Opinión Política Portada

Del 4S al 18O: Chile en un nuevo desvío de su historia

Advertisement

El resultado de la consulta constitucional del 4S ha tenido este 18 de octubre su expresión en las calles. Entre ambas fechas, separadas por poco más de un mes, observamos de distintas maneras la decantación de los fragmentos del estallido del 2019. La grieta política que abrió hace tres años la revuelta tiende a cerrarse y lo está haciendo de la peor manera: hacia una clausura que se presenta como negación de las causas de la revuelta.

 

El triunfo del Rechazo, cuyas causas han levantado numerosas polémicas entre especialistas y observadores, sólo ha hallado una entre la clase política que no hace falta desagregar en estas líneas. Para la derecha y crecientemente para los partidos en torno al gobierno, se trata de un rechazo a los cambios y a las demandas identitarias. La corriente mediática se ha encargado de hacer la narrativa sobre esta oportunista opinión que solo beneficia a las elites y a las extensiones del poder.

Advertisement

 

Advertisement
Advertisement

En estos meses se han sucedido de forma desordenada y aleatoria una serie de hechos dispersos. Una acumulación de voces, decisiones y acciones, que no son proceso ni suma. Por un lado, desde el arrollador rechazo a la propuesta de nueva constitución a la escasa presencia en las calles de organizaciones y grupos territoriales en el aniversario del 18-O. Si el 2019 se visualizaban nuevas banderas y millares de pancartas por demandas e identidades colectivas, esta multitud fragmentada finalmente no cuajó. El martes no estaban en las calles. La escasa participación no logró levantar una masa crítica capaz de neutralizar a las unidades  COP de carabineros. La represión se dejó caer de la forma más real y cruda ante los pocos que llegaron.

Advertisement

 

Advertisement

En las calles no hay mucho más que esto. Sí, un clima aún más desolador que el previo al 2019. Deterioro urbano, confusión, ausencia de expectativas manifestada desde las subjetividades a las corrientes políticas. El 4S, ratificado este 18O, son dos fechas que han terminado con las movilizaciones iniciadas hace más de diez años. Cansancio, hastío, desconcierto. Una profunda tristeza que parece duelo.

 

Advertisement

Por otro lado, vemos el oportunismo de las elites canalizado hacia la clase política. Negociaciones en el club para instalar el espejismo de una nueva constitución. Una imagen que solo se representa a si misma. Un proceso constituyente desconectado del pueblo que no tiene ni tendrá ni dirección ni sentido.

Advertisement

 

Advertisement

Con las organizaciones populares en estado de shock, las elites, financistas y poderes en la sombra, han comenzado a estimular aquel fantasma expresado en el 62 por ciento. Una cifra que representa una multitud desconocida que desconfía de todo y todos que puede ser usada como arma de destrucción masiva. No es difícil observar cómo un grupo de outsiders de la política comienzan a conducir a estos millones de indignados.

 

Advertisement
Advertisement

Lo que observamos cada día con mayor claridad no tiene nada de nuevo. Ni aquí ni en otras latitudes. El crecimiento exponencial de las derechas alternativas gana adeptos cada día porque es capaz de tocar las fibras más sensibles de las ciudadanías. La rebeldía hoy es de derechas, dice el sociólogo argentino boliviano Pablo Stefani, aunque no es una invención. Patear el tablero democrático es un comportamiento natural para las ultraderechas.

 

Había un tweet esta semana que comparaba la situación de Estados Unidos y Occidente con la República de Weimar. No es mala la imagen. Pero es terrible. Si en las dos primeras décadas del siglo pasado aquel trance estuvo limitado a los perdedores de la Primera Guerra, hoy parece repetirse y reproducirse a escala global: inflación creciente, recesión ad portas, desempleo, auge de las ultraderechas y decadencia de las socialdemocracias y las ideologías liberales.

Advertisement
Advertisement

 

Advertisement

Es este último punto tal vez el más delicado. Volvamos al caso de Chile. Treinta años de neoliberalismo con gobiernos socialdemócratas o liberales. Treinta años de crecimiento económico, sin duda, que benefició a unas pocas familias y sociedades. Nunca Chile había sido tan rico, pero nunca tan desigual. Un periodo para ganancia de rentistas mineros y forestales, para la banca y las finanzas, que ha destruido el tejido social, los derechos básicos, el ambiente y la dignidad del trabajo.

 

Advertisement

Todo esto bajo gobiernos democráticos bajo el sello liberal o socialdemócrata. Un proyecto político que no sólo ha fracasado sino que estalló por los aires el 2019 y que solo el cinismo sin límites de una soberbia clase política se niega a admitir. Lo que hay a partir del 2019 no es otra cosa que un intento por resucitar un proyecto político terminado.

