Política Portada

El cuestionado programa de Kast

Advertisement

Este texto ha tenido dificultades desde su aparición, por su extraño nombre “Volver a creer”, tomado  de un tema de Patricia Tapia, una cantante y compositora española. Algo similar sucedió cuando su propaganda se apropió, sin autorización, de la música de la canción de Eduardo Gatti Los momentos y cambió su letra: José Antonio va caminando tranquilo hacia la moneda. No hay nadie que lo detenga con su paso firme y su consecuencia” (1) El compositor señaló que “esto es una violación a la propiedad intelectual” Esto resulta paradojal pues Kast defiende reiteradamente el derecho de propiedad.

La pregunta es quiénes deben volver a creer en Kast. Su programa parece estar dirigido, especialmente, a probables votantes (de derecha) que han dejado de votar en las últimas elecciones. Posee el esquema habitual de los textos de los políticos de extrema derecha. Primero se describe la situación actual como un desorden absoluto, un caos, con máximas amenazas e incertidumbre. Seguidamente,  se presenta a sí mismo como un líder o caudillo que tiene coraje para atreverse a imponer el orden, dirigiendo un gobierno restaurador. “Necesitamos un Chile con un liderazgo fuerte y transparente, un Presidente a quien no le tiemble la mano al momento de tomar las medidas que hoy exige el país. No más cálculos políticos ni negociaciones encubiertas” (2).

Este mesianismo caracterizó el discurso de Trump y Bolsonaro. Las situaciones de crisis o de cambio social son  “el escenario perfecto para el surgimiento de una figura carismática, quasi-iluminada, salvador, redentor, capaz por sí mismo de cambiar todo de un tajo, con un discurso y método simple. La figura mesiánica está del lado de su pueblo, en contra de la élite romana (los privilegiados y poderosos) viene a castigar a los modernos fariseos, a exigir y ajustar las cuentas a los corruptos, los hundirá en el infierno y recobrará lo robado, sacará del templo (el gobierno) a los ineptos y ladrones y se rodeará de los iluminados para promover la equidad y la igualdad para todos  y por eso le temen, lo desprecian y lo critican. Sus discursos se llenarán de parábolas y con el lenguaje sencillo, accesible, cotidiano, traerá la luz (las finanzas públicas), las llaves del cielo (programas de gobierno) y la salvación para sus seguidores” (3)

Advertisement

Sin embargo, la situación de Kast es distinta a la de los presidentes mencionados que contaban con un gran movimiento, un partido como el Republicano. Su estrategia parece ser crear un nuevo bloque político con el cual podría gobernar  o realizar una dura oposición al gobierno de Boric. Este estaría formado por las Fuerzas Armadas y de Orden; los partidos de derecha o parte de sus ex militantes y simpatizantes;  evangélicos y  católicos conservadores especialmente los miembros de organizaciones integristas (Opus Dei, Legionarios de Cristo, Schoenstatt y otros), apoyados por sectores conservadores especialmente de clase media.

Advertisement
Advertisement

En las primeras páginas de su Programa declara que suprimiría el Comité Político que asesora al Presidente por un “Comité de Seguridad Nacional que reemplace el Comité Político semanal en La Moneda y se aborde directamente la lucha contra el Terrorismo, Narcotráfico y la Delincuencia”. Esto significaría que el centro de su acción política, se concentraría en el área policial y él sería su comandante en jefe. Esto es especialmente grave pues se propone militarizar la Araucanía con las policías y las fuerzas armadas que serían  “colaboradores en materias de seguridad pública. Las Fuerzas Armadas, en casos justificados y como medida estrictamente excepcional, podrán colaborar en materias de seguridad pública cuando les sea requerido a fin de luchar contra el terrorismo y el narcotráfico” (4). El modelo parece ser el del presidente Bukele de El Salvador que ha centrado su acción política en la lucha contra la delincuencia.

Advertisement

Kast no dice quienes  formarían parte de dicho comité, pero ya su nombre da la clave, pues la Seguridad Nacional es  una doctrina militar que establece que los militares deben tener presencia política permanente en los gobiernos civiles. El empleo de las Fuerzas Armadas para combatir los delitos ha tenido efectos deplorables en varios países como México.

