Mundo

Sáhara Occidental: Sentencia histórica contra la ocupación de Marruecos

Advertisement

En una sentencia histórica del 22 de septiembre de 2022, la Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos denuncia la ocupación marroquí del Sáhara Occidental como una grave violación del derecho a la autodeterminación. En el mismo momento, se denuncia la ocupación marroquí en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

 

El 22 de septiembre de 2022, la Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos dictó una sentencia histórica, sin precedentes en la escala del continente africano, en la que condena la presencia ilegal de fuerzas marroquíes en el Sáhara Occidental, que califica de ocupación militar, violando el derecho internacional.

Advertisement

Esta es la primera vez que la Corte se ocupa de un caso relacionado con el derecho a la libre determinación y la independencia, dando toda su importancia a este principio que ha sido constitutivo de los Estados en África, si bien parte del movimiento de descolonización.

Advertisement

La Corte considera que este derecho, consagrado en el artículo 20 de la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, constituye una norma imperativa de derecho internacional, de jus cogens, que no admite derogación alguna. Esto resulta en una obligación para todos los Estados de no reconocer una situación creada en violación de este derecho. Asimismo, los Estados deben ayudar a los pueblos oprimidos. Como tales, deben abstenerse de cualquier acto incompatible con la naturaleza del derecho a la libre determinación o el pleno y completo disfrute de este derecho por los pueblos interesados.

Advertisement

Una vez establecido este principio, la Corte dictaminó que “tanto las Naciones Unidas (ONU) como la Unión Africana (UA) reconocen la situación de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), considerando su territorio como uno de esos territorios cuyo proceso de descolonización aún no ha concluido por completo. Por ello, deben concluir negociaciones directas entre los dos miembros de la UA: la RASD y Marruecos, cuyo único objetivo es “organizar un referéndum para garantizar el derecho a la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental”.

Advertisement

De esta realidad que se impone a todos, la Corte encuentra que la ocupación marroquí de parte del territorio de la RASD vulnera gravemente el derecho a la autodeterminación ya la independencia del pueblo saharaui. En consecuencia, juzga la Corte, los Estados miembros de la UA tienen la obligación de asistir al pueblo saharaui en la realización de su derecho a la libre determinación y el de no reconocer la situación y las violaciones resultantes de esta ocupación ilegal.

Advertisement

De hecho, el derecho a la libre determinación y la independencia “impone a todos los Estados partes la obligación internacional de adoptar medidas positivas para garantizar la realización de este derecho, en particular ayudando a los pueblos oprimidos en su lucha por la libertad y absteniéndose de emprender acciones incompatibles con la naturaleza o el pleno goce de este derecho”. La Corte subraya que «dado el hecho de que parte del territorio de la RASD todavía está ocupado por Marruecos, no hay duda de que los Estados Partes en la Carta tienen la obligación, individual y colectiva, frente al pueblo de la RASD de proteger su derecho a la autodeterminación, en particular ayudándolos en su lucha por la libertad y no reconociendo la ocupación marroquí y cualquier violación de los derechos humanos que pueda haber resultado de esta ocupación”.

Advertisement

El Tribunal deduce de ello que la admisión del Reino de Marruecos en la Unión Africana no podría haber conferido la más mínima legalidad a la ocupación del Sáhara Occidental, ni a las graves violaciones de los derechos fundamentales que exige su mantenimiento. En efecto, el Reino de Marruecos no ha formulado reservas al artículo 4b del Acta Constitutiva, sobre el «respeto de las fronteras heredadas existentes en el momento de la independencia». Por lo tanto, habiendo sido admitido en el marco de sus fronteras internacionalmente reconocidas, excluyendo el territorio saharaui, el Reino de Marruecos se sienta dentro de la Organización Continental al lado de la República Árabe Saharaui Democrática, que es miembro fundador de la Unión Africana.

Advertisement

La Corte concluye que “todos los Estados miembros de la UA tienen la responsabilidad, en virtud del derecho internacional, de encontrar una solución permanente a la ocupación y de garantizar el disfrute del derecho a la libre determinación del pueblo saharaui y de no hacer nada que reconozca tal ocupación como lícitas o interfieran con el disfrute de este derecho”.

 

Advertisement
Advertisement

Un territorio ocupado, y presos políticos olvidados

Al mismo tiempo en que la Corte Africana de Derechos Humanos emite su decisión acerca de los territorios del Sahara Occidental, la Asociación Americanas de Juristas (AAJ), la Sociedad Española de Derecho Internacional de los Derechos Humanos (SSIHRL) y el Movimiento Contra El Racismo Y Por La Amistad Entre Los Pueblos (MRAP), organizaron un evento paralelo en la sede de las Naciones Unidas de Ginebra, Suiza, durante la sesión número 51 del Consejo de Derechos Humanos.

Entre las varias personas que intervinieron, ponemos en evidencia el testimonio de Claude Mangin, defensora de los derechos humanos del pueblo saharaui y mujer de uno de los presos políticos saharauis en las cárceles marroquí. Aquí sigue su testimonio.

