Opinión política Política

El gato a cargo del charqui

Advertisement

El riesgo de dejar al gato a cargo de la carnicería es una torpeza difícil de clasificar. Importa una inexcusable falta del sentido de lo político. Es no quererse ni un poquito y aceptar ser cooptado por el miedo que dan los uniformes.

Cuando se está en política, en donde el poder es la cuestión, es necesario usar la voluntad popular con la energía, precisión y convicción suficientes de lo contrario se vuelve en contra.

Resulta interesante saber por qué el gobierno de Gabriel Boric no removió a los altos mandos policiales sabiendo que a ellos no se les puede confiar ni el vuelto del pan.

Advertisement

Y no digamos que es por la falta de experiencia de quienes han asumido el gobierno. El Partido Comunista, importante miembro de la coalición, sabe por demás lo peligroso que es demostrarle miedo a una institución que no tiene precisamente los títulos democráticos necesarios.

Advertisement

No pocos militantes comunistas fueron asesinados por miembros del Cuerpo de Carabineros en la historia centenaria de esa colectividad. Y, sin embargo, esa pulsión anticomunista en el sentido más extenso posible, como el dinosaurio, aún está ahí.

Advertisement

La Dipolcar es la heredera legítima de la Dicomcar. ¿Alguien recuerda la Operación Huracán?

Advertisement

Si no hubo decisión de terminar con Carabineros, por lo menos debieron impulsarse cambios relevantes en su interior

Pero nada se ha hecho para depurar las filas policiales y el profundo sentido antipopular y clasista de sus mandos, entre los cuales las ideas de ultraderecha son las dominantes. Ni siquiera se ha hecho algo para modificar las estructuras internas que replican un clasismo que permite solo a quienes vienen de los sectores más acomodadas ascender a los escalones superiores.

Advertisement

La tropa es para el perraje.

Advertisement

Carabineros de Chile ha sido el espolón adelantado que los poderosos utilizan para contener la rabia de la gente que emerge de una cultura esencialmente injusta. Y como se ha visto, los oficiales y la tropa lo hacen con una fruición digna del patriotismo más anidado.

Advertisement

No se sabe de alguien que haya entendido lo que hizo el presidente Boric al haber mantenido en sus cargos a los generales que estuvieron involucrados directamente en la sangrienta represión con ocasión de los sucesos de Octubre.

¿Por qué optó por seguir con esos generales al mando de la institución? ¿Qué dato de la realidad lo hace cambiar de opinión respecto de terminar con esa policía para crear otra de rango democrático?

Advertisement
Advertisement

Como veremos, esa aguachenta política de la rendición a priori está teniendo efectos dramáticos y peligrosos: ni más menos que el general a cargo de la inteligencia policial es descubierto conspirando en contra del presidente y su gobierno.

Y lo inexplicable viene tras cartón: se le pide al mismísimo acusado que ponga en conocimiento de la Fiscalía los antecedentes de lo que el mismo habría hecho.

Minutos más tarde el gobierno corre a apoyar la labor del acusado sin asomo de dudas.  ¿Qué hará el gobierno si se confirma que el general a cargo de la inteligencia policial ha actuado sediciosamente? ¿Sabía de esta operación el Director General Yáñez?

Advertisement
Advertisement

¿Cómo se podría seguir confiando si se considera que las leyes le entregan la seguridad de las vidas de las autoridades a esas mismas policías que conspiran en contra de ellas?

Advertisement

Y me quedo hasta aquí.

Lo que queda es esperar el costo que tendrá para el gobierno y para la gente absorta esto que pasa y que no tiene vestigio de cosa racional.

Advertisement

Si se compara, lo de Irina Karamanos y su Gabinete personalizado es una pata de jaiba comparado con este escándalo que sí es de un peligro extremo y no una torpeza casi tierna, quizás un rapto de amor malentendido.

 

Advertisement
Advertisement

Por Ricardo Candia Cares

Advertisement

 

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Escritor y periodista

Related Posts

  1. Renato+Alvarado+Vidal says:

    Me da la impresión que el Gobierno considera que sólo tiene fuerza para el apaciguamiento; la alternativa para obtener mayor poder sería apoyarse en la base popular, pero es evidente que le teme más al pueblo organizado que a los uniformados. Pensé que el deterioro de la administración de Gabriel II sería un proceso más paulatino, que por lo menos tratarían de disimular su verdadero cariz de clase; la velocidad con que caen las máscaras me tiene impresionado.

    • alfredo saavedra says:

      La historia se repite los podres fácticos desplegándose antes del asalto al poder. Y son los mismos que hablan de las instuciones amenazada por progres y zurdos !

  2. Felipe+Portales says:

    Efectivamente Boric puede usar sus facultades para remover -¡con bastante justificación frente al Senado!- a su comandante en jefe actual. Es prácticamente la única facultad legal de control efectivo que tiene sobre Carabineros; pero no deja de ser. ¡Y no ha querido usarla!…

  3. Patricio Serendero says:

    La deriva derechista de estos “transformadores en gradualidad” está a la vista desgraciadamente. Y no han pasado todavía ni 6 meses. A quien podrá creerle el Pueblo después? Sospecho que más temprano que tarde el 19-O tendrá una segunda edición, mejorada y corregida.

  4. alfredo saavedra says:

    Carabineros de Chile es un poder fáctico , es decir su influencia excede sus atribuciones y la estructura organizativa establecida para las instituciones del Estado. Lo cual significa en pocas palabras, que tiene su propia agenda que solo en lo formal responde ala autoridad del gobierno establecido. El ministerio del Interior no ejerce la autoridad que le corresponde sobre esta institución, lo cual lejos de mejorar la situación vemos como se empeora el funcionamiento de carabineros. El año 2010 la confianza de la población en Carabineros de Chile era cercana al 67% para derrumbarse enero 2021 al 17% de confianza. La causas de este desplome son variadas y se pueden agrupar en motivos de : a) Corrupción, b) Derechos Humanos, c) Subordinación a la autoridad y c) Incompetencia en la organización y operatividad para obtener resutados en el combate contra el crimen organizado y el terrorismoen la Araucanía . En este punto cabe destacar a la Dipolcar, organismo de inteligencia de carabineros que parece tener una agenda marcada más que por lo policial sino por la orientación política de derecha de sus integrantes. El ex-presidente Sebastián Piñera una de sus primeras de su gobierno fue llamar a retiro a nueve generales de la institución incluido su Director General Bruno Villalobos, ni con esta limpieza se logro que el funcionamiento de Carabineros de Chile mejorara con lo cual la desconfianza de la población en la institución no deja de bajar. Son varias las voces de diversos sectores que han pedido una refundación de Carabineros de Chile y/o su intervención dejando la institución a cargo de un General de Ejército, pero nadie se atreve a poner el cascabel al gato en especial si el gobierno no es derecha. Existe un gran temor en el gobierno actual de desestabilizar la situación política del país a dos meses de la votación de salida de la Nueva Constitución interviniendo a carabineros aunque aparezcan pruebas de la concomitancia de oficiales y el crimen organizado y, los carabineros de a pie comiencen a pedir dinero por no pasar un parte de transito u otro. Si gana el rechazo, la importancia de la agenda propia de Carabineros de Chile va aumentar significativamente lo cual existe la amenaza de ser imitada por el resto de las FF.AA.. con lo cual quedaremos a un paso del Golpe de Estado. La indecisión, la debilidad y el temor no apaciguan a los lobos, por el contrario los incitan atacar es la bruta realidad no hay más !

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software