Opinión Política Portada

El gobierno de Gabriel Boric Font y la devastación de los sueños

Advertisement

Me impresiona y desploma el ánimo ser testigo de los efectos del solipsismo posmoderno que abre fantasmas de nodos, que no son más que abstracciones que nos giran como pirinolas sobre la aguja de la sola- existencia- sola.

Hemos ido perdiendo paso a paso el sentido del otro en profundidad y ese otro de los otros que somos cada uno, no encuentra sustento, no halla refugio.

Qué situación más conveniente para algunos. Tan conveniente para los poderes fácticos hegemónicos, que junto a científicos sociales a su servicio, hacen esfuerzos en monopolizar los canales de información de masas, para construir una desconfianza sin precedentes que contribuye a nuestra soledad tan sola, como decía nuestro querido Pablo.

Advertisement

Se nos refuerza cada día la construcción de una desconfianza en el vecino, que entra a tu casa, y avanza hasta tu cama y se mete detrás de tus párpados.

Advertisement
Advertisement

Nadie es de fiar. No hay razón ni voluntad para asociarnos. Mejor seguir solos en nuestra soledad tan sola. Solos, puertas adentro, al tiempo que aquello de que el lenguaje construye realidad, deja de tener sentido periférico e invierte hoy la razón dialéctica que dominó la construcción de la historia, y a contrapelo, subvierte la relación del sujeto y lo real, en lo que hasta el siglo pasado no fue más que una ficción del egocentrismo cultural de la expansión ideológica imperialista.

Advertisement

Parte de este mismo juego de estrategia de dominación de las conciencias, es esta fórmula que instalara el discurso que anunciaba el derrumbe de nuestros sueños posibles, para anclar la vida en los límites de otros sueños, a saber, aquel de la normativa oficial y su determinante potestad: “la política en la medida de lo posible” (que en rigor no es más que carne de una tautología, en tanto lo político siempre versa sobre la posibilidad) se instala como una suerte de falsa fuerza determinante de la historia, en donde la posibilidad es el escenario dado y este escenario es aquel que define la tradición de los poderes ideológicos dominantes. Léase entonces “la política en el margen de las posibilidades que el sistema legitima y otorga a través de su marco normativo”

Advertisement

 

Cuando abandonas tus sueños, te determinas a vivir el sueño de otros. Esto es válido tanto en el fuero personal, como colectivo. Y téngase presente que a la realización política, siempre le antecede un sueño.

Advertisement

 

Advertisement

Es triste ver cómo un gobierno que entró con bríos de juventud renovadora y promoviendo esperanzas de restauración, más allá de sus razones estrictamente etarias, refiriendo a una nueva forma y fondo de la política, se ha ido envejeciendo y toma los tonos grises de un conservadurismo enchulado, pero que se ventanea y se pinta como progresismo anclado al vanguardismo del siglo XXI. ¿Es ésta acaso la cuarta temporada de Borgen, serie del catálogo de Netflix).

Advertisement

La historia me puso una papeleta –y posiblemente a usted también- con la disyuntiva de optar por un republicano evidentemente retrógrado y peligroso o por un socialdemócrata cuyo acento político aún era una incógnita. Opté por el joven Gabriel. Siendo yo un crítico de las señales que Boric entregó durante las tensiones de 2019 y durante el desenlace de ellas en el estallido social, voté por él, con la conciencia clara de que lo que necesitábamos era un espacio menos desfavorable para avanzar hacia un cambio constitucional. Eso –en mi fuero interno- definía el 4 de septiembre de 2022 como la fecha en que rompería el silencio en función de ejercer la crítica necesaria a su gestión, que se hacía anunciar muy probablemente, dado los antecedentes de sus actos y declaraciones. Ese 4 de septiembre tardó infinitamente en llegar, porque al poco andar de su mandato, ya me arriscó más de una vez la nariz.

El presidente Gabriel Boric Font se ha transformado, no en el presidente de “todos los chilenos”, como la derecha socarronamente le exige  que sea. Se va transformando en el presidente de ese concepto de chileno y ese concepto de Chile que tiene precisamente la derecha, que nunca ha sido intérprete de las grandes mayorías nacionales.

Advertisement
Advertisement

Por supuesto que este es un gobierno en su conjunto, más que de un sujeto en particular, y esto es peor aún. Pero el presidente es la imagen que cristaliza al gobierno y tiene poderes que de algún modo definen líneas de acción. Pero en este caso, las líneas de acción reservadas para el ejercicio del “liderazgo”, empujan sin pudor –desde el acto o la omisión gubernamental –  hacia la peor de las herencias concertacionistas.

El gobierno de Apruebo [Dignidad] se ha ido transformando rápidamente en un observante riguroso del catecismo Aylwiniano de la política “en la medida de lo posible”, en esa acepción ya explicada anteriormente. Se ha ido mostrando, sin discurso y con absoluta falta de liderazgo popular y actuando solo en los intersticios que los colosos del poder de siempre le dejan para “recovequear” inocuamente el poder que no es capaz de disputar.

Ya nos acostumbramos a un gobierno que pide permiso a sus patrones y pide disculpas por cada asomo de independencia inconsistente.

Advertisement
Advertisement

No se construye nada importante, nada de fondo hacia las transformaciones esperadas. Solo se administra lo que todos han administrado y sus declaraciones y actos no salen de esa “medida de lo posible”, determinado por la cancha oficial del modelo imperante y por la falta de convicción de que los cambios no son programas electorales grandilocuentes, los cambios son transformaciones de la realidad a la que refiere o refirió el discurso.

Advertisement

Y vuelvo al comienzo. Me abruma el ánimo el ver que no solo el presidente, no solo el gobierno y sus partidos de coalición, sino muchos chilenos comunes han comprado esa acepción Aylwinista de la sentencia ya enunciada y carente de sueños propios.

 

Advertisement

Por Marcos Uribe Andrade

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

    • Serafín Rodríguez says:

      Si se revisan los resultados de primera y segunda vuelta de la elección presidencial, está claro que Boric resultó electo mayoritariamente por los votos contra Kast, no por votos propios. Según todas las encuestas de opinión, durante las primeras semanas de gobierno, la ciudadanía la dio el beneficio de la duda en cuanto a aprobación. Sin embargo, pronto bajó a un promedio de alrededor del 30%, puntos más, puntos menos —su base electoral del 26% de primera vuelta más algunas auténticas adhesiones en el balotaje. Y no ha pasado de ahí. Por lo visto, su gran apuesta es una nueva Constitución a toda costa como una forma de ganar aprobación, básicamente la misma apuesta por la cual se jugó con la propuesta de la Convención Constitucional. Mientras tanto, las demandas de sociales y económicas de octubre del 2019, las demandas que realmente importan para el diario vivir de la gran mayoría de la población —salarios, pensiones, vivienda, salud, educación, trasporte— siguen en la sala de espera. Desgraciadamente, ya hemos visto lo que allí ocurre.

  1. Felipe Portales says:

    Para salir de este profundo engaño de más de 30 años (la dictadura fue horrorosa, pero su ferocidad y letalidad fueron transparentes) tenemos que hacer un diagnóstico sin concesiones ni emocionalidades remanentes. No podemos seguir -como en el cuento de Andersen- «mirando» que el Rey está mejor o peor vestido. Tenemos que reconocer y gritar que el Rey está desnudo: Que la dirigencia de la Concertación se derechizó completamente a fines de los 80 (reconocido por Boeninger…); que regaló solapadamente su mayoría parlamentaria en 1989; que destruyó TODOS los medios escritos de centroizquierda; que se contentó con dosis de verdad en DD. HH. pero buscando «la injusticia en la medida de lo posible», lo que culminó con el ignominioso caso Pinochet; que siguió privatizando a troche y moche; que virtualmente desnacionalizó más del 70% de la gran minería del cobre; que legitimó y consolidó las AFP, Isapres, el PLan Laboral, la ley minera, la LOCE-LGE, las universidades privadas con fines de lucro, etc.; y que terminó concordando con la derecha la «Constitución democrática» (al decir de Lagos) ACTUAL en 2005.
    Mientras queramos seguir creyendo que aquella fue un «mal menor» (¡y no el complemento de la derecha tradicional!), que «tuvo miedo»; que «no fue audaz»; que «se fue acomodando»; que «se perdió en el camino»; que la cacha de la espada o la pata de la guagua; no avanzaremos un milímetro en estar en condiciones de enfrentar la verdadera realidad para poder cambiarla efectivamente.

  2. Renato Alvarado Vidal says:

    >Hemos ido perdiendo paso a paso el sentido del otro en profundidad y ese otro de los otros que somos cada uno, no encuentra sustento, no halla refugio…..Se nos refuerza cada día la construcción de una desconfianza en el vecino, que entra a tu casa, y avanza hasta tu cama y se mete detrás de tus párpados…..Nadie es de fiar. No hay razón ni voluntad para asociarnos.

    Este es un aspecto estratégico central, ya que recordemos que sin las condiciones subjetivas, las objetivas pueden seguir ahí por años sin que haya un cambio. Por esta razón creo que una tarea estratégica central en este momento es construir redes, y no en cualquier parte ni donde sea fácil, sino donde sea gravitante en la infraestructura productiva, y esto será diferente en cada lugar. Así de básico es el nivel desde el cual creo que debemos partir en esta nueva fase de la lucha, la cual, ya sabemos, es dura y es mucha.

  3. El Sr. Boric Font, no está dispuesto a defender, en La Moneda, la democracia y derechos del pueblo, con su vida, si es necesario.
    Es demasiado joven , soberbio e inexperto. A los 39 años, va a recibir una pensión super jugosa por el resto de sus muchos años por venir, entonces…….pa’qué? Y los PC dicen : amén!….y se suben por el chorro, para tener buenas entrevistas en el Mentiroso y la Tertulia chismosa más una presentación Brillante en las pantallas de la TV, única fuente de información del iletrado pueblo nacional. Que en vez de ir al mall, se junten los vecinos para conversar de los problemas comunes? Donde se ha visto! El Sr. Boric Font, al apoyar al ucraniano nazi Zelensky, se cubre las espaldas y se pone el botón de la NATO en su ojal para recibir elogios por ser el presidente más joven con las ideas viejas del capitalismo occidental.

  4. leonardo Ibanez Valenzuela says:

    Que terrible y doloroso es ver de como los sueños de muchos se pierden entre los pasillos de las mentiras. En los conciliábulos de esos que tienen sus manos manchadas con la sangre de tantos, que con discursos falsos y vacíos continúan engañando y edulcorando estos tiempos de saqueos y robos de los que siempre han mentido.

  5. Después de lo de la constitución decidí tirar las maletas viejas, cancele mi cita en el Consulado chileno y me considere definitivamente solo como nacido en Chile y exonerado político. Nunca mas votare en una elección de alla y ahora solo leo algunos títulos y artículos del Clarín y dedicarme a entender y estudiar Geo Política y Relaciones Internacionales y leer solo periodistas independientes y no vendido.
    Continuare leyendo El Clarín, único periódico que no se vende.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software