Cultura Política

¿Quién mató al presidente Frei?

En diciembre de este año, se cumplirán 40 años desde que el ex presidente Eduardo Frei Montalva se internara en la clínica Santa María para terminar con las molestias que le producía una hernia al hiato.

Días después de su intervención su condición empeoró drásticamente y falleció, de manera inesperada, por supuestas complicaciones médicas a las 17 horas del viernes 22 de enero de 1982 a los 71 años desatando dudas sobre la verdad de su muerte.

Oficialmente, el deceso se produjo por una infección bacteriana que habría originado una peritonitis aguda y un posterior shock séptico, pero, dado el contexto que se vivía, su muerte generó sospechas de que había sido asesinado ya que Frei Montalva, se había convertido en un importante foco de preocupación para la dictadura militar

La muerte del expresidente, fue uno de los hechos que más conmocionó a los chilenos en esos años y desde el mismo momento de su fallecimiento, la familia tuvo la convicción de que fue asesinado

Advertisement

Pese a que su partido estuvo dividido a la hora de condenar el Golpe de Estado de 1973, a fines de los años 70, fue tomando una posición única frente al régimen autoritario del general Augusto Pinochet Ugarte, que impuso el orden a punta de violaciones a los derechos humanos, desaparición de personas, restricciones a las libertades civiles y toque de queda nocturno.

Eduardo Frei fue un hombre valiente y arriesgado. Comenzó a recorrer Europa para conseguir respaldo político para recuperar la democracia. Eran años, en que la Democracia Cristiana tenía un gran peso a nivel mundial y Estados Unidos, empezaba a abandonar a Pinochet. Por lo mismo, Eduardo Frei se estaba convirtiendo en una amenaza para él.

El exmandatario también estaba comenzando a tomar un rol de liderazgo de una oposición, que se movía en la clandestinidad considerando que los partidos estaban prohibidos y frente al descabezamiento de toda la dirigencia de la izquierda, la DC había quedado en la línea de fuego.

Tanto él como el dirigente sindical Tucapel Jiménez (asesinado en febrero de 1982), pertenecían a la centroizquierda, eran militantes de partidos moderados, contrarios a la violencia política.

Advertisement

Por tanto, eran aún más peligrosos que los dirigentes de la izquierda que estaban presos o vivían en la clandestinidad con escasas apariciones públicas. Para el régimen, eran un riesgo que no estaba dispuesto a asumir porque tenían la convicción, de que estos líderes podían romper la barrera del miedo del ciudadano común y articular, una oposición inexistente durante los próximos años.

Incluso, Frei lideró un movimiento que intentó denunciar el plebiscito de 1980, con sus intervenciones en la campaña No a Pinochet junto con su discurso en el acto del teatro Caupolicán (conocido como Caupolicanazo). Para muchos, ese fue el momento en que selló su destino.

La represión ya había mostrado su fuerza al asesinar a miles de personas y entre las figuras de mayor connotación internacional estuvieron, el excanciller Orlando Letelier en pleno centro de Washington, al general Carlos Prat y su esposa en un barrio de Buenos Aires y el intento fallido de asesinar a Bernardo Leighton y a su señora, en la capital italiana.

Junto con los funerales del presidente Pedro Aguirre Cerda, los del ex presidente Frei fueron de los más grandes que recuerde la historia de Chile.

Advertisement

Pasaron 37 años antes de que se iniciara una investigación judicial de la cual se hizo cargo el juez Alejandro Madrid que luego de 19 años de investigación, dictó condenas a seis culpables autores y encubridores del delito, entre los cuales se encuentran médicos y ex agentes de la CNI, uno de ellos quien fuera el ex chofer de Frei y que actuó como informante de la policía secreta del Régimen de Pinochet.

Y desde el año 1982, ríos de tinta han corrido tratando de reunir y dar sentido a las miles de conjeturas de se desataron con su muerte.

Uno de los últimos libros publicados es “La verdad sin hora. Ocho sospechas – Seis condenados – Un acertijo médico”, escrito por la periodista Lilian Olivares de la Barra y publicado por Editorial Catalonia.

En el libro, Lilian permite que las personas que estaban siendo culpados de las muerte del ex mandatario den a conocer su historia y nos acerquen a su percepción de los hechos.

Advertisement

Cada testimonio es una historia particular, que se acerca a una recreación de lo sucedido en los días comprendidos entre la primera operación y la muerte del ex mandatario permitiéndole al lector, trasladarse en el tiempo a momentos, a hechos y lugares que vivió y sintió toda una generación de chilenos.

Esta investigación periodística da cuenta de las múltiples verdades, de las luces y sombras que se desprenden del primer fallo. Lo hace mediante un relato ágil, sobre hechos, escuchando las voces implicadas, indagando en fuentes claves, sobre sospechosos y condenados, constituyendo así un libro sobre una verdad a la que parece no llegarle su hora.

El relato de los personajes entrevistados, no solo describen escenas y acciones, sino que permite imaginar los sentimientos, las pasiones e impresiones de los que participaron en este drama relatando experiencias de vida y de muerte.

