Debate Política Portada

Convención constituyente, lista única o tumba única

Los partidos políticos parecen haber olvidado la Convención Constituyente que diseñará la nueva institucionalidad del país. Están en otra, aceitando oxidadas maquinarias para surfear la ola de elecciones que se avecina. Los candidatos surgen como callampas después de la lluvia. Hay un desfile de candidatos a gobernadores regionales, alcaldes, concejales, cores (1), parlamentarios e incluso Presidente de la República. Es la rapiña de miles de “pitutos” que financian partidos, funcionarios y “asesorías” múltiples. Los matinales de TV y las escaramuzas triviales del Congreso Nacional se esmeran en confundir a la galería. El 29 de noviembre se inicia la fiesta que parte con las primarias de gobernadores y alcaldes. Un delirium tremens que seguramente terminará en la camisa de fuerza de la abstención electoral. Entretanto, de la Convención Constituyente, la primera en nuestra historia republicana, no se dice chus ni mus.

Los partidos no se dan por aludidos de lo que sucede en el “Chile profundo”. No captan el fenómeno subterráneo -un río de lava insurgente- que desafía la institucionalidad heredada de una dictadura y que a ratos eclosiona en una violencia sin brújula o alcanza cimas de enormes manifestaciones de masas. Es cierto este movimiento carece de dirección y de una hoja de ruta que le permita alcanzar los niveles de epopeya de una insurrección popular. De esa debilidad se aprovecha la casta política para hacer sus jugarretas. Pero igual de lo profundo surge el reclamo de dignidad e igualdad para los hombres y mujeres de este país. Si este clamor no es escuchado la furia del pueblo derribará todas las barreras que se opongan a su paso… o caerá en brazos de un aventurero. Sin embargo, esa rabia apenas contenida de millones, ha planteado una solución pacífica y democrática a la crisis: una Asamblea Constituyente que redacte una Constitución Política que enderece por caminos democráticos la marcha hacia una sociedad de iguales. Si este movimiento no ha logrado imponer la Asamblea Constituyente y debe conformarse con un remedo de ella, es porque le ha faltado organización y una conducción colectiva respetada por todos.

Asaltar la Convención Constituyente

La casta política, aprovechando esas debilidades, construyó esta jaula tramposa de la Convención Constituyente. Una caricatura vergonzante de que reemplaza la voluntad del pueblo por un reglamento que otorga poder de veto a la minoría.

El pueblo está consciente de la trampa. Pero, intentará -como hizo con éxito en el plebiscito del 25 de octubre- quebrar el espinazo de la maniobra antidemocrática.

Advertisement

Lo que nos proponemos esta vez es el asalto cívico de la Convención Constituyente. Elegir el 11 de abril más de dos tercios de convencionales comprometidos a cambiar el eje de la Convención para convertirla en una verdadera Asamblea Constituyente. El objetivo es “reventar las costuras” de la Constituyente mediante una votación arrasadora del pueblo.

No es tarea imposible. Venimos de un triunfo impresionante. El plebiscito demostró que la unidad del pueblo es capaz de arrasar con las trampas y engañifas -por astutas que sean- de las élites financiera y política.

Vencer esta vez, sin embargo, exige redoblar esfuerzos para motivar una participación popular que vaya mucho más lejos del 50,9% del padrón electoral. Hay más de 7 millones de ciudadanos y ciudadanas que no votaron en octubre.

Esa es la tarea más importante de este periodo. Mucho más importante que las elecciones variopintas de autoridades que la próxima Constitución Política reemplazará por nuevas estructuras democráticas de poder nacidas de la base popular.

Advertisement

Los partidos, sin embargo, continúan en la enconada disputa de cuotas de un poder en vías de extinción. Por eso corresponde a los movimientos sociales, y a cada uno de nosotros, tomar la iniciativa para reorientar los esfuerzos hacia la gran victoria del 11 de abril.

Una sola lista de candidatos a convencionales

Todo aconseja que los partidarios del cambio se agrupen en cada distrito en una sola lista de candidatos a convencionales, militantes e independientes, elegidos en primarias. La dispersión entrega ventajas a un adversario cuyo modesto objetivo es lograr 1/3 de convencionales que le permitiría bloquear la voluntad mayoritaria. Un grupo de importantes dirigentes sociales –militantes de partidos algunos de ellos- ha formulado una razonable “Propuesta de unidad a la ciudadanía de Chile para elegir a los candidatos al órgano constituyente” (2). Los partidos políticos -que arriesgan morir de asfixia por una alta abstención, deberían atender esa propuesta que les da un inmerecido respiro pero que a la vez reconoce que la fuerza está de lado del movimiento social.

En la lucha política y social 2+2 no son 4. Pueden ser diez, cien o miles porque multiplicar fuerzas no es una ciencia exacta, es un arte. Mario Benedetti lo dijo con ternura de poeta: “y en la calle, codo a codo, somos mucho más que dos” (3). Construir mayorías significa articular ideas, emociones y sueños de millones de hombres y mujeres, de jóvenes y viejos, de distintas clases sociales, que acumulan diferentes experiencias de vida. Los constructores de mayorías no pretenden organizar una masa uniforme y sumisa. Entienden que cada ser humano es un mundo, que el proyecto del cambio social debe enriquecerse cada día con nuevas experiencias y que el poder nace de la base.

