Política Portada

¿Una primaria fratricida o el fin de la izquierda?

Si Daniel Jadue y Gabriel Boric, abanderados presidencial del Partido Comunista de Chile y del Frente Amplio, respectivamente, son candidatos de la alianza Apruebo Dignidad, y si cualquiera que gane deberá, en la eventualidad que en Noviembre gane la presidencia, gobernar en coalición y apoyarse mutuamente, conformar un gabinete, con ministros de todos los sectores políticos que los apoyaron, es licito preguntarse, ¿por qué hoy están aparentemente “matándose?

Entre los partidarios de uno y de otro debiera serle indiferente y no transcendental que algunxs apoyen a Jadue y otros a Boric.  Si las diferencias son tan grandes no debieran haber conformado la Alianza. El espectáculo que están ha dado en los últimos días ha sido tan denigrante y absurdo que lo único que va a provocar es que hoy domingo vayan a votar solo los militantes, adherentes y clientelas políticas de ambos partidos y la ciudadanía en general tome palco. El comportamiento que han tenido no beneficia a estos sectores políticos ni a la izquierda. Todo lo contrario, son patéticos. Por ejemplo, la discusión y descalificaciones vertidas en torno al apoyo que dos integrantes del grupo musical Inti-Illimani histórico al candidato Boric.

Sin lugar a duda, quien se alce hoy como ganador será un candidato más a la presidencia, un candidato, probablemente, de la minoría. Pero no de las grandes mayorías ciudadanas que seguirán esperando que desde alguna parte surja no solo un candidato/a que represente los anhelos manifestados por millones de hombres y mujeres que se movilizaron en octubre de 2019, que votaron el 25/10/2020 y que lo hicieron teniendo como premisa política que el “Pueblo avanza sin partidos”.

 

Advertisement

Un éxito sería para la Alianza si entre ambos llegaran a movilizar entre 20% o un 35% de nuevos electores. O sea, que votaran en la primaria alrededor de 1.500.000. Sin embargo, por los distintos sectores políticos que apoyan la candidatura del PCCh son numerosos, pero sin un peso electoral relevante. Difícilmente podría crecer más allá de lo obtenido en la elección de concejales.

La feroz competencia que hoy Apruebo Dignidad ha puesto en evidencia es una lucha fratricida entre un “viejo partido” y otro que se dice “nuevo partido”: pero, ambos son partidos políticos al fin al cabo. Con todas las virtudes y las lacras que poseen actualmente los partidos políticos y que, por esa razón, lxs ciudadanos mayoritariamente los rechazan. Téngase presente que los partidos principales de la Alianza solo lograron movilizar, en las pasadas elecciones de concejales, tan solo a 1.119.625 electores. Representando tan solo a un 7,4% del padrón electoral general. La diferencia entre el PCCh y el FA fue 0,9%, en un universo de apenas 6.460.836, solo de 5.007 votos. Estos guarismos indican lo que muchos analistas señalan que estamos ante fuerzas políticas muy equilibradas. El PCCh obtuvo, 562.316 votos, el SERVEL le asigno un 9,24%. Pero, considerando el padrón electoral general, representa solo el 3,88%. Mientras que el FA obtuvo 557.309, con 9.15%, y con una representación de un 3,80%. Claramente entre ellos hay un empate técnico.

Y, este equilibrio electoral, estaría explicando de alguna manera la virulencia y descalificación política entre lxs partidarios de uno y otro lado. La disputa será voto a voto. Pues, tanto uno como otro partido requieren aumentar sumar la votación de otros y otras electores para ganar. Requieren, urgentemente, aumentar lo logrado en la votación de Concejales. Un éxito sería para la Alianza si entre ambos llegaran a movilizar entre 20% o un 35% de nuevos electores. O sea, que votaran en la primaria alrededor de 1.500.000. Sin embargo, por los distintos sectores políticos que apoyan la candidatura del PCCh son numerosos, pero sin un peso electoral relevante. Difícilmente podría crecer más allá de lo obtenido en la elección de concejales. Mientras, quien podría crecer, sería el FA. Si consideramos la votación obtenida en las elecciones presidenciales y, especialmente, en diputados. Pero, allí el FA requiere de un amplio apoyo del principal partido de dicho sector, es decir, Revolución Democrática. O sea, la Alianza Apruebo Dignidad depende de los votos de las capas medias aspiracionistas que se aglutinan en torno al FA. Si este sector participa en la Primaria, gana Boric.

No obstante, todo depende del aumento de la participación de dicho sector. Ahora si el PCCh haya logrado convencer políticamente, cuestión que en los últimos años no ha ocurrido, a los sectores populares sin partido que voten “comunista”, podría ganar. Pues, esos sectores no votan FA ni a Boric. En otras palabras, el PCCh, requiere hacer votar al sector más duro del abstencionista del país: los sectores populares.

Advertisement

Ante un esté cerrado equilibrio. Hay un factor que podría modificar e incidir en los resultados de la Primaria del sector. Este es el voto de lxs chilenos que viven en el extranjero.

Lo más probable que el PCCh obtenga una buena votación entre lxs chilenos que se encuentran en el extranjero, especialmente, entre la vieja militancia. Y, ello pueda marcar una diferencia significativa dado el equilibrio electoral antes señalado. De manera que el voto en el extranjero será importante. Va a inclinar la balanza a favor de Jadue. Aunque, las generaciones jóvenes que están en el exterior que poseen una postura más crítica con la izquierda comunista tradicional, si es que van a votar, apoyaran a Boric. Hay aproximadamente 40.000 votantes en el exterior. De los cuales solo votaron 23.000 en la elección presidencial de 2017. Pero, en la primaria de 2017 solo participaron un poco más de 6.000 electores. De esos 2.528 votaron en la Primaria del FA, y un 66% lo hicieron favorablemente por Beatriz Sánchez. En la primera vuelta presidencial el 24% fue en apoyo a Beatriz Sánchez y un 28% a Alejandro Guillier, candidato de la Fuerza de la Mayoría, que incluía al PC. Tengo la impresión, que el voto en el exterior será decisivo si la votación interna en el Chile del Apruebo Dignidad sea muy equilibrada.

Cualquiera que gane la Primaria lo único que tiene asegurado es que su nombre y de su partido ira impreso en papeleta de la competencia presidencial de noviembre próximo, nada más. De ninguna manera, deberá ser considerado como el próximo presidente de Chile. Esto mismo vale para la Primaria del Chile Vamos.

La Primarias son un mecanismo para elegir -ciudadanamente- a un candidato presidencial de un sector político o de una alianza política, no anticipan los resultados de la presidencial. Más aun cuando hay “candidatos” al “aguaite” y preparándose, esperando, los resultados de la Primaria de hoy. El escenario electoral presidencial esta incompleto falta actores. Pero, si en ese escenario se instalan uno o más actores políticos tradicionales, el teatro electoral seguirá vaciándose de público.

Advertisement

La democracia electoral actual continuará siendo una democracia sin público o, mejor dicho, cada vez con menos público. Fundamentalmente, porque para los partidos políticos les interesa no modificar esa situación. Se les hace más fácil actuar con el teatro semivacío y menos costoso. Hace 20 años que la democracia chilena viene vaciándose de electores. Pero, al parecer, a nadie le interesa. Pues, todos pueden ganar.

Por esa razón, la lucha fratricida que la izquierda reunida en Apruebo Dignidad ha protagonizado tiene mucho de espectáculo y parafernalia que contenido político sustantivo. Como decíamos más arriba si gana Jadue deberá gobernar con el FA, como lo hicieron los viejos partidos de la Concertación, si gana Boric, deberá gobernar con el PCCh y sus aliados.

Ahora, si después de la Primaria, gane quien gane, la Alianza, producto de todo lo dicho hasta ahora, se quiebra y cada uno parte para su lado este no habrá sido más un gran tongo y una burla a la ciudadanía toda. Y, una gran contribución a la descrédito no solo de los partidos políticos sino también de la democracia electoral.

Cabe señalar que ninguno de los candidatos de la Primaria Apruebo Dignidad ni tampoco de Chile Vamos están a la altura de lo que hoy requiere y demanda la sociedad chilena para salir de la larga crisis política que lo afecta,

Advertisement

 

 

 

Juan Carlos Gómez Leyton

Advertisement

 

San Joaquín, 18 julio 2021

JCGL/jcgl

 

Advertisement

 

Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Dr. en Ciencias Sociales y Política Director Académico CIPPSAL

Related Posts

  1. Gino Vallega says:

    El último párrafo del Sr. Gómez Leyton anula todo su discurso anterior : si él considera que ninguno de los candidatos sirve para ser presidente , no tiene para que gastar tanta tinta en discutir sus discusiones particulares.

  2. Teresa Künzler says:

    En realidad, ningun candidato que se presenta, Son los que los cuidadanos desean. Especialmente de la extrema derecha
    Respecto a Gabriel Boric y Daniel Jadue- Jadue. Chile tiene mejores jovenes (hombres y mujeres), para una Candidatura
    Presidencial. Hijos de chilenos, autenticos, con Talento, Etica Personal , Honrados, Competentes, que los chilenos deben
    darles Reconocimiento . Y No siempre eligen a personas de origen extranjero.. Esto es Inaceptable. !
    En Europa , comenzaron a Reir, cuando Elegieron a Michelle Bachelet J. De presidenta. Como pueden los chilenos
    elegir a una Francesa, de Presidenta de Chile?? Son BOBOS, los Chilenos?? En Argentina no comprendieron cuando eligieron dos Veces! a Sebastian P. de Presidente. Como los chilenos pueden hacer algo asi?? Son Pelotudos ??
    Hoy dia, presentan a un CROATA, de Candidato a Presidente. y a un Palestino por otro lado. ???
    Lo mismo la extrema derecha; Alemanes , y de otros origenes extranjeros… Increible !
    En que pais viven los chilenos?? En el pais de los Bobos ?? Chile No es Colonia de Extranjeros El Mundo rie de los chilenos ! Vergüenza Internacional !

  3. Renato Alvarado Vidal says:

    Si el devenir de Chile dependiese de una persona, yo votaría por Harry Potter, ya que sólo un mago sería capaz de tal hazaña; creo que la evolución política de los países depende no de próceres, sino de movimientos sociales y de la correlación de clases.
    Por otra parte no veo por donde llegue el fin de la izquierda, Apruebo Dignidad – que es sólo parte de la izquierda – recibió más votos que Chile Vamos.
    De haber ganado Jadue la izquierda podría haberse agrupado en torno a un estandarte con un ostensible contenido de clase, como ganó Boric es inevitable que aparezca otra candidatura a su izquierda y sin guiños a la Concertación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software