Política Portada

Izkia: ¡Ni un paso atrás!

Advertisement

Eres, Izkia, el objetivo. La derecha te tiene en la mira de sus francotiradores. Como les falta divisiones para intentar un lid en la arena democrática, ponen sus franco tiradores a tratar de eliminar los objetivos más emblemáticos….y tú eres uno de esos objetivos emblemáticos.

Teniendo claro eso, debes adoptar una estrategia de resguardo; no debes exponerte en exceso a la mira del teleobjetivo. Los medios de comunicación no tendrán piedad, pues vienen con todo a servir a los estrategas de arriba, y esos estrategas de arriba mandan a minar todo liderazgo que comprometa su ventajosa y abusiva disposición y estado de las cosas: llámese Convención Constituyente, llámese gobierno.

 

Advertisement

La derecha  sabe que tu liderazgo representa la mayor amenaza para el futuro presidencial en Chile. Saben que tu arraigo en el pueblo no lo puede tener ninguno de aquellos empingorotados de la derecha, por mucho que se suban sobre las sillas y asomen sus lindos rostros en las tarifarias pantallas.

Advertisement

No tienen líderes. El que medio asomó en las últimas elecciones fue un independiente, tránsfuga de los financiamientos empresariales; y el otro un extremista recalcitrante, un católico de cofradía y de ascetismo íntimo, es decir un “frenao” existencial, pero un desenfrenado político.

Advertisement

 

Advertisement

Tú, Izkia, eres de naturaleza popular, eres de raza popular, eres de pasión popular, eres de sensibilidad nativa y de inteligencia universal, como aquella dibujada en el verso y la prosa de Gabriela o Lucila Godoy. Tu voluntad es indeclinable y tus convicciones son sanas. No tienen nada del indoctrinamiento de los fatuos técnicos y plumarios de la derecha presente o de la vieja izquierda autoritaria. Los indoctrinados son pseudo intelectuales, pues se remiten a la fórmula teórica autorizada por el mamotreto codificado de los “padres”conciliares; son feligresía de una iglesia para guetos; carecen de la universalidad inquieta de los verdaderos intelectuales; son apenas rezadores de oraciones memorizadas, de cánticos alavanciosos al “profeta”, al “gurú” de turno.

Por eso son estrechos y chatos. Son rebuscados en alcanzar argumentos simplones que los auxilien, cuando su fuerte amurallamiento en la estrecha fe se derrumba, como sucedió con la catedral de Lisboa. La simpleza reemplaza a la profundidad, como bien lo describía Voltaire en su Cándido. Esa obra magnífica que echa a bajo la teoría del filósofo y creyente Leibniz, quien  decía vivir en “el mejor de los mundos posibles”, una especie de “oasis” (Piñera), “No existe alternativa” (Margaret Thatcher).

Advertisement

Indudablemente éste sistema del abuso es “el mejor de los mundos posibles” para esa casta oligárquica que abusa y retoza en el poder desde siempre, y desde hace medio siglo de manera tan grosera, que hay quienes les denominan “Lumpenburguesía”.

Advertisement

 

Advertisement

Cuando se les derrumban las iglesias y los dioses, la derecha entra en su segundo estado: en modo “conspiranoico”. Ya no sirven los códigos democráticos, el juego limpio. Entran de manera flagrante en las estrategias de choque (Shock), como brillantemente lo describe la escritora Naomi Klein en su libro “Política de Shock”. Lo hicieron en el Chile de Allende, en la Polonia post comunista, en Hungría; lo intentó Trump en EE.UU. y en tuvieron éxito en el Brasil de Vilma Russeff y  de Lula da Silva.

Acusar, fustigar, hasta que por agotamiento o por infundios conspirativos logran derribar las defensas y destruir a sus oponentes. Esta es la tarea histórica de las minorías prepotentes, cuando no tienen razones que el pueblo acoja. Entonces engañan, pagan sumas enormes corrompiendo todo lo corrompible, usan sus fortalezas instaladas para, desde las alturas, disparar con francotiradores entrenados a los líderes que les obstaculicen sus estrategias de poder.

