Debate Destacados

Cómo entiendo el plebiscito

El domingo, el gran ganador fue el Pueblo de Chile. Eso está claro incluso hasta para los mismos de siempre, pero los medios sólo entrevistan a personeros de las Dos Derechas[i] que gobiernan Chile desde hace 30 años.

El Mercurio (diario que siempre miente) coloca hoy como gran ganador a Lavín, porque a juicio de los expertos (momios,[ii] por supuesto) como Eugenio Tironi: “el gran ganador es el segmento de la derecha que respaldó por el Apruebo y ayudó a gestar el acuerdo del 15 de noviembre”, junto con Lavín, “porque encuentro que siempre le achunta o se anticipa y se la juega. El gran perdedor aquí es Libertad y Desarrollo, no lograron inventar una narrativa que justifique el rechazo y la Convención Mixta”.[iii] Sólo la última frase es verdad, la campaña del miedo y de Chilezuela no coló y fue un gran fracaso.

Como siempre, siguiendo las tácticas de Goebbels,[iv] el Mercurio en el artículo citado dice un par de verdades, para luego colar sus mentiras. Afirma una verdad: …el gran ganador, desde el punto de vista sociológico, son los jóvenes…y añade su interpretación: …porque ellos se conectaron con el pueblo. ¿En qué mundo viven estos analistas que dicen tanta tontería? Ignoran que fueron jóvenes liceanos los que se saltaron los torniquetes del Metro. No saben que esos jóvenes son puro pueblo, clase media desplazada y afectada por la traición de la Concertación hace 30 años. No entienden el grito: No son 30 pesos, son 30 años. Claro que lo saben, pero esa es su forma insidiosa de tergiversar y lavarnos el cerebro.

Lo que está claro es lo que el pueblo ha dicho: De tanto perder, hemos perdido el miedo. Y esta otra gran verdad: ¡Chile despertó!

Advertisement

Y es ese glorioso despertar lo que debemos entender en su realidad. Admito que puedo estar equivocado, pero lo que sigue es lo que entiendo sobre el despertar de Chile.

1º La división entre izquierda y derecha es absurda, anacrónica (nació en la Revolución Francesa) y a nadie (excepto a los políticos) le interesa.

2º El pueblo de Chile se cansó de los mismos de siempre y el voto de ayer fue contra todos ellos, incluidos desde Libertad y Desarrollo, la UDI, la DC, PS, PR, etcétera, hasta el PC. Este último porque es parte del Sistema y lo ha demostrado.

3º El PC es un partido muy minoritario y aparte de sus pocos militantes no tiene arraigo popular, ni influye en las decisiones del pueblo de Chile. Nadie quiere una Chilezuela y la gran mayoría de chilenos se ríe de esas absurdas amenazas y comparaciones de las campañas del miedo promovidas por los momios.

Advertisement

4º Es falso de falsedad absoluta que hubo 600 activistas cubanos en Chile y que ellos provocaron el estallido social. Tan falso como el invento de que en el 73 había 20 mil soldados cubanos en Chile dispuestos a defender el gobierno de la Unidad Popular. Si los hubiese habido, el 11 de septiembre habrían luchado, pero nadie los vio. Si los hubiese habido ¿Dónde estaban el 12 de septiembre? ¿Los recogió una flota de submarinos rusos? ¿O regresaron nadando a Cuba?

5º Es falso de falsedad absoluta que el pueblo de Chile quiera destruir, robar y vivir sin trabajar de las ayudas del Estado. Lo demostró ayer en una impresionante y democrática votación pacífica. Es verdad que hubo y hay infiltrados de Carabineros que provocan desorden, junto con grupúsculos muy minoritarios de anarco despistados y de lumpen en extrema pobreza.

6º El lavado de cerebro al que ha sido sometido el pueblo de Chile desde hace 48 años 10 meses y 12 días ha tenido un éxito parcial.

1.       Quedan muy pocos nostálgicos del socialismo, aunque una inmensa mayoría respeta la memoria de Salvador Allende y no quieren volver al pasado.

Advertisement

2.       La inmensa mayoría del pueblo de Chile creyó el mensaje neoliberal y esperó que la copa chorreara, o sea, esperaba tener un mejor servicio sanitario, mejor educación, mejores pensiones para la vejez, mayores oportunidades de triunfar, aunque fuera “en la medida de lo posible”.

3.      “La alegría que viene” no llegó en 30 años y tampoco cayeron migajas de la mesa del patrón. Sencillamente eso de que la copa chorrea fue una mentira, un espejismo, un engaño en el que creyeron millones de habitantes.

4.      Quedó demostrada la falsedad de la afirmación de Piñera: “…Chile es un verdadero oasis con una democracia estable”. Chile es un volcán que estaba dormido y ha despertado en una enorme explosión de dignidad y ansias de justicia justa.

5.      El pueblo de Chile votó ayer por una Asamblea Constituyente[v] con plenos poderes, incluso para decidir los mecanismos y organizar sus reuniones y establecer sus quórums; aunque marcó (la única opción más parecida) su preferencia por la Convención Constitucional.

Advertisement

6.      Una Convención Constitucional es un engendro jurídico inventado por los mismos de siempre para tergiversar, interpretar y anular todo lo positivo que pueda tener una nueva Constitución.

7.      La Democracia es el gobierno del pueblo, para el pueblo y ejercido por el pueblo. Su mayor característica es que la mayoría manda. La mayoría es la mitad más uno. Lo de los dos tercios es una leguleyada que se sacó de la manga Jaime Guzmán para impedir que el pueblo de Chile tenga opción de gobernarse.

 

Y como dicen en España, no hay más cera que la que arde. Y el que quiera entender que entienda. Y me apenan los que no entienden la realidad de lo que sucede en Chile y siguen con sus consignas trasnochadas.

Advertisement

 

En resumen, entiendo que el pueblo de Chile quiere Justicia Justa, Derechos Mínimos a la salud, la educación, a decidir su futuro y a una vejez digna. Como dijo Don Pedro Aguirre Cerda: Pan, techo y abrigo. Y no olvidemos el agua que está privatizada en Chile, ni el Océano Pacífico, que la Bachelet le regaló a los atuneros fracasados, en perjuicio de sus legítimos dueños en el sur, el noble y aguerrido pueblo nación mapuche.

 

Por Máximo Kinast

 

Advertisement

[i] “Chile entre dos derechas” artículo escrito por Sergio Aguiló, diputado socialista, en marzo de 2002 del cual se retractó después. Ver:  https://bit.ly/31P9zIK

[ii] MOMIOS, palabra despectiva creada en los años 70 para designar a la Derecha y extrema derecha por su afán de inmovilismo y de oponerse a los cambios y temor a las innovaciones.

[iv] Los 11 principios de la propaganda nazi. Ver https://bit.ly/3jAoIDX

Advertisement

[v] Según Wikipedia: “Una asamblea constituyente es un organismo de representantes colegiados elegidos por el pueblo, que tiene como función redactar la nueva constitución, dotado para ello de plenos poderes o poder constituyente al que deben someterse todas las instituciones públicas”

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Felipe Portales says:

    ¡El voluntarismo de Máximo Kinast supera todo límite! Es un craso error sostener que “el pueblo de Chile votó por una Asamblea Constituyente con plenos poderes”. Es muy probable que eso es lo que quiere; pero no se saca nada con decir que “votó” por eso; porque simplemente eso no estaba en las alternativas propuestas. De allí la perversidad del fraude. Votó en primer lugar, ¡sin saberlo porque NADIE lo informó en la campaña! porque se apruebe una “nueva” Constitución con el virtual poder de veto de la derecha. ¡Eso significa en definitiva el fraude. Y, en segundo lugar, votó por una Convención constitucional” (¡NO CONSTITUYENTE!) seguramente queriendo una Asamblea Constituyente, pero sin poder votar por ella.

    Lo peor que se puede hacer es inventarse una “realidad” propia y no querer reconocer los hechos tal cual ocurrieron y con las consecuencias que ellos tendrán. Y, más aún, convertirse -por muy bien intencionado que se sea- en cómplices objetivos del engaño efectuado por “las dos derechas”. Así, el desengaño será feroz una vez que la gente compruebe que la “nueva” Constitución será nuevamente el fruto de un consenso entre la derecha y la ex Concertación que impedirá sustituir el “modelo chileno”. Feroz, porque comprobarán que no solo habrán sido engañados por los políticos sostenedores del modelo, sino también por aquellos que plantean sustituirlo…

  2. Germán Westphal says:

    En inglés hay una frase interesante, “wishful thinking”, la cual generalmente se traduce al español como “ilusiones” pero cuyo significado es más fino y dice relación con razonamientos que conceptualizan la realidad, no en términos de lo que es, sino de lo que se desea que sea. En wikipedia hay un artículo en inglés sobre el tema, con bastante bibliografía.

    • Máximo Kinast says:

      Excelente descripción de lo que hago. A Bob Dylan -y no pretendo compararme con un genio- le dieron el Nobel por eso mismo: The answer my friend is blowin in the wind. Y no se lo dieron a John Lenon por sus ‘wishful thnking’ -que a mi gusto es superior- Imagine there’s no countries…
      Y en chilensis se dice: “De ilusión también se vive” Y de ilusión se alimentan los cambios para el futuro. Muchas gracias

  3. Máximo Kinast says:

    Gracias Felipe por tu respuesta. En ella -sin querer, queriendo- opinas igual que yo. Dices: Es muy probable que eso es lo que quiere…
    Dices muy claramente: “Y, en segundo lugar, votó por una Convención constitucional” (¡NO CONSTITUYENTE!) seguramente queriendo una Asamblea Constituyente, pero sin poder votar por ella.” Donde destaco la frase: “…seguramente queriendo una Asamblea Constituyente…” que es exactamente lo que digo. El pueblo de Chile votó, marcó la opción ‘CONVENCIÓN CONSTITUCIONAL’ porque era lo más parecido a lo que quería o porque les confundieron con la propaganda, pero en el fondo de sus sentimientos -en mi opinión voluntarista- creía estar marcando o confundió y marcó lo que marcó.
    Creo que tu confusión deriva de una aceptación tácita de las leguleyadas de los momios, que confundes con leyes de la República -porque así están formuladas- y las aceptas y quieres cumplir con ellas a rajatabla. Craso error, que nos puede costar muy caro. Desde los tiempos de San Agustín y de los padres del Derecho, los pueblos tienen derecho a desconocer y no respetar leyes injustas y pueden oponerse a la tiranía.

