Opinión política Portada

Cuando hace falta el pueblo

¿Es que el gobierno se va a contentar con pedir la consabida e inútil “exhaustiva investigación y un sumario interno” a Carabineros? ¿Es que se hará vista gorda de la evidente colusión entre delincuentes que casi matan a un niño y la policía?

¿O, peor aún, la cosa va a quedar ahí no más?

¿Es que Gabriel Boric se está cavando su tumba política a menos de un mes de instalado en La Moneda?

De tumbo en tumbo, de error en error hasta la victoria final.

Parece ser el lema de un gobierno que deambula a la siga de una idea rectora que le dé sentido y dirección estratégica en sus primeros pinitos, porque así como va más se parece a una versión empeorada de la Concertación.

Advertisement

No hay un relato que sirva de referencia para indicar por donde se va a ir el nuevo gobierno.

Hasta ahora su empeño imposible y retorcido de estar bien con dios y con el diablo le ha traído solo errores y, peor aún, la sensación que se gobierna solo con la inercia del triunfo electoral, pero sin un norte fijo que ofrezca una esperanza por muy poca que sea.

El presidente de los empresarios no ha perdido tiempo para tantear el terreno en el que va a desplegar su estrategia desestabilizadora y lanza sus provocaciones solo para ver cuánto calza la disposición de principios de Boric y su equipo.

Desde la vereda podemos ver lo complejo que son las consignas llegado el momento de actuar en consecuencia.

La historia de la izquierda nos recuerda el coraje que hay que tener para hacer coincidir el decir y el hacer: No pasarán. Pasaron. Venceremos. Nos derrotaron. La alegría ya viene. Jamás llegó. Seguimos. Como antes.

Advertisement

El gobierno de Gabriel Boric corre el riesgo de ser derrotado por sus propias indefiniciones y miedos.

Está claro que el momento de la simbología, la cosa emocional, los pañuelitos, tatuajes y gestos ya dejó paso a la más dura realidad del poder, una de cuyas claves es tan simple como brutal: hay que usarlo.

La reacción tímida y casi con pudor ante la arremetida represiva de Carabineros que no se diferencia en nada a los tiempos del pinganilla Piñera, y que dejó herido a bala a un estudiante y la falta de reacción ante la paliza desquiciada a otro por parte de delincuentes ante la vista de los uniformados, avisan que la cosa se pondrá cuesta arriba.

Simplemente no puede ser aceptable que estas cosas tan terribles pasen en un gobierno en el que mucha gente depositó su tan traicionada y abusada esperanza, incluidos esos niños que ahora son víctimas.

En política no se puede no tomar postura. El creer que existe un punto medio en el que se puede ser tan amigo de moros como de cristianos, solo lleva al camino sin retorno de la renuncia y la traición.

Advertisement

Necesariamente si estás en política requieres tanto de amigos leales como de muy precisos enemigos. Instalarse con la idea de ser el punto medio entre unos y otros es una falacia que cuesta caro.

Uno se pregunta dónde quedó la pachorra de los muchachos que venían a cambiarlo todo, que se propusieron hacer política de otro modo y superar las viejas prácticas y a los viejos políticos y que generaron un chispazo de esperanza a la desencantada fe de millones.

Ni más ni menos que se proponían desneoliberalizar el país.

Quizás sea preferible usar corbata, pero no mostrar el miedo que se deja ver en cada declaración que busca dar explicaciones y, peor aún, ponerse del lado de los que hasta hace poco era la suma de la maldad y el desprecio.

Cuando uno escucha al subsecretario Monsalve parece que el tiempo no hubiese pasado desde Lagos a la fecha.

Advertisement

La derecha, como todo depredador, huele el miedo en su presa. Y en la medida que vea indecisión y el temor reverencial que algunos personeros oficiales muestran, la ofensiva ultraderechista va a llegar hasta la Convención Constitucional.

¿Será que el lastre que aceptaron al interior del gobierno de aquellos que son responsables de todo lo que rechazaban se les está haciendo insoportable y no le dejan espacio al valor necesario para hacer lo que se propusieron?

¿O se creía que la cosa no era tan exigente y complicada? ¿O todo no era sino una pose instalada por la moda?

¡Cómo hace falta el pueblo!

 

Advertisement

Por Ricardo Candia Cares

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Escritor y periodista

Related Posts

  1. Jorge Galleguillos-Pozo says:

    El articulo de Ricardo Candia Cares es preciso y oportuno.

    Desde la distancia…Boric ha triunfado en obtener el Gobierno…pero tiene verdaderamente el poder politico ?

    Ojala las reflexiones de Candia cares llegue prontamente a manos de a manos del nuevo Presidente de Chile y sus asesores.

  2. Jorge Galleguillos-Pozo says:

    El articulo de Ricardo Candia Cares es preciso y oportuno.

    Desde la distancia…Boric ha triunfado en obtener el Gobierno…pero tiene verdaderamente el poder politico ?

    Ojala las reflexiones de Candia Cares, llegue prontamente a manos del nuevo Presidente de Chile y sus asesores.

  3. Margarita Labarca Goddard says:

    Qué pena, pero tienes toda la razón, Ricardo. Yo lo siento sobre todo por muchas mujeres valiosas que entraron, confiadas, a este gobierno. Más les valdría salirse del gobierno antes de que haya muertos y su curriculum quede manchado para siempre. El pueblo se va a dar cuenta muy pronto de que este no es SU gobierno y se pondrá a buscar otros caminos.
    Repito: qué lástima que tengas razón. Es verdad que muchos no votamos por Boric sino que votamos contra Kast. Pero de todos modos, hubo cierta esperanza, porque después de tatos y
    tantos años de frustración, uno se aferra a la esperanza. Pero quienes traicionan esa confianza lo van a pagar muy caro.

  4. Landy Aurelio Grandon says:

    Uno de los problemas es que el Gobierno de Boric empezó exactamente como lo hicieron los anteriores.
    Si van a continuar –comportándose exactamente como los anteriores gobiernos, imitando las burocráticas declaraciones y rancios trámites o con desparpajos como el que la autoridadad indicada a comentar el desempeño de Carabineros sea la de Bienes Nacionales– con el circo kafkiano para que el país siga hundido en la maraña administrativa y política de siempre, deben pensar seriamente en que no merecen ser elegidos nunca más.

  5. Gino Vallega says:

    Si los/las muchachos/muchachas que han seguido a Boric, se van al despeñadero de la concertación y variantes inescrupulosas,
    no hay para donde mirar y estamos “fritos” en un país que sigue en manos de las multinacionales extranjeras y que de “país propio” ya no le va quedando nada, salvo “país esquina con vista al mar…… extranjero”. Los narcos, que son proveídos de armas por los milicos, quienes a su vez lo son por el Estado, es decir ,por todos los chilenos y la oligarquía gobernante a la cual sirven, no van a soltar ni un botón de la sotana para ayudar a los abusados y desposeídos, es decir, los más, si no reciben “lucro” por ello. Boric tal vez vuelva a preguntarse “y nosotros, que somos?” y no se lo pregunte al entrevistador de la TV si no , al pueblo, tal vez tenga una respuesta que lo deje “turulato”. Atrévanse ó váyanse a casa a pensar en otra cosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software