Columnistas Poder y Política

Veamos quiénes roban más

Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 17 segundos

Algo muy comentado detrás de las bambalinas de la política chilena es que el Presidente Boric y sus aliados más dilectos estarían renunciando a cumplir con su programa de gobierno, al ideario de las jóvenes agrupaciones de izquierda que, en un abrir y cerrar de ojos, se encumbraron al poder después del Exitoso Estallido Social del 2019. Un triunfo electoral que en buena parte se explica por el terror que le produjo a la derecha y al centro político la posibilidad de que fuera un comunista el que se impusiera sobre los abanderados de la derecha y de centro izquierda.

Gabriel Boric se proponía cambiar la matriz económica heredada de la Dictadura y que los gobiernos de la Concertación y de la Nueva Mayoría le dieron continuidad. Lo que se explica en que los sucesores de Pinochet en La Moneda terminaron por encantarse con el modelo socioeconómico que, más allá de exhibir algunos buenos índices, profundizaron gravemente la desigualdad social. Además de incurrir en graves atentados a la probidad que tanto han conmovido a la opinión pública.

Ya hemos comentado la patética decisión de quienes hoy gobiernan en cuanto a prolongar la Carta Magna de 1980 debido al rechazo popular, mediante un plebiscito, a una propuesta constitucional que implicaba una drástica reforma al sistema institucional.

De esta forma, al cumplir la mitad de su gestión gubernamental se ve ya muy difícil que el Congreso Nacional pueda darle curso a un conjunto de proyectos del Ejecutivo tales como la reforma del sistema tributario, el mejoramiento de las vergonzosas pensiones de los jubilados, así como la aprobación de un conjunto de leyes destinadas a terminar con un sistema de salud que solo en el último año ha provocado, por ejemplo, la muerte de 44 mil pacientes en listas de espera por un tratamiento médico o cirugía. Incluso reformas tan emblemáticas como el pago a la deuda histórica con los profesores, como la condonación del crédito con aval del estado en favor de los estudiantes universitarios se hace hoy muy difíciles de cumplir por sus abultados montos




Todo el espectro político concuerda en que el descontento de la población es generalizado y, por lo mismo, sería muy factible que volviera a materializarse un nuevo estallido social. Toda vez que el crimen organizado y la acción del narcotráfico están lejos de ser neutralizados por los estados de emergencia y la acción de las policías, a pesar de los ingentes recursos que se les destinan.

Todas las encuestas coinciden en marcar el desprestigio que afecta a todo el espectro político, así como también señalan la creciente desconfianza ciudadana en la propia democracia que tanto demoró en recuperarse. Al respecto, hasta se tuvo que legislar para imponer nuevamente el sufragio obligatorio ante el explosivo crecimiento de la abstención y el voto nulo o en blanco. Tal como ahora se busca fijarle un piso mínimo de apoyo a los partidos, a objeto de ponerle fin a una multiplicidad de referentes que no ofrecen mayores diferencias en su común avidez por acceder a los altos y bien remunerados cargos públicos.

Lo increíble es que los graves trastornos a nuestra convivencia, los cotidianos y espeluznantes homicidios, extorsiones, secuestros, sobornos y toda suerte de asaltos a la propiedad fiscal y particular, no hayan logrado siquiera consensuar medidas efectivas de mitigación. Comprobándose, para colmo, que el crimen y la delincuencia hasta le sirven a la clase política para competir por sus mezquinos dividendos.

El escenario electoral se ha vuelto a abrir y tanto gobiernistas como opositores están empeñados en ser ungidos nuevamente por el voto popular. El destape por la prensa de los más bochornosos escándalos de malversación de caudales públicos demuestra que funcionarios públicos y partidos venían tejiendo todo un sistema delictivo para apropiarse de recursos destinados, incluso, a los más pobres. En cifras jamás alcanzadas, además, por el prontuario de la corrupción política del país.

Ya no se sabe en Chile quiénes roban más; si los integrantes de la vieja guardia o los novatos dirigentes de una generación que, decían, venían a “limpiar” la política. Si son más corruptos los de derecha o los de izquierda cuando su común esfuerzo consiste en equiparar sus tropelías a las de sus adversarios. Si son más ímprobos los edites y concejales de las comunas pobres o los de aquellos en las que viven los más pudientes.

