Nacional Opinión

La alcaldesa y el Rafa

Advertisement

Hace mucho tiempo, los comunistas parecían comunistas. Dejaban a su paso una estela de consignas e historias de persecuciones y huelgas. Casi todos eran flacos, mal trajeados y con cara de preocupados. Los más viejos habían sobrevivido a persecuciones, delaciones, represión, desprecio, desalojos y palizas.

Se les veía a menudo entre desarrapados, tomas de terrenos, juntas de vecinos, centros de madres, sindicatos y vendedores de libros.

Durante la dictadura desplegaron un heroísmo al que no se le ha hecho suficiente justicia ni por ellos mismos. Si durante en ese tiempo usted andaba por un pueblo lejano a la siete de la mañana, esos que caminaban por ahí a esa hora desudada o era un entusiasta futbolista, un convencido evangélico o un heroico militante comunista sin desayuno.

Advertisement

La Plaza Brasil de Santiago ha visto reverdecer sus pastos por la sistemática insistencia de varios negros que lo riegan y recortan. Luego de que el presidente Boric se hiciera vecino del Barrio Yungay, la plaza Brasil ha visto mucha más seguridad municipal y policial. Los sábados se llena de niños.

Advertisement
Advertisement

Cuando hay elecciones, en esa plaza se despliegan los candidatos a cualquier cosa, instalan sus mesas, sus sistemas de audio y se comprometen a lo que venga.

Advertisement

Fue ahí cuando vi por primera vez a la actual alcaldesa Hirací Hassler.

Advertisement

Rodeada por entusiastas jóvenes comunistas con banderas y camaradas que hacían de público, ofrecía y se comprometía. No me pareció comunista solo por el arraigado perjuicio de que los comunistas debemos ser feos y desarrapados, buenos para el cigarrillo, con cara de cierta tristeza de cesantes antiguos y vocación de perseguidos.

No era el caso de la candidata que lucía más bien como una candidata de la pequeña burguesía, objeto eterno de las críticas rojas. Por lo menos parloteaba, manoteaba y se vestía como una.

Advertisement

Pero en su discurso prometía una alcaldía ciudadana, cercana, desde la que cumpliría con aquellas cosas que fueron plebiscitadas a las que se comprometía el ganador de la justa primaria popular, en la que la ahora alcaldesa Hassler ganó y por la que voté entusiasta.

Advertisement

Fue así como la compañera Irací Hassler fue elegida alcaldesa de Santiago con un Consejo mayoritariamente a su favor y compuesto por muchas mujeres.

Advertisement

En el Barrio Brasil deambula desde hace más de treinta años el Rafa. Pelo albísimo, crespo y largo, sucia barba de profeta, gorra de beisbolista, vestido a la diabla con harapos, y se gana la vida acomodando autos.

Podría parecerse a Forest Gump cuando le dio por correr.

Advertisement
Advertisement

Es un tipo pacífico como la luna y con una extraordinaria memoria, que no le hace mal a nadie, aunque eso sí, afea el paisaje, pecado que han debido asumir los pobres desde el principio de los tiempos.

Al Rafa a las diez y media de anoche le cayó su condición de indigente vecino del presidente. Hasta anoche a esa hora vivía en un pequeño ruco que levantó afirmado en una palmera en una arista de la plaza. Ahí pasaba sus noches bebiendo alguna cerveza que le regalan sus amigos o las que compra con las monedas que sus clientes le dan a cambio de nada. Lo acompañaban dos fieles y silenciosos perros.

Al Rafa le cayó todo la cultura del sistema el miércoles a las diez y media.

Advertisement
Advertisement

Equipos municipales y carabineros equipados para el asalto final llegaron arrasando con los bártulos del Rafa y los tiraron a un camión de la basura dejándolo a la intemperie.

Advertisement

En ese caso no funcionó el sacrosanto derecho a la propiedad privada solo porque eran cosas de pobres, cacharros abollados, ropas insalubres, un jergón fétido y quizás, pequeñas cosas de valor sentimental de esas que se guardan debajo de las almohadas o colgadas en la pared.

El Rafa cometió el pecado de ser pobre entre los pobres, un indigente que eligió la calle para vivir. Un hombre en situación de calle, como dice la cursilería de los poderosos bien vestidos y mejor alimentados.

Advertisement

Antes, mucho antes, a personas como el Rafa los defendían los comunistas los que vistos desde lejos, en algo se parecían al Rafita, quizás en lo pobres o en lo perseguidos. Desde hace un tiempo la cosa es bastante diferente.

