Mundo Portada

Ucrania es el actual choque de civilizaciones

A continuación se hace un apretado resumen del importante y documentado artículo publicado por la doctora Angela Stent en el último número de la prestigiosa revista Foreign Affairs y publicado en 27 de enero del año 2022. El artículo se titula “La doctrina Putin. Una movida en Ucrania siempre ha sido parte del plan”. Este artículo se complementa con algunas observaciones personales sobre el espíritu ruso.

Según la doctora Angela Stent  lo que está en juego en Ucrania hoy día es el nuevo orden mundial que se creó después de la caída de la Unión Soviética a principios de los años 90 del siglo pasado. Este nuevo orden mundial fue creado por los Estados Unidos y sus aliados y se le llamó “el nuevo orden de la seguridad euro atlántica”. En la construcción y creación de este nuevo diseño político, la pobre y derrotada Rusia no tuvo ninguna participación. La ex potencia no tuvo la fuerza necesaria para oponerse al nuevo orden impuesto por los Estados Unidos y sus aliados euro asiáticos.  Desde que el presidente Putin llegó al poder, él se ha dedicado fanáticamente a tratar de destruir este nuevo orden euro asiático creado por los Estados Unidos y sus aliados. Putin ha dicho miles de veces que este injusto orden ignora los legítimos derechos de Rusia. Putin argumenta que el oeste debe reconocer los legítimos y vitales intereses rusos. También argumenta que el oeste debe reconocer el legítimo derecho de Rusia a un área de influencia. Como consecuencia, Putin ha hecho varias incursiones reivindicativas en su región, tales como la de Georgia y otras.  Ahora su atención se concentra en Ucrania. En estos días, Putin ha dado un paso adelante en su constante campaña de reivindicaciones. Ahora él está amenazando con una mucha más grande invasión de la que ya hizo en el pasado con tanto éxito, tanto en Crimea como en Donbas en el año 2014. Si Putin nuevamente tiene éxito en Ucrania, ello significaría que el nuevo orden euro asiático creado por Estados Unidos y sus aliados a fines del siglo pasado, será finalmente borrado del mapa mundial. Putin cree que ahora es el momento de intervenir. Él cree que Estados Unidos está en decadencia y además es una potencia dividida y débil. Así, los Estados Unidos no es capaz de defender y mantener sus objetivos básicos en política exterior. Putin también piensa que Alemania está débil y el resto de Europa está ocupado por otros problemas. La debilidad occidental es así un hecho comprobado.

Además de todo esto, el mercado de energía y del petróleo en particular es ampliamente favorable a Putin y esto le da enormes ventajas sobre Europa. Además de todo esto y aún más importante, Rusia ahora puede confiar en el gran apoyo que hoy día le puede dar China. La alianza Ruso-China se ve potente y amenazadora. Con todo esto Putin será así enormemente disruptivo en el futuro próximo. La disrupción calculada será la nueva doctrina Putin. Con  ella, Putin tratará de que el oeste verdaderamente, de nuevo respete a Rusia, tal como el oeste respetó antes a la Unión Soviética. En conclusión la meta es alcanzar un super poder igual al de los Estados Unidos y con todos los especiales derechos en su área de influencia y también teniendo una voz potente y clara en los cruciales e importantes asuntos internacionales. Entre estos derechos se incluye el derecho a defender a otros Estados autoritarios y también el derecho a socavar a las democracias occidentales y enemigas. Así el fin último de Putin es revertir totalmente todas las miserias y desastres que causó el colapso de la URSS hace tres décadas atrás. Tratará de dividir a la alianza atlántica y de renegociar y cambiar el mapa mundial favorable a los Estados Unidos y que se creó con el fin de la guerra fría.

