Debate Portada

El falso debate de la Comisión de Venecia; imaginario salvavidas de una clase política desesperada

Advertisement

Primero fue el Rechazo, después los Amarillos por Chile. Este fin de semana la prensa hegemónica difundió las conclusiones de la Comisión de Venecia, una instancia de la Comisión Europea desconocida para la gran mayoría de los chilenos a la cual acudió un grupo de senadores para intervenir en la convención constitucional.

En los hechos, un grupo de 23 senadores y senadoras solicitó en enero un informe sobre el proceso constituyente a esta comisión  con el resultado -¡oh sorpresa!- contrario a las propuestas de las diferentes comisiones de la Convención Constitucional (CC) pero en especial ante la posibilidad de que una nueva Constitución contemple un Congreso unicameral.

Senadoras y senadores como Ximena Rincón, Jorge Pizarro, Rodrigo Galilea, Luz Ebensperger, Iván Moreira, Juan Antonio Coloma, Francisco Huenchumilla, Juan Castro, Ricardo Lagos Weber, Manuel José Ossandón, Alejandro Guillier y Francisco Chahuán plantearon sus aprensiones respecto al «control constitucional, la teoría de pesos y contrapesos de los poderes del Estado, sistema bicameral, los estándares de las consultas indígenas, la autonomía del Poder Judicial, deberes versus derechos, el pluralismo jurídico y la regionalización», entre otras materias.

Advertisement

En términos generales todos los congresistas reconocieron que tanto el debate que se ha dado en la Convención como muchas de las normas que han sido aprobadas en las comisiones respectivas y que deberán ser votadas en el pleno, preocupan pues «se pretende refundar la República eliminando todo lo conocido, creyendo que, por ese solo hecho, las demandas ciudadanas serían respondidas”.

Advertisement

La Tercera Vía

Advertisement

Una de las propuestas de la Comisión de Venecia es incluir una tercera pregunta en el plebiscito de salida, que se agregue al Apruebo y Rechazo. Esta pregunta llevaría el borrador de la Constitución a una mesa compuesta por la elite, con académicos y figuras designadas por una instancia que aún no está identificada.

Advertisement

Nada más claro que atender a las palabras del senador cercano a Renovación Nacional del Maule Juan Castro, sobre las intenciones la clase política  El exalcalde de Talca, que se dice partidario de esta «tercera Vía», extiende la propuesta: “Siento que es necesaria, porque tenemos decanos destacados, de las universidades acreditadas del Estado, que podrían hacer sus aportes por medio de esta tercera vía para perfeccionar el documento. Todos queremos una buena Constitución, que nos represente a todos, que no sea sectaria donde se perjudique a unos por sobre los otros. Obviamente los decanos tienen mucho que decir. Ha sido un tremendo aporte la Convención de Venecia para poder mejorar lo que se está trabajado hoy día en la Convención Constituyente”.

El debate ha sido avivado durante todo el fin de semana por la prensa hegemónica, con sendas entrevistas a políticos conservadores así como desempolvando a académicos, todos críticos a los cambios en curso. Basta echar un vistazo a diarios como La Tercera, escuchar la Bío Bío por no mencionar a El Mercurio. Durante una entrevista realizada el sábado en Mesa Central a Juan Sutil, presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio, el potentado agricultor sacó a relucir la propuesta de la tercera vía en medio de sus aprensiones a una nueva constitución.

Advertisement

 

Advertisement

 

Advertisement

 

Advertisement

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. Margarita Labarca Goddard says:

    Oh, la, la. Ahora es Venecia, qué elegantes, no se pueden reunir en Talca, tiene que ser en hermosas góndolas venecianas. Pues eso me recuerda a las antiguas góndolas chilenas, unas micros súper destartaladas que existieron hace muchísimos años.
    Yo digo Talca por aquello de Talca París y Londres, pero les gusta más Venecia Pues me subo a la vieja góndola que ya está a punto de naufragar, y antes de que este artefacto se vaya a pique les digo: la Constitución que se está creando no es para perjudicar a unos por sobre los otros como ustedes dicen, sino para beneficiar a las mayorías por sobre las minorías, no como las constituciones que hemos tenido hasta ahora.
    Entiendan, señoras y señores, amigos y camaradas, que ahora vamos a tener una Constitución Democrática, lo que quiere decir que hasta con los dos tercios ustedes siempre van a ser minoría, váyanse acostumbrando y verán que se puede.
    Y si no se acostumbre, tomen su platita y llévensela a un paraíso fiscal mientras estos existan –por ejemplo a Panamá- que no está nadita de mal. Pídanle consejo a Kast, que se las sabe todas sobre estos paraísos.
    Y después váyanse a vivir a Venecia, les recomiendo el Hotel Palazzo dei Dogi, sólo de cinco estrellas, pero bastante aceptable. Inglés obligatorio, otro idioma no conocen.
    Es verdad que Venecia se suele inundar, pero en tal caso los sacarán en helicóptero y los trasladarán a la punta del cerro más cercan

  2. Gino Vallega says:

    La próxima movida de los Sutil-amarillos será pedir que los acepte la OTAN, para que los defienda de la mayoría del pueblo chileno y su CC ?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software