Mundo

Guantánamo: “Historias de implacables violaciones de derechos humanos”

En el vigésimo aniversario de la llegada de los primeros detenidos al centro de detención de la Bahía de Guantánamo en Cuba, expertos de la ONU[1] condenaron el centro como un sitio de “notoriedad sin precedentes” y dijeron que su funcionamiento continuo era una mancha indeleble en el compromiso del gobierno de los Estados Unidos con el estado de derecho.

Todos los países del norte, del centro y del sur del mundo tienen problemas de detención arbitraria. Eso es muy importante decirlo porque hay países que se creen, por el nivel de desarrollo alcanzado y por el nivel de consolidación de institución democrática que son infalibles al error o infalibles a la manipulación de casos.

Pueden ser países muy desarrollados que tienen casos muy injustos de detención.

Estados Unidos, que se considera la democracia más antigua del mundo, tiene severos casos de detención arbitraria con los migrantes, como lo dice el informe de la visita del Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de las Naciones Unidas a este país, en el año 2016-2017, o bien tiene problema sobre la detención de los prisioneros en la base naval de Guantánamo en donde están arbitrariamente detenida desde el inicio de la década del año 2000.

Advertisement

“Veinte años de práctica de detenciones arbitrarias sin juicio, acompañadas de tortura o malos tratos, es simplemente inaceptable para cualquier gobierno, en particular para un gobierno que tiene el reclamo declarado de proteger los derechos humanos”, dijeron los expertos independientes designados por el Consejo de Derechos Humanos.

“Como miembro recién elegido del Consejo de Derechos Humanos, los expertos piden nuevamente a los Estados Unidos que cierren esta instalación y cierren este feo capítulo de implacables violaciones de los derechos humanos”.

En 2003, la instalación albergaba a 700 presos. Veinte años después, quedan 39 detenidos pero solo nueve de ellos han sido acusados ​​o condenados por delitos, 13 han sido autorizados para su traslado. Entre 2002 y 2021, nueve detenidos murieron bajo custodia, dos por causas naturales y, según los informes, siete se suicidaron. Ninguno había sido acusado o condenado por un delito.

“A pesar de la condena enérgica, repetida e inequívoca de la operación de este horrible complejo de detención y prisión con sus procesos judiciales asociados, Estados Unidos continúa deteniendo a personas, muchas de las cuales nunca han sido acusadas de ningún delito”, dijeron los expertos.

Advertisement

“La Bahía de Guantánamo es un sitio de notoriedad sin precedentes, definido por el uso sistemático de la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes contra cientos de hombres llevados al sitio y privados de sus derechos más fundamentales”.

Los expertos dijeron que la Bahía de Guantánamo también era un símbolo profundo de la falta sistemática de rendición de cuentas y censura de la práctica de la tortura y los malos tratos patrocinados por el Estado y la impunidad inaceptable otorgada a los responsables. “Cuando un Estado no responsabiliza a quienes han autorizado y practicado la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes, envía una señal de complacencia y aquiescencia al mundo”, dijeron.

Los expertos dijeron que estaban particularmente preocupados por la difícil situación de una población carcelaria enferma y envejecida, muchos de los cuales han sufrido los estragos de la tortura experimentados en décadas anteriores. Condenan la falta de asistencia médica adecuada y rehabilitación por tortura para habilitar a las víctimas de tortura tanto en Guantánamo como después de la transferencia, ambas claramente requeridas por el derecho internacional. “El estrés de que la vulnerabilidad de estas personas y la angustia que viven sus familias continúan sin fin a la vista”, dijeron.

Los expertos pidieron al gobierno de los Estados Unidos que cierre el sitio, devuelva a los detenidos a sus hogares o a terceros países seguros respetando el principio de no devolución, brinde remedio y reparación a quienes fueron torturados atrozmente y detenidos arbitrariamente por sus agentes, y retenga a quienes autorizaron o están involucrados en actos de tortura que rindan cuentas según lo exige el derecho internacional.

Advertisement

Los expertos siguen profundamente preocupados por el hecho de que las Comisiones Militares todavía están realizando procedimientos previos al juicio sobre mociones para suprimir pruebas de tortura. La eliminación de todos los obstáculos para garantizar la transparencia y la imparcialidad de los juicios abordaría la necesidad de apertura y justicia pública y también beneficiaría a las familias de las víctimas y otras partes interesadas. “La continua injusticia de los procedimientos y la falta de transparencia e igualdad de armas para los acusados ​​es una mancha en el compromiso declarado de Estados Unidos con el estado de derecho y la protección constitucional”, dijeron los expertos. “Destacamos particularmente las fallas del sistema judicial de los Estados Unidos para desempeñar un papel significativo en la protección de los derechos humanos, la defensa del estado de derecho y permitir que prospere un agujero negro legal en Guantánamo con su aparente aprobación y apoyo”.

Las Comisiones Militares continúan violando los requisitos de imparcialidad, independencia y no discriminación y nunca debieron ser utilizadas en la forma en que fueron desplegadas en Guantánamo.

Esperamos que esta demanda sea escuchada por fin en Estados Unidos.

 

Advertisement

Los Expertos de la ONU o Relatores Especiales

Los Relatores Especiales forman parte de lo que se conoce como los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Procedimientos Especiales, el organismo más grande de expertos independientes en el sistema de derechos humanos de la ONU, es el nombre general de los mecanismos independientes de investigación y monitoreo del Consejo que abordan situaciones específicas de países o problemas temáticos en todas partes del mundo. Los expertos de los Procedimientos Especiales trabajan de forma voluntaria; no son personal de la ONU y no reciben un salario por su trabajo. Son independientes de cualquier gobierno u organización y sirven a título individual.

[1] Los expertos: Fionnuala Ní Aoláin, Relatora Especial sobre la promoción y protección de los derechos humanos en la lucha contra el terrorismo, Elina Steinerte (Presidenta-Relatora), Miriam Estrada-Castillo (Vicepresidenta), Leigh Toomey, Mumba Malila, Priya Gopalan, Equipo de trabajo Grupo sobre la Detención Arbitraria, Nils Melzer, Relator Especial sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes; Siobhán Mullally, Relatora Especial sobre la trata de personas, especialmente mujeres y niños; Morris Tidball-Binz, relator especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias; Luciano Hazan (Presidente-Relator), Aua Baldé (Vicepresidenta), Tae-Ung Baik, Gabriella Citroni, Henrikas Mickevičius, Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias, y Tlaleng Mofokeng, Relator Especial sobre el derecho a la integridad física y mental salud.

 

Advertisement

Elena Rusca, Ginebra, 11.01.2022

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Corresponsal

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software