Política

El hundimiento de Piñera y la evaporación de la derecha

Todo Piñera fue un rotundo fracaso.

Llegó con una lista populista de medidas que sostenía que en cinco años más seriamos un país desarrollado. Que seríamos iguales a Francia y también como Alemania, y la verdad que sostener una idea como aquella es digna de una necesaria visita al siquiatra.

Los países desarrollados han existido mucho antes que nosotros. Este continente fue medianamente conocido después que la llegada de Colón, los franceses estaban haciendo su revolución y Chile dependía del comercio con España al que se exportaba cebo y algo de trigo. Los españoles eran los que mandaban y los criollos obedecían.

Piñera un populista de muy pocas luces.

Advertisement

Tiene mucho dinero el hombre, robar un banco no fue mal negocio, estafar a su amigo Ricardo Claro, quien fue también un oscuro personaje. Ricardo Claro llegó a pagar los sueldos de los agentes de la Dina como una forma de aportar al exterminio de comunistas.

Ricardo Claro, hombre de misa diaria y perfume de incienso fue golpeado en sus bolsillos por Sebastián Piñera. Le robó el negocio de las tarjetas de crédito que tiene a Chile sumido en deudas.

Muchos destacan sus habilidades financieras, es indudable que su acumulación de millones de dólares tiene su origen al manejo de recursos en Paraísos Fiscales. Debe recordarse que cuando viajó a Ecuador para apoyar al candidato Moreno que abandonó el ideario de Rafael Correa, manifestó su profundo rechazo a la existencia de lugares donde narcotraficantes, estafadores, ladrones y otros mequetrefes de baja estofa guardan sus recursos mal habidos y que en sus países de origen no pagan impuestos.

Piñera es uno de ellos….un  mequetrefe.

Advertisement

En realidad el listado de promesas incumplidas es casi eterna, pero hay una de extrema gravedad. Gritó como vendedor ambulante que los niños estaban primero y que sus desvelos era sacarlos del Sename  para que vivan una vida digna para alejarlos del crimen y del delito. TODO UNA ABSOLUTA MENTIRA.

Cambió de nombre del Sename pero dejó sin recursos a los equipos de abogados encargados de defender los menores en los tribunales en causas penales. Eso es sencillamente vomitivo. Piñera, ese que celebró con champaña el 11 de septiembre es el reflejo de la derecha que admira a los jóvenes con buenos resultados de los colegios privados del barrio alto. En todos estos años ningún  hijo o hija de ministro o subsecretario se ha matriculado en una escuela industrial. La derecha piñerista es la que desprecia a los hijos de los trabajadores, de los sencillos, esos que hacen caminos y levantan edificios, a los que les dicen que se levanten más temprano para conseguir un pasaje más barato en el precario trasporte público.

Actualmente se están terminando algunos hospitales que fueron iniciados en gobiernos anteriores. Todavía queda en la memoria el día que Piñera llegó con una máquina retroexcavadora para colocar la primera piedra de un hospital y una hora después todo había sido desmantelado. Hasta el día de hoy no sucede nada. Se conoce que hay una empresa China interesada en comprar aquel lugar para construir un Mall Chino.

A millones de chilenos no les interesa que Piñera Echeñique sea el número 806 de los mayores millonarios del mundo; también lo fue Pablo Escobar Gaviria. El problema fundamental para la inmensa mayoría de los chilenos son las pensiones para la vejez, la educación amplia y democrática, que sea justamente de calidad.

Advertisement

Hombres y mujeres aspiran a un sistema de salud que los salve de la muerte, que las intervenciones operatorias sean en su tiempo justo y no la eterna espera en años, que tanto maltrata la vida de los enfermos

Qué deja Sebastián Piñera a su sector, la derecha y la extrema derecha chilena.

No deja nada, todo está en el suelo como si de una muñeca de carey se tratara. Eso sin duda alguna es una muy buena noticia para la izquierda y los sectores progresistas en los próximos años, pero no serán fáciles.

La verdadera batalla fue la que libró para estar en el congreso y la sorpresa la dieron unos bandoleros como son los republicanos y el Partido de la Gente de quien conocemos muy poco, dado que su programa tiene propuestas que ya han sido concluidos.

Advertisement

Extrañamente no se habla de las Fuerzas Armadas y de los elevados y millonarios gastos en dólares para un segmento de sanguijuelas convertidas en ladrones cuyas altos dignatarios están en la cárcel por robo, cohecho y facturas con boletas falsas. Lejos están los ejemplos de los Héroes de la Concepción.

Sichel, el ungido por toda la derecha piñeirana, no dio el ancho, equivocó el camino, no era sostenible vestirse como el heredero de Piñera, su visión economicista le jugó una mala pasada. Eso demuestra que la derecha no conoce el país y el 18-0 fue para ellos la necesidad de profundizar en el actual modelo neoliberal para entregar las repuestas exigidas ante las urgencias de un país completo.

Chile transita hacia una nueva Constitución, torpedeada por Piñera, sus ministros la derecha y la derecha extrema. Les molesta que sea un mujer que viene de los pueblos originarios la que esté en aquella testera para dirigir lo que tanto costó ganar en las calles. Piñera combatirá la voluntad popular, valientes en la Primera Línea serán los recordados como los que trabajaron en la fundamental construcción del andamio histórico.

De nada le sirvió a Piñera hablar de la clase media a la que insistentemente invitaba a ser parte de su proyecto, de nada le sirvió. La olvido al día siguiente de haber ganado.

Advertisement

Piñera ante el fracaso de su delfín, tuvo que aceptar y de buen gusto la vuelta al pinochetismo encabezado por el hijo de un oficial alemán que participó en forma muy activa en la segunda guerra mundial asesinado a ciudadanos judíos.  Y también protagonista activo en la desaparición de campesinos en Paine.

Piñera fracasó en la conformación de sus equipos fundamentales, algo de vergüenza genera el actual  del Ministerio del Interior debido a su precariedad política que en nada aporto a la mantención de la derecha y que sucediera todo lo contrario, el desbande, algo así como intentar salvar los  muebles cuando hay un incendio.

Chile enfrenta asuntos históricos complicados en el sur. Tampoco los resolvió, optó por la manu militari, la represión, el asesinato por la espalda. Piñera nombró a un delegado presidencial en la zona de la Araucanía, hace unos días renunció. Todo pésimo, nada bueno, una falta de visión de país que asombra a la inteligencia.

Nos queda en la memoria dos waichafes; Camilo Catrillanca y Pablo Marchant asesinados por agentes del Estado.

Advertisement

Nada de debe el país a Sebastián Piñera. Un periodo oscuro que deja en el desamparo a la clase media que le creyó, voto por él y que durante la pandemia los obligó a pasar hambre. Las aspiraciones de un país más justo obliga a sumar todas las aspiraciones de amplios sectores sociales y no se les puede eternamente estar traicionando.

Y seguimos

 

Por Pablo Varas Pérez

Advertisement

 

 

 

 

Advertisement

 

 

 

 

Advertisement

 

 

 

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software