Advertisement
Advertisement

“Denunciamos la detención arbitraria de los presos saharauis, incluido la de mi esposo, el defensor de los derechos humanos saharaui Naâma Asfari, desde su arresto, o, secuestro durante el desmantelamiento violento del campamento de protesta pacífica que duró un mes en las inmediaciones de El Aaiún, capital del Sahara Occidental, el 8 de noviembre de 2010.

Advertisement

En febrero de 2014 presentamos una denuncia contra Marruecos por tortura a Naâma Asfari ante el Comité contra la Tortura (CAT). En noviembre de 2016, por primera vez, Marruecos fue condenado por el CAT por torturar a Naâma Asfari y pidió a Marruecos que se abstuviera de cualquier acto de represalia contra Naâma y su familia. Desde entonces las represalias no han cesado. Los hemos denunciado todos los años por escrito al Comité contra la Tortura y Marruecos está obligado a responder por escrito. En sus respuestas, rechaza todas estas denuncias diciendo que se trata bien a Naâma y que estamos metidos en política.

Desde entonces, en enero de 2022, Marruecos está condenado por torturar a otros dos presos del mismo grupo. Otras 4 denuncias fueron presentadas en junio de 2022. Su trámite se encuentra en curso en el CAT.

Advertisement

Estas represalias contra Naâma y contra mí han sido reportadas cada año durante 4 años en el Informe de la ONU, incluido el último informe publicado este mes. Por lo tanto, no somos solo nosotros o las ONG de derechos humanos quienes denunciamos estas represalias, sino los propios organismos de la ONU.

Por lo tanto, la condena de mi esposo y sus compañeros sobre la base de confesiones obtenidas bajo tortura es nula y sin efecto de facto y el encarcelamiento que ha durado 12 años es ilegal. Lo que es importante señalar es que estas represalias son cada vez más fuertes a medida que se manifiesta la resistencia de los presos y sus familias y particularmente desde la finalización del Juicio de Apelación en julio de 2017.

Advertisement
Advertisement

Así es como desde hace 6 años tengo prohibido quedarme en Marruecos y solo vi una vez a mi marido en enero de 2019 después de observar un mes de huelga de hambre en el ayuntamiento de mi pueblo. Y me expulsaron de nuevo por quinta vez durante mi siguiente intento en julio de 2019. El Tribunal Administrativo de Rabat ante el que presenté un recurso con calma lo declaró inadmisible por considerar que yo era «un peligro para la seguridad interna y externa del estado».

Advertisement

Las cartas que envío no se distribuyen y los libros enviados me han sido devueltos aunque Marruecos escribe al CAT que estos libros efectivamente han sido entregados a Naâma.

Esta no distribución de cartas es recurrente ya que prácticamente todas las cartas enviadas por los padrinos y madrinas de los presos nunca son entregadas a sus destinatarios.

Las visitas ahora están limitadas a 15 minutos una vez por semana y solo para familiares con el mismo nombre. Esta limitación es tanto más escandalosa cuanto que para las familias, que vienen de 2000 km ida y vuelta, los gastos de manutención y alojamiento son insoportables. Así que muy pocos vienen a ver a su prisionero.

Advertisement
Advertisement

Hace dos semanas, mi cuñado vino a ver a Naama cuando estaba enviando su solicitud de visa a la Embajada de Suiza en Rabat para venir aquí. Esta visa fue denegada, lo que le impidió venir a declarar.

Advertisement

Habían pasado 6 años desde que había venido a ver a Naâma. La visita salió muy mal porque las autoridades de la prisión de Kenitra impusieron que se vieran, no solo detrás de un vidrio, sino en medio de 10 presos comunes. Tuvieron que negociar durante dos horas para que pudieran verse durante los 15 minutos permitidos y aún así, los guardias los molestaban constantemente. Naâma denuncia enérgicamente estos métodos. Para él, el derecho de acceso está concedido pero si se concede en condiciones en las que no se respeta su dignidad, deja de ser un derecho y lo niega. Fueron 15 minutos perdidos después de 6 años de ausencia.

Finalmente, quería señalar que fui víctima durante 9 meses de la vigilancia del software espía israelí NSO en el caso Pegasus contra el cual presenté una denuncia en los tribunales franceses. Servicios marroquíes conectados no menos de 120 veces durante estos 9 meses.

Advertisement

Solo después de la denuncia en julio de 2021 de este espionaje masivo por parte de Forbbidenstories y Amnistía comprendí por qué los marroquíes habían saboteado varias acciones que había emprendido.

Advertisement

Testifico aquí cuánto todo lo que hacemos aquí y en otros lugares es esencial para los presos saharauis y el pueblo saharaui. Esto los saca de la invisibilidad en la que el colonizador intenta mantenerlos. El pueblo saharaui existe y lo volvemos a demostrar hoy en este evento paralelo que nos une.

Os agradezco que llevéis este testimonio allá donde vayáis para conseguir la liberación de los presos políticos y la independencia del Sáhara Occidental”.

Advertisement
Advertisement

 

Elena Rusca, Ginebra, 22.09.22

Advertisement

 

Advertisement

Advertisement

Advertisement
Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Corresponsal en Ginebra

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software