Política Portada

Payaso, loco o delincuente ¿Quién de ellos nos gobierna?

Advertisement

En Chile, la derecha y sus aliados confunden “prontuario” con curriculum político. 

 

El origen de la fortuna de don Sebastián es tan oscuro como recorrer un bosque en noche sin luna. Varias ilegalidades e inmoralidades subyacen en él. Lo confirma la orden 531, formulario Nº 22, emanada del Segundo Juzgado del Crimen de Santiago, firmada por el ministro en visita, señor Luis Correa Bulo, el 27 de agosto de 1982, decretando la aprehensión por parte de la Prefectura de Investigaciones de Santiago, del señor Miguel Juan Sebastián Piñera Echeñique, domiciliado en Otoñal Nº 1015, Las Condes, por el delito de Infracción a los artículos 26 y 26 bis de la Ley General de Bancos, y Defraudación al Banco de Talca…todo ello bajo apercibimiento de rebeldía.

Advertisement

Años más tarde, lo anterior se refrendaría con la escabrosa actuación de Tatán en el asunto de las tarjetas o ‘dinero plástico’ (Ricardo Claro Valdés, se lo cobraría caro en un programa en Megavisión, con la grabación escuchada en una radio Kioto).

Advertisement

La estulticia y actuar bufonesco que caracteriza al mandatario chileno… ¿es espontánea o responde a un estudiado y malévolo plan? La pregunta es pertinente, pues al destacar las redes sociales y cierta prensa el ‘payaseo’ del mandatario chileno (Sebastián Piñera), se cubre lo acaecido en el Banco de Talca, la sanción de la Superintendencia de Valores y Seguros; las elevadas multas a LAN en USA (cuando Tatán era gerente de la aerolínea); el «Caso Chispas», el Piñeragate, la colusión de las Farmacias, el escándalo por intervención presidencial en la ANFP para desbancar a Mayne Nichols y dejar a Bielsa entre la espada y la pared; las torpes y mitómanas declaraciones en la ONU; las increíbles y falaces respuestas de Piñera al cantante Roger Waters, sus falsas aseveraciones de haber sido ‘profesor’ en la universidad de Harvard, sus vergonzosas opiniones durante la visita a Chile del entonces presidente Barack Obama, sus inaceptables «metidas de pata en algunos de sus viajes al exterior (v.gr., en Alemania: «Deutschland, Deutschland, über alles…»), su pretensión de ser descendiente de un emperador inca, el caso ‘Dominga’…..

Advertisement

Y el historial continúa, pudiendo resumirse en lo que se señala en las siguientes líneas:

Advertisement

 

El ‘mejor’ censo de la Historia de Chile (que al país le significó gastar un dineral inútilmente); la ley de royaltie (verdadero robo al pueblo chileno); la ley de pesca (que entregó el mar a siete familias); el fracasado y carísimo puente Cau-Cau; el perdonazo del SII a la empresa Johnson por el no pago de impuestos; colusión de las farmacias (en la cual Piñera estaba también comprometido financieramente); el escándalo en el fútbol nacional (ANFP, salida de Mayne-Nichols y apoyo irrestricto al  ascenso de Sergio Jadue, con los resultados ya conocidos por todos); otra escandalera: la de Chilevisión con el director De Aguirre, su protegido, asunto en el que nuestro inefable ex presidente también estaba involucrado; los forward de su empresa BANCARD con los cuales defraudó al fisco tal como quedó graficado en el caso PENTA.

Advertisement

 

Advertisement

Además, no debe dejarse sin mención que en su gobierno dos ministros (Longueira y Ruiz-Tagle), así como dos diputados de su coalición (De Mussy e Isassi), dos senadores idem (Orpis y Novoa), legislaron en beneficio de las empresas SQM y CORPESCA, las cuales financiaban las campañas de los susodichos.

Advertisement

 

Tampoco hay que olvidar otros hechos turbios que fueron merecedores de sanciones penales, que afectaron directamente a dos de los mejores amigos y socios de Piñera, como fueron los señores Lavín y Délano, quienes mediante coimas efectuadas a funcionarios de alto nivel en el gobierno de don Sebastián obtenían información privilegiada para beneficiar empresas que les financiaban campañas.  Agréguese a todo lo anterior aquello acontecido  con su administrador electoral, el señor Santiago Valdés y las facturas ‘truchas’.

Advertisement
Advertisement

Por otra parte, Piñera nunca ha creado empresa alguna, aunque le agrada que le digan «mega empresario», porque en estricto apego a la realidad sólo es un hábil especulador financiero sustentado por sólidas redes familiares y políticas. Todo lo que él realiza tiene un apego sólido en la ideología especulativa-comercial que conoce y maneja a la perfección. Lo demostró el día en que se involucró de lleno en el fútbol profesional, avizorando en esas acciones un triple logro: político, económico y mediático.

¿Es un problema de ‘ego’ elevado a la máxima potencia, o hay algo más en este intrincado asunto que para algunos partidarios de don Sebastián obedece sólo a ‘ingeniería publicitaria política’?

Él lo hace, él yerra, él se equivoca… pero no tiene empacho en salir al ataque criticando a otros por hacer lo que él ha hecho, jurando dar el mejor de sus esfuerzos para que esos otros no lo hagan más..

Advertisement
Advertisement

Convengamos que él no es uno de esos derechistas clásicos, de aquellos que pertenecen a un conservadurismo decimonónico. Tampoco es un individuo que se inscriba en la fanaticada del neo fascismo europeo. Quizás, por tradición familiar, siempre haya estado más cercano a la derecha confesional inserta en el partido demócrata cristiano, y no a la derecha dura y pura representada por personeros de apellidos Jarpa, Novoa, Kast, Labbé, etc. Sin embargo, es esa derecha la que más conviene a su interés primordial: los negocios, el dinero. La ama y se acerca a ella; duda y se aleja; titubea… que sí pero que no, aunque, bueno, ya.

Advertisement

En política actúa tal cual lo hace en asuntos de negocios; sin contemplaciones, sin reparar en excesos ni dárselas de perdonavidas. Así es como se prospera en las materias comerciales; así es como actúa y crece un especulador financiero que pretende ser exitoso.

Bien sabemos que en los negocios y asuntos comerciales de alto volumen hay escasas reglas morales (por no decir ninguna) y no existen debilidades de abuelita. Da lo mismo (ni siquiera interesa) que la víctima sea mujer, hombre, viejo o joven, como tampoco preocupa en demasía que esa víctima pueda quedar de brazos cruzados y en la calle si el victimario la desplumó. Basta con que no sea abiertamente ilegal realizarlo. Muchas veces, y esto es tan cierto como lo anterior, el especulador transita la delgada línea que divide lo legal de lo ilegal. Es sabido que esa línea cae dentro del territorio de la inmoralidad.

Advertisement

Pues bien, Piñera es precisamente uno de esos especuladores, y como tal actúa en política, oficio este último que ve como plataforma de negocios más que como acción social. Todo lo reduce a dinero. Y por ello involucra en sus inefables asuntos especulativos a su propia familia…sin pudor, sin dolor, sin arrepentimientos. En su mente estrechada por la ambición económica, tanto los dólares como los euros priman por sobre el resto del universo de las seres y de las cosas.

Queda en suspenso y sin respuesta la duda principal. ¿Sebastián es un payaso egocéntrico y algo desquiciado, un especulador financiero frío y decidido, o un delincuente de alturas? Esa es la cuestión (“transita siempre por el borde fronterizo de la ilegalidad”, apunte de ‘inteligencia’ enviado desde la embajada de EEUU en Santiago, a la CIA, en Virginia…documentos desclasificados publicados por el ’Post’ el 2015). .

Advertisement
Advertisement

Cualquiera sea la respuesta, -estulticia natural o mero teatro, delincuencia disfrazada de acción política, bipolaridad o variación lunática-, da cuenta de la falta de cordura del mandatario chileno. La mitomanía, las contradicciones y las torpezas de todos conocidas (y su enfermiza recurrencia), parecen elementos suficientes para que un país algo más civilizado y democrático que el nuestro, le hubiese retirado del importante cargo que ocupa, o que al menos se plantease la cuestión. Le ocurrió a Bucaram, a Collor de Mello y en alguna medida, a Berlusconi.

Advertisement

Piñera y asociados, en cambio, confían en la cómoda pusilanimidad del pueblo chileno, pues en nuestro país -a diferencia de naciones como Francia, Italia, Grecia, y el propio EEUU-  no hay coraje para desestibar a un gobierno desquiciado. Por muy ‘extraño y poco honrado’ que sea el comportamiento de quien lo encabeza.

En resumen, Piñera, la derecha empresarial y el bloque de la coalición ChileVamos continúan –riesgosamente-  apostando sus fichas a un supuestamente inagotable ‘aguante’ del pueblo.

 

Advertisement
Advertisement

Por Arturo Alejandro Muñoz

Advertisement

 

Advertisement

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Muy documentado análisis de situaciones cómicas.
    Un «loco» está manejando algo como país ficticio.
    Notable aporte de problemas nacionales.
    «genial» vistazo desde lo elevado del San Cristóbal….

  2. Gino Vallega says:

    A Piñera le falta probar el auto atentado para que suba en las encuestas como víctima y quede rodeado de 500 milicos por el resto de su pintoresca y delictiva vida.

  3. La corrupción llegó para quedarse el 11 de septiembre de 1973. Y todos los que hasta ahora se hacen pasar por políticos,no lo hacen para salvar el país,sino,para su veneficio personal(y del bolsillo). Todos sin excepción,estan preocupados,sólo, de las proximas elecciones,sin preocuparse para nada;por cambiar la constitución impuesta por la dictadura!?!? No olvidemos que todos y todas son empleados a sueldo del sistema y modo de producción capitalista! Así que todos estos especimenes; quieren que todo siga igual………

  4. solamente un viejito de 81 says:

    ¿Sebastián es un payaso egocéntrico y algo desquiciado, un especulador financiero frío y decidido, o un delincuente de alturas? Sin lugar a dudas, las tres descripciones y muchas más, es decir, este caballero piñera es inmoral desde los callos de las plantas de sus patitas, hasta la punta de todos los pelos de su cabeza. Pero, un pero del porte del Aconcagua, los chilenos conociendo a este perla lo han elegido dos veces a la presidencia de la República, es decir, ¿quienes son los mas huevones, el susodicho o los que lo eligieron? Algunos dirán, para justificar al caallero, que en las dos elecciones no todos los chilenos votaron, es decir, los que no votaron les dá lo mismo que les vean las ueas durante años, pero pu tas que gritan cuando se cansan de que se las vean. Tengo un cierto obtimismo que el nuevo gobierno va a reformar algunas cosas que calme a la mayoría, ojalá que esto ocurra, porque si el nuevo gobierno trata por cualquier motivo de cambiar el sistema neoliberal de consumo, los gritos y los movimientos populares, especialmente de la clase media, se van a sentir requete fuerte, especialmente en los cuarteles de nuestros guerreros nunca vencidos y que nuevamente van a salir a combatir en contra de los que se atrevan a hacer cambios muy profundos. Y ahí veremos a nuestro querido ex mandatario liderando a los que van a proteger a todos los decentes chilenos que solamente quieren vivir a costa de todos los demás chilenos. Y san se acabó, como decía mi abuelita, ya que esto es un cuentecito de nunca acabar en este chilito querido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software