Colapsismo Medio Ambiente Nuestra Región Latinoamericana

Mandatarios de países amazónicos se reúnen para impulsar la conservación ambiental en la IV Cumbre de la Amazonia

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 50 segundos

En un esfuerzo conjunto por abordar la creciente preocupación sobre la deforestación y la degradación ambiental en las selvas tropicales de todo el mundo, los líderes de ocho países pertenecientes al Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA) se han reunido en Brasil para dialogar con representantes de naciones que albergan selvas tropicales en otras regiones. Esta histórica reunión, que forma parte de la IV Cumbre de la Amazonia, está teniendo lugar en Belém, capital del estado de Pará, Brasil, y busca establecer convergencias y construir posiciones coordinadas en temas ambientales cruciales.

Los mandatarios de los países amazónicos, incluyendo a Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela, se han unido a líderes de otras naciones como la República Democrática del Congo, el Congo, Indonesia y San Vicente y las Granadinas. Este último país lidera temporalmente la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

La agenda de la cumbre se centra en identificar áreas de acuerdo y comenzar un proceso de colaboración que permita abordar de manera efectiva los desafíos ambientales compartidos. La declaración conjunta emitida por los países amazónicos, conocida como la Declaración de Belém, subraya la importancia de cooperar para combatir la deforestación y evitar que la Amazonia alcance un punto de no retorno. La coalición se compromete a promover la cooperación regional y a trabajar hacia metas como la eliminación de la actividad maderera ilegal, el fortalecimiento de la aplicación de la legislación forestal, el manejo sostenible de los recursos forestales y la reducción de los incendios forestales.

En su discurso durante la cumbre, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva enfatizó la importancia de unir esfuerzos entre los países con grandes reservas de selva para abordar la conservación de estos valiosos ecosistemas. «Queremos decirle al mundo lo que queremos hacer con nuestro bosque y decir lo que el mundo hacer para ayudar», afirmó el presidente Lula da Silva, recordando las promesas internacionales realizadas en 2009 para apoyar la conservación de las selvas tropicales.




Esta cumbre también busca establecer una posición común de cara a las futuras negociaciones multilaterales en temas ambientales, como la 28ª Conferencia de las Partes (COP28) de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se celebrará en los Emiratos Árabes Unidos en noviembre próximo, y la COP-16 de Biodiversidad programada para 2024 en Turquía.

La secretaria general de la OTCA, Maria Alexandra Moreira, destacó la importancia de la Declaración de Belém como un compromiso audaz y enérgico para comprender y abordar la Amazonia en su dimensión más amplia, reconociendo sus interconexiones complejas.

Según diversas investigaciones científicas, la Amazonia ha perdido aproximadamente el 17% de su bosque debido a una variedad de factores, que incluyen la expansión de la frontera agrícola, la minería ilegal, la explotación de madera, el tráfico de flora y fauna, entre otros. Esto la coloca a solo tres puntos de alcanzar un punto de no retorno, según los expertos.

La IV Cumbre de la Amazonia representa un paso significativo hacia la colaboración internacional en la conservación de los ecosistemas forestales más importantes del planeta. Los líderes presentes esperan que este esfuerzo conjunto marque el inicio de una nueva era de cooperación y acción concreta para preservar las selvas tropicales y enfrentar los desafíos ambientales globales.

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20



Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *