso son monarquías: Dinamarca, Noruega y Suecia. En el caso de Alemania, en el fondo da lo mismo que el quorum para reformar la Constitución sea 2/3 o mayoría simple pues, la Constitución escrita y la suma de los factores reales y efectivos de poder que rigen en el país —para usar las ideas del jurista socialista alemán Fernando Lasalle—, son coincidentes en el sentido de que la primera es un reflejo de la segunda. En otros términos, la estabilidad de las constituciones escritas —”hojas de papel” como las llama Lasalle—, no depende de quorums arbitrarios sino que de la estabilidad de los factores reales de poder que menciona y que en lo social sólo se puede lograr con justicia en empleo, remuneraciones, salud, educación, jubilaciones.

      • Germán F. Westphal says:

        El el caso de Chile, el cerrojo de 2/3 para los capítulos centrales de a Constitución de Pinochet se ha mantenido porque las relaciones de poder político, social y económico que lo sostienen no habían cambiado. Sin embargo, el estallido social hizo evidente un fuerte cambio político-social que eventualmente culminó en la CC y el proyecto de nueva Constitución que será sometido a plebiscito el 4 de septiembre próximo. Sin embargo, como dicho proyecto no refleja la suma de los factores reales y efectivos de poder que existen en el país sino que principalmente los de naturaleza política-social, tenemos la campaña del rechazo y la del aprobar para reformar.

  6. Patricio Serendero says:

    Como quiera que sea en esta larga lista de aclaraciones legales, lo concreto es que los miembros de la vieja Concertación en la Cámara de Diputados y el Senado, pero particularmente los miembros del así llamado Partido Socialista son unos reverendos sinverguenzas. Todos ellos. Incluído el sinverguenza principal Elizalde. Es necesario decirlo así fuerte y claro para que todo Chile lo oiga. Estos sinverguenzas son los mismos que amarraron la realización de la CC a votaciones por 2/3 con los argumentos más alambicados. Ahora, que la CC les devuelve la mano y plantea los mismos 2/3 para poder modificar lo que el conjunto del Pueblo va a aprobar en Septiembre, ya no les gusta tanto, y lloran porque se falta a la democracia. El Pueblo debería echar a patadas a todos esos bandidos que viven de la teta del Estado. Barrer con ellos. Y así como van las cosas, al parecer tendrá que ser literalmente.

    • Germán F. Westphal says:

      El problema es que electoralmente, estos sinvergüenzas constituyen un 44% de la ciudadanía en la extrema derecha que fue derrotada con su candidato Kast en el último balotaje, pero que no por ello deja de ser significativa. Además, no es improbable que se le sume la centro-derecha y parte de la tal llamada “centro izquierda” que no votó por Boric sino que contra el extremista Kast en el balotaje. Por tanto, el movimiento a favor del rechazo y “el apruebo para reformar” es consistente con esto y del todo esperable. En estas circunstancias, es perfectamente predecible que si el 4 de septiembre se aprueba la nueva Constitución, ésta va a terminar siendo negociada a nivel del Congreso en cuanto a las leyes que la implementen y la reforma de algunos de sus capítulos, probablemente con el Honorable Senador de la República Álvaro Antonio Elizalde a la cabeza.

  7. Felipe+Portales says:

    La democracia es la regla de la mayoría. Estipular un quórum de dos tercios para aprobar una Constitución (no creo que se haya hecho en Alemania en 1949) significa que las minorías pueden imponer sus puntos de vista. Y establecerlo para el futuro para su modificación significa que las minorías podrán bloquear cualquier cambio en el futuro sea en Chile, Alemania, España o cualquier otro país del mundo.