Según Putin, Rusia tiene todo el derecho a sentarse a la mesa donde se toman las grandes decisiones mundiales. El oeste debe reconocer a Rusia como uno de los actuales líderes mundiales. Rusia de esta forma recuperará el poder que tenía cuando la URSS tenía el poder de veto. Rusia es ahora claramente un super poder militar armado con más que suficientes armas nucleares. Rusia puede ahora amenazar a sus vecinos con impunidad y forzar al oeste a entrar a la mesa de negociaciones. Todo esto ya lo ha conseguido en las últimas semanas. Putin ha señalado que con la catástrofe de los años 90 más de 25 millones de rusos se encuentran fuera de los actuales límites de Rusia. Más de 12 millones de rusos están ahora aislados en Ucrania y considerados como apátridas. Putin también piensa que la OTAN con sus planes actuales, es un mortal peligro para Rusia. Señala que esto es importante ya que históricamente Rusia ha sido invadida por el oeste varias veces. En la segunda guerra mundial, Rusia perdió más de 26 millones de ciudadanos. Insiste que la actual OTAN es un mortal peligro para Rusia y por lo tanto exige garantías de no agresión por parte del oeste.

Todo este aplastante revisionismo resuena en forma muy potente con el pueblo ruso. El pueblo ruso piensa que Ucrania se ha vuelto enemiga de Rusia gracias a las mentiras y manipulaciones hechas por los líderes occidentales. Rusia pide que la OTAN vuelva a sus límites de 1997, o sea a la posición que la OTAN tenía antes de su expansión hacia el este. Se insiste que la OTAN debe sacar sus tropas de la Europa del este. Rusia insiste en tener gobiernos pro rusos en Europa del este y sobre todo en Ucrania. Rusia se siente con todo el derecho a intervenir en su legítima área de influencia, es decir toda la Europa del este.

Advertisement

La autora cree que todo esto creará un nuevo orden mundial. Esta vez ampliamente favorable a Rusia y a China. El primer orden mundial surgió con los acuerdos de Yalta en 1945. Aquí se crearon dos polos rivales es decir, los Estados Unidos y la Unión Soviética. El segundo orden mundial fue el resultado de la catastrófica crisis que sufrió la Unión Soviética entre 1989 y 1991. En esa fecha colapsó el mundo comunista y el oeste inició su proyecto de expandir la libertad y el capitalismo en Euro Asia. El tercer orden mundial es el que ahora probablemente se creará después de que la actual crisis de Ucrania se resuelva en términos favorable a los rusos. Aquí termina el resumen del trabajo de la doctora Angela Stent. Ella es una ilustre miembro de la Institución  Brookings. Antes fue oficial de la inteligencia estadounidense para Rusia y Euro-Asia. Ella también es autora del libro “Putin’s World: Rusia against the west and with the rest”.

La doctora Stent al parecer, está de acuerdo con la teoría huntingtoniana del choque de civilizaciones  escrito a medianos de los años 90 en Estados Unidos. La actual crisis de Ucrania es el nuevo verdadero choque de civilizaciones. Esta vez el conflicto principal es entre Estados Unidos, el líder de la civilización protestante occidental y Rusia, el líder de la civilización ortodoxa. No cabe duda que de acuerdo con la teoría huntingtoniana del “choque de civilizaciones” la potencia que debe resolver el conflicto entre Ucrania y Rusia es naturalmente Rusia y cualquier intervención de países ajenos a la civilización ortodoxa será frontalmente enfrentado por el líder de dicha civilización  es decir, Rusia. Rusia es la única encargada de resolver los problemas que se presentan dentro de la civilización ortodoxa, y por lo tanto ninguna potencia ajena a la civilización ortodoxa tiene el derecho a intervenir en los asuntos internos de esta civilización. Si Estados Unidos y sus aliados occidentales deciden intervenir a favor de Ucrania, entonces se estarían dando las condiciones suficientes y necesarias para una catastrófica y nueva guerra mundial donde es altamente probable que el occidente salga derrotado.

