Mundo Portada

Informe mundial alerta sobre una inminente y catastrófica crisis alimentaria mundial

El número de personas enfrentadas a una inseguridad alimentaria aguda y que necesitan asistencia alimentaria urgente para salvar sus vidas y apoyo para los medios de subsistencia sigue creciendo a un ritmo alarmante. Esto hace que sea más urgente que nunca abordar las causas fundamentales de las crisis alimentarias en lugar de simplemente responder después de que ocurren. Esta es una conclusión clave de un informe anual lanzado ayer por la Red Global contra las Crisis Alimentarias (GNAFC), una alianza internacional de las Naciones Unidas, la Unión Europea, agencias gubernamentales y no gubernamentales que trabajan para abordar las crisis alimentarias juntas.

 

La inseguridad alimentaria aguda se produce cuando la incapacidad de una persona para consumir alimentos adecuados pone en peligro inmediato su vida o su sustento. Se basa en medidas de hambre extrema internacionalmente aceptadas, como la Clasificación Integrada de Fases de Seguridad Alimentaria (IPC) y el Cadre Harmonisé. No es lo mismo que el hambre crónica, como se informa cada año en el informe anual El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo de las Naciones Unidas. El hambre crónica es cuando una persona no puede consumir suficientes alimentos durante un período prolongado para mantener un estilo de vida normal y activo.

“El hambre aguda se está disparando a niveles sin precedentes y la situación mundial sigue empeorando. El conflicto, la crisis climática, el COVID-19 y el aumento de los costos de los alimentos y el combustible han creado una tormenta perfecta, y ahora tenemos la guerra en Ucrania acumulando una catástrofe sobre otra catástrofe. Millones de personas en docenas de países están al borde de la inanición. Necesitamos urgentemente fondos de emergencia para sacarlos del borde del abismo y revertir esta crisis mundial antes de que sea demasiado tarde”, dijo el director ejecutivo del PMA, David Beasley.

Advertisement

Este sexto Informe mundial anual sobre crisis alimentarias (GRFC 2022) es el resultado de un proceso basado en el consenso de múltiples socios que involucra a muchas personas en las comunidades internacionales humanitarias y de desarrollo.

La publicación se realizó bajo la dirección de la Red de Información sobre Seguridad Alimentaria (FSIN). El informe se centra en aquellos países y territorios donde la magnitud y gravedad de la crisis alimentaria superan los recursos y capacidades locales. En estas situaciones es necesaria la movilización de la comunidad internacional.

El documento revela que alrededor de 193 millones de personas en 53 países o territorios experimentaron inseguridad alimentaria aguda en niveles de crisis o peores (IPC/CH Fase 3-5) en 2021.

Esto representa un aumento de casi 40 millones de personas en comparación con las cifras ya récord de 2020.

Advertisement

De estas, más de medio millón de personas (570 000) en Etiopía, el sur de Madagascar, Sudán del Sur y Yemen fueron clasificadas en la fase más severa de la Catástrofe de inseguridad alimentaria aguda (IPC/CH Fase 5) y requirieron una acción urgente para evitar una catástrofe generalizada y el colapso de los medios de subsistencia, hambre y muerte.

Al observar los mismos 39 países o territorios que aparecen en todas las ediciones del informe, la cantidad de personas que enfrentan una crisis o algo peor (IPC/CH Fase 3 o superior) casi se duplicó entre 2016 y 2021, con aumentos constantes cada año desde 2018.

“No debería haber lugar para el hambre en el siglo XXI. Sin embargo, estamos viendo que demasiadas personas se alejan del camino hacia la prosperidad. Un mensaje claro resonó hoy: si queremos prevenir una gran crisis alimentaria mundial, debemos actuar ahora y debemos trabajar juntos. Creo que la comunidad internacional está a la altura de esta tarea. Al aprovechar la acción colectiva y aunar recursos, nuestra solidaridad global es más fuerte y de mayor alcance. Como demuestra con su financiación de la ayuda y las sinergias humanitarias, de desarrollo y de paz, la UE sigue comprometida a abordar esta crisis alimentaria y nutricional junto con la comunidad internacional”, declaró el comisario de Gestión de Crisis, Janez Lenarčič.

 

Advertisement

Las causas profundas de la crisis alimentaria

Estas tendencias preocupantes son el resultado de múltiples impulsores que se alimentan entre sí, que van desde los conflictos hasta las crisis ambientales y climáticas, desde las económicas hasta las crisis sanitarias con la pobreza y la desigualdad como causas permanentes.