  8. René Dintrans says:

    No veo oportunismo en el líder indiscutible del trabajo de la CC Fernando Átria cuando defendió los 2/3 en su momento, al comenzar el trabajo de la Convención. Muchos vimos oportunismo o debilidad en su empeño, reconozco que me convenció porque no es lo mismo esa dicultad para cambiar la Constitución emanada de un dictador que le fue impuesto un texto que finalmente firmó, porque la dictadura era una dictadura cívico militar, en donde eran esos civiles integrantes los que pensaban y decidían. así fue que cuando la Constitución del 80 estaba por empezar a regir en forma práctica, conocido el resultado del plebiscito del sí y el no y antes de la elección de Aylwin si mal no recuerdo, el propio Guzmán sedujo a Pinochet que cambiara el quórum de 3/5 a 2/3, subiendo la vara, y que le propusiera a los líderes de la Concertación la realización de un plebiscito con una cincuentena de enmiendas dentro de las cuales, existía al final de la lectura, colada la principalísima para sus fines, eternizar el orden fijado por la dictadura, cívico militar, que conscientemente, aceptaron entusiastas los líderes visibles de la Concertación llamando incomprensiblemente a “perfeccionar” la Constitución que habían impuesto, cosa que no quedara ningún espacio para modificarla, temían que muy pronto podrían alcanzar el 60% para echar al tacho el esfuerzo que habían desplegado. En Jaime Guzmán no vi oportunismo, vi consecuencia y lucidez. Demás está decir que esa enmienda fué aprobada por el pueblo, que fue presa fácil en su borrachera anímica después de haber ganado la opción NO, y votaron como corderitos por la opción Si, dándole el gusto a la derecha, regalándole el veto a la Derecha hasta nuestros días como ha dicho desde siempre el profesor Carlos Portales con tanta claridad. Es por eso que con la humildad de un simple observador que trata de mirar con objetividad crítica el acontecer político, le pido una aclaración si se trata de un oportunismo restringido el que ve en Átria, o es una conducta a través de toda la marcha de este inprevisible camino institucional, que ciertamente fue impuesto por el Presidente y el Congreso que regía en ese momento en que se consumó la let 21.200 producto del llamado Acuerdo, pero que es también al final de cuentas, sindudas para mí parecer, un texto emanado de un grupo seguramente inmejorable de representividad de la sociedad de ese momento del pasado muy reciente.

  9. Patricio Serendero says:

    El Gobierno de Boric nos dice ahora que está en contra de la norma de los 2/3. Otra voltereta más del señor Presidente. No fué el mismo quien firmó el plan de salvataje del gobierno de Piñera estableciendo la realización de una “Convención Constitucional” con regla de los 2/3? Las ideas de Boric sobre todo parecen cambiar con el viento. Claro que la democracia es el gobierno de la mayoría. Sí, pero cuando le conviene a la Derecha. Porqué debería la izquierda respetar dicha regla si su enemigo ideológico la niega cada vez que puede en la Historia? No respetó la izquierda la democracia hasta 1973? Y qué nos pasó ? No está toda la derecha en campaña anti-democrática para defenestrar la nueva Constitución? No están llamando a otro Golpe de Estado o no se ve? Disculpenme pero aquí está faltando un buen poco de violencia revolucionaria. Caso contrario, nos volverán a matar y torturar. Y nosotros claro, respetando olímpicamente la democracia. Por favor!

  10. Felipe+Portales says:

    El acuerdo del 15 de noviembre de 2019 fue un maquiavélico intento de las dos derechas -que consolidaron el “modelo chileno” en los 30 años- para neutralizar el efecto de la revuelta social de octubre de ese año. Ellos tenían lejos los dos tercios para aprobarlo en el Congreso y cooptaron a Boric para que éste oportunistamente se mostrara falazmente como un promotor fundamental del acuerdo y con su carisma lograra apaciguar a muchas de las bases que quedaron desconcertadas con con su protagonismo mediático. Protagonismo que logró que “El Mercurio” y la derecha le perdonasen su entusiasta postura de una polera con el rostro acribillado de Jaime Guzmán polera y su extravagante viaje a Paris con la diputada Orsini para entrevistarse con uno de los asesinos de Guzmán.
    Y pese a sus muy malos resultados en las elecciones de convencionales de mayo del año pasado, las dos derechas conjuntamente lograron más del tercio que -dado el antidemocrático quórum de dos tercios impuesto el 15 de noviembre- les ha permitido impedir muchos de los textos que más del 60% de los sectores progresistas de la Convención quisieron aprobar. Además, les ha permitido desfigurar bastante la idea del bicameralismo asimétrico. Y lo que sería ya desastroso, convenir en principio con ellos ¡que los integrantes del Senado actual (¡casi la mitad electos en 2017, dos años antes de la revuelta!) se quedarían cuatro años más en sus cargos!, con lo que aquellas quedarían con los dos tercios que ya el Artículo 78 (448) del Borrador propuesto ha estipulado como requisito para transformar la Constitución y bloquear las leyes que quieran…

    • Serafín Rodríguez says:

      Oiga, profe! Ud que sabe tanto, no es que los macucos de las dos derechas podrían usar las leyes de implementación de la nueva Constitución para torcerle la nariz aunque sea un poquito y desfigurarla? Y eso que llaman leyes de interpretación constitucional no lo podrían usar también? Estos gallos no dan puntada sin hilo!