Advertisement

Otros aspectos han sido muy cuestionados. Kast se declara defensor de la libertad, que significa ausencia de coerción del Estado. Sin embargo, cuando era diputado votó en contra de las leyes de educación sexual y la de Acuerdo de la Unión Civil. En el Programa hay un conjunto de prohibiciones que el Estado debería imponer. Las mujeres no podrían abortar cualquiera fuera la situación del embarazo. Derogaremos la ley que posibilita el aborto”, promete, con lo cual una mujer que aborte tras haber sido violada, si el feto es inviable, o si su propia vida corre peligro, volverá a ser considerada una criminal por el Estado, tal como ocurrió entre 1989 y 2017″ (5). Prohibirá que en la salud pública solo se capacite el método Billing de determinación de los días infértiles, el único aceptado por la Iglesia Católica que tiene limitada eficacia.

Asegura que solo un niño criado en una familia tradicional podrá tener un buen desarrollo. ‘Un niño que crece en un hogar homoparental lo hará con inseguridad, angustia y tendrá mal rendimiento escolar, ya que la naturaleza dice que este, para proyectarse, debe tener tanto una imagen paterna como materna. Una aseveración desmentida por los estudios científicos y por la realidad cotidiana de miles de familias diversas que crían a sus hijos sin esas dos figuras: madres solas, parejas del mismo sexo, abuelas” (6). Asevera también, que solo hay una sola forma de familia con un padre,  madre e hijos y que ofrecerá un conjunto de beneficios solo a las parejas casadas. Estas ideas provienen de la concepción del nacional-catolicismo franquista el cuales establece un Estado ideológico que debe imponer las normas católicas sobre sexualidad y familia. Asimismo, se opone al feminismo al que llama ‘ideología de género’ y se propone prohibir su difusión en la educación. Asimismo se dispone ‘eliminar el lenguaje de género’.

Advertisement

Su política económica es de carácter neoliberal  y comprende varias medidas. Propone la privatización de una parte de Codelco y otras empresas públicas, de acuerdo a las normas del Capitalismo Popular que fue un fracaso en la época de la dictadura y también privatizar un conjunto de funciones estatales. Otra medida será bajar los impuestos, especialmente a las empresas y altos ingresos. También quiere aumentar el gasto militar y los privilegios para los militares y aumentar el sueldo en 7 % a los policías y gendarmes. Sin embargo, a la vez ofrece realizar una política de austeridad reduciendo el Estado. Suprimiría la mitad de los ministerios, entre ellos el de la mujer. Se supone estos serían los ministerios de políticas sociales. Además se propone exonerar a 10 mil empleados públicos. Asimismo, quiere bajar progresivamente el gasto público.  El país tiene una importante deuda pública, por tanto estas medidas solo podrían realizarse disminuyendo el gasto social.

Advertisement

Katz, como Trump y Bolsonaro, no reconoce los derechos humanos. Se propone eliminar el Instituto Nacional de Derechos Humanos. Dijo, asimismo, que retiraría a Chile del Consejo de Derechos Humanos Naciones Unidas. Afirmando que lo preside la ex presidenta Bachelet, lo que no es efectivo y ha criticado dicho Consejo  ”que no ha sido proactivo en la denuncia en la violación permanente de los derechos humanos en naciones como Cuba, Venezuela y Nicaragua” (7)

Advertisement

Tal vez lo más grave del Programa de Kast sobre derechos humanos es su propuesta de atribuir  facultades dictatoriales al Presidente en estados de excepción. “El Presidente de la República debe tener la facultad, junto con restringir libertades de locomoción y reunión, de interceptar, abrir o registrar documentos, y toda clase de comunicaciones y arrestar a las personas en sus propias moradas o en lugares que no sean cárceles ni estén destinadas a la detención” (8). Estas medidas represivas son las que usó la dictadura de Pinochet, donde se realizaron todas estas formas de violación de los derechos humanos.

