Opinión Política

Seguimos

Advertisement

Algún memorioso recordará cuando el actual presidente Boric blandía la amenaza crucial: aquí nació y aquí va a morir el neoliberalismo. O cuando amenazó con perseguir a Piñera por su responsabilidad en la criminal represión. O la convicción de la jotosa Camila Vallejo: cambiaremos el paradigma en la educación.

Ni fu ni fa.

A poco andar Gabriel Boric debió aterrizar sus hormonales impulsos izquierdosos por la deprimente vía de darse cuenta de que una cosa es el gobierno y otra es el poder. Y que para cambiar las cosas se requiere gente que quiera cambiarlas.

Advertisement

No basta con decirlo.

Advertisement
Advertisement

Y como enseña la experiencia, el voluntarismo irresponsable cruzado con la falta de una consigna que ordene, jamás ha servido para nada que no sea retroceder.

Advertisement

O, lo que es lo mismo, para gobernar para tus detractores y enemigos.

Advertisement

La falta de una lectura adecuada de la historia reciente, en la que de común lo que se repiten son los errores, y el asumir un compromiso político con los desheredados del país importa un pensamiento que va mucho más allá que la simple disputa por la alternancia en el gobierno, y como gallito de pelea salir al ruedo solo con patas y buche.

Ya no digamos del poder, que ese se cuida solito.

Advertisement

El poder es un problema de fuerza. Para la derecha, será la del Estado, las policías, las fuerzas armadas, y las que prodiga el dinero y las iglesias funcionales a los poderosos.

Advertisement

Para el pueblo la cosa es algo más compleja: se requiere un pueblo movilizado, organizado, disciplinado y politizado, con clara conciencia de sus obligaciones, con la fe puesta en sus esfuerzos y con líderes de cojones bien puestos.

Advertisement

Y para decir las cosas como son, en esta pasada en la que se abrieron tantas expectativas de un pueblo abusado y vuelto a abusar, de ese pueblo, organizado y lúcido, ni luces.

Mucho menos de esos líderes ni de sus cojones.

Advertisement
Advertisement

El acceso al gobierno del equipo de Gabriel Boric fue por una puerta más o menos administrativa. La gente que votó por él no se alineó detrás de una bandera, una consigna o una causa en la que Boric fuera el símbolo. Como sabemos, fue electo por el miedo a la ultraderecha personificada en sujetos turbios y en extremo peligrosos.

La gente ha demorado en desafectarse de un gobierno que pudo haber sido y no fue. A poco andar, y cuando comenzó a cundir el pánico del no tener idea ni como, el aparato de conducción política fue entregado gratuita y desesperadamente a los restos de una Concertación que boqueaba sus últimos estertores y que en palabras del propio Boric, eran lo peor de lo peor.

En poco tiempo la cosa fue gobernar con un ojo puesto en la derecha, para luego hacerlo con todo el resto de la biología.

Advertisement
Advertisement

Ya Piñera no es un violador de derechos humanos al que había que perseguir: es un  colega al que hay que considerar en los recovecos de la buena educación y la cosa republicana. Ya el TPP 11 no era una herramienta de depredación y pérdida de soberanía.

Advertisement

Ya Dominga no es tan malo si se mira bien y el tren a Valparaíso, ¡santa paradoja!, no llegaría a Valparaíso para no molestar a los camioneros.

Y fue un error indultar a quienes se mantiene presos injustamente por los hechos de un ya lejano 19 de octubre.

Advertisement

Suena molesto y duro: para orientar su gestión en la dirección estratégica de durar cuatro años, el gobierno de Gabriel Boric no deja de mirar a la derecha la que se ha transformado en la vía para que las cosas se hagan a su imagen y semejanza: no hay ley que no se haya negociado con ese sector. Ni hay opinión de sus más importantes líderes que no haya sido considerada por el Equipo Político de Palacio.

Digamos que este es el retroceso más importante de la causa del pueblo luego del golpe de Estado de 1973. En esta pasada va a costar pararse y recuperarse de la pérdida de la poca fe que ya había.

Advertisement
Advertisement

Por el abandono que ha hecho la izquierda de la causa de los explotados, vilipendiados, despreciados, ninguneados, se ha creado un izquierda de la boca para afuera que asumió la causa antineoliberal por la vía de perfeccionarlo.