 

Advertisement
Advertisement

¿Por qué fracasó? Simplemente porque fue incapaz de cumplir las demandas más básicas del pueblo y enfrentarse a los grandes poderes y al gran capital. Pueden haber mil argumentos que busquen justificar lo no realizado, como el fin de las AFP, el oportuno reemplazo de la Constitución de Pinochet a la mala salud. No importa mucho porque es tarde. Los aparentes consensos de los últimos treinta años no han sido más que sumisión de esas socialdemocracias a las derechas y a los poderes económicos con su proyecto neoliberal. El historiador Felipe Portales advirtió de este desvío hace varias décadas.

Advertisement

 

El historiador liberal estadounidense Timothy Snyder en sus estudios de las ultraderechas, desde Trump al nazismo, apunta a la debilidad de las también corruptas instituciones liberales para hacer frente a las ultraderechas. Son aquellas el objetivo principal, desde el incendio del Reichstag en Berlín al asalto por la alt right al Capitolio en 2020. La táctica es la misma porque los resultados son los esperados.

 

Advertisement
Advertisement

En marzo pasado el gobierno del presidente Boric se sumó a los que gobernaron Chile durante los últimos treinta años. No habrá cambios aun cuando el discurso y algunas voluntades lo anuncien. No pueden haber transformaciones radicales, aquellas que demanda la ciudadanía, porque no es posible una conciliación con los grandes poderes. Ya podemos ver qué sucede con la reforma tributaria o la de pensiones mientras el tiempo apremia. No hay tiempo para entrar en largas negociaciones mientras la ciudadanía aprieta los dientes y el cinturón. Estimar que algo bueno pueda salir de estas negociaciones es cerrar los ojos y no atender a la memoria de los últimos años.

Advertisement

 

El gobierno y las voluntades de transformación social entraron desde el 4S en un callejón sin salida, en un proceso que estará marcado no solo por la impopularidad y la decepción sino por la inflación, la recesión, la pérdida de empleos y de expectativas. Un momento en especial difícil que será arrebatado por el que grite más fuerte. La agenda política ya la impone la derecha y la ultraderecha, los populismos están desatados, como vemos en la alianza Jiles-Parisi, en tanto el gobierno pierde puntos de apoyo cada semana y hasta el respeto y la consideración. No es sano que al presidente lo insulte la ultraderecha cada semana.

Advertisement

 

Advertisement

La rebeldía es hoy de derecha y su principal enemigo son aquellas instituciones, desde la ONU a la Cámara, desde las universidades a las ONGs. Apunta contra los colectivos identitarios bajo la denominación de marxismo cultural, una derivación gramsciana que tuvo éxito rotundo en la campaña contra el rechazo. Todos son marxistas, desde los animalistas, feministas, la comunidad LGTVI, ambientalistas, los pueblos originarios, académicos, poetas o artistas.

 

Advertisement
Advertisement

Si la vieja izquierda, hoy en vías de extinción, puso en sus momentos de gloria en el centro del combate a las instituciones “burguesas”, hoy el péndulo se mueve a una derecha que ve al marxismo cultural en aquellas mismas antiguas instituciones liberales.

 

Advertisement

¿Cómo se frena este nuevo desvío de la historia? Con una izquierda que haga bien su tarea. Pero esa historia no se está escribiendo.

Advertisement

 

Por Paul Walder

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Periodista

Related Posts

  1. Serafín Rodríguez says:

    Lo que no parece entenderse es que la principal función del regimen establecido por los gobiernos de post-dictadura y la casta política ha sido ponerle vaselina a la verga neoliberal para que entre mejor. Si ha fracasado por lo menos parcial y temporalmente, ha sido porque la vaselina no ha sido suficiente pero después de la eclosión del 18/O, se las ha arreglado para establecer «la paix sociale de la tromperie» primero con el 15/N y ahora retomando el puto proceso constitucional. Cuánto va a durar esta paz , todavía está por verse aunque parece que da para largo. La política del engaño ha funcionado reltivamente bien por más de 30 años y no tiene por qué no seguir funcionando, especialmete dado que la izquierda, o lo que queda de ella a nivel de los deportistas de la opinología, anda a palos con el águila.

  2. El rechazazo ha sacado a luz, una nueva forma de «golpe blando», que no necesita de la milicada mayor, bastando sólo con nuevos elementos disuasivos para la jauría verde, ejemplarmente protectora de la oligarquía dominante anti pueblo, que desvalido y sin armas y poca seguridad en sus afanes, busca el mall, la TV y el autito clase media, para aliviar sus pesares.Peor es comer KK, seguro! pero no «sabe» a dignidad. La derecha, contenta, anárquica, culpando a la izquierda (podría decirme donde queda, porfa?) y el pueblo felicitando las muchas «copas» del deportista Vidal y la brillante arquera Endler , ambos en el extranjero.C’est la vie!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software

Roxana Pey: "La reposición de Clarín es fundamental para la democracia chilena"

Jorge Arrate: "Estamos pidiendo la restitución del Clarín sobre la base de un tribunal inobjetable, que es el CIADI"

En representación de más de 1200 firmas, el excandidato presidencial y exministro Jorge Arrate entregó el 23 de noviembre una carta al presidente Boric por el pago de la indemnización para la restitución del Clarín.