Kast es el único de los candidatos que ha manifestado su adhesión a la dictadura y promete que dictará una amnistía a los militares que fueron condenados por crímenes contra los derechos humanos. “Yo  sí defiendo con orgullo la obra del Gobierno Militar, si creo que muchos militares y miembros de las Fuerzas Armadas están siendo perseguidos y yo si me comprometo, si soy Presidente, a proteger a las Fuerzas Armadas; a terminar con las persecuciones judiciales; y a indultar a todos aquellos que injusta o inhumanamente están presos». Ha visitado varias veces el presidio en que se encuentran. En un tweet del 2 de octubre de 2016 escribió: «Saliendo de Punta Peuco donde hay enfermos y ancianos condenados sin derechos a beneficios legales por ‘venganza». Kast quiere ignorar que los condenados por crímenes de lesa humanidad no tienen derechos carcelarios. En diciembre del 2012 asistió a una misa de Punta Peuco  donde fue ovacionado por los reclusos.»Hoy visité Colina I y Punta Peuco. Más allá de las condenas civiles y militares merecen justicia. Hoy en muchos casos prima la venganza sobre la justicia», señaló en un tweet. Asimismo se reunió con Miguel Krassnoff, en el mismo penal, condenado a 640 años de cárcel. Aseveró que «duda de las acusaciones en su contra» (9) (Wikipedia). también asistió a la presentación de un libro suyo, que Krassnoff  se lo regaló con dedicatoria y declaró que no puede creer ‘todas las cosas que se dicen de él.

Advertisement
Advertisement

Recientemente dijo en una entrevista “Con Pinochet se hicieron elecciones democráticas y no se encerró a los opositores políticos”. Boric ha comentado que esto: ”demuestra no solamente cuál es su visión respecto de la historia, sino también respecto al futuro. Porque él no sólo niega los crímenes que cometió la dictadura en Chile que el apoyó, sino que además en su programa propone cerrar el Instituto Nacional de Derechos Humanos, propone perseguir a los activistas de izquierda en coordinación con otros gobiernos latinoamericanos. Entonces, el compromiso de Kast con los derechos humanos creo que ha quedado en evidencia, o más bien la falta de compromiso ha quedado en evidencia” (10).

Finalmente, del senador Huenchumilla ha señalado que Kast debería “sincerar frente al país si como presidente respetaría nuestra democracia, o si su intención es llevarnos hacia el autoritarismo (…). Es un populismo autoritario de ultraderecha, con un exacerbado carácter anti reformista, pro orden y pro seguridad, que en muchas personas afectadas por situaciones de delincuencia, o que sienten temor por los cambios, hace sentido, porque la política les ha fallado” (11).

 

Advertisement
Advertisement

Por Jorge Vergara E.*

Advertisement

** Doctor en filosofía de la Universidad de París 8. Profesor de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile.

___________________

Advertisement

(1) Fuentes E. (19.10.21) Eduardo Gatti. El Mostrador (3.11.21). comenta su encuentro con José Antonio Kast y «Los Momentos». Rock and Pop:

(2) Kast J. A. (2021). Programa Volver a creer

Advertisement
Advertisement

(3) Paredes A. (2017). Mesianismo político: cómo funciona. Revista Forbes de México.

Advertisement

(4) Kast J. A. (2021). Programa Volver a creer

(5) Matamala D. (2021). Matamala por programa de Kast: “La libertad que propone es una moneda de una sola cara: la económica”

(6)  Idem.

Advertisement
Advertisement

(7) El Mostrador (12.10.21). JAK retrocede: “Nosotros nunca hemos señalado que nos queremos retirar de la ONU”.

Advertisement

(8) Kast J. A. (2021). Programa Volver a creer

(9) Wikipedia. José Antonio Kast

Advertisement

(10) El Mostrador (13.11. 2021) Boric se suma a las criticas contra Kast por su defensa a la dictadura: «Demuestra no solamente cual es su visión respecto de la historia, sino también respecto al futuro»

Advertisement

(11) El Mostrador (11.03.21). Senador Huenchumilla expresa “preocupación” ante programa de gobierno de José Antonio Kast: “debe sincerar frente al país si respeta nuestra democracia, o si quiere llevarnos al autoritarismo”:

 

Advertisement
Advertisement

 

 

Advertisement

 

Advertisement

 

 

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Doctor en filosofía de la Universidad de París 8. Profesor de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile.

