Mundo Portada

Gracias, Donald Trump

Finalmente, la humanidad debe estar agradecida de Donald Trump como de todos los disparates de su gobierno y sus dos campañas presidenciales. Han sido años en que hemos podido observar que la democracia más antigua del mundo en realidad no es de las más solventes, desde el momento en que puede resultar elegido un primer mandatario con menos votos que su contrincante, como ocurrió con Donald Trump respecto Hillary Clinton hace cuatro años.

Se trata aquí de un sistema federal en que la soberanía radica, en realidad, en los cincuenta estados más que en los millones de ciudadanos. Sumemos a lo anterior la influencia incontrarrestable que tiene el bipartidismo, el duopolio político, cuyos referentes están siempre muy bien premunidos de recursos económicos para enfrentar sus campañas electorales. Aportes millonarios proporcionados, por cierto, por los grandes empresarios y los estadounidenses más ricos del país, aunque ahora se piensa que los aparatos electorales también reciben donaciones ilegales desde el extranjero, especialmente de las otras potencias mundiales.

“A confesión de parte, relevo de prueba” se dice en todas partes. Y fue así como las iracundas expresiones de un Trump en pleno conteo de votos develaron los altos niveles de corrupción en los Estados Unidos, donde no solo existen operadores políticos que cometen fraudes electorales, sino estados enteros que, según el Jefe de Estado, están irremediablemente hundidos en el dolo político.

Las encuestas previas ciertamente no fueron muy certeras. El triunfo de Joe Biden se esperaba que fuera más holgado, sin embargo, el apoyo obtenido por el Presidente en ejercicio fue, a no dudarlo, demasiado elevado para lo que se supuso. En efecto, con el fracaso a enfrentar la pandemia, la crisis económica y aquellos horribles episodios de discriminación social, todo habla de la inmadurez cívica de los ciudadanos estadounidenses, los que además acostumbran a abstenerse mucho de concurrir a las urnas. Tanto así que en esta elección se permitió sufragar incluso por correo, a fin de facilitar la participación la electoral. Lo que muy posiblemente haya favorecido el cohecho, la suplantación y otras prácticas deleznables.

Advertisement

Lo que hubo, entonces, es prácticamente un empate con ligera ventaja para el candidato demócrata y varios días de tensos escrutinios cuanto incertidumbre en los resultados. Cuestión que también sorprende en el país más rico de todos y en que debieran existir los procedimientos más modernos y transparentes para contar oportuna y certeramente los votos.

No se trata necesariamente que la mitad de la población equivocó su apuesta por Trump; tampoco que por Biden hayan votado los mejores y más lúcidos ciudadanos. La historia de las últimas décadas en este país nos habla que no existe mucha diferencia entre republicanos y demócratas. Ambos partidos se comportan más o menos igual en la Casa Blanca. Tanto que también un presidente demócrata y negro mando a  bombardear países, apropiarse de sus pozos petroleros y asesinar a quienes estimó enemigos de la democracia y la libertad, los supuestos paradigmas de la política exterior de esta potencia. Al igual que sus antecesores, ordenó destrucción de poblados y alentó el genocidio a miles de kilómetros de distancia de la metrópoli imperial.

Creemos que muchos observadores del mundo llegamos a simpatizar con Biden por oposición a la arrogancia de Trump. Pero ahora no debemos hacernos incautas expectativas: la situación no promete cambiar mucho en esta potencia. La verdad es que, a excepción de los miles de estadounidenses cultos, solidarios y progresistas, la gran masa de habitantes de este país solo está interesada por su particular suerte y poco o nada le importa lo que le suceda a quienes viven más allá de su territorio.

Las cúpulas políticas de este país rápidamente van a congeniar y ponerse de acuerdo después de este áspero interregno electoral. Y lo que el mundo reciba desde la Casa Blanca seguramente sea más de lo mismo,  en razón de la extendida corrupción reconocida por Trump, el afán expansionista demostrado por todos sus gobernantes y la más profunda ignorancia respecto de los peligros del medio ambiente y el capitalismo depredador. A causa, también, de la insensibilidad crónica respecto de sus propios  connacionales y esos millones de migrantes sumidos en la pobreza y el odio racial. Víctimas de las policías criminales, como de la más bochornosa concentración de la riqueza.

