Mundo

¿Qué hará Rusia frente a la OTAN?

el equinoccio será en la fecha   

los pueblos que giran encima en qué estarán mañana

 

Sobre el conflicto de Rusia y la OTAN hay declaraciones oficiales, opiniones de expertos, propaganda periodística pagada, líneas rojas del Kremlin y amenazas de sanciones occidentales.

Rusia cree que hay pocos motivos para el optimismo tras las respuestas de Estados Unidos y de la OTAN a sus propuestas sobre garantías de seguridad, señaló hoy el portavoz presidencial ruso, Dmitri Peskov. El funcionario indicó que, en sus recientes declaraciones a la prensa, tanto el secretario norteamericano de Estado, Antony Blinken, como el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, Jens Stoltenberg, “fueron absolutamente inequívocos en su rechazo a las principales preocupaciones esbozadas por Rusia”. Según Peskov, no se puede decir que Washington y el bloque euroatlántico tuvieron en cuenta las consideraciones de Rusia en sus respuestas a las iniciativas de seguridad de Moscú, ni que demostraron su disposición a considerar sus preocupaciones. El jefe de prensa del Kremlin señaló que Rusia no tardará en reaccionar a las decisiones occidentales, pero aclaró que no contestará de inmediato. PL

Advertisement

 

Según los informes, EE. UU. está tratando de convencer a sus aliados de que impongan nuevas sanciones contra Rusia si estalla una guerra con Ucrania. Estos apuntarían a las exportaciones de armas y energía, lo que le costaría a Moscú alrededor de $ 50 mil millones, informó el tabloide alemán Bild citando fuentes no identificadas. Según los informes, el paso drástico fue propuesto por William Burns, el jefe de la CIA, durante su visita a Berlín. Los funcionarios estadounidenses pidieron al gobierno alemán que prohibiera las importaciones de materias primas rusas y bloqueara el lanzamiento del oleoducto Nord Stream 2. RT

 

Desde Estados Unidos han dicho que los rusos invadirán Ucrania en febrero. Macron después de conversar por teléfono con Putin dijo sí es posible la guerra.

El ministro Lavrov subrayó que “si depende de Rusia, no habrá guerra”. “No queremos la guerra, pero tampoco permitiremos que se ignoren nuestros intereses”, agregando que no puede decir que las conversaciones con Occidente hayan terminado. RT

Advertisement

 

Rusia dice que habrá respuestas y que el presidente está conversando sobre las adecuadas con los militares. 

“Realmente no está claro qué tiene en mente el señor Putin” respecto a Ucrania, ha dicho el portavoz del Pentágono. Hispantv

 

No hay leyes científicas que adelanten lo que será de un discurso político o de su ejecución.  

Advertisement

 

Por el momento Occidente dice que seguirá sumando países a su ejército OTAN avanzando hacia lo que de hecho sería un único ejército mundial.  

 

Si el Kremlin no hubiera hablado de una línea roja la OTAN seguiría extendiéndose. Hecha esa firme advertencia por escrito no ha cambiado nada. El gobierno alemán es claro al respecto.

“La adhesión de Ucrania a la OTAN no está ahora sobre la mesa”. La OTAN no se expandirá para incluir a Ucrania en un futuro cercano y, por lo tanto, no tiene sentido ni siquiera discutirlo cuando se considera el futuro de la seguridad en Europa, dijo el jueves la ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock. RT

Advertisement

 

El peso de romper la situación lo lleva Rusia y no se sabe por el momento de reacciones del pueblo. La cercanía de Putin con la gente dista de la de XI con los chinos.  

 

En la espera últimamente las autoridades rusas están entrando a una serie de entrevistas informativas.   

El Ministerio de Cultura de Rusia ha publicado un borrador de orden que establece los “valores tradicionales” que, según dice, deben protegerse de la invasión de ideas extranjeras, terroristas y extremistas en medio de una “crisis global” para la moralidad pública. RT

Advertisement

 

Llama la atención una del expresidente Medvedev porque mientras Putin, sus ministros y los militares se centran en la amenaza occidental él lo hace en los problemas internos del país presentándolo débil.

