Opinión e identidades Poder y Política

Quedarán como recuerdo solo los trenes

Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 46 segundos

Han sido muchos los errores cometidos por el gobierno en tiempos políticos cortos. Los calendarios actuales perdieron el rumbo y se olvidó el programa. Hay en este cuadro algunos antecedentes que no pueden ser pasados por alto.

Es un gobierno con dos almas.

Se manifestó tener un alto nivel moral y que miró el pasado lleno de errores y promesas incumplidas con mucha razón. Que los acusó de espurios por los acuerdos con la derecha pinochetista. Lanceros frenteamplistas enceguecidos que la corrupción era algo así como la madre de todas las batallas, el conquistar la tierra prometida.

Los nuevos actores e inquietos constructores olvidaron que los países aunque tengan historias cortas tienen memoria. La idea de cambios no es el punto once en las tablas de la ley, es el recorrido urgente de la clase, los golpes y masacres a las que durante decenios ha sido condenada.




Los países son subdesarrollados no porque los que los que los habitan sean analfabetos o flojos, son consecuencia de un sistema político, económicos y social que deja en el más absoluto abandono a miles y miles de personas. Esa desigualdad que no hace ruido pero que está instalada en los barrios más extremos   habita los más cercanos a la línea de la pobreza.

El Frente Amplio también tiene sus propias almas.

Cuando se estaba redactando el proyecto/programa nadie puede negar que estaba presente el bien común. La voluntad transformadora, ese saludo a la estatua de Allende, ese hombre que encantó con sus cuarenta medidas y un sueldo para todos financiado por el cobre.

No está escrito en el programa ni el partido único, ni un modelo centralizado, ni el diario único del partido. Un proyecto convincente que superaría el triste y lamentable recorrido de los concertacionistas que jamás tuvieron la voluntad política de llegar a buen puerto. Las AFP siguen gozando de buena salud y la propuesta de un nuevo sistema de pensiones se hace cada día más lento y lejano. Lleno de dudas.

Venían de la calle y aquello implicaba un compromiso determinante. Es la calle quien empuja al gobierno. Los octubristas no estaban pedidos. Colocaron los asuntos necesarios para que sean incluidos, nada más, pero nada menos.

Millones de voluntades para llegar hasta el final y el espejo nos muestra dos derrotas electorales en corto tiempo

Se construye un proyecto donde posiblemente razones de escozor, la propuesta de socialismo para mejorar las condiciones el hombre es abandonada y se levanta el bien común. En esto hay claridad absoluta. Los compañeros de ruta al interior del FA son los hijos de la vieja concertación. El viejo Mapu que aún intenta digerir de lo que les dijo Kalki Glauser allá en Lo Curro en los setenta.

Se masticará por mucho tiempo la llegada de los que fueron tartufos del modelo para el recorrido 2022-2226.

Aquella alma socialdemócrata no asumirá en absoluto los embates de la derecha ante la eventualidad que se insista con mayor fuerza y convencimiento que es posible agrandar los bordes para alcanzar algunos de los objetivos que dieron sustento a este proyecto de gobierno.

No es creíble la pancarta del Buen Vivir, no tiene ropa ni sustancia. No tiene historia, es estrecha y limitada memoria.

Lamentable.

La regla básica consiste en que para que las mayorías crean lo que se les propone aquello debe ser cumplido. Si se gritó hacer de la salud, la educación asuntos de calidad y gratuitos en aquello no hay pausa. Si se les habló a los millones de chilenos que cuando la edad los alcance, tendrán pensiones dignas, pues en eso no hay espacio para fallar.

De promesas rotas desde 1990 son muchos rosarios de perlas negras. No cumplir lo prometido cuando quien hace de su derecho a voto en una herramienta para poder salir del estado de postración y precariedad es grave.

Gabriel no mientas, hay que cumplir lo prometido.

Las mentiras presidenciales tienen la particularidad que en algún momento te pasarán la cuenta. No cumpliste lo prometido, no levantaste la voz, no estabas a la altura de los líderes que en condiciones difíciles logran avanzar. Nada de esto ha sucedido.

Pero los partidos políticos, movimientos que dieron nacimiento a un FA, crítico, puro, con una moral diferente a la concertacionista terminan dando explicaciones desde sus madrigueras. Intentando la justificación que no existe.

Lo extraño en la película que se está viendo, los responsables no alcanzaron a entender que el servicio público no es canción de wurlitzer. Que la precariedad en la administración hace que sea finalmente el gobierno sea maltratado por la derecha que olvida sus delitos tributarios, su entreguismo al capital extranjero. Su raspado de la olla, su Orpis en la cárcel. Su ley de pesca.

Ha pasado algo más de un año cuando en aquel marzo con el día alegre de la llegada de Gabriel a La Moneda creímos que la esperanza volvía a instalarse entre la casa y la fábrica, la escuela y la universidad, entre el campo y la ciudad.

El gobierno ha ido sumando fracaso tras fracaso, y se resiste al aprendizaje. La derecha jamás ha trepidado en dar pausa para respirar. Trabaja de forma perversa no sólo para ella, lo hace pensando en el empresariado, en las aseguradoras, banqueros y exportadores, sus mecenas. Para defenderlos reciben su dinero y se convierten en tinterillos y ganapanes. No se confiesan sencillamente porque el cura debería trabajar horas extras.

Se pensó que desde aquel día de marzo a pesar de lo complicado en el parlamento se darían pasos más concretos y se comienza con todo lo contrario Una seguidilla de errores, explicaciones que agravan la causa, debilidad en ministerios que deben ser la muralla más alta para que los enemigos no logren escalar.

En este corto tiempo se ha llegado hasta ser parte de la farándula. Una diputada de RD con líos de faldas ventilados en la televisión pública mientras el purismo se esgrime contra la vieja política, el nepotismo, el amiguismo y la corrupción.

El frente amplio tomó la mala decisión de abandonar a los que fueron el pilar para la victoria. Mala determinación el viejo recorrido de pactos y cocinerías, esos son sencillamente pintura de guerra perdida de antemano.

La salida para superar golpes duros es volver a la madriguera y desde allí salir a enfrentarse a esa larga listado de pusilánimes, copias de gatos pardos.

Y si así no sucede, entonces sin duda hay que insistir una de las tantas veces más. Que sean las organizaciones y el pueblo, las bases. Los miles y miles que un día de octubre hicieron temblar justamente al país volver a tomar posiciones para esta vez instalar lo que tantas veces en la historia ha sucedido.

El legítimo derecho a gobernar para las amplias mayorías.

No queremos que queden sencillamente recuerdo los nuevos trenes.

 

Por Pablo Varas

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Las opiniones vertidas en esta sección son responsabilidad del autor y no representan necesariamente el pensamiento del diario El Clarín

 



Escritor

Related Posts

  1. Gino Vallega says:

    Se dice que deben observar de cerca al Trompo B, para que no proponga «hacer una lectura detallada de la cartita del GUARÉN WARNKEN»………después de proponer «terminar con la mitología de la UP propuesta por el Chile Vamos , Mansuy»……..

  2. Felipe Portales says:

    El punto es que los chilenos pareciera que tenemos el record mundial de voluntarismo. ¡Fue demasiado extrema y brutal la voltereta del FA y especialmente de Boric -que lo hizo a título personal y rompiendo su propio partido- el 15 de noviembre de 2019, que por supuesto le abrió de par en par las puertas de «El Mercurio» y del establishment! Estamos viendo sus naturales consecuencias…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *