Crisis sistémica

En medio de tensiones comerciales y climáticas comienza la cumbre del G-7 en Francia

La cumbre del G-7 comienza hoy en Biarritz, ciudad del suroeste francés, en medio de un fuerte despliegue de seguridad y con protestas de movimientos sociales que denuncian la responsabilidad de sus miembros en los males de la humanidad.

 
 
Los líderes de Alemania, Francia, Canadá, Estados Unidos, Italia, Japón y Reino Unido se reúnen en la urbe balneario con un formato calificado por los anfitriones de renovado, y temas en la agenda como la seguridad, el combate al terrorismo, el cambio climático, el desarrollo y la economía.
 
París en su condición de presidente del bloque y de organizador de su cumbre 45 propone además un enfoque inusual para estos encuentros: la lucha contra las desigualdades y el no menos raro objetivo de construir ‘un capitalismo más justo’.

Las últimas horas trajeron acontecimientos bruscos que pudieran complicar las cosas para Francia y Emmanuel Macron.

El escenario se calentó con la guerra comercial desatada por Donald Trump contra China, los choques con Londres por el brexit y la amenaza del jefe del Elíseo de vetar el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur, tras los incendios en la Amazonía y los roces con Jair Bolsonaro.

Más de 13 mil policías y gendarmes tienen a su cargo la seguridad en Biarritz, en una movilización cuestionada por turistas y comerciantes, y descrita por no pocos con la palabra ‘bunkerización’ para ilustrar la fuerte presencia de uniformados y los controles aplicados.

La reunión del G-7 cuenta como invitados con Australia, Burkina Faso, Chile, Egipto, España, India, Ruanda, Senegal y Sudáfrica, además de con organizaciones de Europa, África y Naciones Unidas, delegaciones en su mayoría representadas al más alto nivel.

La cumbre del G-7 es rechazada por pacifistas, ecologistas, defensores de los migrantes y enemigos del capitalismo, que atribuyen a integrantes del bloque la creación y el agravamiento de los principales problemas de la humanidad.

Bajo ese principio, decenas de organizaciones comenzaron el miércoles en las cercanías de Biarritz la llamada contra-cumbre, con conferencias y talleres sobre el impacto del capitalismo y las multinacionales y el fortalecimiento de los movimientos alternativos, entre otras cuestiones.

Para hoy los activistas convocaron a una gran manifestación, en la cual expresarán su repudio a que unos pocos países pretendan regir los destinos de la comunidad internacional.

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad
Danzai Software