Enfrentamos una coyuntura histórica. Si no somos capaces de unirnos para elegir a los constituyentes, nos espera la tumba del tercio fraguado por los herederos de la dictadura.

Advertisement

MANUEL CABIESES DONOSO

13 de noviembre, 2020

(1) Consejeros regionales. En la Región Metropolitana son 34.

(2) www.blogpuntofinal.cl

Advertisement

(3)M. Benedetti, “Te quiero”, del libro Poemas del alma.

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Felipe Portales says:

    Desgraciadamente, hay varios presupuestos fundamentales del artículo de Manuel Cabieses que están muy lejos de corresponder con la realidad. El más importante de todos es que deduce que es la “derecha” la única que se opone al cambio del “modelo chileno”; desconociendo que la ex Concertación fue la que lo legitimó, consolidó y perfeccionó durante sus 24 años de gobierno, aprobando TODAS las nuevas leyes en consenso con la “derecha”, teniendo o no mayoría parlamentaria propia. Y que, precisamente, su nuevo regalo del quórum de los dos tercios efectuado el 15 de noviembre del año pasado -y refrendado por la Reforma Constitucional de diciembre (Ley 21.200) constituye la demostración más cabal de que la ex Concertación continúa en sus posiciones fácticas de derecha.

    Es decir, que ¡la misma ex Concertación que le acaba de regalar el fraude antidemocrático de los dos tercios a la derecha, sería la que se aprestaría, en conjunto con la izquierda, para armar una lista única destinada a derrotar a la “derecha” y sustituir el modelo chileno! (¡¡¡!!!).

  2. Estoy esperando hace ya rato que los periodistas y políticos consecuentes ,nos cuenten como es la movida (queremos conocer públicamente quienes y como se están organizando…etc.) para una lista popular no política contingente para elegir el 70% de delegados (30% es menos de 1/3).Cuando lo sepamos , lo gritaremos lo más fuerte posible para que todos digan SI ,SE OYE , MARICHIWEU !

  3. Patricio Serendero says:

    Entiendo la propuesta de Manuel Cavieses en el sentido de aislar y dividir la Derecha por una parte, y crear organización y conciencia de Clase al calor de la lucha por otra. Porque es en la práctica política y la acción que se crean estas. Si parte de las dos Derechas está dispuesta para su propia supervivencia política a marchar con el Movimiento Social una parte del camino para cambios que puedan llegar a favorecer la correlación de fuerzas en favor de este en la propia dinámica del proceso, entonces es una alternativa legítima la unión táctica con ellos. Los triunfos parciales recientes del Pueblo dan cuenta de esto. La condición de esta unión táctica es que sea sellada con un Proyecto de nueva Constitución que se proponga desmantelar el modelo neoliberal. Si se pierde en el intento, al menos quedarán desenmascarados para siempre y quedará una organización que se ha robustecido en la lucha.
    Qué otras alternativas de lucha para el Pueblo existen en este momento concreto?

    (Para enviar este comentario es preciso responder a preguntas en Inglés sobre el contenido fotográfico del CAPTCHA.
    Cuando podrá un(a) dirigente poblacional o social que no lee ni habla Inglés comentar aquí?)

  4. Marcelo Covarrubias says:

    Recuerdo con claridad cuando en este mismo medio se publicó la crítica de Cabieses a votar por la Concertación de Bachelet en 2013. En los comentarios los estúpidos de siempre le llamaban “vaca sagrada” y demases. 7 anhos es mucho tiempo. Cabieses ha degenerado y hoy llama a aliarse con la Concertación. Mucho fusil y elan revolucionario castrista entre 1965 y 1973, para terminar arrastrado a los pies de Carlos Ruiz Encina y el Frente Amplio. Cabieses incluso está a la derecha de Igualdad, que se pasó los últimos 6 meses dándole tribuna a alas de izquierda de al Concertación, ya que Miguel Silva escribió recién que le parecía mejor tener dos listas (una de centroizquierda y otra de izquierda), que la propuesta de Messina y la Surda le parecía ya girar demasiado hacia la Concertación. Afortunadamente, las nuevas generaciones clasistas de base son mucho más lúcidas que el guerrillerismo fusilero que el Cabieses joven, y muestran de cuerpo entero la degeneración de este amigo del FA:

    https://elporteno.cl/que-hacer-para-que-el-resultado-del-25-de-octubre-no-sea-una-nueva-trampa/

  5. Felipe Portales says:

    Patricio: El único intento realista de lograr derrotar el fraude constituyente es buscar una lista única de izquierda y de movimientos sociales que aspire a lograr más de un tercio de los convencionales para así poder bloquear el evidente intento de las dos derechas, que impusieron el funesto acuerdo del 15 de noviembre del año pasado, de consensuar un nuevo texto constitucional que mantenga lo esencial del “modelo chileno”, como ya lo hicieron en 2005.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *