Crónicas de un país anormal

Kamala Harris y Elizabeth Warren, o cómo la izquierda se toma el Partido Demócrata

En el debate de los candidatos del Partido Demócrata, llevado a efecto el 27 de junio de 2019, se confirmó el principio de que al radicalismo de derecha le corresponde uno de izquierda. En el Partido Demócrata se manifiestas dos tendencias muy definidas: por un lado, la izquierda, definida como socialista por el veterano político Bernie  Sanders, por el otro, el centrismo, encabezado por el ex vicepresidente Biden.

 

Por primera vez en la historia, hay tres mujeres participantes del debate, entre quienes destacan  Elizabeth Warren y Kamala Harris, que presentan las posiciones más radicalizadas dentro del espectro de 20 candidatos, distribuidos en dos turnos – 10 por cada día -.. En el primero se lució Fabián Castro, (nieto de mujer mexicana), que tuvo propuestas muy claras sobre el tema de la migración; en el segundo, el veterano Bernie Sanders reiteró sus propuestas de candidato en la última elección, haciendo hincapié en la gratuidad y universalidad de la educación y de la salud para todos. Por su parte, Joe Biden, quien participó en el segundo turno,  llegó muy mal preparado: ante una pregunta del periodista sobre los tres millones de expulsados durante el gobierno de Obama, respondió con evasivas; posteriormente, fue atacado por Kamala Harris, quien le recordó, con emoción, cómo era marginada por su color de piel.

Advertisement

 

El candidato de los afroamericanos, Cory Booker, tuvo también posiciones muy claras respecto del tema de la frontera, que fue central en ambos debates.

 

Ninguno de los candidatos economizó epítetos relacionados con la política migratoria de Donald Trump, y salió al tapete el indigno encierro de los niños  separados de sus padres, y más recientemente, la muerte por inmersión en el Río Bravo de un padre y su pequeña hija, al intentar el cruce de la frontera.

Advertisement

 

Los veinte candidatos sí estuvieron de acuerdo en que ninguna persona debiera ser expulsada por el solo hecho de atravesar clandestinamente la frontera, y que este acto no podría ser calificado como un delito. Tanto Sanders como Castro llegaron a la raíz del problema de inmigración, que se debe, en gran parte, a los Estados fallidos de Honduras, El Salvador y Guatemala, gobiernos incapaces de asegurar el derecho a la vida de sus ciudadanos.

 

Las candidatas mujeres presentaron posiciones muy claras respecto de la salud reproductiva, y con una mayoría claramente partidaria de reponer el Obama-Care y, además, considerar la salud pública como derecho, a la cual deben acceder todos los ciudadanos. Sobre este mismo tema, el sector centrista se mostró  partidario de un sistema mixto.

Advertisement

 

El alcalde de Nueva York se pronunció por definir al Partido Demócrata como un Partido de los trabajadores, y atacó el predominio de las Corporaciones y de Wall Street. El Famoso bienestar de que habla Donald Trump sólo es válido para los pocos ricos que pueden adquirir acciones en las Bolsas de Nueva York; el ex vicepresidente Biden sostuvo que ser rico no era un mal, beneficio al cual debieran aspirar todos los norteamericanos.

 

El gobernador de Washington, también candidato demócrata, se pronunció por reponer el Tratado de limitación nuclear con Irán, como también a favor sobre del  Tratado de París respecto  del calentamiento global.

Advertisement

 

Donald Trump centrará su campaña en la idea-fuerza de que el Partido Demócrata es socialista, por consiguiente, enemigo de Norteamérica, pero esta campaña del terror sólo tendría éxito en los WAPs – blancos, anglosajones y protestantes – pues el resto de la población estadounidense ya no es susceptible de caer en la campaña del terror. Por lo demás, hay importantes sectores de mujeres y afroamericanos que ya no creen en un Estados Unidos reaccionario y dominado por la prédica abierta de los fanáticos evangélicos, especialmente a través de la televisión.

 

Hoy más que nunca, existen dos Américas: una reaccionaria y otra progresista.

Advertisement

 

Rafael Luis Gumucio Rivas (El Viejo)

29/06/2019                              

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. El Llanero Solteron says:

    Tanto como decir que los democratas son de izqierda es aventurero, yo mas bien diria que dado la creciente pobreza en la poblacion ademas de segegacion y otros factores hay un movimiento creciente a avanzar con politicas social democratas lo cual es muy diferente

  2. Gino Vallega says:

    La descripción de la “Derecha” en política parece algo clara y la de “Izquierda” es de total confusión en estos momentos.
    Decir que en USA, mayoritariamente de derecha ligth , hay una izquierda….cual izquierda? parece exagerado ; pero sí hay un despertar en contra de los gobiernos guerreristas , que han afectado el vivir sin sobresaltos que solía ser el modus operandis de la sociedad : hay inflación (no se reconoce por la prensa) , bajo desempleo pero sueldos muy bajos que ya no alcanzan , burbujas económicas de todo tipo , etc. y la reacción es intentar soliviantar al pueblo adormecido por la costumbre y mostrarles nuevas ideas de tipo organización popular.(se está haciendo en muchas partes como reacción al noeliberalismo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software