Related Posts

  1. Ricardo Paredes says:

    Lea antes de votar por Kast
    Los candidatos de derecha y la defensa de la dictadura
    El Candidato José A. Kast expresó ante medios de comunicación internacionales que “Nicaragua refleja lo que en Chile no ocurrió; con Pinochet hubo elecciones y no se encerró a opositores”. Sus palabras fueron recogidas y publicadas el recién pasado viernes 12 de noviembre de 2021.
    Estas declaraciones niegan el contenido del Informe de la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura, también conocido como “Informe Valech”, entre cuyas conclusiones se señala que en Chile hubo 40.018 detenidos por motivaciones políticas, 3.065 de ellos muertos o desaparecidos.
    Durante la entrevista, el candidato Kast, del Frente Social Cristiano interpela a los periodistas: «¿Dígame si las dictaduras entregan el poder a la democracia y si hacen una transición a la democracia y se respeta?», y aprovechó de pedir a la prensa extranjera que no se le califique como de ultraderecha. Pero sus acciones en el pasado permiten configurar un perfil propio de un ultraderechista, aunque quiera negarlo. El diario electrónico El Mostrador, en su edición del 9 de noviembre de 2017 publicó las siguientes declaraciones:
    “He ido dos veces a Punta Peuco y en una de esas idas tuve la oportunidad de cruzarme con él. Me regaló su libro y plantea su versión de los hechos. Conozco a Miguel Krassnoff y viéndolo no creo todas las cosas que se dicen de él”, sostuvo. Miguel Krassnoff Martchenko, ex brigadier del Ejército y jefe de la agrupación Halcón, suma casi 700 años de condenas por delitos de torturas, secuestro y homicidio, en diversas causas de violaciones a los derechos humanos. Pero Kast lo mira y no cree lo que se dice de él, como tampoco cree lo que se dice en el Informe Valech.
    Pero no solo el candidato tiene estas posturas, sino que también sus partidarios, entre los cuales destacan los diputados Cristóbal Urruticoechea, del Partido Republicano, y Harry Jürgensen, de Renovación Nacional -no confundir con su padre, del mismo nombre e integrante de la Convención Constitucional. Estos parlamentarios han propuesto que se declare el 7 de noviembre como el día de las víctimas del comunismo con el fin de “conmemorar” a todos quienes “han perdido la vida o sufrido violencia a manos de agentes de estos regímenes totalitarios”, como lo señala CNN Chile.
    Pero el diputado Jürgensen no dice nada de su tío “Manfred Jürgensen Caesar – Médico de la CNI. Este médico, a la vez agente de la CNI, fue expulsado del Colegio Médico por su participación en torturas aplicadas a prisioneros en cuarteles clandestinos de este organismo represivo. Implicado en muerte de Federico Álvarez Santibáñez”, como publicó el sitio: de la Radio de la Universidad de Chile el 26 de agosto de 2013.
    Tampoco conocen el Informe Rettig ni el Informe Valech. Asimismo, desconocen que la Organización de las Naciones Unidas conmemora “El Día de los Derechos Humanos cada 10 de diciembre, día en que, en 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH). La Declaración Universal de Derechos Humanos es un documento histórico que proclama los derechos inalienables que corresponden a toda persona como ser humano, independientemente de su raza, color, religión, sexo, idioma, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Está disponible en más de 500 lenguas y es el documento que más se ha traducido en todo el mundo”.
    Claro que los señores diputados no tendrán en cuenta a la ONU ya que les resulta altamente “sospechosa”, a tal punto que en uno de los debates presidenciales J. A. Kast confirmó que buscará retirar a Chile de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y, además, eliminará el actual Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).
    ¿Más claro?
    Ricardo Paredes Vargas
    Profesor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software