  4. Germán Westphal says:

    Gracias, Máximo, por reconocer que lo que afirmas en tu cuestionado punto 5 es puro “wishful thinking” y que, por tanto, no corresponde a ninguna realidad sino que es mera invención de tu cabeza. Habías comenzado a preocuparme!

    En cuanto al “seguramente” de Felipe —como tú muy bien sabes al igual que él, yo y otros— es una posibilidad respecto a una parte indeterminada de la votación a favor del APRUEBO pero definitivamente no en cuanto al conjunto de ella pues ese conjunto ciertamente incluye los votos de la tal llamada “centro-izquierda” a favor de la Convención Constitucional tal como está constitucionalmente definida (Valga la redundancia!) y también incluye todos los votos de toda la centro derecha que no votó con la extrema derecha a favor del RECHAZO. Y esto, tú lo sabes perfectamente bien porque tal como te conozco gracias a nuestra larga amistad de años, eres una persona inteligente y estás siempre bien informado, además de que decir lo contrario o negarlo, sería engañar o mentir en algo que es políticamente muy serio y tú eres una persona honesta. Con todo —y estoy seguro que estamos de acuerdo—, lo que realmente importa es que el movimiento social logre darse la organización y representantes de base que le permitan disputarle el poder a la clase política dominante. En cuanto a la responsabilidad que en ello les cabe a los intelectuales, como de seguro que muy bien sabes, es algo muy simple: Decir la verdad.

    • Muy estimado y respetado Germán, estás equivocado. Lavín y el momio que tiene el cuerpo lleno de manchas y de cuyo nombre no me acuerdo, pero se hizo muy conocido como asiduo visitante de Colonia Dignidad llamaron a votar por el APRUEBO, pero no tuvieron mucho eco. Ha sido la gran cantidad de jóvenes que han despertado los que han ayudado a que se consiga esa alta votación. ¿Cómo lo sé? Porque en las tres Comunas de los muy ricos de Chile ganó holgadamente el RECHAZO. Si Lavín y el otro momio no tuvieron influencia en sus pares, quiere decir que la aportación de la Derecha al APRUEBO ha sido muy baja. Esos votos de centro izquierda, como comprobaremos en un futuro próximo, están más en tu imaginación que en las urnas. Como reconozco que es mi imaginación la que me hace creer que el pueblo de Chile votó pensando o creyendo por una Asamblea Constituyente, aunque los momios le hayan cambiado el nombre y el contenido.

  5. Felipe Portales says:

    El “pequeño” problema Máximo es que las realidades son las realidades, y no porque lo diga San Agustín o cualquier otro. Y en este caso nuestra realidad es que elegiremos una Convención fraudulenta desde el punto de vista democrático. Y, lo que es peor, ¡ninguno de los partidos que no suscribieron el funesto acuerdo del 15 de noviembre; ni ninguna organización social relevante! está planteando siquiera que nos enfrentamos a un fraude legalizado. Para qué hablar de denunciarlo, ni menos, de luchar contra él. Es la cruda realidad hasta hoy…

    • Gracias Felipe por tu respuesta. “Elegiremos una Convención fraudulenta desde el punto de vista democrático” es una gran verdad y tienes toda la razón. Por eso creo que hay que oponerse a la tiranía y desconocer, repudiar y eliminar las leyes injustas y fraudulentas. En lo que te equivocas es en eso de “que las realidades son las realidades”. Los avances en Neurociencias han demostrado que nos equivocamos mucho, que no vemos todo lo que que vemos; que vemos cosas que no son o que no existen; que confundimos colores, y que las cosas no son como creemos que son. Por ejemplo, mírate al espejo. Te ves y quedas convencido de que esa imagen que ves es el reflejo de tu persona, pero no es así. Estás viendo un constructo de tu cerebro, porque lo más parecido a ti y a cualquier persona es la imagen que vemos en el cielo estrellado, porque tu eres y cada ser humano es un esquema o conjunto de quarks. ¿No me crees? Vuelve a leer y fíjate en la palabra ‘que’ que está repetida antes de la palabra ‘vemos’ y no la viste, así como nadie la ve, porque el cerebro anula las cosas inútiles.
      La ‘realidad’ como diría Stephen Hawking, es eso que llamamos realidad, sea lo que sea eso.

  6. Felipe Portales says:

    Una cosa es que que es difícil conocer objetivamente la realidad; y otra cosa muy distinta es negar la posibilidad de hacerlo. De ser esto último cierto no existiría la ciencia, entre muchas otras cosas. Además, para no salirnos del tema, tengo muy claro que no le daré ninguna seriedad -con lo que diga o haga- a este objetivamente vergonzoso y fraudulento “proceso constituyente”. Espero que finalmente tu hagas lo mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *