Opinión Política Portada

¿Es posible una derecha política liberal a 50 años del golpe de Estado en Chile?

Advertisement

Este 2023 será un año bastante especial para Chile, no solo porque nuevamente se votará una propuesta constitucional por el pueblo chileno el próximo 17 de diciembre, sino que será también dentro del marco de los 50 años del golpe de Estado de 1973.

De ahí que será un año sumamente simbólico para el país y pueda ser visto como una oportunidad histórica para que la derecha en Chile se sitúe desde el liberalismo político, dejando atrás fanatismos ideológicos anti-democráticos y un fundamentalismo económico de mercado, que solo la ha llevado a ser un sector incapaz de tener un proyecto político amplio y plural.

Es lo ocurrido durante los últimos 50 años, en donde la derecha poco y nada ha aportado a la reflexión política del país, al estar encapsulada por completo en la doctrina neoliberal, como bien ha planteado el académico de centroderecha Hugo Herrera, quien ha cuestionado la profunda estrechez ideológica y el economicismo de su sector, negando su propia historia, la cual ha sido mucho más amplia (liberal-clásica, nacional-popular, liberal- cristiana y socialcristiana).

Advertisement

En consecuencia, Herrera ha planteado que la derecha, heredera del pensamiento gremialista de Jaime Guzmán y de los llamados Chicago Boys, ha reducido a la política a la mera gestión, despolitizando así su uso desde una ortodoxia neoliberal, que desde un atomismo social individualista, no ha sido capaz de pensar en expresiones colectivas como bien común, nación, solidaridad nacional, destino histórico (1).

Advertisement
Advertisement

Es cosa de ver a todos los partidos políticos de derecha existentes, desde el Partido Republicano, pasando por la UDI, Renovación Nacional y Evopoli, los cuales si bien podrán mostrar ciertas diferencias en términos de mayor o menor conservadurismo valórico, todos son fervientes seguidores del dogma neoliberal.

Advertisement

Un buen ejemplo de ello, fue la reacción de la derecha en Chile durante el estallido social en el país y lo ocurrido durante toda la redacción de la nueva constitución, en donde la derecha no fue capaz de instalar un discurso político democrático y dialogante, mostrando por el contrario, una brutal represión al pueblo de Chile y una resistencia a cualquier intento de transformación institucional.

Advertisement

Se podrá decir que la derecha chilena ha mostrado ciertos avances democráticos, al firmar dos acuerdos por una nueva constitución, tanto en el año 2019 como el pasado 2022, pero parecen responder más a cierto pragmatismo ideológico, y a la voluntad de ciertos líderes puntuales (Mario Desbordes y Javier Macaya), que a una mirada de país a largo plazo que rompa con los pilares del neoliberalismo.

Asimismo, habrá quienes señalen que hubo sectores de la derecha que estuvieron por el apruebo del plebiscito de entrada el 2020 y que estuvieron abiertos a construir puentes dentro de la Convención Constitucional, pero rápidamente esos sectores fueron completamente cooptados por la ultraderecha reaccionaria y negacionista.

Advertisement

Es cierto, desde las fuerzas de izquierda y transformadoras al interior de la Convención Constitucional, desde un primer momento se cerraron a un mínimo diálogo con cualquier sector identificado con la derecha, sea cual fuere, pero de ahí a pasar a una campaña del rechazo a base de mentiras e interpretaciones apocalípticas del nuevo texto constitucional, sólo reafirmó su mirada doctrinaria.

Advertisement

Ante esto, la derecha tiene este año una nueva oportunidad histórica, no sólo para condenar con fuerza el golpe de Estado y la dictadura cívico militar sangrienta posterior de 17 años, sino también el poder romper con su legado económico extremo y la profunda injusticia que generó, que nos llevó a lo ocurrido el 2019.

Advertisement

Para ello, tendrá que no subordinarse nuevamente a la ultraderecha reaccionaria y negacionista, que verá este año seguramente como una oportunidad para revindicar la figura de Augusto Pinochet, como un referente anticomunista y contra la corrección política, y que también se dedicará a denostar la revuelta social, usando la expresión estallido delictual, negando así el profundo malestar que existe aún en la sociedad chilena.

Por lo mismo, una derecha en Chile que se posicione desde un liberalismo político, debe construir un relato que deje de ver al Estado como una mera carga y que se le debe limitar el poder lo más posible, sino verlo por el contrario, como un espacio que contribuya a la convivencia democrática del país, la cual sigue fracturada.

Advertisement
Advertisement

A su vez, debe dejar de reducir los derechos de manera minimalista a la mera vida, libertad y propiedad privada, ampliándolo a derechos sociales también, cuestionando así la subsidiariedad impuesta en la constitución actual y entendiendo que más Estado es más poder a los ciudadanos, no a los operadores políticos, como ha caricaturizado siempre el pensamiento neoliberal.