  11. Margarita Labarca Goddard says:

    La totalidad de los votos son tres tercios. Si la derecha logra un tercio más uno, la izquierda tendrá dos tercios menos uno. Y a pesar de ser una clara mayoría, perdería todas las votaciones. Basta tener un tercio mas uno, y se es dueño de la Constitución de Chile, o sea la de PInochet, porque con ese tercio más uno, impiden cualquier cambio democrático. Por ejemplo alguien propone “Vamos a quitar lo del Estados subsidiario”. Y un tercio más uno dice que no y ahí se acaba la discusión.
    No sé cómo se puede argumentar que estos quórum son aceptables,
    Es que no estamos tratando de cambiar la Constitución alemana, o la de Suecia, o Noruega, para elaborar una más democrática o quizás menos democrática, a gusto de los constituyentes. Estamos tratando de cambiar una Constitución elaborada por la dictadura, aprobada por cuatro criminales que no fueron elegidos por nadie y que se dedicaron a violar todos los derechos humanos habidos y por haber.
    Los dos tercios establecidos para aprobar cualquier cambio, no lo tienen quienes quieren aprobarlos. Pero tienen un tercio quienes se oponen a cualquier cambio que afecte sus intereses y que son una minoría comandada por varios millonarios que han lucrado con la pandemia y con cualquier desgracia que afecte a nuestro país. Con los terremotos ganan, con los incendios forestales ganan, ganan con las enfermedades, con todo. Eso lo puede usted comprobar en internet.

  12. René Dintrans says:

    Señor Portales , nadie creo que pensaba que la Derecha 1, digamos, iba a alcanzar menos de 52 convencionales de los 155, excepto algunos personajes de la Derecha, tuvo que resucitar Longueira para convencer a muchos de su sector para que votaran apruebo. Así las cosas no pudo con un poco más del 20% que obtuvo el rechazo suponiendo que nadie de la izquierda voto también rechazo. El camino institucional ya había sido trazado producto de un espúrio acuerdo como usted bien señala, pero suponiéndo-desde el hígado- que el presidente Boric en ese entonces diputado habría concurrido de manera oportunista a su aprobación, usando el término en su sentido peyorativo; un político que sabe aprovechar una oportunidad, creo, habla bien de él siempre y cuando esa oportunidad sirva a un interés superior y no a un a ventaja personal.

    Considérese que Boric fue puesto en ese trance, y hasta el momento no se ha demostrado hasta que no conozcamos los resultados, si fue un retroceso o un avance para la democracia, la política también tiene de realidad, y de suerte, creo. Es un hecho que el primer resultado de ese espúrio “Acuerdo por la paz” desmoralizó a la derecha, e iniciaron desde el mismo día de conocido el resultado, una profusa campaña de desprestigio de la Convención, y ahora mismo del borrador aprobado, y lo hará antes que se termine de redactar el texto definitivo. Y es en este momento el caso que las 2 derechas, buscan un atajo para burlarla, y escribirla ellos a su antojo, considerando que el nuevo parlamento no sólo controla el veto, si no que controla probablemente los 2/3, no es casualidad que estén en conversaciones con los socialistas para bajar el quórum que nunca quisieron bajarlo.
    ¿ Que podrían hacer reforma a la Constitución antes del plebiscito? de acuerdo, es difícil, pero provocaría un efecto contrario para sus fines, lo que proponen es también impresentable pero lo hacen con el visible propósito de mermar votos para el apruebo montando ese escenario virtual, y para ablandar el actual veto que tienen los más avanzados en la Convención. A ellos sólo les sirve el rechazo, eso sí que lo tengo claro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software