Crónicas de un país anormal Latinoamérica

El presidente salvadoreño Nayib Bukele aplasta a los partidos tradicionales, tanto de izquierda como de derecha

Terminada la guerra civil, a finales del siglo XX, el poder de El Salvador se ha repartido por turnos, entre el Partido Arena, 20 años, (representa a la derecha de ese país), y de 10 años en que el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, (de izquierda), estuvo en el poder – un perfecto bipartidismo -.

Como en la mayor parte de los países de Centroamérica y el Caribe, el poder ha servido para robar y corromper a sus gobernantes de turno. El Salvador y Honduras están dominados por las pandillas, las Maras; en El Salvador, las tasas de mortalidad por homicidios se han multiplicado en los últimos años; (ni hablar de separación de poderes en ambos países, Estados de derecho o de igualdad ante la ley, pues los jueces, parlamentarios y gobernantes son ladrones y corruptos). A Honduras, Guatemala y El Salvador, que otrora se llamaban Estados inviables, hoy son la guarida del narcotráfico y de la delincuencia desatada.

El obispo de San Salvador, Arnulfo Romero, (hoy canonizado por la iglesia católica), murió en su constante lucha por la paz, justamente en la Eucaristía luego de su homilía por la paz.

Vivir en estos países es un acto de heroísmo, pues es muy difícil escapar de la mano asesina, las Maras y la pobreza extrema. Las dos pandillas más organizadas son las salvadoreñas, con la Salvatierra y la Calle18, (ambas tomaron sus nombres de barrios de Los Ángeles, de Estados Unidos).

Advertisement

El sobrevivir en la guerra civil de fines del siglo XX era más posible salir con vida que en la actualidad, (antes, si no estaba cerca de la línea de fuego, podría salvarse de una muerte inminente, pero hoy nadie puede decir que pudo escapar de las Maras, salvo por una importante “vacunación” de dinero.

Desde Río Grande hacia el sur, muchos de estos y otros países viven de las remesas enviadas por la diáspora a sus familias de sus respectivos países: las “remesas” constituyen el segundo producto de exportación que ingresa a México, por ejemplo.

En las elecciones presidenciales, realizadas en 2020, se creía que podría repetirse el bipartidismo, pero apareció como candidato a la presidencia de ese país un personaje joven, de 38 años, que había sido alcalde de la ciudad de San Salvador, (antes había pertenecido al Frente Farabundo Martí, de cuyo seno fue expulsado por indisciplina partidaria). Fundó su propio Partido, hoy Nuevas Ideas, y logró triunfar con más del 50% de los votos. Ya en el poder, el Presidente Bukele, (descendiente de familia árabe, perteneciente a la clase empresarial), tuvo un apoyo sin precedentes: el 95% en las encuestas de opinión, y los ciudadanos exigían que empleara mano dura para eliminar las Maras, desde sus dirigentes hasta sus últimos integrantes, y el Presidente está cumpliendo, mediante la amenaza de que todos crímenes que perpetran las Maras serán pagados, en primer lugar, por aquellos reos que están ya en las cárceles, seguidos por la clase política.

El Presidente Bukele acusa al Frente Farabundo Martí de haber pactado con las Maras a cambio de dinero para su subsistencia y, como contraprestación, el compromiso de bajar el índice de criminalidad. Ambos Partidos tradicionales acusan al Presidente de la misma práctica corrupta.

Advertisement

Es sabido el poco respeto que el Presidente Bukele tiene por el Parlamento: ante la negativa del Congreso de apoyar un proyecto para combatir la delincuencia, Bukele ingresó al parlamento en compañía de algunos militares para exigir la aprobación de su proyecto, pero no existía el quórum requerido para su aprobación. Ante esta situación, salió de la sede del Congreso para dar cuenta a su pueblo, concediendo al Parlamento el plazo de una semana para aceptación.

El conflicto entre el Ejecutivo y el Legislativo debería resolverse en las elecciones municipales y parlamentarias, el día 28 de febrero de 2021, elecciones que fueron ganadas, en forma contundente, por el Presidente actual, cuyo Partido, Nuevas Ideas, obtuvo el 66% de los sufragios, distanciándose de los Partidos tradicionales, Arena, con el 13,2%, y el Frente Farabundo Martí, con la irrisoria votación del 7,2%; la Democracia Cristiana, que había colaborado en la dictadura de Napoleón Duarte, sólo obtuvo un 6% de los votos. (En Chile hubo agitadores políticos formados en El Salvador durante la guerra civil, lo cual no es extraño, y sus líderes populares fueron reemplazados por el freísmo; cuando se decía que la Democracia Cristiana era “la otra cara de la derecha”, quienes los emulaban quedaban cortos en su apreciación; ´la Democracia Cristiana actual sólo es derechismo con agua bendita´).

Volviendo a Chile, los derechistas, inspirados en el estribillo del populismo, pretenden diferenciarse de la izquierda y, a veces, de la misma derecha, con la consabida confusión entre la lucha popular y el populismo, que está bien escritos de arribistas, que pretenden ser escritores.

Rafael Luis Gumucio Rivas (El Viejo)

Advertisement

02/03/2021

 

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Historiador y cronista

Related Posts

  1. ramon roman says:

    Don Rafa, todo su artículo me deja un poco dudoso de lo que usted trata de exponer, ya sea, apoyando a este presidente en esta “democracia” salvadoreña, o simplemente lo usa para denostar a los partidos de izquierda, tanto de el Salvador como los supuestos partidos de “izquierda” de
    Chile. Usted, verá, don, que su supuesta alabanza de este presidente en esta supuesta “democracia” instó a las FFAA salvadoreñas que se tomaran el parlamento para que presionaran a los parlamentarios que aprobaran un préstamo que este “gobernante democrático” necesitaba. Esta noticia está precisamente en este diario, El Clarin, que está siempre “firme junto al pueblo”, como usted, don, defendiendo las democracias donde quiera que ellas estén, aúnque sean democracias apoyadas y presionadas por los militares, como en Chile, Brasil, El Salvador y tantas otras “democracias”. Alguna respuesta, don, para este pobre gallo que no tiene títulos ni pergaminos, pero que usted responde al tiro cuando le tocan sus articulitos. Addendum: ultimamente, El Clarin me está poniendo cualquier traba con el famoso CAPCHA para publicar mis opiniones. No me digan que están tratando de suspender como ya lo han hecho Facebook y YouTube.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad
Danzai Software