Advertisement
Advertisement

 

Y tú, Izkia, eres uno de esos obstáculos más importantes para el futuro político de la derecha, como también lo es la Convención Constituyente, que amenaza con arrebatarle las armas usadas para expoliar a Chile sin contrapeso.

 

Advertisement
Advertisement

Le escuché al diputado Winter decir una cosa que se aproxima a mi pensamiento: obras son amores. Se debe, por parte del gobierno, instalar un proceso de reforma agraria, de reforma en los territorios, para revidar lo que existía en la Araucanía en 1973. De esa manera se tendrá un piso de lo que mínimamente  se puede entender como reasignación o recuperación de los territorios para los habitantes de esa zona. Ahí hay territorios usurpados en dictadura y apropiados por las madereras que deberán ser devueltos a sus dueños de entonces.

Advertisement

Se requiere mucho espíritu de lucha y enorme sagacidad para permanecer infranqueable  e invulnerable ante las arremetidas de tan feroz enemigo. Usan la lógica democrática cuando están en desventaja: como la pelea del payaso. Siempre usaron la democracia de las minorías para aplastar a las mayorías (senadores designados, binominal, tribunal constitucional, política de los acuerdos paralizantes, etc.). Ahora que no disponen ni del tercio para legitimar sus posturas, exigen que las mayorías se rebajen a abortarse para dar nuevamente al imperio de las minorías.

 

Advertisement

¿De que se te acusa, Izkia?

 

Advertisement
Advertisement

De haber viajado a la Macrozona sur, para intentar entablar un nuevo diálogo con el pueblo Mapuche

Advertisement

Que fuiste inocente, falta de oficio, imprudente, etc. Pero no dicen que fuiste valiente, responsable, consecuente, pues es tu deseo real y sentido el resolver de manera definitiva esa violencia de tan larga y dolorosa historia.

Yo, sin ser experto, huelo que lo que hace falta inicialmente en ese terreno, es un anuncio que rompa esquemas. El pueblo Mapuche, como esa mujer violada muchas veces, sospecha del futre, del huinca,  que se le aproxime a entablar diálogo o a jurar amor del bueno.

 

Advertisement
Advertisement

Le escuché al diputado Winter decir una cosa que se aproxima a mi pensamiento: obras son amores. Se debe, por parte del gobierno, instalar un proceso de reforma agraria, de reforma en los territorios, para revidar lo que existía en la Araucanía en 1973. De esa manera se tendrá un piso de lo que mínimamente  se puede entender como reasignación o recuperación de los territorios para los habitantes de esa zona. Ahí hay territorios usurpados en dictadura y apropiados por las madereras que deberán ser devueltos a sus dueños de entonces. Las madereras, es sabido, han sido las grandes beneficiarias, sin derechos reales, de las reasignaciones impuestas en dictadura, además con un subsidio del Estado, tan generoso que, sensatamente, no tendrían ningún derecho a reclamar pagos ni compensaciones. El resto de sus posesiones pueden conservarlas, pero las tierras señaladas deben ser devueltas.

Advertisement

 

Se te acusa de usar el término “Wallmapu”. Esa palabra se viene usando por años en el mundo cultural chileno, pero bastó que la usara en su justo sentido la Doctora Izkia, para que se denuncie como un atentado a la soberanía de parte del territorio argentino. Es como si dijéramos que usar la frase “tenemos vocación marítima en el Pacífico”, estuviéramos ocultando pretensiones imperiales. Si hasta un “asomado” del otro lado de la cordillera, salió pontificando sobre las bases sólidas que acreditan a la República de Argentina la pertenencia de esos territorios.

