Latinoamérica

Malos vecinos. La importancia de las relaciones internacionales

No es tan extraño que se nos considere malos vecinos en el ámbito de la política exterior. Otra cosa son nuestras relaciones culturales, en algunos casos, el sentimiento de hermandad hacia el latinoamericanismo aparece más presente: Mistral y Neruda son casos emblemáticos; en la música también encontraríamos buenos ejemplos.
En el contexto de la pasada elección presidencial, la campaña de Boric concitó la atención del continente que observa con atención el proceso político chileno posestallido, en cuanto fermento de respuesta crítica y novedosa al neoliberalismo.
Ese apoyo manifestado al presidente electo, en cierto sentido era la apertura a un camino de restablecimiento a nuestra integración política, tal vez cercana a la protagonizada por el allendismo. La esperanza de un bloque político relevante con líderes como López Obrador, Lula y otros, siembran el optimismo para esta utopía latinoamericanista de integración política para la liberación de nuestros pueblos.
Sin embargo, hay algunos escollos problemáticos actuales como lo son lo que podríamos llamar el caso Venezuela y el caso Nicaragua. En el periodo de campaña presidencial Boric fue permanente emplazado por las candidaturas de derecha a pronunciarse al respecto y lamentablemente cayó en la retórica de ese sector. No se trata aquí de hacer una apología a estos procesos que están en conflicto, pero el uso de nuestra racionalidad frente a estos hechos, no nos debería llevar a caer en la ideología de derecha. Las diferencias semánticas son importantes y quienes se asuman en una perspectiva de reformas sociales progresistas deben generar a lo menos nuevas retóricas. Por ejemplo, si es que se quisiera hablar sobre los problemas del proceso en Venezuela, no se puede repetir todo el discurso de la derecha, pero tampoco se debe ser pusilánime en la denuncia al constante intervencionismo imperialista del norte. Entre los comentarios al gabinete de Boric, uno de los cuestionados es el de la Ministra de Relaciones Exteriores, quien también ha caído en esas retóricas engañosas que condenan los procesos políticos vecinos desde perspectivas ideológicas mal intencionadas.
La solidaridad entre las fuerzas políticas “progresistas” son un desafío en nuestro continente que debe seguir pujando por la integración que posibilite superar la dependencia desventajosa. Nuestros líderes políticos deben estar muy atentos a esta posibilidad histórica que incluso debería llevarnos a la integración de Cuba en el bloque sectorial. Los países soberanos de latino América no están obligados a seguir las pautas de los imperios, sin superar esas intervenciones no completaremos nuestros procesos constituyentes.
Por Alex Ibarra Peña
Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Dr en Estudios Americanos.

Related Posts

  1. Oh, Alex (nada menos: Alex). las relaciones internacionales..“ Fíjate !
    Que relaciones más malas y chuecas para todos lados !
    Es una posibilidad “”histórica”” ! Nada menos…. Oh…!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software