Medio Ambiente Nacional

Movimiento por el Agua y Territorios responde a sindicato que apoya proyecto Dominga: la defensa de la naturaleza es una tarea urgente

Advertisement

El sindicato interempresas Sinamind difundió la primera semana de enero de 2023,  una declaración pública  firmada por su presidente, Robinson Romero. En ella califican al gobierno como “antiempleo”,  y lo acusan de frenar los proyectos de inversión  Dominga y Fundamenta,  mediante el  “intervencionismo de sus funcionarios”, impidiendo con ello la generación de “empleos dignos”.

 

En respuesta a esas y otras afirmaciones, el Movimiento por el Agua y Territorios, con presencia en el norte, centro y sur del país, respondió a Sinamind de forma respetuosa pero clara: «La defensa de la naturaleza  es una tarea urgente. El agua, la tierra, el aire, los ecosistemas y la biodiversidad nos permiten sostener todas las vidas. En ningún caso las luchas socioambientales van contra los derechos laborales».

Advertisement

 

Advertisement
Advertisement

DECLARACION

Advertisement

1.- Respetando el papel de toda organización sindical en defensa de sus compañeras y compañeros, estimamos que Sinamind ha asumido la defensa de los proyectos Dominga y Fundamenta desde una mirada cercana a los intereses del gran empresariado. Los  proyectos citados han sido rechazados por importantes organizaciones  de esos territorios en la Región Metropolitana ,  Coquimbo y todo el país. Con su nula valoración del medioambiente, las afirmaciones de SINAMIND  muestran un razonamiento similar al de sectores políticos que históricamente han defendido visiones desarrollistas, basadas en la sobreexplotación de la naturaleza. Además la declaración omite las causas de fondo de la cesantía, de la falta de oportunidades y la precarización del empleo y  la vida de las grandes mayorías.

Advertisement

 2. Tenemos en común con las y los trabajadores, la defensa  del derecho al empleo y a las oportunidades en los territorios. Pero ante la indesmentible crisis ecológica,  al analizar un proyecto de inversión, la institucionalidad debe hacer cumplir los requisitos del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, de por sí bastante débiles.

3.- Nuestro alerta se enfoca en buscar  formas de producción que permitan poner fin  al extractivismo y avanzar hacia el post extractivismo. Hoy la defensa de la naturaleza  es una tarea urgente. El agua, la tierra, el aire, los ecosistemas y la biodiversidad nos permiten sostener todas las vidas. En ningún caso las luchas socioambientales van contra los derechos laborales.  Es  muy necesario avanzar en  la discusión de políticas de re-conversión de la matriz productiva para impedir que nuevos proyectos sigan perpetuando fuentes laborales que solo generan ganancias a costa de la precarización de sus trabajadores y el deterioro de  sus territorios.

Advertisement

El MAT, junto a otras organizaciones socioambientales y territoriales   ha destacado en múltiples denuncias el carácter precario del empleo proporcionado por  las empresas extractivistas, la destrucción de las economías locales del territorio, y la violencia que  ello representa para las mujeres y sectores más vulnerables cuando estos padecen la escasez hídrica o daños ambientales.

Advertisement

4.- A mismo tiempo nos preocupa el avance de la inteligencia artificial y la robotización, visibles  en el remplazo de cajeras de supermercados y bancos por máquinas; o en el reemplazo de temporeras en los cultivos de exportación, por sistemas de cosecha automatizados. La agroindustria avanza hacia una agricultura sin agricultores, llamada “de precisión”,  con agrotóxicos que envenenan  suelos y personas,  secan las cuencas y dejan sin agua a miles de habitantes en el país. Propiciamos en cambio el apoyo a la agroecología y el fortalecimiento de economías populares y mercados territoriales que aseguren trabajo y mercado para los productos de la agricultura familiar campesina; y  alimentos sanos, sin agrotóxicos, para los habitantes de su territorio y región.

Advertisement

5.- Buscamos proteger la biodiversidad existente en Chile, que tiene un valor en sí misma y no debe ser reducidos a la calidad de  recurso a ser explotado, pues la naturaleza tiene derechos. El proyecto minero-portuario Dominga pone en riesgo la existencia del pingüino de Humbold  que habita esa Reserva Nacional; y afecta  el  conjunto del ecosistema marino en el que se alimentan ballenas y delfines, entre otras especies. Esos y otros impactos han sido acreditados en numerosos estudios científicos que avalan el rechazo al proyecto Dominga, cuyo avance debe ser frenado definitivamente.

Advertisement

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Gino Vallega says:

    Siempre ha habido sondicatos amarillos, cuyos dirigentes se venden a las empresas por «unos dólares más» como clama la película. Recuerda el sindicato de la mina El Teniente, q acampaba en la poco religiosa Universidad Católica, para luchar contra Allende y con los DC, auspiciando el golpe? Los sindicatos amarillos Moreira deben estar de cara a sus asociados y no en la prensa anodina solamente. Que dice el resto del sindicato, cuya representación la toma sólo un pescador de vla zona?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software