Medio Ambiente Mundo

ONU y crisis climática: los Estados deben mantener el rumbo de los recortes de carbón

A medida que los Estados introducen paquetes de estímulo económico para responder a la pandemia de COVID-19, David R. Boyd, Relator Especial de las Naciones Unidas sobre derechos humanos y medio ambiente, ha pedido a las autoridades que sean conscientes de la crisis climática y excluyan el apoyo a nuevos proyectos de carbón.

“Ni un dólar de apoyo del gobierno debe destinarse a la nueva infraestructura de carbón térmico, incluidas las minas de carbón y las centrales eléctricas de carbón”, dijo el relator especial de la ONU sobre derechos humanos y medio ambiente, David R. Boyd.

“Estamos en medio de una emergencia climática sin precedentes y una crisis socioeconómica de gran magnitud con impactos sustanciales en los derechos humanos que ocurren hoy e impactos catastróficos inevitables en el futuro a menos que se realicen cambios rápidos, sistémicos y transformadores en nuestros sistemas energéticos. El carbón debe eliminarse lo antes posible“.

El carbón es una de las principales causas de dos de los peores problemas ambientales del mundo: el cambio climático y la contaminación del aire.

Advertisement

La industria del carbón produce aproximadamente un tercio de las emisiones globales de dióxido de carbono y también es un contribuyente masivo a la contaminación del aire, que causa millones de muertes prematuras anualmente, poniendo en peligro los derechos a la vida, la salud y un medio ambiente saludable con impactos desproporcionados de la alteración del clima aire contaminado para pueblos indígenas, minorías étnicas y otras comunidades marginadas

En muchos países, la minería del carbón ha provocado desalojos forzosos, el desplazamiento de comunidades enteras y otras violaciones del derecho a una vivienda adecuada.

“La participación del carbón en el suministro eléctrico mundial finalmente está cayendo, ya que la caída de los costos de la electricidad renovable y las preocupaciones sobre el cambio climático afectan a la industria”, dijo Boyd. “Las energías renovables son ahora más baratas que el carbón en la mayoría de los estados, incluso sin contar el terrible daño a la salud y al medio ambiente infligido por la industria del carbón”.

“Antes de la pandemia, el carbón suministraba más de un tercio de la electricidad global total. La Agencia Internacional de Energía espera que el uso de carbón disminuya un ocho por ciento en 2020, la mayor caída desde la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, el uso del carbón puede recuperarse a menos que se establezcan políticas públicas para reducir la dependencia de la energía sucia”, agregó Boyd.

Advertisement

“Los estados deben cerrar las minas de carbón y las centrales eléctricas de carbón, junto con estrategias de transición justa para los trabajadores y las comunidades afectadas”, siguió el experto de la ONU. “Más de 30 estados se han unido a la alianza Powering Past Coal, comprometiéndose a reemplazar el carbón con electricidad limpia. Todos los Estados deberían considerar unirse a esta alianza. Empresas líderes, incluidas instituciones financieras e incluso empresas con importantes inversiones en carbón, se están deshaciendo de esta industria sucia”

“Para proteger los derechos humanos de los efectos adversos del cambio climático y la contaminación del aire, todos los Estados de ingresos altos deben poner fin al uso del carbón para 2030 a más tardar, los Estados de ingresos medianos para 2040 y los Estados de ingresos bajos para 2050”, dijo Boyd[1].

 

La realidad chilena.

Advertisement

Chile tiene la combinación de electricidad más dependiente del carbón en América del Sur. La generación a carbón, la mayor parte de la cual se puso en funcionamiento durante la última década, ha ayudado a impulsar una de las economías más dinámicas de la región y sus industrias de uso intensivo de energía, como el sector del cobre que ahora representa un tercio de todo el consumo de energía.

En 2018, la presidenta, en aquel entonces Michelle Bachelet, afirmó que el país no construirá nuevas plantas de carbón sin captura de carbono y comenzará las conversaciones para reemplazar la capacidad existente con fuentes más limpias.

Sin embargo, la realidad chilena sigue su camino sobre todo gracias a las termoeléctricas instaladas en su País. Por ende, el tema siempre ha sido muy controvertido en Chile.

 

Advertisement

Esta semana el Ministerio de Energía y CNE iniciaron esta semana un seminario sobre el proyecto de ley de Portabilidad Eléctrica

Con la participación de más de 400 personas, el Ministerio de Energía y la Comisión Nacional de Energía dio inicio esta mañana al Seminario on line “Reforma a la Distribución: Portabilidad Eléctrica”, que abordará los tres componentes del proyecto de ley que inició su tramitación legislativa el 9 de septiembre en la Comisión de Minería y Energía de la Cámara de Diputados.

Esperamos que eso lleve realmente a un compromiso real y útil por la populación.

Mientras que los seminarios se realizan, la populación sigue contaminándose: la planta termoeléctrica produce energía utilizando el calor proporcionado por los combustibles fósiles (petróleo o carbón). Este método de producción es altamente contaminante, debido al alto contenido de azufre de estos combustibles. Sin embargo, los costos de construcción de una central termoeléctrica son mínimos y no requieren condiciones geográficas específicas. Además, en los países en desarrollo, los controles relacionados con la reducción de contaminantes son mínimos. El plan ideal para tener una buena ganancia con un costo bajo.

Advertisement

 

[1] Esta declaración fue respaldada por Francisco Cali Tzay, Relator Especial sobre los derechos de los pueblos indígenas; Marcos A. Orellana, Relator Especial sobre las implicaciones para los derechos humanos de la gestión y eliminación ambientalmente racionales de sustancias y desechos peligrosos, el Sr. Balakrishnan Rajagopal, Relator Especial sobre una vivienda adecuada como componente del derecho a un nivel de vida adecuado, y sobre el derecho a la no discriminación en este contexto Sra. Cecilia Jimenez-Damary, Relatora Especial sobre los derechos humanos de los desplazados internos y Sra. Anita Ramasastry (Presidenta), Sr. Dante Pesce (Vicepresidente), Sr. Surya Deva , La Sra. Elżbieta Karska y el Sr. Githu Muigai, Grupo de Trabajo sobre la cuestión de los derechos humanos y las empresas transnacionales y otras empresas comerciales.

 

Elena Rusca, en Ginebra

Advertisement

 

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *