Nacional

Dos estudiantes del Colegio Calasanz dan su apoyo y ponen sus esperanzas en la rebelión social

Estimado señor director:

Nos dirigimos a usted con el fin de poder expresar nuestro sentir con respecto a la contingencia actual.

 

Advertisement

En las últimas semanas, las noches se han teñido de “El derecho de vivir en paz” de Víctor Jara, canción que suena en cada rincón de la capital y se ha convertido en el himno de las movilizaciones, al ser un profundo anhelo del pueblo chileno.

 

Pero ¿qué clase de paz queremos?, no es la paz que alude a la normalidad del Chile adormecido del pasado, sino que aquella que atenta contra esta desigualdad sistemática, que nos violenta día a día, esa es la verdadera paz.

Advertisement

 

A su vez, la palabra paz ha sido adoptada por los poderosos y la élite, haciendo referencia al fin de los saqueos y movilizaciones, criminalizando totalmente la lucha social. ¿Cómo se atreven a hablar de paz? Cuándo ustedes mismos nos la ultrajan. ¿Cómo se atreven a llamarnos violentistas? Cuando su sistema el que nos violenta.

 

Vivir en paz será un derecho, el día en que Chile no viva bajo un profundo dominio empresarial, donde la clase política está desconectada del pueblo y sus demandas, el día en que la educación no sea un privilegio segregador, cuándo la salud no vulnere al pobre, cuando no existan zonas de sacrificio donde nuestros compatriotas se mueren por respirar y finalmente, cuándo existan pensiones dignas.

Advertisement

 

Cabe mencionar, que no son “30 pesos, son 30 años” dado que en un país donde el gobierno incita al negacionismo, con reformas que alejan a los estudiantes de su propia historia . Claramente, la democracia se ha convertido en una falsa promesa de prosperidad, con gobernantes que voltean la mirada ante el asesinato de dirigentes sociales, demostrando que el sicarismo se ha instalado en Chile. Esto sumado a todos los abusos mencionados anteriormente, culminó en efervescencia social.

 

Durante estos días los focos de la prensa han sido los saqueos a supermercados y destrozos, pero ¿cuándo llegara el día  donde se muestren los verdaderos saqueos?, tales como las pesqueras, propiedad de 7 familias bajo la ley de pesca, la minería, donde el 61,4% están en manos de capitales extranjeros, el resto pertenece a Luksic y CODELCO. El agua, Chile es el único país donde se encuentra privatizada, entre otros.

Advertisement

 

A su vez, condenar a los saqueadores es profundamente indolente, significa no entender realmente el foco de esta lucha y el contexto social de riesgo que induce a saquear, porque quienes saquearon supermercados, durante estos días, son parte de nuestra sociedad y han sido abandonados por esta misma, es por esto que sienten que no le deben nada a Chile, ya que jamás han sido beneficiados por este supuesto paraíso neoliberal.

 

Finalmente, la efervescencia social de los últimos días es prometedora y nos incita a acabar con esta falsa democracia, que es la responsable del asesinato de nuestros compatriotas durante esta lucha social.

Advertisement

 

Gracias por su atención, se despiden cordialmente Maria Esperanza Abaroa y Raquel González.

 

 

Advertisement
Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad
Danzai Software