Lo anterior, ayuda al lector a ubicarse en el momento en que sucedieron los hechos, no solo con la entrega de información, sino que también con haber recogido los sentimientos de quienes entregan su testimonio.

Advertisement

Sin embargo, más que aclarar hechos el libro abre nuevas preguntas. El ex presidente, ¿murió por una negligencia médica o por la intervención de terceros?

Hay preguntas que mientras no exista una confesión, nunca van a tener respuestas concretas, es decir saber quiénes lo hicieron, cómo lo hicieron, cuáles fueron sus verdaderas motivaciones y si hubo personas que tomaron decisiones sobre la vida del ex mandatario.

Este libro, finalmente, deja su huella de tinta sobre unos de los períodos más oscuros de la historia chilena.

Lilian Olivares de la Barra, es periodista de la Universidad Católica de Chile. Inició una larga carrera profesional en el diario La Segunda, donde fue editora de Crónica, de Temas Especiales, de Investigación y de la edición sabatina.

Advertisement

Se especializó en reportajes en profundidad, sondeando conflictos sociales y perfiles humanos. Desde 2014 se desempeña en la sección Justicia y Seguridad de El Mercurio.

Trabajó como redactora en Revista Paula. Fue editora de la revista Mundo Diners, y editora y conductora en el programa periodístico Detrás de la Noticia en el Canal de TV La Red.

Es autora de los libros El círculo maldito (2003), que trata de la droga en los barrios altos y bajos; Asesinato en el Campus Oriente (2012), sobre el homicidio de Jaime Guzmán; Todos fueron culpables (2014), un dramático relato de una niña boliviana en Copiapó víctima, de la desprotección de las instituciones de la infancia.

 

Advertisement

 

 

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Gino Vallega says:

    Eduardo Frei Montalva fué , en los 73 , golpista declarado y recorrió Europa buscando apoyo para Pinochet.No creo en su asesinato , no se ve razón clara para tamaño magnicidio , porque no parecía un gran peligro para la junta militar ; era más bien , un aliado ligeramente revoltoso y muy ambicioso de poder , pero respetuoso del militarismo chileno.

  2. Felipe Portales says:

    Creo que Frei -siendo ya claramente el líder de la oposición política a la dictadura (así como Tucapel Jiménez lo era de la oposición sindical y fue asesinado meses después)- fue víctima de nuestro arraigado mito chauvinista de que “en Chile no pasan esas cosas”, ¡pese a todo lo que ya había pasado!… La periodista Magaly Alegría que estuvo con don Eduardo en Venezuela poco antes de la operación, le manifestó su temor de que se hiciese la operación en Chile. El la miró un rato sin decir palabra y le dijo: “No, los militares chilenos no se atreverían a matarme”. A esa fecha existían múltiples venenos que no dejan huella; así que con lo asesinos que eran -y con lo lleno de agentes que tenían las clínicas- suena muy duro; pero es que tendrían que haber estado tontos si no lo mataban. Esa misma idea la expresa el doctor que le hizo la primera operación, Augusto Larraín, en el libro de Lilian Olivares: “Para mí, a Frei lo envenenaron. Incluso en mi operación pueden haber perfectamente colocado algún irritante, no estoy seguro de eso. Yo le podría decir algo muy sugerente… -Dígalo por favor. -Cuando yo estaba en Londres, en el año 65, un espía ruso que iba cruzando el puente de donde está el reloj de los Comunes sintió que lo habían tocado en la pierna; se la pincharon. Y ese hombre cayó enfermo, no supieron que le pasó y se murió. No encontraron veneno, no encontraron nada. El año pasado hubo un espía ruso al que le tocaron la cara, también andando por la calle. Y ese tipo se vino abajo, se murió en un hospital. Y no pudieron nunca encontrar el veneno. Y este año una pareja, una hija y el papá, que también eran rusos, en un lugar de Londres, alguien los tocó y los dos quedaron agónicos. No se murieron, pero evidentemente que era un veneno o algo que le habían colocado. Ese veneno se esfumó -En el caso de Frei, si es que hubo algún veneno, fue entre que usted lo operó y antes de la cirugía que le hizo el doctor Silva… -En el momento de la operación mía alguna de las compresas venía con unas gotitas. Y se la pusieron” (pp. 176-7).

  3. Teresa Künzler says:

    La familia Frei Montalva- Tagle.. Siempre quedara en la historia de Chile, con una duda de su Honorabilidad
    Politica y Personal.
    Eduardo Frei Montalva. No apoyo a Salvador Allende G. Cuando presento el Proyecto de Nacionalizar el AGUA. para Chile
    y No Privatizarla. Eduardo Frei M. Junto a otros Parlamentarios se nego a dar su voto a favor del Bienestar de los chilenos.
    Salvador Allende, estaba triste, muy Decepcionado.
    Es historia pasada. No interesa mas. Me interesa mas el Futuro y Perspectivas, para la Infancia, Adolescentes, jovenes en Chile
    Como Adultos tenemos la Obligacion de dejarles una Patria, menos negativa. en la que vivan en Respeto Dignidad y sean personas Felices. “

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software