Todos los días se descubren desfalcos que, de lado y lado, demuestran que la política hace tiempo dejó de ser un apostolado (como se llegó a proclamar) para constituirse en una de las más lucrativas inversiones. Comparable a la suerte de ser nombrado administrador o gerente de las empresas del Estado; sobre todo, ahora, que desde la dirección de CODELCO (la principal empresa pública) sus autoridades tienen posibilidad de asociarse y convenir negocios hasta con entidades ayer usurpadas al Estado, como Soquimich, controlada por un ex yerno de Pinochet. Todo bajo la licencia otorgada, más encima, por el actual gobierno, que, desde La Moneda, hace justamente lo contrario de aquel patriótico empeño de Allende por nacionalizar nuestros recursos minerales.

En los últimos días, el millonario fraude consumado por la pandilla juvenil, del que pareció un promisorio referente de izquierda, ha sido igualado por la apropiación ilícita en la que se sindica a la ex alcaldesa derechista Cathy Barriga. 30 mil millones de pesos que ahora los tribunales deben dilucidar a cuántos bolsillos llegaron. En cifras que compiten, también, con las de aquellos fraudes cometidos por la alta oficialidad del Ejército y Carabineros. Uniformados que, además de asesinos, hoy son reconocidos también como ladrones. Contradiciendo aquello de ser los “valientes soldados que habéis sido de Chile el sostén”, según dice nuestro Himno Nacional.

 

Por Juan Pablo Cárdenas S

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20



Foto del avatar

Juan Pablo Cárdenas

Periodista. Premio Nacional de Periodismo

Related Posts

  1. lo ramon roman says:

    Mamá, mamacita, puta, estoy viejo, con una pata aquí y la otra no sé dónde, pero nunca creí, por la cresta, que leería que llegaría el día en que los que analizan la sociedad actual chilena llegaría a filosofear acerca de quien roba más en Chile, es decir, todo el huevonaje roba en Chile, pero hay algunos, que según los filosofos, a los que se les pasa la mano, literalmente. 17 años de dictadura y luego los años, hasta ahora, de esta democracia neoliberal han convertido, según los analistas filosofos, NO YO, en un país de puros ladrones, pero con diferencia de clases entre los diferentes grupos de ladrones.
    Esto es lo que tienen para mostrarle al mundo, chilenos, un país con edificiós como Niu Llork, ciudadanos gozando de los ultimos adelantos tecnológicos, nadie pasa hambre, todos viven en este oásis neoliberal, con algunas quejas que se diluyen en el tiempo, pero con dedos más ágiles que Houdini, ¿no es asi? Putas, no me puedo controlar leyendo artículos como este, y vuelvo a teclear. Perdonenme ustedes, conciudadanos, pero es que….

  2. Felipe Portales says:

    No hay duda que quienes han saqueado (más que robado) virtualmente nuestro país no son los militares, ni los políticos de «derecha» o «izquierda». Estos, en definitiva, han hecho posible el gigantesco «saqueo» (como lo definió muy bien María Olivia Monckeberg) que hicieron y siguen haciendo los grandes grupos económicos nacionales y extranjeros; y se han contentado con recibir algunas «gratificaciones» de aquellos, más o menos grandes. Ese saqueo ha consistido en al menos decenas de miles de millones de dólares obtenidos por privatizaciones o concesiones leoninas; por las AFP; por las Isapres; por la obtención de más del 70% de la gran minería del cobre; por el «perdonazo» bancario; por leyes que permiten la «elusión» tributaria de los más ricos; por las universidades privadas con fines de lucro; etc. etc.

  3. Lo que hay que dejar claro, una vez por todas, es que la concertación, la nueva mayoría y los Boric boys no han sido nunca de izquierda. Cuando mucho socialdemócratas (es decir el penúltimo recurso del capitalisme feneciente antes del facismo militarista). La izquierda será reconocida como tal cuando proponga un programa de ruptura con el capitalismo de la predación del trabajo y de los recursos del planeta.

  4. Serafín Rodríguez says:

    Lo peor de todo es que el seudo-izquierdismo de Boric y su comparsa, incluido el PC y el tal llamado Socialismo Democrático en el gobierno, le han hecho un daño inconmesurable al eventual surgimiento de un movimiento de izquierda inspirado en los principios del socialismo clásico. En los hechos, ha terminado por destruir la poca credibilidad que hasta su elección tenía la palabra «izquierda» en el país y que los medios de comuncación actualmente usan para descalificarlo, al extremo que se ha instalado comunicacialmente como si se tratara de una palabra sucia.

  5. Gino Vallega says:

    Queridos sabios de la política : basta de llorar sobre la leche derramada; ahora enseñádnos a cómo «meter mano» en la trifulca pa’ver si alcanzamos a agarrar algo.
    Con aprecio
    Verdejo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *