Latinoamérica Portada

En un histórico triunfo Gustavo Petro llama a un gran acuerdo nacional en Colombia

Gustavo Petro hizo historia el domingo al convertirse en el primer presidente de izquierda en Colombia, un país tradicionalmente gobernado por conservadores y moderados, y de inmediato prometió tender la mano a la oposición y llevar adelante una lucha contra el cambio climático que incluya un diálogo con Estados Unidos sobre las altas emisiones de gases efecto invernadero.

En su primer mensaje como presidente electo, el exrebelde y actual senador buscó alejar los temores sobre su futura administración al asegurar que “vamos a desarrollar el capitalismo en Colombia, no porque lo adoremos sino porque tenemos primero que superar la pre-modernidad en Colombia, el feudalismo en Colombia, los nuevos esclavismos”, informa la agencia AP.

El hombre que durante la campaña prometió ambiciosas reformas en materia de pensiones, impuestos, salud y agricultura, dijo que “sólo sobre la base de crecer económicamente, de producir, es que podremos también redistribuir”.

Petro y su compañera de fórmula Francia Márquez obtuvieron un triunfo calificado como histórico en esa nación suramericana presidida durante más de 200 años por sectores de la derecha.

El binomio triunfador obtuvo más de 10 millones de votos lo que convirtió a Petro en el primer presidente de las fuerzas alternativas y de izquierda en Colombia.

Advertisement

 


«Hoy es día de fiesta para el pueblo. Que festeje la primera victoria popular. Que tantos sufrimientos se amortiguen en la alegría que hoy inunda el corazón de la Patria. Esta victoria para Dios y para el Pueblo y su historia. Hoy es el día de las calles y las plazas», expresó Petro en Twitter.

 

Desde Chile, el presidente Gabriel Boric felicitó el domingo por la noche a Gustavo Petro.



Fuente: AP y Prensa Latina

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Invito a los compas pensantes y honestos a cambiarse de este medio, que ya hace harto es solo propaganda del gobierno patronal actual. Los compas de este otro medio son más honestos y lúcidos:

    “Y ganó Petro…
    Gustavo Petro logró imponerse, con más de 11 millones de votos, en la segunda vuelta electoral de las elecciones presidenciales en Colombia. Su victoria confirma el revés del uribismo -que trató de levantar la opción de su rival, Rodolfo Hernández- y el retroceso de la derecha en el continente.
    Lunes
    20 de junio de 2022

    El triunfo de la fórmula Gustavo Petro-Francia Márquez había sido anunciado por las últimas encuestas de opinión, que mostraron que la ventaja inicial del empresario Rodolfo Hernández se había revertido.

    Finalmente, Petro logró superar la marca de la mayoría absoluta, con 50,5% de los votos, con un predominio en el sur y en la costa del país, además de la capital, Bogotá.

    El nuevo gobierno se suma así a una tendencia continental, de reemplazo de los gobiernos derechistas que habían ostentado una hegemonía hasta 2019, cuando una serie de levantamientos populares desafió ese dominio.

    En su discurso de la victoria, Petro reconoció su deuda con el levantamiento popular de 2021, al prometer la liberación de los jóvenes encarcelados por participar de las protestas. Conminó directamente al fiscal general del país a terminar con la prisión política. Éste, sin embargo, respondió inmediatamente por la negativa. Dijo que esa decisión es resorte de los tribunales de justicia y le enrostró a Petro la separación de poderes.

    Este hecho es un síntoma de la situación que enfrentará el nuevo mandatario, que asumirá el próximo 7 de agosto.

    El gobierno de Iván Duque concluye con un debilitamiento absoluto, reflejado en sucesivas órdenes de arresto domiciliario emitidas por diversos tribunales en su contra, por desacato e irregularidades administrativas. El parlamento que vio, en las elecciones legislativas pasadas, un aumento de los escaños de la coalición de Petro, Pacto Histórico, está fragmentado y representará una oposición al nuevo gobierno.

    Las condiciones económicas, de por sí deterioradas tras la pandemia, empeoran diariamente, con la inflación como un azote adicional sobre vastas capas de la población.

    Petro, que ha planteado un programa de tintes ecologistas y agrarios, deberá decidir qué intereses favorecer: los de las grandes mayorías populares o de las distintas facciones burguesas.

    El presidente electo, en su discurso ante los adherentes, provocó silencio y estupefacción en una multitud, hasta entonces jubilosa, cuando declaró que su objetivo es “desarrollar el capitalismo en Colombia”. Del mismo modo, propuso un “diálogo nacional”, como un gesto dirigido a los sectores derechistas.

    La victoria de Petro ha sido calificada de “histórica”, pues rompe la regla de que los gobiernos colombianos son invariablemente detentados por distintas facciones oligárquicas, antes identificadas con los ya fenecidos partidos liberal y conservador.

    Sin embargo, ese hecho histórico es sólo una de las consecuencias del gran levantamiento popular de 2021, más que de las dotes electorales de Petro y de coalición.

    En el gobierno, el nuevo presidente podrá descubrir la activación y el protagonismo popular no se agota en ungir a un nuevo gobernante, sino que tendrá una rápida manifestación en las calles, si las promesas y las expectativas que se han creado son defraudadas.”
    (diariorevolucion, 20 junio)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software