Advertisement

 

Advertisement

Ahora el tema del vuelo con reversa a Venezuela. Es un error. Claro que es un auto gol, pero no por falta de Izkia, sino de algún especulador burocrático que quiso pasarse de avispado y entregó información parcial. Nadie puede negar que es un error de la ministra, por no haber chequeado bien la información. Pero no es un HORROR, como pretenden calificarlos los francotiradores de la derecha. Horror fueron las que se mandaron sus ministros del interior: Chadwick, Blumel y Pérez, donde se ocultaron crímenes y se cometieron abusos reiterados a los derechos humanos.

En consecuencia, del lobo un pelo, comparado con el lobo completo, del otro lado.

Advertisement
Advertisement

 

Estamos en un escenario de “guerra”, pero no la guerra de Piñera contra el pueblo, sino de la “Lumpenpolítica” contra la democracia de las mayorías. Tienen apostados los francotiradores en todos los frentes, así es que los chilenos deben guarecerse de manera eficiente contra los disparos a los ojos, esos que dejan ciegos y petrificados, como la Medusa.

Advertisement

Quieren deshacerse de los líderes que prometen aceptación popular extensa. Izkia, es una de esas líderes que prometen, por tanto derribarla es una promesa jurada por los conjurados de la derecha.

Advertisement

Entonces, Izkia, a cuidar ese gran patrimonio de afecto y evitar exponer el pecho a las balas dirigidas a tu persona, pues lloverán en abundancia.

Con todo, sabemos que eres corajuda, por tanto ¡Ni un paso atrás!

Advertisement

 

Advertisement
Advertisement

Por Hugo Latorre Fuenzalida

 

 

Advertisement

 

Advertisement
Advertisement

 

 

Advertisement

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Cucho Zorricueta says:

    ! A veces hay que dar un paso atrás para avanzar dos adelante ! Es cierto que el Lumpen político ultraderechista usará cualquier error para conspirar, pero también hay que hacerse la autocrítica. Izquia no puede seguir arrancando de los periodistas. Si bien es cierto ella es responsable por la información que entregó y pedir disculpas al País, no es menos cierto que existen culpables directos que están detrás de la entrega de la información y que tampoco fue chequeada por los asesores de Izkia y a ese grupito hay que ponerle la PLR de una ahora y , dar a conocer al País quienes son (no mantenerlos en el anonimato ). Ese tipo de mariconada a cualquier ministra de cualquier gobierno debe ser sancionada de inmediato con la expulsión de la administración pública. La ministra no puede seguir escondiéndose de la prensa, debe aclarar ahora el maleficio que le han hecho ( Hoy ya ). Y también hay que cambiar a los giles que tiene de asesores.

  2. Renato+Alvarado+Vidal says:

    ¿Ni un paso atrás? Tal vez tenga razón el señor Latorre, el respaldo a Carabineros – justo en el Día del Joven Combatiente – es mucho más que un paso, es toda una voltereta, un salto mortal hacia atrás.

  3. Mónica Fernández says:

    Todo muy bien si fuera verdad que Siches tuviera «arraigo en el pueblo». Si lo tuvo ahora ya no lo tiene, al menos de una buena parte del pueblo consciente, que lucha por un Chile de verdad, mucho mejor, por un Chile de todas y de todos. El apoyo que tuvo se acabó en el mismo momento en que días atrás, esta ministra le dio todo su respaldo a carabineros que son los verdugos del pueblo.
    Y de paso ¡¡otra vez!! , por enésima vez, aclarar que la convención No Es Constituyente, es constitucional porque funciona bajo las normas de la actual Constitución. (Ver ley 21.200)
    Constituyente sería si sus integrantes hubieran sido elegidxs con las normas establecidas por el Pueblo (los pueblos) de Chile que es el Soberano, y funcionara con las reglas decididas directamente por el Pueblo y no con las normas impuestas desde arriba, desde el poder constituido como lo hace esta convención constitucional.

  4. Gino Vallega says:

    Tal vez sea el destino de la Dra. Iskia Siches el «pagar el pato de la boda» a la cual está invitando el volantín chupete Boric.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software