De no hacer ese giro liberal de la derecha, solo beneficiará a los extremos y a quienes no les interesa en lo más mínimo colaborar para construir un país más justo y en paz, farreándose nuevamente la posibilidad de dejar de vernos como enemigos y votar a favor de una nueva constitución democráticamente, que deje atrás décadas de desconfianza y de miedos.

Esperemos por tanto, que la derecha esté a la altura esta vez y ponga a Chile por sobre sus intereses particulares mezquinos y esté dispuesta a conversar con quien piense distinto, dejando atrás una doctrina económica que se impuso a la fuerza y se naturalizó con el tiempo, como si fuera una verdad revelada e inobjetable.

Advertisement
Advertisement

 

Advertisement

Por Andrés Kogan Valderrama

 

Advertisement
Advertisement
Advertisement

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Sociólogo Diplomado en Educación para el Desarrollo Sustentable Magíster en Comunicación y Cultura Contemporánea Con cursos de Doctorado en Estudios Sociales de América Latina Profesional de la Municipalidad de Ñuñoa Militante de Convergencia Social: https://sites.google.com/view/cslascondes

Related Posts

  1. Gino Vallega says:

    Sería deseable un cambio al fundamentalismo capitalista conocido como neoliberalismo; será posible que USA cambie, cuando aún viven en la guerra fría? Difícil. Será posible un cambio en la Europa, cola del leon yanqui? Difícil. Será posible que los millonarios sudacas suelten la presa del Estado, cuando aún les da privilegios, defendidos por los monstruos militares? Ud. que cree?

    • Serafín Rodríguez says:

      La verdad es que tiene poco sentido hablar de dos derechas pues lo que ha habido en Chile es un espectro de partidos neoliberales que hasta hace poco incluía a los de Chile Vamos y la (ex) Concertación. Los partidos ejes de la ex Concertación, el PS y el PPD más lo poco que queda del PRSD han adoptado ahora la etiqueta de fantasía Socialismo Democrático y se han aliado con los del FA y el PC que conforman la coalición Apruebo Dignidad, otro nombre de fantasía, a fin de conformar el octavo gobierno de post-dictadura y administrar el sistema neoliberal que rige en el país.

      • Serafín Rodríguez says:

        Lo que en el fondo distingue a los distintos partidos neoliberales que operan en Chile es la disputa por el ejercicio y benefcios del poder político. Esto hace que se aglutinen (o no) en distintas coaliciones según cómo perciban el panorama político-electoral y que sean principalmente máquinas electorales dirigidas cupularmente con casi nula participación democrática de sus escasos militantes de base. Lo único que los distingue a nivel ideológico son algunas cuestiones valóricas sin incidencia en lo económico pero irreconciliables en algunos casos como, por ejemplo, entre la DC y el PC, aunque han cohabitado sin reparos bajo el signo de la tal llamada «Nueva Mayoría» en circunstancias que el acceso al poder relegó las diferencias ideológicas a segundo plano. Las seudo distinciones “derecha, centro derecha, centro, centro izquierda e izquierda” son meras etiquetas electorales destinadas a captar incautos.

  2. Serafín Rodríguez says:

    Todo y cualquier cosa es perfectamente posible en en Chile tal como lo demuestra el actual gobierno de minoría social, política y electoral que resultó electo mayoritariamente por el voto contra el otro en el balotaje y que actualmente se mantiene gracias al sistema presidencial sin contrapesos reales a pesar del alto rechazo por parte de la población, según muestran las encuestas.

  3. Patricio Serendero says:

    De las varias observaciones críticas que se le pueden hacer a este artículo, escojo esta: «Se podrá decir que la derecha chilena ha mostrado ciertos avances democráticos, al firmar dos acuerdos por una nueva constitución, tanto en el año 2019 como el pasado 2022».
    El acuerdo de Nov. de 2019 fue hecho al calor de «la rebelión de las masas» del 18-O con el propósito de salvar el gobierno represivo de S. Piñera. Impuso el nada democrático processo de Convención Constitucional donde se imponía los famosos 2/3 para aprobar cada artículo del nuevo texto, además de que este quedaba desde entonces restringido a todos los contratos internacionales firmados por Chile. Mismo así, una parte considerable de la Derecha votó por no tener ningún proceso de cambio constitucional. Que la que hay es buena como dijo el demócrata J.A. Kast-. Desde el primer día la Derecha realizó tras las bambalinas toda una campaña millonaria de mentiras y falsedades, además de una campaña de desprestigio permanente a los convencionales. Todos hechos de conocimiento público.
    Rechazada la propuesta del nuevo texto constitucional, en 2022 la Derecha tampoco ha actuado de manera democrática. Se ha apropiado del resultado plebiscitario como triunfo propio y ha impuesto con repetidos chantajes a la gobernación actual un nuevo proceso de elaboración constitucional más anti-democrático aún que el anterior, con el fin precisamente de no volver a poner en riesgo el único modelo económico que acepta. Y lo ha conseguido plenamente.
    Y a eso el autor llama dar muestras de «avances democráticos»?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software