La comisaria de Asociaciones Internacionales, Jutta Urpilainen, dijo: “La invasión de Ucrania por parte de Rusia pone en peligro la seguridad alimentaria mundial. La comunidad internacional debe actuar para evitar la mayor crisis alimentaria de la historia y la agitación social, económica y política que podría seguir. La UE se compromete a abordar todos los factores que impulsan la inseguridad alimentaria: los conflictos, el cambio climático, la pobreza y las desigualdades. Si bien es necesario brindar asistencia inmediata para salvar vidas y prevenir la hambruna, debemos continuar ayudando a los países socios en la transición hacia sistemas agroalimentarios sostenibles y cadenas de suministro resilientes aprovechando todo el potencial del Green Deal y el Global Gateway”.

Los conflictos siguen siendo el principal impulsor de la inseguridad alimentaria. Si bien el análisis es anterior a la invasión rusa de Ucrania, el informe encuentra que la guerra, y la consecuente especulación, ya han expuesto la naturaleza interconectada y la fragilidad de los sistemas alimentarios mundiales, con graves consecuencias para la seguridad alimentaria y nutricional mundial. Los países que ya enfrentan altos niveles de hambre aguda son particularmente vulnerables a los riesgos creados por la guerra en Europa del Este, en particular debido a su alta dependencia de las importaciones de alimentos e insumos agrícolas y su vulnerabilidad a las crisis mundiales de los precios de los alimentos, señala.

Advertisement

Asimismo, los principales impulsores del aumento de la inseguridad alimentaria aguda en 2021 fueron:

 

  1. conflicto (principal impulsor que empuja a 139 millones de personas en 24 países/territorios a la inseguridad alimentaria aguda, frente a alrededor de 99 millones en 23 países/territorios en 2020);
  2. fenómenos meteorológicos extremos (más de 23 millones de personas en 8 países/territorios, frente a 15,7 millones en 15 países/territorios);
  3. crisis económicas – (más de 30 millones de personas en 21 países/territorios, frente a más de 40 millones de personas en 17 países/territorios en 2020, principalmente debido a las consecuencias de la pandemia de COVID-19).

 

“El vínculo trágico entre el conflicto y la inseguridad alimentaria es una vez más evidente y alarmante”, dijo el Director General de la FAO, QU Dongyu. “Si bien la comunidad internacional ha respondido valientemente a los llamados a la acción urgente de prevención y mitigación de la hambruna, la movilización de recursos para abordar de manera eficiente las causas profundas de las crisis alimentarias debido a to, entre otros, los impactos de la pandemia de COVID-19, la crisis climática, los puntos críticos globales y la guerra en Ucrania, todavía luchan por satisfacer las crecientes necesidades. Los resultados del Informe global de este año demuestran aún más la necesidad de abordar colectivamente la inseguridad alimentaria aguda a nivel mundial en contextos humanitarios, de desarrollo y de paz”.

Advertisement

 

Un cambio de paradigma

“La situación exige una acción a gran escala para avanzar hacia enfoques integrados de prevención, anticipación y mejor focalización para abordar de manera sostenible las causas profundas de las crisis alimentarias, incluida la pobreza rural estructural, la marginación, el crecimiento de la población y los sistemas alimentarios frágiles”, dijo European Unión-FAO-PMA -miembros fundadores de la Red Global- junto con USAID y el Banco Mundial en un comunicado conjunto que se dará a conocer esta semana.

Los hallazgos del informe demuestran la necesidad de una mayor priorización de la agricultura en pequeña escala como respuesta humanitaria de primera línea, para superar las limitaciones de acceso y como una solución para revertir las tendencias negativas a largo plazo. Además, promover cambios estructurales en la forma en que se distribuye el financiamiento externo, de modo que la asistencia humanitaria pueda reducirse con el tiempo a través de inversiones de desarrollo a más largo plazo, puede abordar las causas profundas del hambre. Paralelamente, debemos promover colectivamente formas más eficientes y sostenibles de brindar asistencia humanitaria.

Advertisement

Del mismo modo, fortalecer un enfoque coordinado para garantizar que las actividades humanitarias, de desarrollo y de mantenimiento de la paz se lleven a cabo de manera holística y coordinada, y garantizar y evitar que se alimente aún más el conflicto como consecuencia no deseada también podría contribuir a la construcción de resiliencia y la recuperación.

Un camino largo a seguir, que no todos los países desarrollados quieren elegir.

 

Elena Rusca, Ginebra, 04.05.2022

Advertisement
Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Corresponsal Ginebra

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software