El cobre cerró a la baja. El IPC de Estados Unidos llegó al 7.7%. El pronóstico del tiempo dice que el fin de semana va a llover en Santiago.

Advertisement
Advertisement

 

Advertisement

Por Ricardo Candia Cares

 

 

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Escritor y periodista

Related Posts

  1. Margarita Labarca Goddard says:

    Claro, los comunistas tienen que ser pobres, desharrapados, hambrientos. Pero no es así, porque los que no comen todos los días no tienen tiempo ni tranquilidad par dirigir las luchas populares.
    Todos o casi todos los dirigentes revolucionarios han sido personas que comen todos los días: Lenin, Yrotsky, Maatma Ghandi, Patric Lumumba, Fidel Castro, Salvador Allende y muchos más,

    • No quiero redundar con don Serafin, pero Margarita, vamos, que no es tán dificil entender lo que escribíó el caballero Ricardo. Bueno, permitánme poner mi granito de arena en esta conversación con una sola palabra, palabra que no tiene que ver con modas, riquezas y tantas otras ue vadas que ha traído el capitalismo y es esta palabra, quizás ya olvidada en las ideologías de izquierda que han evolucionado junto con las sociedades y es : CONSEQUENCIA, nada más y nada menos. Gracias por su atención si es que me la han prestado, sino lo han hecho, güeno, me da lo mesmo, como decía el huaso Raimundo, un antiguo y buenísimo amigo mío, junto con el huaso Rolando.

  2. Patricio Serendero says:

    Lo que no deja de ser una verguenza es que desalojos forzados como este del Rafa ocurran en este Gobierno. Particularmente donde el alcalde/alcaldesa es de izquierda. La alcaldesa Hassler puede si lo quiere corregir este acto inhumano de la expulsión del Rafa. Y darle una vivienda social a este guardián de 30 años de la famosa plaza Brasil. Cientos de otras y otros como el Rafa viven en las plazas de Chile. He visto unos cuantos personalmente que viven en carpas en ese parque que irónicamente se llama Parque de los Reyes. No hay ninguna solución para ellos? Difícil. Hay más de 1000 campamentos en Chile, donde la gente vive tan mal como el Rafa. Sin agua, sin luz y sin alcantarillado.
    Para ellos no hay item dispuesto en el presupuesto anual de la Nación. No existen. Pero para gastar millones en cualquier estúpida inauguración de «primeras piedras» si lo hay. Como lo hay para pagar costosísimos desfiles militares y otros muchos.
    Creo que Margarita Labarca se equivoca aquí al solidarizarse con su correligionaria alcaldesa y preferir criticar la descripción irónica que Candia hace -en estilo de escritor y no de sociólogo que no es – de esa caricatura común sobre el supuesto aspecto físico de los comunistas y de los izquierdistas en general. Al menos así lo he intepretado yo. Esto, porque Candia sabe como todos nosostros de la existencia también de una «izquierda caviar», culta y elegante, algunos con apellidos rimbombantes, que en nada se diferencian en sus vestimentas de los burgueses. No dejando de ser de izquierda por ello.
    Debería exigirle a la alcaldesa de enmendar el error cometido.

  3. Lo lamento por don Rafa, ciertamente. pero, tengo dudas : quien dió la orden de desalojo? La alcaldesa Hassler? Sabe ella lo que pasó? Algún vecino/vecina.. encopetado pidió a los verdes actuar conforme a la racionalidad de un barrio presidencial? Hay chilenos que ,para quedar bien con las autoridades, desde el 73, actúan «a ese propósito» sin máscara y la mano extendida…..
    recuerdo el allanamiento de mi casa en Octubre del 73…obvio, ya no había nada comprometedor y hasta corbata estaba usando, en el barrio mediopelo salvador-santa isabel, pienso, por aporte informacional de los vecinos. Para hacer acusaciones y no caer en las fake news, hay que estar al tanto del problema, descartemos las asunciones irreponsables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software

Roxana Pey: "La reposición de Clarín es fundamental para la democracia chilena"

Jorge Arrate: "Estamos pidiendo la restitución del Clarín sobre la base de un tribunal inobjetable, que es el CIADI"

En representación de más de 1200 firmas, el excandidato presidencial y exministro Jorge Arrate entregó el 23 de noviembre una carta al presidente Boric por el pago de la indemnización para la restitución del Clarín.