Advertisement

Vea el monumento al expresidente Patricio Aylwin. Todo lo que la gente no quiere, reducido a una mole de bronce y hormigón, saludada y homenajeada por el otrora chascón dirigente estudiantil que tuvo con ataque de nervios al sistema.

Y que ahora corre con paso diligente y apretujado a defenderlo.

Si hubo un gobierno inútil y que se debió ahorrar la molestia, fue el segundo de Michelle Bachelet. Pero este lleva todas las palmas: importa un retroceso en lo que se pudo haber avanzado en los últimos diez años porque hirió casi de muerte la poca esperanza que aún quedaba luego de tanta derrota.

Advertisement
Advertisement

Seguimos

Advertisement

 

Por Ricardo Candia Cares

Advertisement

 

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Felipe Portales says:

    Como se preveía desde el 15 de noviembre, GB se volcó completamente a subordinarse a la derecha (independientemente de lo que piense) y es lo que ha manifestado desde el comienzo entregándole los ministerios claves a concertacionistas neoliberales; continuando con las políticas represivas de los mapuches; ¡aceptando el TPP11!; alineándose básicamente con EE. UU. en política internacional; etc. De todas formas, no nos olvidemos que es mucho menos malo que Kast que ya hace meses habría vaciado Punta Peuco…

  2. Renato Alvarado Vidal says:

    Nunca habíamos visto a un gobernante renunciar tan rápida y descaradamente a lo que había sido no sólo su discurso, sino también su identidad. El Gabriel anterior – González Videla – también se dio vuelta la chaqueta, pero al menos se tomó un tiempito para hacerlo; nuestro fracasado estudiante de leyes lo hizo incluso antes de asumir la Presidencia.
    Tal como lo hace notar este artículo, es bueno tener presente que votamos por este sujeto debido a que la alternativa era de un fascismo que llegaba a ser grotesco. La situación era como en esa canción de los Rolling Stones – La Sal de la Tierra – en que a las clases populares se le ofrece la elección entre cáncer o polio.
    Es lo que hay, pero esto no significa que deba ser aceptable.

  3. Gino Vallega says:

    Y verás como quieren en chile, al amigo cuando es forastero—el pueblo unido jamás será vencido—la solidaridad del pueblo chileno—-el pueblo ayuda al pueblo—nos mean y nos dicen que está lloviendo—ayuda a los pacos : mutílate—
    algunos de los libros en el basurero de La Moneda, todos y más, cambiados por uno grueso que dice
    «la izquietrda y la derecha unida, jamás serán vencidas»…..
    y si la ley lo permite , viene el tercero de la «mami»!

  4. Serafín Rodríguez says:

    Mejor que con Kast! La derecha más reaccionaria tiene en un bolsillo a la Presidencia de la República, a la ex Concertación, al FA y nada menos que también al PC haciéndole el trabajo sucio, recibe todos los beneficios —incluido un flamante Fiscal Nacional por 8 años—, no se ensucia las manos y hace oposición ganando adeptos para las próxima elección presidencial y parlamentaria, con la Matthei a la cabeza de las figuras mejor mejor evaluadas entre otras de derecha. Si hubiera ganado Kast, la calle se habría sublevado y el gobierno estaría próxim a ser «vacado» si es que no ya fuera de La Moneda. «No hay mal que por bien no venga» —se le escucha decir al empresariado…

  5. Margarita Labarca Goddard says:

    Esto pasa por elegir como presidente a un hombre sin experiencia, sin trayectoria política, sin convicciones, sin decisión ni valentía. No es lo mismo ser dirigente estudiantil que ser presidente de la República, ya quedó demostrado. Si hubiéramos tenido a Daniel Jadue como candidato y como presidente, otro gallo nos cantara. Porque los comunistas ya no son lo que fueron, se han desteñido y se han nacionalizado, eso es bueno. Ya no existe la URSS ni nada de eso ¿a qué le tememos? En fin, para la próxima por ahí tiene que ir la cosa. No digamos «seguimos» porque seguir es defraudar, por no decir traicionar. Y de la “mami” nada, por favor. Hay que decir «Cambiémoslo todo». Otros se están atreviendo, ¿Por qué nosotros no? ¿Es una cuestión de fuerza? La fuerza se crea,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software