Es debido a todas estas condiciones y circunstancias que es posible predecir que eventualmente las potencias occidentales con Estados Unidos a la cabeza, optarán por desentenderse del conflicto entre Rusia y Ucrania. Es probable que cuando el presidente Biden entienda la verdadera historia que existe detrás de la actual crisis ucraniana decida, con suma inteligencia politológica, drásticas medidas similares a cuando adoptó la decisión de retirar sus fuerzas militares de Afganistán. Ucrania, al igual que Afganistán, no pertenece a la civilización occidental. La decisión de occidentalizar a Ucrania fue una errada y catastrófica decisión que se tomó en los años 90 del siglo pasado. Se pensó equivocadamente en esos años, que la Unión Soviética estaba definitivamente muerta y que también estaban muertas todas aspiraciones del pueblo ruso a ser el líder indiscutido de la civilización ortodoxa. Occidente jamás pensó que las humillaciones de tres décadas que el pueblo ruso sufrió iban a ser capaz de hacer renacer el espíritu de solidaridad del alma rusa, pero hoy día esa solidaridad está viva y potente y eso lo saben muy bien Putin y sus ayudantes, También esto lo ha empezado a comprender el presidente Biden. La historia de Rusia está llena de gigantescas victorias y también de catastróficos fracasos. Pero a través de los siglos el alma rusa siempre fue capaz de recuperarse, sanar y volver a desarrollarse con fuerza y potencia sumamente difícil de controlar. El actual renacimiento de Rusia tiene parecido a renacimientos anteriores. Particularmente el renacimiento que se tuvo después de la primera guerra mundial. En efecto, a principios del siglo XX, Rusia logró recuperar su anterior vigor y así fue capaz de derrotar la maquinaria bélica nazi en 1945. Después de esa fecha, la URSS se convirtió en una super potencia mundial. Es probable que hoy día estemos viviendo un renacimiento similar. La catástrofe los años 90 del siglo XX ya es cosa del pasado y durante las dos primeras décadas del siglo XXI Rusia bajo Putin, ha sido capaz de recuperar su antiguo poder, incluyendo particularmente su poder militar.  Por todo lo anterior es probable que la coalición occidental reconozca que se equivocó en sus cálculos políticos y bélicos, Las fuerzas occidentales actuales no son capaces de contener y derrotar a las fuerzas rusas, por lo tanto es probable que occidente adopte la sabia decisión de rápidamente hacerle saber a Putin que occidente no intervendrá militarmente en la defensa de Ucrania. Con esto, el triunfo de Putin estará así asegurado.

 

Fernando Duque Ph.D.

Advertisement

Cientista Político

Puerto Montt, 09 de febrero, 2022

 

 

Advertisement
Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Cientista político

Related Posts

  1. Chavez Victoria says:

    Además de estar divididos en lo que se refiere à tomar medidas sobre este problema los aliados de la Unión Europea no cuentan con todo el arsenal militar y político necesario para obtener victoria… Tiene razón la autora del artículo. Aquí en Bruselas ya se comenta la suerte que corrieron los nazis en Stalingrado…

  2. Especulaciones y más especulaciones de un simplón librito cualquiera
    que se ha escrito parta llamar la atención.
    La experiencia de más de 50 años de vida en Europa, el conocimiento de
    miles de rusos y ucranianos, tanto de Rusia como también de residentes
    permanentes o transitorios en países como Alemania, Italia, Francia y otros,
    da una visión REAL de problemas internos de Rusia y Ucrania.
    Es casi especular con una tercera guerra mundial, luego de Hiroshima,
    Nagasaki y el desastre de la central Chérnobyl el Rusia…

  3. Un analisis sesgado, asumiendo la realidad actual como resultado exponencial de lo ocurrido, Con serias interpretaciones erradas. Solo una pregunta que adolece de respuesta objetiva, y tomando en cuenta la realidad expuesta, si Russia enviara armamentos a Cuba, en la misma cantidad y concentration con que EEUU envia a Ucrania, y al mismo tiempo, instalara bases Rusas en Cuba, que harian los americanos?, teniendo en cuenta que Ucrania tiene fronteras fisicas con Rusia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software