Nacional Opinión Portada

La pedofilia y cosas peores

Advertisement

El otro día me llegaron varios artículos sobre la pedofilia en Chile. Esto es algo poco usual  para los que vivimos en otros países. Por supuesto que es algo importante, aunque no es el tema político principal. Pero  allá se ha vuelto un asunto de moda.  

En el El Mostrador, dicen que “La escalada de esta noticia ha sido tal, que hasta el gobierno se ha manifestado preocupado y ha interpelado a la universidad, existiendo tantos pendientes en la agenda pública”. Pues al parecer  este tema se  está usando para atacar a la Universidad de Chile, porque algún alumno ha hecho una tesis sobre el particular.  

Desde luego, una tesis sobre pedofilia puede ser nefasta o inocente. Nefasta si la promueve y la facilita. Inocente si sólo la estudia y analiza en forma seria sus causas y sus posibles soluciones.  

Advertisement

Y de manera muy puntual, habría que destacar que los pedófilos más comunes y numerosos, son los curas y en especial los de los colegios, para lo cual basta con leer los artículos de Felipe Portales publicados en Clarín.  

Advertisement
Advertisement

Pero para mí el asunto que tiene más importancia no se refiera  a la pedofilia. Se refiere a que en Chile, la derecha, el fascismo, el pinochetismo tienen el dominio total de los medios de comunicación masiva e imponen los temas que a ellos les interesan, para criticar.  

Advertisement

Lo mismo se puede recurrir a la pedofilia para atacar a la Universidad de Chile o a los cursos de filosofía que incluyen el marxismo para atacar a la Universidad de Concepción, o la libertad de los presos políticos sin condena para atacar a los defensores de los derechos humanos. En fin que los temas y posibilidades son infinitos o se inventan: que Chile va a ser Chilezuela, que le van a quitar a uno su casita, que Rusia sigue siendo comunista a escondidas y que los comunistas se comen a las guaguas hervidas o asadas.    

Advertisement

Desde luego, la derecha y sus seguidores tienen a su servicio a  la prensa escrita (El Mercurio,  COPESA y sus  respectivas cadenas). Y aunque se crea que los diarios escritos se leen cada vez menos en el mundo, en Chile sí se leen o al menos influyen en la opinión pública porque dan línea al resto  de los comunicadores.  

Y ya se sabe que los diarios no viven de su tiraje ni de sus ventas, sino que se financian principalmente con sus avisos. Y los gobiernos post dictadura les dan todo el avisaje fiscal, que es el más abundante a El Mercurio y a COPESA. ¿Por qué lo hacen? No lo sé ni lo puedo entender. O sea gobiernos pretendidamente de izquierda, financian a un diario que apoyó y ensalzó a la dictadura durante toda su duración. Esos mismos gobiernos y otras personas de pseudo izquierda le rendían pleitesía a su dueño y director, Agustín Edwards Eastman, que fue a Estados Unidos a pedirles a Nixon y a Kissinger que intervinieran en Chile para derrocar al gobierno legítimo de Salvador Allende.  

Advertisement

Entiendo que el actual gobierno les sigue dando el avisaje a los mismos diarios y cadenas. Quizás me equivoque porque no tengo esa información actualizada. Ojalá alguien me pudiera rectificar.  

Advertisement

Y no sólo es la prensa, es la radio y la televisión, como la radio Bío Bío, que se escucha hasta en México, donde resido actualmente.  

Advertisement

¿Por qué las organizaciones de izquierda, los gobiernos que se han pretendido de izquierda no tiene prensa, radio, televisión ni ningún medio de comunicación masiva? Hay páginas, blogs, diarios digitales, pero no le llegan al talón a los medios de comunicación de la derecha. Y las redes sociales que en otros países son muy populares, parece que en Chile también están en manos de la ultra derecha: tienen gente, tienen bots, en fin se han apoderado de estas redes.  

El asunto no es denunciar en Clarín o en el Blog de Punto Final las mentiras o medias mentiras y todas las falsedades y calumnias que difunden, porque eso lo leen cuatro gatos  ¿Por qué no hay una radio como la Bío-Bío que la escuche todo el mundo?  

