Crónicas de un país anormal Mundo

El enfrentamiento entre Grecia y Turquía

El Mediterráneo oriental y el Mar Egeo se han transformado en un punto estratégico en el conflicto de las potencias que se disputan la hegemonía mundial.

La disputa entre Grecia y Turquía es de larga data: entre 1919 y 1922 Turquía ganó la guerra contra los asentamientos griegos en el Asia Menor; el héroe de este enfrentamiento, Mustafá Kamal Ataturc, que ya había triunfado en algunas batallas durante la Primera Guerra Mundial, se transformó en “padre” de los turcos, una vez destruido el imperio otomano.

Para Grecia, la derrota en la guerra de 1919-1922 significó la urgencia de acoger a los refugiados griegos, asentados en Asia Menor.

Ataturc fundó la república turca abandonando los resabios de imperio otomano, adoptando la occidentalización del país, incluido el alfabeto, libertades femeninas, entre ellas la utilización de vestimentas europeas, y el voto de las mujeres. El ejército actual profesa una gran admiración y respeto al padre fundador de Turquía: una muestra de la adoración a Mustafá Kamal se vive diariamente al hacer sonar la campana a la hora en que murió su libertador.

Advertisement

La posición estratégica de Turquía, entre Europa y Asia, ha hecho fundamental a través del tiempo la participación de Turquía en la OTAN. Aún está pendiente la aceptación de este país en la Unión Europea, candidatura que, actualmente, es rechazada por la mayoría de los países integrantes de la Unión.

Su Presidente actual,Recep Tayyid Erdogan, pretende renovar las glorias del antiguo imperio otomano llevando a efecto una política expansionista en el norte de Siria, en Libia, (en el Magreb) y, además, atrayendo a las naciones neo-turcas pertenecientes a la antigua Unión Soviética. El Mandatario turco está empeñado en colocar a su país dentro de las potencias mundiales y tomar el liderazgo del islamismo.

Recep Tayyid Erdogan juega al chantaje frente a la Unión Europea amenazándola con abrir la frontera con Grecia y permitir el ingreso de los refugiados a Europa lo cual, sumado a la recesión actual causada por la pandemia del Covid-19, provocaría una crisis humanitaria de proporciones.

Por otra parte, Turquía ahora intervine militarmente en el norte de Siria con el objetivo de sacar provecho de la inminente división de este país, a causa de la guerra civil en que, hasta ahora, se ha afirmado la hegemonía de Rusia.

Advertisement

La Isla de Chipre, que tiene entre sus habitantes a griegos ortodoxos y turcos islamistas, sufrió la invasión turca en 1974, en una operación llamada Atila, (incluso, el nombre es un reconocimiento a la raíz otomana -mongola ), y los turcos se quedaron con la parte norte de esa Isla, cuyo nombre actual es República Turca del Norte de Chipre, “país” que sólo es reconocido por Turquía, la  capital de Chipre , Nicosia, está dividida en dos partes, atravesadas por un muro.

El petróleo y el gas natural son fundamentales para Europa, y su abastecimiento depende de las potencias con acceso al Mediterráneo, (Rusia, por ejemplo, abastece a Alemania, lo cual ha provocado la ira de Donald Trump, manifestada en la última reunión de la OTAN).

En el último tiempo se han descubierto importantes reservas de petróleo y gas natural en el Mar Egeo y en el Mediterráneo Oriental: el gobierno griego ha declarado su intención de aumentar la soberanía marítima de ese país en el Mar Egeo e islas adyacentes, claro, con la consiguiente indignación de los turcos.

Si bien ambos países pertenecen a la OTAN, cuyo artículo V del Pacto exige que todos los países deben solidarizar con aquel que haya sufrido una agresión externa, (en este caso, Turquía y Grecia pertenecen al NATO), por consiguiente, de darse una confrontación entre dos de sus miembros, esta Institución desaparecería, salvo que uno de miembros en conflicto la abandonara.

Advertisement

A diferencia de Turquía, Grecia además forma parte de la Unión Europea y, en tal condición, ha logrado el apoyo de Francia, y es posible que también adhieran otros países integrantes de la Unión. A su vez, los helenos cuentan con la colaboración de Egipto, potencia fundamental en el Mediterráneo. En la contraparte, Turquía ha arrastrado a su favor al gobierno Libio.

El gobierno de Turquía ha enviado el barco, Oruc Reis, acompañado de una flota de corbeta para protegerlo, a fin de investigar las posibilidades de hallazgo de petróleo y gas natural en el Mediterráneo Oriental y el mar adyacente a las islas del Mar Egeo.

Hasta ahora, la mediación por parte de Alemania no ha arrojado resultados positivos, sin embargo, la sangre no ha llegado al río. Desde el punto de vista militar, el presupuesto turco de Defensa, sumado al contingente aéreo, terrestre y naval es cuatro veces superior al de Grecia.

Turquía está pasando por una crisis económica severa, tanto por la pandemia, como por la devaluación de su moneda, por consiguiente, Erdogan necesita entusiasmar a los ciudadanos con aventuras militares que les recuerden las glorias del imperio otomano.

Advertisement

Rafael Luis Gumucio Rivas (El Viejo)

20/09/2020

 

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Germán Westphal says:

    Las disputas entre turcos y griegos se remontan a los inicios de la segunda mitad del S. XIV. Es de esperar que la UE responda a Turquía en defensa y protección de Grecia, uno de sus estados miembros. La voz cantante la debería llevar Francia, la que junto a Italia ya ha expresado su apoyo a Grecia en operaciones marítimas. En contraparte los turcos también han efectuado algunas operaciones marítimas con participación de EE.UU. Extrañamente, Alemania se ha mantenido en silencio hasta ahora. En el caso de un conflicto bélico, aunque sean unos cuantos cañonazos, el problema es que Grecia, Turquía y los países potencialmente involucrados son todos miembros de la OTAN. Bien complicado todo a nivel diplomático.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *