Debate Política Portada

Convencionales Constituyentes, he aquí el dilema: Ser o no ser

Como ya se sabe, los convencionales elegidos en abril próximo, pueden, si es que se junta más de 1/3, es decir, por lo menos 52 de ellos, negarse a dar el vamos, es decir, negarse aprobar las normas y reglamento que rige el funcionamiento de la Convención Constitucional, según lo indica claramente el art.133 de la ley 21200, ya que para aprobar dichas normas y reglamento, se requiere de un elevadísimo quórum de 2/3, es decir, contar por lo menos con 104 convencionales genuflexos dispuestos a aceptar el modo de redactar cada artículo de la Constitución Política, donde 1/3 es lo mismo que 2/3, y 52 convencionales son  más que 103 convencionales.

Dicho raciocinio, no sólo es un absurdo matemático, sino que es absolutamente antidemocrático, es una ofensa, una marca infamante para cada constituyente que procediera de esa forma abyecta.

Un hombre de bien, no puede ni debe participar de una farsa de esa índole, no puede traicionar la confianza de sus electores que por una abrumadora mayoría ,un 78%, decidió en el plebiscito recién pasado, cambiar la vieja Constitución, y con ese modo, el de los dos tercios, es prácticamente imposible cambiar nada. Así lo ha demostrado la experiencia, que ha llevado al pueblo a rebelarse, manifestando en las calles su impotencia, porque nada importante se ha podido cambiar  en 30 años.

¿Qué sentido, y que efecto tendría negarse aprobar esa norma y reglamento, el primer día de funcionamiento de la Convención?

Advertisement

Tiene mucho sentido, tiene un sentido moral en primer término, y el efecto sería muy potente, nada menos que paralizar  la Convención, que no puede hacer nada sin normas y reglamento para su funcionamiento.

¿Y qué se saca con hacer esto?

Mucho, simplemente hacer presente que existen al menos 52 hombres y mujeres, que no están dispuestos a arrodillarse frente a la casta política corrupta que llegó a ese acuerdo el 15 de noviembre pasado, que firmó una ley, la 21200, que tiene un artículo, el 133 en que fija unas normas y reglamento para dicha Convención, en que se le concede, más bien se le regala a la minoría el veto, es decir, la facultad de impedir que se haga ningún cambio.

De modo tal, que esperarían una rectificación, que se modifique esa ley, que se haga lo imposible por solucionar ese entuerto, y se permita a la propia Convención Constitucional fijar el quórum en que desean redactar la nueva Constitución, lo que no es mucho pedir, ya que tienen bloqueado el funcionamiento, lo que es totalmente legítimo de acuerdo a la ley, y es razonable y cortés además.

Advertisement

No será fácil juntar 52 constituyentes honestos, valientes e incorruptibles, que desmientan lo que aseguró hace 118 años un miembro de la derecha oligarca. (1)

Será necesario que expresen claramente siendo candidatos su determinación de rechazo al reglamento con el fin de que nadie se engañe al votar por ellos, al traspasarle su cuota de libertad y de confianza que se deposite en ellos.

Será necesario que exista por lo menos una lista, la lista del pueblo, cuyos candidatos, solemnemente se conjuren a cumplir su promesa de presionar de esa forma y hasta sus últimas consecuencias, para cambiar el antidemocrático quórum que se estableció entre 4 paredes.

 

Advertisement

Por René Dintrans

(1)“«Los dueños de Chile somos nosotros,
los dueños del capital y del suelo.
Lo demás es masa influenciable y vendible;
ella no pesa ni como opinión ni como prestigio.»

(Eduardo Matte Pérez,
parlamentario, ministro e hijo del
fundador del Banco Matte (1892)

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Felipe Portales says:

    Desgraciadamente, hasta hoy, incluso los partidos que no suscribieron el funesto y antidemocrático acuerdo del 15 de noviembre ESTÁN SIENDO CÓMPLICES DE DICHO FRAUDE. En efecto, ni el PC, ni el PH, ni el PEV, ni la FRVS ni Comunes están denunciando activamente el fraude; ni menos, están haciendo campaña para esclarecer y entusiasmar a la población para que concurra a votar para elegir un tercio de los convencionales que puedan impedir la consumación de dicho fraude. La presentación del proyecto de las cinco diputadas para establecer un quórum democrático en la Convención ha quedado como un MERO GESTO TESTIMONIAL, sin consecuencias políticas. ¿Seguirán estos partidos siendo cómplices pasivos del fraude? Esperemos que no…

  2. Es una buena idea y ya vimos que 1/3 vale más que una mayoría relativa como en la “NO ELECCIÓN DE CONSTITUYENTES ORIGINARIOS” que la llamada “oposición” bajo de 24 supernumerarios a 17 intranumerarios de los 155 por obstrucción de Chile Vamos que con Piñera se envalentonaron imponiendo el 10% casi idéntico al de diputados pero con el nombre de delincuente y asesino Piñera : están PRESUMIDOS.Así mismo puede suceder en las sesiones de la convención chulleca a futuro : si no se libera la adopción del quorum no hay nueva constitución y habrá que seguir luchando por cambiar la de Guzmán-Lagos.

  3. Felipe Portales says:

    Así es. Y lo mismo se demostró en enero pasado ¡con el proyecto de convertir el agua en un bien nacional de uso público!, el cual obtuvo en el Congreso una clara mayoría, pero no alcanzó -por la obvia oposición en bloque de la derecha tradicional- el virtualmente imposible quórum de los dos tercios. ¡Está completamente prefigurado el destino de una “nueva” Constitución con la mantención de dicho antidemocrático quórum!…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad
Danzai Software