Advertisement

Pero el mundo y el antiimperialismo han salido airosos, en realidad, de esta contienda presidencial. A los Estados Unidos le será algo más difícil desacreditar a los otros países y seguir avasallándolos. Les costará algo más que antes burlarse de aquellos regímenes que evidentemente son más demócratas y respetuosos de los Derechos Humanos. El espectáculo de un Trump aferrado al poder será por mucho tiempo el hazmerreir de aquellos aliados que, sin duda, tienen más conciencia y respetan mejor los derechos cívicos, los tratados internacionales y las advertencias medioambientales.

Lo que ha pasado en la brega por conquistar la Casa Blanca ha sonrojado hasta a los Piñera, a los Duque y los propios conspiradores venezolanos. A todos los que han ido a Washington a ofrendar nuestros recursos naturales y arrojarse de hinojos en el conocido salón oval. Entre paréntesis, cuánto ha enmudecido la clase política chilena que ya había asumido la idea de que nuestra democracia y sistema económico debían tener como norte lo trazado por Estados, el Pentágono y el Departamento de Estado norteamericano.

No hay duda de que estamos ante un imperio que, al igual que todos los anteriores, entra a su etapa final y desintegración, descubre sus pies de barro, mientras que en los otros continentes empiezan a gestarse nuevas hegemonías y un nuevo orden mundial. Ojalá se trate del principio del fin de una era marcada por las guerras, las profundas inequidades sociales y la más insensata y dilapidante la carrera armamentista que tanto distrae la posibilidad de paz entre las naciones. Pero también se trata de un tiempo en que se ha desmoronado la solidaridad entre los pueblos oprimidos, nuestra fraternidad latinoamericana y tercermundista.

 

Advertisement

Por Juan Pablo Cárdenas S.

 

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Premio Nacional de Periodismo

Related Posts

  1. Germán Westphal says:

    Afirmar que las claramente falsas “iracundas expresiones de un Trump en pleno conteo de votos develaron los altos niveles de corrupción en los Estados Unidos” es simplemente un disparate mayúsculo.

    • German Westpal, Yo creo en mi humilde opinión que el sr Cardenas no supo explicar claramente lo que es obvio para los que realmente gobiernan los EEUU y el planeta. Este caballero Trump, sin duda un hombre sin experiencia política y sin ninguna clase de diplomacia, gobernó por 3 años y algunos meses a los EEUU como si hubiera sido el dueño de una empresa y no el líder del país más poderoso del mundo y talvez el patrón de las Naciones Unidas y de la OTAN, es decir, este caballero trató y consiguió alterar el débil orden internacional que mantenía en parte la paz mundial, y consiguió enajenar a una gran parte de los países que seguían como borregos las órdenes del imperio y por consiguiente, alterar la amistad y subserviencia de esos países con los EEUU. Los poderes, yo creo que ocultos, que rigen a los EEUU y al mundo, se dieron cuenta de esto, que estaba a la vista de todo el planeta, es decir, era evidente de lo peligroso que era para el liderazgo de EEUU en el mundo y decidieron, de cualquier forma, descarrilar a este caballero Trump, y yo, humildemente, creo que lo consiguieron con esta elección presidencial. Dificil de comprobar, y yo diría que por lo que está en juego, IMPOSIBLE DE PROBAR. NADA ES IMPOSIBLE PARA LOS QUE TRATAN DE REGIR EL MUNDO, AVECES SALEN PIEDRITAS DURAS, COMO VENEZUELA Y CUBA, PERO QUE POR EL MOMENTO SON INSIGNIFICANTES PARA EL LIDERAZGO DE EEUU EN EL MUNDO. EN ESTE MOMENTO, PARA LOS EEUU, HAY ENEMIGOS MÁS PODEROSOS, COMO RUSIA, CHINA E IRAN que tienen que ser enfrentados diplomaticamente y no de la manera empresarial que el sr Trump había escogido. ( no olvidar que trump tambien era una piedrita dura que estaba haciendo un trabajo que no estaba dentro de las reglas de los que rigen el mundo y por lo tanto había que sacarlo del camino a cualquier costo, incluso al costo de manchar la imagen democrática interna de los EEUU. Espero haber sido, humildemente, un poquito claro)

      • Germán Westphal says:

        Si un periodista y académico que es además Premio nacional de Periodismo “no sabe explicar lo que es obvio para los que realmente gobiernan los EEUU y el planeta”, sería realmente una gran vergüenza. Por tanto, hay que darle el beneficio de la duda. Lo que ocurre es que es muy difícil escribir nada sobre EE.UU. si no se lo ha estudiado en ninguna profundidad en toda su múltiple complejidad, tal como ellos nos estudian a nosotros. En efecto, no hay universidad estadounidense que se precie de tal y que no tenga un programa interdisciplinario de “Latin American Studies” a nivel de pregrado y postgrado. Incluso se estudian a sí mismos en sus programas de “American Studies”, también de naturaleza interdisciplinaria. Los conozco bien. Incluso tienen la “Latin American Studies Association” (LASA), que realiza congresos anuales y publica una revista. A modo de anécdota, comparto lo que sigue… En una oportunidad acompañé a un amigo chileno a una entrevista en el Departamento de Estado con un ex Secretario de la Embajada de Estados Unidos en Chile. Nos recibió muy diplomáticamente, por supuesto, y en el momento que fue a buscar cafecito para atendernos, miré con atención la gran estantería de libros que tenía en su despacho. Todos iguales. Eran los volúmenes de la Revista LASA. Cuando regresó, se lo mencioné como algo interesante y me respondió “Sí, muy interesante! Así es como los estudiamos a Uds.” y se rió medio en broma, medio en serio. Mientras nosotros no hagamos lo mismo con ellos, sin haberlos estudiado, sin saber exactamente cómo funcionan, seguiremos a palos con el águila y seguiremos escribiendo disparates y, eventualmente, llegando a conclusiones puramente impresionísticas.

        • German Westpal—Por supuesto que un país como los EEUU que tiene al mundo como su dominio, es decir, como parte integral de su imperio, tiene que formar en sus universidades los intelectuales que van a ser mandados al resto de los países de su imperio para mantenerlos social y politicamente indoctrinados y cuando aparecen pequeñas grietas, el imperio utiliza estos intelectuales para mantenerlos bajo la rienda usando todos los medios a sus alcances, de los intelectuales estos, para cerrar como sea la grieta. Y esto no ha sido tremendamente dificil para esta gente, ya que tienen la cooperación de los “patriotas” de esos predios que tienen las mismas ideologías sociales y políticas de los intelectuales. Y asi temenos los ejemplos en Chile, Brasil, Bolivia y un montón de otros países del mundo, donde no solamente utilizaron el nuevo método, warfare, sino la Guerra como único deterrente contra estos “insurgentes”. Con Bush se utilizó la nueva doctrina de ese presidente en el mundo, the preemtive strike, con Obama, la doctrina de la diplomacia, en la UN, y las guerritas, continuación de la politica de Bush, y con el sr Trump, una nueva política, la de romper pactos y las sanciones económicas en contra de cualquier país, amigo o enemigo, que se atreviera a ir en contra de sus mandatos. A este engendro no le importó que los países amigos rompieran pactos económicos con los enemigos de Trump, pero que eran favorables para las economías de estos países amigos, y esta posición de Trump le estaba costando al imperio la pérdida de la confianza de estos países que se reflejaron directamente en las votaciones de las Naciones Unidas y en las votaciones del Security Council. Lo repito, todo esto le costó la presidencia al empresario Trump, que nunca se dió cuenta de que él era el presidente de los EEUU y no el presidente de sus empresas. Para ser parte de la Agencia Central de Inteligencia se necesita esto: “Career Requirements
          Degree Level A bachelor’s degree (or higher) is required for most positions
          Degree Field International affairs, foreign studies, political science, mathematics, business administration, finance or economics, depending on the position sought
          Experience Military, security, or law enforcement experience helpful but not required; experience working and living abroad is highly beneficial
          Key Skills Strong interpersonal skills, leadership qualities and report writing abilities; foreign language expertise is preferred for many positions; Microsoft Office Excel, Word and PowerPoint
          Additional Requirements Ability to pass extensive background checks, including medical and psychological evaluations; understanding of and interest in foreign countries and cultures; U.S. citizenship; at least 21 years old.
          Como se dará cuenta usted, lo mismo que se le exige a los agentes secretos de nuestros países para protegernos del Imperio.

          • Señor Westpal, perdón, tuve un “glitch” en mi razonamiento. En la parte que escribí, “WARFARE”, debiera haber escrito, “LAWFARE”, la nueva táctica utilizada en contra de Wilma y Lula en Brasil, Cristina en Argentina y Evo en Bolivia.

          • Germán Westphal says:

            Por lo visto aquí hay una falta de comprensión de lectura de lo que escribí. El punto es que en Chile y otros países latinoamericanos se habla y escribe sobre EE.UU. sin haberlo estudiado en ninguna profundidad, en toda su complejidad. Es decir, hay mucha ignorancia que se refleja en distintos artículos periodísticos.

      • Germán Westphal says:

        Perdón, Ramón Román! No le agradecí lo que quiso explicarme. Mis excusas por ello. En todo caso, me mantengo bien informado tanto de la política interior como exterior de EE.UU., donde resido, como también de la política internacional y, de paso, algo de lo que ocurre en Chile, mi país de origen. Gracias de todos modos

        • German Wesphal (finalmente lo escribe bien), No quiero y no deseo escribir más sobre el tema. Ahora hay que ver el final de este nuevo drama que es la elección de presidente de los EEUU. Para ponerle punto final a mi opinion y tratar de apoyar lo que ya escribí acerca de la derrota del Empresario, ¿no le parece, don German, un poco curioso, raro diría yo, que Trump haya perdido la presidencia con un rival que sacó mas de 270 votos electorales y mas de 74 millones de votos y que los Democratas no hayan Ganado el Congreso y que todavía no se sabe si tienen un empate en el Senado? En cuanto a que nuestros países debieran “ESTUDIAR CON PROFUNDIDAD COMO FUNCIONA EL IMPERIO”, humildemente le pregunto, ¿para qué? . Los pueblos concientes de sus necesidades y de sus futuros solamente necesitan una unidad social y política para avanzar, como lo hizo la semana pasada Bolivia, que no creo que la señora Áñez y sus ministros usurpadores hayan tenido un profundo conocimiento de los EEUU, y lo mismo va para el actual gobierno LEGAL Y DEMOCRÁTICO DE BOLIVIA.

  2. La votacion por correo o adelantada son cualidades en comun en Canada y los EUA.
    Como las elecciones son en dia de trabajo muchas veces es imposible votar, en Canada tuvimos elecciones municipales el 24 de Octubre y yo llame por telefono la semana anterior y el lunes recibi mi voto y lo deposite por correo en la noche.
    Ademas el Covid permitio que mucha gente lo hiciera asi para evitarse problemas porque de aglomeramiento nunca las he visto debido a que los lugares de votacion estan a menos de dos cuadras ya que el padron se renueva cada año en la declaracion de impuestos y si uno dice que no lo agreguen entonces no aparece en los registros, sin embargo en este caso con una identificacion si se puede votar.
    igualito que en el pais del primer mundo desarrollado llamado chile.

    • Germán Westphal says:

      Exactamente, Diego Barahona! Para ponerlo simple: no sabe, no está debidamente enterado del tema que escribe. Es lo que he tratado de decirle en términos más generales a Ramón Román más arriba pero ahí está lo que escribe de vuelta.

  3. Germán Westphal says:

    Lo único que he estado tratando de decir en estos intercambios es que para decir algo sobre EE.UU. hay que saber de que se habla o escribe, al igual que de cualquier otro tema. Hacer lo contrario es intelectualmente irresponsable. Todo lo demás que se ha mencionado, no viene al caso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad
Danzai Software