Latinoamérica

Brasil: el Lula que viene

Advertisement
Ya no hay duda de que Lula volverá a ser elegido presidente de Brasil. Los márgenes de duda son si será elegido en primera o segunda vuelta.

Hay gente que se pregunta, ¿qué Lula viene? Lula tiene toda la razón al recordar siempre que ha gobernado Brasil durante ocho años y no debe haber dudas sobre cómo gobernará. A algunos, que aún plantean dudas sobre si Lula hará un gobierno democrático, les recuerda que perdió tres elecciones presidenciales, sin cuestionar nunca sus resultados.

Ganó y gobernó siempre democráticamente. Convivió perfectamente con otros poderes de la república y con los medios de comunicación, que siempre se opusieron fuertemente a su gobierno.

Lula eligió democráticamente a su sucesora, Dilma Rousseff, quien fue relegida y no pudo gobernar en el nuevo mandato, sólo porque se montó un golpe de Estado reconocido ahora hasta por el Poder Judicial, admitiendo que no hubo irregularidades contables, la excusa que se usó para destituirla. El propio Lula fue arrestado, acusado sin fundamento legal e inhabilitado para ser elegido nuevamente en 2018.

Advertisement

A pesar de ser inocente, Lula se presentó ante la policía, aceptó la detención y demostró su inocencia en los 26 procesos  que sufrió. Salió libre, rescató sus derechos políticos, volvió a postularse para presidente y ahora está cerca de volver a triunfar. Todo democráticamente. Nadie tiene una trayectoria tan democrática como Lula, tanto cuando perdió elecciones como cuando las ganó. Cuando fue arrestado y cuando fue liberado. Cuando fue candidato y cuando gobernó.

Advertisement
Advertisement

¿Qué Lula vuelve a gobernar?, preguntan algunos. Como si existieran varios Lulas. Como si Lula fuera a decidir, cuando sea elegido, qué tipo de gobierno llevará a cabo.

Advertisement

Lula tiene una continuidad impresionante en sus propuestas y en sus planes de gobierno. Siempre defendió la democracia, la practicó y luchó contra la dictadura como ahora lucha por la restauración de la democracia. Siempre ha puesto en práctica una lucha incansable contra las desigualdades sociales y regionales, a través de la prioridad de las políticas sociales, la distribución del ingreso, la generación de millones de empleos con contrato laboral y el aumento de los salarios siempre por encima de la inflación.

Advertisement

Lula siempre ha defendido los derechos de las mujeres, los pobres, los negros, la comunidad LGBT, a los más frágiles y a los más necesitados. Siempre propuso y practicó conversaciones y negociaciones para solucionar los problemas del país.

Por eso Lula volverá a ser elegido con el apoyo masivo de mujeres, pobres, negros, nordestinos y jóvenes.

Advertisement

Pero Da Silva ha avanzado y tiene nuevas propuestas. Primero, propone una reforma fiscal, ya que el Estado brasileño está en bancarrota. Para impulsar la reanudación del crecimiento económico y retomar la centralidad de las políticas sociales: educación, salud y asistencia social.

Advertisement

Una reforma que grava a los más ricos es considerada por él indispensable para instaurar sus programas históricos y combatir las desigualdades sociales y regionales en Brasil.

Advertisement

El programa de Lula tiene dos ejes fundamentales: la restauración de la democracia en Brasil y la reanudación de las políticas económicas antineoliberales. Un Lula que valora más la democracia y es más claramente antineoliberal. Con la reanudación de la política exterior soberana que siempre lo caracterizó.

¿Hasta qué punto las amplias alianzas de Lula de hoy cambian las posiciones políticas históricas del candidato? Nada, básicamente. En la composición del gobierno, probablemente.

Advertisement
Advertisement

Por ello Lula es el candidato favorito en las elecciones del domingo, probablemente para triunfar en la primera vuelta. Este es el Lula que volverá a gobernar Brasil.

Por Emir Sader

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Lula ya ha elegido como candidato a la vicepresidencia al conservador Geraldo Alckmin, que hace pocos años participó en la campaña de criminalización del PT. La semana pasada, dejó caer que podría nombrar al veterano expresidente del Banco Central y economista conservador Henrique Meirelles para encabezar el Ministerio de Hacienda. Todo para cerrar filas con la élite y atraer a esos votos tácticos necesarios para reconciliar el país.

    Cardoso, otro defensor de lo que muchos califican como un golpe de Estado parlamentario contra Rousseff en 2016, ha pedido el voto útil para Lula. Los columnistas de O Globo, que hace cuatro años coordinaron la campaña mediática contra el PT, apoyaron a los fiscales mesiánicos y los jueces corruptos de la investigación ‘Lava Jato’ contra Lula, ahora piden también el voto útil para él.

    Hasta los departamentos de Estado y de Justicia en Washington se han convertido en lulistas, diez años después de maquinar la operación de lawfare contra el expresidente.

    Por no hablar de los empresarios de la gran oligarquía brasileña. Lula compareció el otro día en una reunión organizada por el think tank Grupo Esfera, en la que participaban consejeros delegados como Abilio Dino (Carrefour) o Isaac Sídney del Banco Bradesco. En su día, aplaudieron el proyecto de Bolsonaro, y su ministro de Hacienda, el multimillonario gestor de fondos Paulo Guedes, de privatización y desregularización de la economía brasileña: desde el sistema de pensiones a Petrobras. Ahora quieren ser aliados de Lula.

    El invitado más sorprendente a este evento fue Josué Gomes, presidente de la Federación Industrial de Sao Paulo (Fiesp), la asociación empresarial que instaló delante de sus puertas un pato hinchable –una figura que aparecía en todas las protestas proimpeachment– junto a pancartas de Lula en uniforme de presidiario y de Dilma con la frase “Tchao Querida” durante las continuas manifestaciones contra el PT que recorrían la Avenida Paulista en 2014 y 2015.
    Lula es a la vez el paradigma y la contradiccion de las alianzas entre el pueblo y la clase dirigente
    Lula desoyo todas las peticiones de organismos de DDHH que pedian la libertad de Mauricio Hernández Norambuena, también conocido como Comandante Ramiro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software

Roxana Pey: "La reposición de Clarín es fundamental para la democracia chilena"

Jorge Arrate: "Estamos pidiendo la restitución del Clarín sobre la base de un tribunal inobjetable, que es el CIADI"

En representación de más de 1200 firmas, el excandidato presidencial y exministro Jorge Arrate entregó el 23 de noviembre una carta al presidente Boric por el pago de la indemnización para la restitución del Clarín.