Latinoamérica

Medios argentinos levantan teorías de conspiración con la retención de avión en Ezeiza

Advertisement

La detención del Boeing 747, de la aerolínea Emtrasur, de matrícula de Venezuela, que llegó a Ezeiza el pasado día 6 con 14 tripulantes venezolanos y cinco iraníes, con una carga de autopartes, desató los demonios, que están convirtiendo los medios de comunicación de la oposición y las instituciones israelíes como la Delegación de Asociaciones Israelitas-Argentinas (DAIA), que representa a los sectores más derechistas de una parte de la comunidad judía local, en una nueva “novela negra”.

El gobierno de Irán denunció que la detención del avión es parte de una “operación de propaganda” contra Teherán por sus políticas nucleares. El portavoz de la cancillería, Said Khatibzadeh, aseveró que “hace más de un año que la compañía Mahan Airlines vendió” esa nave a Venezuela, informó Página/12.

Consideró que es una forma de castigo de Occidente después de que desconectó 27 cámaras de vigilancia sobre sus actividades nucleares en respuesta a una resolución del Organismo Internacional de Energía Atómica que denunció la falta de cooperación de la república islámica. Mientras, Estados Unidos y sus aliados instaron a Irán a que ponga fin “a la escalada nuclear”.

Advertisement

Aunque la Policía de Seguridad Aeroportuaria, la Federal, Migraciones y Aduana revisaron la carga, y no se encontró nada que no fuera lo declarado, se retuvieron los pasaportes de los tripulantes venezolanos, a los cuales ya se los devolvieron, mientras que mantienen retenidos los de la tripulación iraní. El avión intentó cargar combustible, pero no se le permitió aterrizar en Uruguay, por una supuesta “denuncia” sobre la posibilidad de que había un “grupo terrorista iraní”, a pesar de que se comprobaron identidades y nadie tiene pedidos de captura.

Advertisement

Nadie fue detenido y los tripulantes fueron alojados en un hotel en la zona del aeropuerto y el juez federal Federico Villena decidió actuar con prudencia liberando a los venezolanos y prohibiendo la salida del país de los cinco iraníes hasta confirmar “que no son militantes o dirigentes de la guardia islámica conocida como Al Quds”.

Advertisement

Y esto porque la DAIA se presentó como querellante, pero el juez no tiene aún acusación fiscal debido a que Cecilia Incardona, del Ministerio público, no encontró ningún elemento para detener a los cinco iraníes. No figuran en ninguna lista de buscados por Interpol o por la FBI y en el avión no había ni armas ni estupefacientes, ya que su carga eran autopartes de Volkswagen que provenían de Querétaro, México.

Advertisement

El paso de la aeronave por Ciudad del Este, donde vive una comunidad de comerciantes árabes, y donde la CIA y el Mossad israelí sostienen que estos “colaboran” con la organización libanesa Hezbolá, lo que nunca se ha podido comprobar como tampoco hay pruebas de que funcionarios de alto nivel o diplomáticos iraníes haya sido responsables del atentado contra la mutual judía AMIA en julio de 1994.

El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, dijo que ninguno de los tripulantes del avión estaba requerido pero que uno de ellos, Gholamreza Ghasemi, figuraba como integrante de la Guardia Revolucionaria. Después se comprobó que “se trataba de un homónimo”.

Advertisement

Lo grave es que se tejan una serie de conspiraciones en coincidencia con la visita del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro a Irán, país con el que firmó importantes acuerdos en diversas áreas. En realidad la “sospecha” sobre los cinco iraníes proviene del hecho de que Uruguay no dejó aterrizar la nave cuando voló hacia Montevideo para cargar combustible. Ahí la empresa Shell tiene prohibido vender combustible a un avión de origen iraní.

Advertisement

 

Advertisement

Por Stella Calloni

La Jornada

Advertisement
Advertisement

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Corresponsal La Jornada en Buenos Aires

Related Posts

  1. Gino Vallega says:

    Occidente Judeo Cristiano tiembla ante la presencia de los «terroristas cubano-venezolanos-iraníes-nicaragüenses-norcoreanos-sirios-moscovitas…….» que día a día transportan auto partes para WV y otras compañías automotrices. El accionar de las «inteligencias OJC», dan vergüenza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software