El principal problema que enfrenta la nación es la pobreza, dijo Dmitry Medvedev. En una entrevista con RIA Novosti el viernes, Medvedev dijo que está de acuerdo con el presidente Vladimir Putin en que el gobierno debe trabajar para aumentar los ingresos en todo el país. “El problema de la pobreza, los bajos salarios, es realmente un tema clave, y está conectado con problemas de salud, delincuencia en cierta medida y toda una gama de otras preocupaciones”, afirmó. “Por eso el tema de los ingresos es clave”. RT  

 

En 1991 hubo un quiebre profundo en el poder ruso y ganó Yeltsin un sumiso de Estados Unidos.  

Advertisement

 

Ningún pueblo se ha movilizado en contra o a favor de una guerra. La política se está haciendo desde los círculos del estado y del poder económico occidental.

¿Y en  Rusia qué pasa?

 

Por Rómulo Pardo Silva

Advertisement
Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. SI, el Putin conversa las “”adecuadas”” armas estratégicas
    con misiles atómicos que dejarán la gran… caca y desaparecerá
    la Otan.. <está dicho y se ha sellado con lacre resistente…
    Así sea, amén…

  2. BIDEN ATRAPADO EN UN ALTO RIESGO SOBRE UCRANIA

    Saludos a todos,

    El presidente Joe Biden tomó la decisión fatídica que podría ser más propia de los tensos años setenta, poniendo hasta 8.500 tropas en alerta para acudir a Europa del Este y contrarrestar la maniobra del Kremlin para fortalecer a Estados Unidos de su flanco occidental. Pero su prueba de nervios con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en un intento de revertir la expansión de Occidente tras la Guerra Fría, está lejos de ser su único dolor de cabeza global.

    A principios de la crisis con Rusia la Administración de Joe Biden envió señales de que estaba dispuesta a negociar con el Kremlin asuntos como el despliegue de misiles y el alcance de las maniobras militares si aflojaba la presión sobre Ucrania. Qué es el asunto estratégico de esta crisis.

    Rusia publicó en días pasados un proyecto de tratado internacional “sobre las medidas para garantizar la seguridad de la “Federación Rusa” y de los Estados miembros de la OTAN”. El texto, de nueve artículos, proclama que los firmantes confirman que “no se consideran entre sí como adversarios”.

    Y para apuntalar esa convivencia pacífica, los aliados occidentales se comprometerían con la firma del tratado “a evitar cualquier nueva ampliación de la OTAN, incluida la adhesión de Ucrania u otros Estados”; a no desplegar tropas ni armamento, sin previo consentimiento de Moscú, en los países que ingresaron en la Alianza después de 1997, y a no realizar maniobras militares en territorio de Ucrania y de otros países de Europa del Este, del Cáucaso sur y de Asia Central.

    Moscú reclama con justa razón garantías de que la OTAN no se expandirá hacia sus fronteras, no incorporará a Ucrania y Georgia y, además, paralizará toda actividad militar en Europa del Este, Asia Central y el Cáucaso. La Alianza Atlántica no tiene bases en Europa del Este, pero sí despliega batallones plurinacionales en rotaciones en Polonia y los países bálticos. Abre la incógnita sobre la reacción del Kremlin, con los analistas divididos sobre la inminencia de un ataque armado fulgurante contra Ucrania, una negociación de incierto recorrido o un conflicto latente que podría desangrar al país agredido durante años.

    Rusia declaró que, la OTAN “es una alianza defensiva”. “No buscamos confrontación”. Pero ha advertido que el artículo 5 de la organización prevé la defensa colectiva para garantizar la seguridad de cualquier aliado que sea atacado. Ese artículo no cubre a Ucrania, que no forma parte de la Alianza, pero sí a los aliados que se sienten amenazados por Rusia o Bielorrusia, como es el caso de Lituania o Polonia.

    Los Estados Unidos como potencia mundial del norte, manipula y distorsiona las negociaciones provenientes de Rusia de mala fe, creando más fricción lejos de la realidad de cómo Rusia intenta resolver esta situación. Sin embargo, ante la falta de sensibilidad de Washington, el Kremlin podría abordar la respuesta estadounidense con sus aliados, entre ellos “China, India, Cuba y Venezuela”, al estudiar con decepción la falta de cooperación de Estados Unidos. “Hablamos específicamente de líneas rojas y del fin de la expansión de la OTAN. Si no quieren esto, ampliaremos nuestras posiciones. No estoy hablando de posiciones territoriales, pero pueden ser de cualquier tipo”, agregó Putin antes de señalar que los informes militares están en espera… sobre la mesa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software