Debate Pueblos Originarios

Apremia una constitución bilingüe

Nadie, ni los perspicaces, supusieron que una mapuche iba a presidir la Convención Constituyente. La doctora Elisa Loncón asumió el cargo, ante la perplejidad de profetas y brujos en cuarentena. Hasta los versados en política, quedaron patidifusos, mientras rezaban el credo. ¿Dónde y cuándo se originó tamaña desmesura, que enluta a la oligarquía? Se hizo añicos la tradición. “Es pan comido y la vamos a presidir”, aseguraban los miembros de la UDI, RN y EVOPOLI o Necrópolis, la tienda o club social, donde militan sonámbulos e hijos de papá. Elisa Loncón, ahora la lúcida presidenta de la Convención Constituyente, es doctora, lingüista y profesora de inglés y ha estudiado en universidades de México, Canadá, Países Bajos y Chile. Barrió con las aspiraciones de la mojigatería y chupacirios, donde también hay renovados y conversos rumbo a la santidad. Elisa Loncón ha dedicado una vida al estudio del mapudungun, su lengua materna, la cual debería incorporarse a la enseñanza. Además, ha escrito libros y se vinculó al teatro. ¿Se trata entonces de una aparecida?

“Te invito a leer y descolonizarte”, emplazó a Marcela Cubillos, quien la acusó de negar la violencia en La Araucanía. Doña Marcela, otrora Ministra de Educación, mostró en aquella época ser enemiga de la libertad de expresión y de la gratuidad en la educación. Cuestionada por idolatrar la censura y la desigualdad social, quizá ignore la historia oculta de Chile. “Por algo se oculta”, alegará, empeñada en fastidiarnos. La violencia y el pillaje en esa región, ha de saber doña Marcela, donde habita hace siglos el pueblo mapuche, se inició con la llegada de europeos a la zona. Venían a apropiarse de las tierras, incluido el oro. No a hacer turismo, intercambio cultural o a realizar visitas de cortesía.

Historia de brutales despojos, matanzas indiscriminadas, intimidación, mientras se imponía una cultura extranjera de la mano de la iglesia católica y su mentirosa evangelización. La conquista tenía ese supremo objetivo, no otro. Decían traer el progreso y la cultura europea a estas tierras impías, para salvar a los infieles del infierno. Tanta bondad enternece a cualquiera. Le recomiendo doña Marcela, pues intuyo que usted es mujer estudiosa y culta, leer al historiador argentino Luis Vitale, afincado en Chile, donde se nacionalizó. En su obra “Historia general de América latina”, asegura que hay alrededor de 200 mil mapuches en Argentina y 4,5 millones en nuestro país; o sea, el 25% de la población. Cifra nada de exigua. Situación que obliga a redactar la nueva Constitución en forma bilingüe, es decir, en mapudungun y español. Debe ser una exigencia, no una recomendación, destinada a validar la Carta Magna. Urge ahora, y no mañana, a darles presencia a un pueblo, por siglos humillado y sometido a la invisibilidad.

A medida que avanza la Convención Constituyente, Elisa Loncón y la mayoría de quienes la integran, sufrirán la hostilidad y asedio de infelices, dirigidos desde la cúpula del poder. No olvidar que al inicio, organizaron un boicot muy bien coordinado, para hacer fracasar la Convención Constituyente, sin embargo, la firmeza de la mayoría de sus miembros, frustró la intentona desestabilizadora. A veces se trata de ocultas embestidas de una derecha golpista y desparramada, que ahora pretende reagruparse en torno a Sebastián Sichel. Personaje ambiguo por antonomasia y oportunista, pues ha militado en partidos cuya existencia sólo él conoce. A nadie extraña que sea apadrinado por Joaquín Lavín, a quien se creía viviendo en un claustro de monjes, instalado en la cima del cerro Chacarillas. Mienten quienes dicen haberlo visto durante las noches del crudo invierno, recorrer las avenidas de Las Condes, tea en mano.

Advertisement

Hasta hoy, la codiciosa y sinvergüenza oligarquía, utiliza a doñas Teresa Marinovic y Marcela Cubillos, como puntas de lanza. Este jueves se incorporó doña Ruth Hurtado al cacareo y en rigor, lo hace muy bien. La odiosidad de esta tríade hacia el pueblo mapuche y sus representantes, podría servir de argumento a una farsa. Los ingredientes se hallan a la vista. Quienes las manipulan y adiestran, escondidos bajo las polleras de tías solteronas, maquinan dar un zarpazo.

 

Por Walter Garib

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Escritor

Related Posts

  1. Gino+Vallega says:

    La minoría chupacirios y el leviatán Piñera , tienen una mayoría económica que asusta y puede revertir el proceso O-18.La CC debe encontrar la manera para hacer callar a las cluecas y sacar a Arancibia y otros del difícil camino elegido por la mayoría hasta hoy silente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software