Advertisement
Advertisement

Muchas veces he escrito desde México a diversos compañeros y les he propuesto que creemos radios comunitarias, que le pidamos ayuda a los argentinos para que nos den un pedacito de su televisión desde Mendoza, que creemos un programa que se llame “Escucha Chile” como el que hubo durante la dictadura, que nos metamos todos en las redes sociales. ¿Por qué en dictadura  se hicieron muchísimas cosas y ahora no?  

Me contestan que es muy difícil, muy caro y otros pretextos. “Vente para Chile, inténtalo y verás lo difícil que es este asunto. Las cosas ahora son muy distintas”. O que yo me vaya a Chile y entonces lo hacemos, dicho con sorna y un claro reproche. ¿Yo, que tengo 88 años, que para ir a vacunarme mis hijos me han tenido que llevar en silla de ruedas? Por favor…  

Chile es uno de los países políticamente más atrasados de América Latina. Un pueblo que era politizado,  inteligente, crítico y propositivo, se ha vuelto ignorante y se cree todo lo que dice la derecha. Qué pena, pero así es.  

Advertisement
Advertisement

¿Y quién tiene la culpa, la derecha que dice lo que a ella le conviene, como es lógico?  

Advertisement

La culpa la tiene la gente de izquierda, no digo “la izquierda”, porque generalmente así se denomina a partidos que alguna vez fueron de izquierda. Me refiero a tantas y tantas personas que son de izquierda, de izquierda de verdad, y aparecen como independientes porque alguna vez fueron militantes o nunca militaron. Y esos son muchos, muchísimos.  

Y si esas personas no son capaces de juntar a unos pocos compañeros para crear una radio, porque crear radios comunitarias es bastante fácil,  o de poner unos pesos entre varios o entre muchos para hacer un diario impreso, entonces no se anden quejando.  Porque se tienen bien merecido el desastre en que se encuentran y en que se encuentra Chile.  

Advertisement

Por Margarita Labarca Goddard  

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Abogada chilena residente en México

Related Posts

  1. Sin duda Magarita sabes mejor que yo, que desde la hoy Países Bajos, antes Holanda- te suena por qué se cambian de nombre?- iba a haber ayuda para medios y la desconcertación no quiso. Sabes también que el senador Lavandero , que financiaba en parte Fortín, fue acusado de pedofilia, porque entre otros muchos yo, íbamos a votar por él?
    Claro, y los desconcertados, el famoso Tironi se cuenta entre ellos, como sabes, prefirieron la teta del modelo neoconservador- concuerdo con Coloane en ese término que es más real.- a cumplir las promesas y por eso, ves a tus 88, no hay voluntad política para que siga la excusa que bueno los medios los tienen ellos…y por eso me gustan los argentinos. Escucho radio nacional hace 10 años , ya aunque no es la misma de la época de Cristina- tan mala ellla!!!- tiene varios programas rescatables y además tienen el canal nacional idem, y por eso el pueblo no sabe solo por Clarín O Nación o el casi total resto de las radios,entre ellas Mitre, del grupo Clarín y cientos más lo que macrismo quiera inyectar en sus cabezas. Por cierto tienes razón y entonces tú misma ves, de haber dinero de todos esos señores y damas de suculentos ingresos vía congreso, demás creo yo podrían financiar un diarito, que fuera una radicito digo yo. aunque claro los Molfino mandan en la ARCHI, -ya que tengo claro que estos blogs, opiniones , solo lo ve la elite que aún tiene ingreso para el internet- cuánto tiempo?-

    • Margarita Labarca Goddard says:

      Ilsita, qué bueno lo que me dices sobre los diarios y otros medios argentinos. Yo sólo leo Página 12, pero veo que hay muchos otros bien interesantes. Muchas gracias

  2. Serafín Rodríguez says:

    La Universidad de Chile está definitivamente bajo ataque por parte de los sectores más reaccionarios del país con todos los medios de comunicación que tienen a su disposición. Desgraciadamente, las tesis de marras se prestan para ello y toda la Universidad ha sido puesta artificialmente en entredicho.

    En estas circunstancias, es de desear que la investigación ordenada por la Rectoría deslinde claramente las responsabilidades del caso de modo que la libertad académica relativa a docencia e investigación pueda ser preservada en el entendido de que la naturaleza del objeto de estudio determina la disciplina y que esto, a su vez, es lo único que fija los límites éticos de lo que es investigable en cada disciplina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software